Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Marzo de 2009.

Triste y surrealista aniversario

Hace hoy, justo un año, que estrenaban hogar. Millones de ilusiones, de nervios, de sensaciones y de incertidumbres se entremezclaban entre una pléyade inmensa de hijos que, recientemente, habían sido adoptados por unos nuevos padres. Los anteriores, por diversos motivos que ahora no vienen al caso, habían ido abandonando a su suerte a todos los vástagos. Sin embargo, los progenitores recién llegados parecían dispuestos a que no les faltase de nada a sus hijos, les subieron incluso la paga, aunque a cambio debían de renunciar a todo su pasado, a toda su historia. Ningún recuerdo de la etapa anterior debía de quedar en pie. Borrón y cuenta nueva. Con más o menos recelo, casi todos aceptaron las normas, salvo los hermanos más mayores que no estaban dispuestos a arrojar por la borda del olvido un montón de experiencias vividas, aunque en las mismas se hubiesen producido algunos sinsabores. Eso les llevó a ser excluidos del núcleo familiar, aunque tiempo después los jueces dictaminaron que debían reintregrase al mismo.

En fin, que hace un año se mudaban a una casa, a todo lujo, en pleno centro de Santa Cruz de Tenerife, con todos los lujos a nuestro alcance. Ya no había que agobiarse como en La Laguna cuando había que ir a un mandado o a otro. Cualquier lugar estaba a tiro de piedra y eso se notaba en una salud menos estresada. De hecho, si algo sobraba, era tiempo para poder dedicárselo al ocio, a pasar el rato tras unas cervezas, disparatar en un concierto o dilapidar las horas en la playa. Eran días, semanas y hasta meses de vinos y rosas. Todo era alegría y cero preocupación.

Sin embargo, como suele pasar en muchas familias, el cariño cegó en exceso a estos padres. Los caprichos satisfechos en los primeros pasos de la convivencia empezaron a generar un agujero en la economía familiar de padre y muy señor mío. Los hermanos, poco a poco, fueron saliendo en busca de otros progenitores, de un hogar más modesto, pero donde al menos imperase la cordura y el buen ambiente familiar. Los que aquí se quedaron pudieron comprobar como, paulatinamente, los roces y las discusiones amargas salían a la superficie. Comenzaron las faltas de respeto mutuas entre padres e hijos, discusiones subidas de tono, desplantes e insultos. Esa fue la tónica del día a día hasta que sin tiempo a que finalizase el año, la familia se resquebrajó por completo. Hijos arremetiendo contra los padres, los hermanos peleados entre sí. Incluso, en más de una ocasión, la policía tuvo que venir a apaciguar unos ánimos cada día más caldeados.

Al final, a la llegada de este aniversario, los pocos hijos que ya quedan en esta residencia, están a la espera de que el juez de familia decrete su salida de estas cuatro paredes e ingresen en un centro de acogida para poder ser instalados, posteriormente, en otro hogar. Desgraciadamente, su caso no es aislado. Más de tres millones esperan su oportunidad de caer en una casa en condiciones. Pero padres así, aunque sean adoptivos, no se encuentran tan fácilmente.

La Primera está más cerca

20090302120101-342x08cristomarrero08.jpg

El CD Tenerife ofreció el pasado fin de semana una muestra sólida de que la empresa del ascenso a Primera División está más cerca que nunca. La contundente victoria ante el Celta, un rival que, aunque en horas bajas, podía haberse metido en la lucha de ganar en el Heliodoro Rodríguez López, refuerza al cuadro de José Luis Oltra en la segunda plaza, recorta distancias con el líder, el Xerez, y recupera un punto de diferencia con el cuatro clasificado. Ya hay quienes, incluso, comparan a este conjunto con el de Rafa Benítez y dicen que el de ahora es una versión mejorada, que ha ido de menos a más, que está solventando los encuentros con más frescura y que no parece temer a los rivales, aunque incluso le puedan dar sustos de importancia como le sucedió hace unas fechas en casa contra el Elche, con 1-2 mediada la segunda parte y volteo en diez minutos al tanteador, 3-2.

Ahora, la siguiente contienda de los blanquiazules es ante uno de los peores equipos de la competición, el Alicante, penúltimo, aunque con la moral reforzada tras su triunfo en Ipurúa contra el Eíbar. A priori, los tres puntos se vislumbran fácil de conseguir, pero no hay que olvidar que en la Segunda División, sobre todo en las segundas vueltas, los equipos de la parte baja, aunque estén casi sin opciones de salvación, suelen dar lo mejor de sí y amargar, aparte de a los quinielistas, a los rivales que se las prometen muy felices pensando en poder golear a los de abajo. La historia demuestra que no es así, y el propio Tenerife ha sufrido en sus carnes derrotas inesperadas ante formaciones de la zona baja de la Liga. Aún recuerdo en la temporada 88-89, con el conjunto tinerfeño dependiendo de sí mismo como el Burgos, un rival que estaba en los puestos delicados de la clasificación, vino al Heliodoro y derrotó a los pupilos dirigidos entonces por Benito Joanet por 0-1, resultado que, finalmente, nos condujo a jugar la exitosa promoción de ascenso con el Betis.

La ilusión, obviamente, no hay que matarla ni arrinconarla, pero hay que disfrutar en su justa medida. Los blanquiazules están realizando una labor sensacional, con un trabajo serio e impecable y que se pondrá a prueba de aquí a pocas semanas, cuando en el plazo de mes y medio, más o menos, comiencen a llegar las citas importantes y trascendentales. Recordemos que a la isla han de venir la UD Las Palmas y el Xerez como contendientes más complicados, el primero por razones de rivalidad regional y el segundo, obviamente, porque ahora ocupa el liderato. Pero lo realmente crucial se va a jugar lejos del Rodríguez López, ya que los de Oltra han de rendir visita a cuatro campos muy complicados, Vallecas, Anoeta, La Romareda y José Rico Pérez. En la primera vuelta, contra esos cuatro rivales, el Tete sacó siete puntos, que bien pudieron ser algunos más si los arbitrajes, especialmente el día de la Real Sociedad y el Zaragoza, no hubieran sido tan parciales. Ahora, de cara a este segundo envite, hay que ir claramente a por la victoria para quedarse luego en el empate. Ustedes ya me entienden. Sumando de a uno, no te marchas, pero tampoco te recortan y si en una jugada aislada se puede machacar el triunfo, miel sobre hojuelas.

Lo cierto es que el Tenerife está acumulando elogios allá por donde va y es uno de los claros candidatos al ascenso, pero insisto en que hay que seguir en esta línea de cautela. Salvo casos excepcionales, como el temporadón que hizo hace dos años el Valladolid o el ascenso del Atlético de Madrid (2001-2002) pocos conjuntos suben de categoría antes de que queden tres o cuatro jornadas. Así que hay que prepararse para gozar de un equipo que juega al fútbol de maravilla, pero también siendo conscientes de que tarde o temprano nos tocará sufrir. Esperemos, eso sí, que no sea ante el penúltimo de la tabla.

 

 

Rajoy, no te pongas medallas ajenas

20090303113016-c617x266-mixpaisvasco.jpg

Mariano Rajoy, a pesar del éxito logrado por su compañero Alberto Núñez Feijoo en Galicia y el buen resultado de Antonio Basagoiti en el País Vasco, donde tiene la clave de la gobernabilidad de esa comunidad autónoma, no puede creerse ahora el rey del mambo y creer que ya todo es un camino de rosas. El líder del Partido Popular debe ser consciente de que la obtención de la presidencia en la terra galega se debe al hartazgo de una población que sólo ha visto en cuatro años que Touriño y Quintana han convertido la región en su finca particular, dando las ayudas y subvenciones a los amiguetes y despreciando por completo al resto de los ciudadanos. En las Vascongadas, los populares han bajado ligeramente, pero con la fortuna de que la desaparición de las listas proetarras han propiciado que, en este momento, sea un partido clave para asegurar un Ejecutivo estable.

La tentación, evidentemente, es la de proyectar estos resultados a escala nacional. A buen seguro que dentro de algunas semanas nos encontraremos con alguna encuesta demoscópica en este sentido. Insisto, no tiene razón de ser que lo que haya sucedido en Galicia, por ejemplo, tenga una repercusión estatal. Son muchos los votantes gallegos que han elegido a Feijoo, reitero, por los desmanes del bipartito, pero no por Rajoy, que no termina de convencer al electorado de la derecha. El gran problema del mandatario actual de los populares es que se muestra excesivamente dócil con el Gobierno de la nación y sólo se ha defendido como gato panzarriba cuando la connivencia ministerial y judicial trataron de arrinconar al PP y provocar un batacazo en las urnas. Al final, Bermejo tuvo que dimitir (voluntaria o forzosamente) y a los conservadores no les ha ido nada mal en las urnas. Pero, recuerdo, no se trata de un cheque en blanco, y mucho menos para un Rajoy al que le sigue faltando pegada.

Ahora Rajoy va a tener una prueba de fuego que superar con lo que suceda en el País Vasco. A priori, no se contempla una opción de gobierno entre el PSOE y el PNV, dado que tanto López como Ibarretxe querrán ser presidentes, el primero porque lo ansía desde que llegó a la secretaría general de los socialistas vascos y el segundo, porque considera que, habiendo ganado las elecciones, no por mayoría absoluta, tiene derecho a ser lehendakari cuatro años más. Por eso, descartando esta alianza, todo pasará por el Partido Popular (amén de UPyD) y desde Génova tendrán que analizar muy detenidamente cualquier opción, incluso la de apoyar puntualmente a un partido, pero sin comprometerse en un pacto. Y es que, tal y como funcionan las cosas de la política en las Vascongadas, resulta bastante sencillo pillarse los dedos. Por eso hay que ir con mucho tiento. Cualquier paso en falso se volverá en contra de los populares. Si uno ha defendido unos principios, debe mantenerlos hasta el final. Y creo que a estas alturas, tanto nacionalistas como socialistas saben perfectamente la línea de actuación de los conservadores. Esperemos que a Rajoy no le dé por hacer alguna de las suyas porque, a buen seguro, le pasarán factura en las siguientes elecciones.

Termitas en monopatines

20090304114716-374705632-8544fb3cd6.jpg

Santa Cruz de Tenerife, y supongo que otras ciudades también sufrirán esta lacra, se ha visto invadida por una especie nueva de termitas que transitan encima de un artilugio de ruedas que llaman monopatín. Uno, que de pequeño siempre suspiró por tener un chisme de estas características, pero los juiciosos padres le denegaron una y otra vez el capricho (bien que lo agradecieron a la larga mi cabeza y mis rodillas) ve ahora en estos aparatejos un arma de destrucción masiva del mobiliario urbano, además con la sorprendente connivencia del Ayuntamiento capitalino que, por omisión, ha ido dejando que poco a poco sean más los practicantes de este ¿deporte? cuya meta parece radicar en destruir el mayor número de bancos y adoquines posibles.

Por supuesto, no voy a actuar como un Torquemada y mandar a la hoguera a todos aquellos a los que les gusta practicar esta habilidad, pero lo que no se puede tolerar bajo ningún concepto es que se destroce vilmente lo que pagamos todos con nuestros impuestos. Seré meridianamente claro. La moda comenzó en la plaza del Teatro Guimerá. Las tardes y las noches convirtieron ese espacio en un gran recinto para los monopatinadores (algunos más que monos tenían un terrible parecido con los gorilas). El problema, evidentemente, se fue agravando, dado que los viandantes y muchos vecinos de la zona tenían que transitar necesariamente por ahí y, en más de una ocasión, se produjo algún altercado, aderezado además por algún padre de estos modernos y progresistas que defendía el derecho de su vástago a patinar ahí (y de paso a destrozar una plaza pública que luego pagará el resto de los ciudadanos capitalinos).

Casi de forma coetánea, el fenómeno de los monopatinadores se trasladó a la plaza que hay instalada en frente de El Corte Inglés de Tres de Mayo. De hecho, el propio Consistorio le dio carta de naturaleza a ese espacio como lugar de monopatinaje al organizar un certamen de esas características. Por supuesto, si a una ilegalidad se le da carácter de oficialidad, luego no habrá quien saque a estos jovenzuelos (y no tanto) de ese cuadrilátero. Es decir, al final tenemos que un sitio de descanso para quienes salen de comprar de una gran superficie o para acortar el camino y dirigirse al Centro Comercial Tres de Mayo se ha transformado, por la inacción municipal, en el punto de encuentro de estas termitas sobre ruedas. Y díles algo. Pero, por si no tuvieran pocos lugares, ahora también han cogido al asalto una plaza anexa a la avenida Ángel Guimerá, molestando a quienes pasan por ahí y, por qué no decirlo, también a quienes están sentados en las terrazas cercanas, ya que el ruido que emiten con sus terroríficas plataformas móviles resulta insoportable después de varios minutos de matraca.

Por eso, a veces no entiendo ese doble lenguaje que se estila en el Ayuntamiento chicharrero. Se prohíben ciertas prácticas, pero luego son los propios políticos quienes dan carta de naturaleza a las ilegalidades. Lo mismo que ha pasado con lo de los monopatines, ha sucedido en la playa de Las Teresitas. Resulta que se restringió cualquier práctica deportiva que conllevara el uso de pelotas o balones, llevar equipos de música y ponerlos a toda pastilla, siempre en pos del respeto al resto de los bañistas, y luego Consistorio y Cabildo organizan competiciones de fútbol, voley o motos acuáticas, con vallado de parte de la instalación turística y con una molesta música. ¿Me pueden decir ustedes dónde está la coherencia?

Zateparo f..allón

20090305112345-20090212213906-zetaparocartel.jpg

El presidente del desgobierno de España, el f...allador José Luis Rodríguez Zateparo, digo Zapatero, vuelve a reírse de toda la ciudadanía con el problema del desempleo. Sus optimistas previsiones, una vez más, vuelven a quedar en agua de borrajas antes la implacable realidad de un mercado laboral que lleva cerca de un año dictando sentencia. Las empresas no hacen más que despedir a personal, pero claro, como en la Moncloa no se aplica un ERE interno, pues a ZPinocho y sus mariachis les trae al pairo esta situación de inestabilidad que viven los trabajadores y los desempleados, unos, los primeros, porque no hacen sino estar con un permanente miedo atroz de que en cualquier momento se abra la puerta del despacho del jefe y les dé la consabida carta de despido. Los segundos, los que ya pertenecen a la interminable lista del INEM, porque ven que cada vez va a estar más compleja la empresa de hallar un empleo con tanto competidor en las mismas circunstancias.

Lo que no tiene perdón de Dios es que este hombre, ZPinocho, siga saliendo ante la prensa y no se le caiga, aunque fuera mínimamente, la cara de vergüenza. ¿No fue este el caballero que había afirmado que nuestra economía estaba en la Champions League? ¿No es este el mismo presidente que llamaba antipatriotas a quienes criticaban el mal rumbo que llevaba España desde el punto de vista económico? ¿Y no era éste quien decía que a partir de marzo se iban a crear tropecientos mil puestos de trabajo? Pues nada, el pasado día, coincidiendo con la visita del presidente de Rusia, va el jefe del Ejecutivo y se descuelga con la frase de que ante los datos del paro hay que ir con cautela y que no se pueden hacer previsiones. Es decir, que ya nos podemos poner en el peor de los escenarios, qué duda cabe.

De todas maneras, para ahorrarle el mal trago, el BBVA ya ha anticipado (no la nómina, precisamente) que el año 2009 puede acabar perfectamente con más de cuatro millones de desempleados y que para inicios de 2010 se podría estar hablando de 4,5 millones. Sinceramente, les digo que ahora mismo firmo el análisis realizado por la entidad del señor González. Al ritmo que vamos de destrucción de trabajo en España, podríamos llegar a diciembre del presente ejercicio tocando con las yemas de los dedos los cinco millones, es decir un millón más de lo que predice el centro de estudios del BBVA.

Sea como fuere, lo que no parece de recibo es que, aparte del presidente del Gobierno, que hace tiempo que tendría que haber hecho el petate, sigan en sus puestos los ministros de Trabajo, el señor Corbacho; y el de Economía, el 'envidioso' Pedro Solbes. A este último, la verdad, Zapatero le está haciendo la pascua, ya que no lo pudo decir más claro en su momento, que sentía envidia de la condición de ex ministro de Mariano Fernández Bermejo. Pero nada, parece ser que la carrera de méritos en este Ejecutivo consiste en hacer las cosas rematadamente mal y como al triste de Solbes no le sale una a derechas, pues ZParo le sigue manteniendo en su puesto de trabajo. Y uno puede pensar cómodamente frente a la pantalla lo que son las cosas; si usted comete un error en su oficina, posiblemente le pongan de patitas en la calle, pero si es ministro de Economía y trabaja a las órdenes de Zapatero, da lo mismo, seguro que usted sigue conservando su empleo. Y ahí está Magdalena Álvarez para confirmar este aserto.

05/03/2009 11:23 Juan Antonio Alonso Velarde Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Vascongadas, un difícil encaje de bolillos

20090306113338-000000182790.jpg

El líder de los socialistas vascos, el ínclito Francisco López, Patxi para los amigos, se ha quitado definitivamente la careta y ha demostrado ante la opinión pública que su obsesión única es la de gobernar en las Vascongadas al precio que sea, aunque no haya ganado las elecciones. El camarada López considera que el PNV no puede perpetuarse en el poder por los siglos de los siglos y que hace falta un cambio en el Ejecutivo. Sí, por supuesto, añado yo, pero, por el momento, la voluntad del pueblo ha sido la de darle la mayoría simple a los nacionalistas. Otra cosa distinta es que aunemos y juntemos las voluntades llamadas constitucionalistas. Entonces, sí que se produce una mayoría absoluta, pero la aritmética política poco o nada tiene que ver con la matemática. En la primera hay que hacer muchos más encajes de bolillos y tragarse demasiados sapos.

Como señalé en un artículo anterior, quien tiene la llave de la gobernabilidad en la Comunidad Autónoma Vasca es el Partido Popular, dado que descarto, inicialmente, una alianza entre el PNV y el PSOE, puesto que ha quedado demostrado que ambos líderes ambicionan ser los jefes del Gobierno regional y no creo que funcione una fórmula de time-sharing, dos años Ibarretxe y los otros dos el señor López. Los egos son tan enormes que esta opción ni se contempla. Por tanto, la posibilidad más lógica es la de un acuerdo entre socialistas y populares, pero con una serie de condiciones irrenunciables por parte de los primeros, entre las que estarían el dar por cerrada y enterrada cualquier negociación con los etarras, la salida inmediata de las corporaciones de las marcas políticas de ETA (al menos donde PP y PSOE sumasen apoyos suficientes para desalojar a esos hijos de mala madre).

El problema principal para que esta alianza se diese por consumada radica en el Congreso de los Diputados. Zapatero requiere del apoyo del PNV para sacar adelante determinadas leyes y sabe plenamente que si da el visto bueno a López para que firme con Basagoiti el pacto de legislatura autonómica, los nacionalistas vascos van a tumbarle en el hemiciclo cualquier propuesta. Hay quien dice que, en ese caso, los partidos minoritarios de izquierda estarían dispuestos a echarle una mano al PSOE. Sin embargo, ZP teme que ese apoyo incondicional suponga tener que desembolsar más dinero y no están las cuentas como para más dispendios y menos aun la salud de Pedro Solbes, al que le debe dar un patatús cada vez que su jefe le da por entablar acuerdos políticos. Normalmente, acaban siendo de poca política y sí mucha pasta gansa.

La verdad es que sería deseable que imperase la coherencia y se pudiese ofrecer ese cambio de rumbo en el Gobierno vasco, al igual que ha sucedido en otras autonomías. Pero hay que dejar bien claro un aspecto. El PSOE siempre ha hablado de que hay que respetar la lista más votada. Si a eso vamos, el único sitio donde se puede sentir perjudicado es en Canarias. De resto, podemos poner múltiples ejemplos donde los socialistas quedaron segundos y acabaron gobernando, Galicia, Baleares, Madrid y un sinfín de ayuntamientos en toda España. Que estamos ante una oportunidad histórica, indudable, pero que entonces también hay que ser conscientes de que ciertas acciones conllevan el ir en contra de lo que se ha cacareado con tanta vehemencia.

¿Abortarán las hijas de Zapatero a los 16?

20090307123658-9fd0331c132684di3.jpg

La ministra de Igualdad, Bibiana Aído, por fin convenció a su presidente, José Luis Rodríguez Zparo, para que se dé vía libre a que las féminas de 16 años puedan abortar libremente durante las primeras 14 semanas de la gestación y, además, sin que tengan que tener el consentimiento de su familia. Sí señora (o señorita), toda una ley que los españoles estábamos esperando, dado que no tenemos más problemas en este santo país. Me imagino, digo yo, que será para evitar que traigamos al mundo más parados, porque al paso que vamos, cada día es más complicado encontrar a una persona que tenga empleo. Vamos, que ya ni las matronas van a tener trabajo y los paritorios, en la misma secuencia, quedarán clausurados como las viejas minas asturianas y leonesas.

Pero a lo que iba, ¿de verdad piensa este Gobierno que está haciendo un bien a estas niñas? ¿por qué no se estruja mejor el cerebro para evitar, precisamente, que se tengan que producir esas situaciones de embarazos no deseados? Uno, que igual está chapado un tanto a la antigua, considera que todo esto está ocurriendo por el excesivo y abusivo libertinaje que se ha instalado en nuestra juventud, al menos una parte importante de ella. El sexo se ha banalizado de tal manera que cualquier adolescente lo entiende como un juego más, una diversión que pone al mismo nivel que agarrarse una cogorza de padre y muy señor mío o fumarse unos porros. No se distingue, no se le da el más mínimo valor a una experiencia que debería ser única e irrepetible. ¡Qué va, todo lo contrario! De todos es conocido que las grandes fiestas, verbenas, carnavales, etcétera son la excusa ideal para revolcarse en la primera esquina o seto del parque que se encuentre para dar rienda suelta a las más bajas pasiones y luego, a los nueve meses, si te he visto, no me acuerdo.

Alguien podría replicarme que las autoridades sanitarias ofrecen no sólo asesoramiento, sino que también reparten sin coste alguno preservativos y, en algunas comunidades, la píldora del día después sin necesidad de tener que dar explicaciones. Se prescribe y a otra cosa, mariposa. Pero es que no es eso. Le estamos dando a nuestros jóvenes la oportunidad de que actúen sin pensar en las consecuencias. ¿Qué precauciones van a tomar ahora esas parejas prematuras si saben perfectamente que con 16 años pueden abortar libremente? Créanme, ninguna. No se van a parar mínimamente en considerar las consecuencias. Disfrutarán del sexo como quien va al cine y luego, si hay que borrar algo, pues nada, se le dirá a los solícitos padres que va a acompañar a una amiga a comprar un vestido, cuando en realidad irá a una clínica para evitar que el bombo empiece a notarse.

Verdaderamente, lo que no sé si las hijas de Zapatero, en el caso de que se dieran al Living la vida loca, abortarían sin que lo supiera su padre. Es más, estoy plenamente convencido de que no tendrían la libertad de movimientos que tienen otros jóvenes en este país. Lo cómodo para el presidente es af(p)oyar este tipo de leyes que no le reportan nada positivo a los ciudadanos, pero al parecer Zpinocho actúa como la Segunda cadena de Televisión Española, que sólo se centra en las minorías. Así nos va.

 

Los equipos despilfarran el dinero televisivo

20090308135430-foto-267624-cas.jpg

El fútbol español, que hasta la fecha parecía ser inmune a los ciclos económicos decadentes, empieza a hacer mella en las grandes entidades. Una de las más importantes, el Valencia, se encuentra al borde de la desaparición por una pésima planificación de sus dirigentes. Las obras de su nuevo estadio se han paralizado por impagos a las empresas ejecutoras y, lo peor incluso, es que tampoco se halla a comprador que abone los 300 millones de euros para adquirir lo que sería el solar del actual Mestalla. Vamos, que al final, para poder subsistir, los che van a tener que malvender a sus mejores jugadores, Villa, Silva, Mata...y que empiecen a rezar en la capital del Turia para no sufrir un descenso a Segunda, ya que para tapar el agujero económico, el club se tendrá que descapitalizar deportivamente y eso, tarde o temprano, se paga en el terreno de juego.

Lo que le está sucediendo al Valencia es una cuestión que, tarde o temprano, le va a pasar a otros equipos que no tengan visión de futuro y se gasten dinero a espuertas. Los contratos televisivos, un gran maná para los equipos, no ha sido administrados de igual manera por todas las entidades. Por ejemplo, el Real Madrid, con la presidencia del ínclito Ramón Calderón, se ha gastado en los últimos años un pastizal en jugadores que, salvo honrosas excepciones, no han dado la talla. La razón de ese dispendio, una fuerte suma por parte del operador audiovisual de turno. El problema es que, normalmente, pagan todo el dinero por adelantado y luego, cuando queda aún la mitad del contrato por cumplir, llegan los lamentos y se trata de renegociar el contrato suscrito, sobre todo también porque otras televisiones se meten de por medio con jugosas ofertas para intentar que el equipo de campanillas rompa su vinculación con el otro operador a cambio de más dinero.

Posiblemente, si alguien ha sabido hacer maravillas con el dinero de la televisión ha sido el lenguaraz presidente del Sevilla, José María del Nido. Supo negociar extraordinarias condiciones y, encima, se suma que su club lleva una década practicando una política de austeridad que le ha dado unos resultados extraordinarios. Cinco ejemplos claros, apenas se gastó cuatro euros locos en jugadores como Baptista, Alves o Keita, amén de Reyes y Ramos, procedentes de la cantera. Y a esos cinco futbolistas los vendió por una millonada al Madrid (3) y al Barcelona (2). El cuadro hispalense, después de bajar a Segunda en el año 2000, supo quitarse a deportistas super y sobrevalorados, los empaquetó por lo equivalente hoy a 18 millones de euros y motó una plantilla que le costó alrededor de 360.000 y así ha ido progresando. El problema es que los milagros tienen un precio y no todos los años se puede competir de tú a tú con los grandes imperios madridista y barcelonista.

Quitando el caso del Sevilla, al menos dentro de los llamados grandes, no hay más clubes que apliquen esa política de ingreso cuatro y sólo gasto dos. El Osasuna o el Numancia, dentro de los modestos, son de los pocos equipos que también se manejan en esos parámetros de no hacer locuras y de aprovechar inteligentemente el dinero de las televisiones, sobre todo porque a ellos no les pagan los pastizales que reciben los todopoderosos de nuestra Liga.

Candelaria, una verdadera apuesta por el transporte público

20090309115003-taxis.jpg

El Ayuntamiento de Candelaria pondrá en marcha dentro de una semana un novedoso sistema de taxis compartidos y cuyo coste no superará al gasto que se puede venir haciendo en guagua con un bono, 95 céntimos. Sin duda, la idea impulsada por el Consistorio sureño supone una clara apuesta por el transporte público, puesto que se verá mejorada la movilidad de los vecinos del municipio, que tendrán la posibilidad de elegir al mismo precio si tomar la guagua o desplazarse con más rapidez en un taxi en el que cabrán, entiendo, cuatro o cinco pasajeros, amén del conductor.

Hay que aplaudir desde estas líneas la propuesta impulsada por el alcalde de la localidad mariana, José Gumersindo García. En líneas generales, a los políticos se les suele llenar la boca de palabras grandilocuentes cuando se refieren a la apuesta por el transporte colectivo. Se trata de una cuestión muy manida en tiempos de elecciones, incluso vemos a muchos de nuestros gobernantes subir en la guagua o en el tranvía, pero al final ninguno es capaz de dejar su coche oficial y tampoco ponen al frente de Titsa o de Metropolitano, en el caso de Tenerife, a gerentes que sepan amoldarse a las necesidades de los usuarios. Por eso, insisto, hay que alabar la idea impulsa por Sindo, que ha sido capaz de ver una necesidad real y ponerla en marcha a la mayor brevedad posible.

La Villa de Candelaria ha dado con este paso un golpe de efecto importantísimo para que otros ayuntamientos copien la idea. Tengo entendido que en Arona, hace ya algún tiempo, se ha hablado de aplicar un modelo similar, pero, de momento, todo queda en un debate y en una confrontación de ideas que, queridos lectores (y lectoras, que sino se me enfada la Aído), supone seguir mareando la perdiz de manera innecesaria. Los que usamos con cierta frecuencia el transporte público vemos que no siempre se atienden nuestras demandas con la misma celeridad. Es más, con la entrada en funcionamiento del tranvía, Titsa está pensando en recortar líneas y frecuencias entre Santa Cruz y La Laguna, máxime cuando se inaugure para el 30 de mayo la línea 2 entre los barrios de La Cuesta y Tíncer. Ya puestos a entrar en esa reducción de guaguas, habría que pensar en el modelo impulsado por el municipio de Candelaria y aplicarlo urgentemente en la zona metropolitana, pero me da que ni Cabildo ni ayuntamientos de esta parte de la isla están por la labor de favorecer al pasajero. No es de extrañar, por tanto, que al final sean muchos los ciudadanos que acaben por coger su vehículo, aun a riesgo de tener que perder un tiempo valioso en la búsqueda de estacionamiento.

Uno, que suele ir con frecuencia por Madrid, siente envidia sana a la hora de ver como el Ayuntamiento de la Villa y Corte y la Comunidad Autónoma han sabido trabajar codo con codo para organizar un sistema de transporte que es la envidia europea. Aquí no se trata de quitar líneas de guaguas adonde ya llegue el metro. De eso nada. Se trata de ofrecer un servicio público de garantías y de la mayor calidad puesto que los ciudadanos pagan religiosamente unos impuestos carísimos y, miren ustedes, al menos hay que devolver una gestión impoluta. En transporte colectivo, Madrid está a la cabeza de muchas capitales europeas. No digo que tengamos que copiar al pie de la letra todo, pero al menos si pensar un poco más en los pasajeros de aquí.

El peligro de las casas de apuestas deportivas

20090310121941-330-expekt.jpg

Hace ya algunas semanas que había escrito sobre el peligro que estaba conllevando la proliferación de las casas de apuestas deportivas a través de internet. Respetando, como no podía ser de otra manera, la presunción de inocencia de estas empresas, lo que da ciertas sospechas de que no todo el trigo limpio es lo que ha hecho una de estas empresas, Expekt, que ha ingresado por adelantado el dinero apostado, y su consiguiente ganancia, a los clientes que daban como ganador de la presente liga española al Barcelona. La ventaja de doce puntos, con prácticamente toda una vuelta por jugar, le pareció a los responsables de esta empresa una diferencia tan abismal que pensaban que nada podría ya cambiar. Sin embargo, el terror se ha apoderado de ellos al ver como el Real Madrid, en tres partidos, recortaba esa distancia en ocho puntos hasta quedarse en cuatro. Bueno, cierto es que este fin de semana habrán respirado un poco al ver como de nuevo el Barsa cobraba dos puntos más de ventaja, 63 por los 57 del Real Madrid.

Este ejemplo, que puede parecer nimio, anecdótico, deja al descubierto que no estamos ante un negocio fiable. ¿Qué garantías existen para los apostantes madridistas de poder cobrar su dinero en el caso de que finalmente ganasen la Liga? ¿Se les pagará religiosamente o, de repente, esta casa de apuestas, radicada generalmente fuera de España y en algún paraíso fiscal, desaparece del mapa, se evapora y los clientes se quedan a verlas venir? Hay que ser serios y poner una legislación al respecto. Es muy sencillo jugar con dinero de plástico, simples números en la pantalla de un ordenador, pero que, al fin y al cabo, van a parar a una cuenta en vaya a saber usted dónde y no tiene plena seguridad de que vaya a recuperarlo, y menos aún que le abonen las ganancias.

Por el bien del deporte, reitero, hay que legislar sobre estas casas de apuestas deportivas on line. Sabemos perfectamente lo que ha sucedido en otros países, con amaños más o menos disimulados, pero que al final acabn aflorando a la superficie. Se han conocido casos de tenistas, de equipos de fútbol que han amañado resultados o, incluso, apostado por cuestiones que están en las opciones a elegir y que van desde darle dos sets de ventaja a un tenista escasamente conocido o, por ejemplo, retrasar a propósito la consecución de un campeonato. Y no estamos hablando de que quienes cometen estos fraudes se llevan unos pocos euros al bolsillo. De eso nada, consiguen una buena tajada económica, incluso a veces en connivencia con algunas casas de apuestas. Esperemos que no pase en España, pero no podemos quedarnos al albur de los buenos propósitos y de un simple "seremos buenos". Hay que prevenir antes que curar.

El Supremo arregla parcialmente el desaguisado educativo

20090311121454-cartera-400x309.jpg

El Tribunal Supremo sentenció ayer que los alumnos de primero de Bachillerato no podrán dejar más de tres asignaturas para poder pasar de curso. La decisión viene a darle un golpe sin piedra y palo a la ministra de 'Heducación' (que es lo que venía sobreimpreso en letras de plata cuando tomó la cartera de Ministerio de manos de la ViceVogue), la señora Mercedes Cabrera, quien había propuesto que los estudiantes tendrían derecho a acceder al nivel siguiente con, incluso, cuatro suspensos. Sí, claro, y después, me dirá usted cómo esos chicos y chicas (de nuevo me obliga la Ley de Aído) iban a manejarse al año siguiente. Evidentemente, la calidad de la enseñanza a usted, cómo no podía ser de otra manera, le trae al pairo. Lo que importa es demostrar que los estudiantes van acercándose a la Universidad, aunque sea a costa de que los sufridos catedráticos y doctores de las facultades tengan que mesarse los cabellos al comprobar tanta ineptitud a la hora de plasmar sobre el papel una simple reseña.

Obviamente, la medida adoptada por el Supremo sólo viene a corregir en parte el desaguisado que había cometido el Ministerio de Educación. Y es que se vuelve al sistema de tres materias suspensas. En mis tiempos, algo más de tres lustros (¡cómo pasa el tiempo!) uno no podía pasar de curso con más de dos asignaturas pendientes. De hecho, sé de algún profesor que casi abogaba por dejarle cateada una tercera materia para que, en primer lugar, consolidase mucho mejor el nivel que no había demostrado poder pasar con solvencia y, evidentemente, para no chocarse con un muro al año siguiente. Quien suscribe este artículo, puede dar fe de que el paso de tercero de BUP a COU con las Matemáticas y la Física del curso anterior supuso un sobreesfuerzo brutal. Al final lo saqué todo, Selectividad incluida, pero el machaque mental fue de campeonato, sobre todo en junio. Es como estos equipos de fútbol que juegan la Intertoto o la previa de la Champions. Tener trabajo pendiente del año pretérito, a medio plazo, acaba pasando factura. En los estudios, también.

Por eso, sería conveniente que en ningún nivel educativo, pero mucho menos los que están ya más cercanos al acceso universitario, se permita pasar con más de una o dos materias suspensas. Habrá quien piense que hay casos y casos y que algún alumno puede tener un mal año, por distintos motivos, y que al siguiente puede redimirse. Ya, pero la ley no puede hacerse a la medida individual, además, en ese supuesto, ya actuaría de oficio el propio centro, que valoraría la conveniencia o no de hacer una excepción, sobre todo si hablamos de estudiantes brillantes que, por enfermedad, se han perdido gran parte del curso, pero tienen dotes sobradas para sacar adelante todas las materias.

Es necesario y primordial, por tanto, que desde el Ministerio de Educación se vuelva a un nivel de exigencia lo suficientemente fuerte para que, en primer lugar, los estudiantes sepan que no se puede vagear durante ocho meses y luego, con un poco de suerte, sacar un cinco pelado, y, lo segundo y quizá más importante, para preparnos adecuadamente y que podamos ser competitivos en el seno de la Unión Europea. No tenemos que conformarnos con el hecho de que los estudiantes de otros países acaben ocupando puestos de trabajo en España por estar mejor formados, sino que hay que ser ambiciosos y pensar que nuestros alumnos pueden competir en las mismas condiciones y terminar desempeñando funciones laborales en cualquier país de la UE. La ministra Cabrera, sin embargo, sigue con sus ensoñaciones y piensa que con EpC, Educación para la Ciudadanía, todos nuestros problemas formativos están resueltos. Hombre, mientras sea para formar parte de los casi cuatro millones de desempleados...no habrá que estrujarse excesivamente el cerebro.

 

 

Mucho móvil y poca gestión

20090312121455-resize.jpg

El Parlamento de Canarias, ese mismo que hace algunos meses optó por aprobar una subida de los ’raquíticos’ sueldos de sus señorías en tiempos de crisis, sigue en su línea de despilfarrar el dinero a manos llenas. Bueno, en este caso, más bien a orejas y bocas llenas, ya que se prevé que en plazo de dos años se gaste la friolera de 450.000 euros en telefonía móvil, y eso incluyendo que se va a contratar un servicio de tarifa plana (para eso que hablen con Telefónica, concretamente con Eduardo, quien gustosamente les hará la tarifa Zaplana). Y digo yo, ¿ustedes son conscientes del gasto de telefonito que harán sus señorías y personal de confianza en la sede de Teobaldo Power?

Sobre el papel, contando con la presencia de 60 diputados y vamos a añadirles 40 personas más entre asesores, prensa y algún personaje que se me pueda escapar ahora mismo, pongamos que este servicio llegue aproximadamente a un centenar de personas. Si en cada uno de los ejercicios se prevé un gasto cercano a los 225.000 euros, el promedio de gasto que a mí me sale por barba barbilla es de 2.250 euros. Pero, ¿no estamos hablando de la contratación de una tarifa plana? ¿Se puede saber adónde demonios van a llamar los dipuvagos (primos hermanos de los sindivagos)? Uno ha trabajado en diversas empresas de comunicación, de mayor o de menor tamaño y puedo constatar que hay que hacer un número enorme de llamadas a fijos y a móviles y les puedo garantizar que, ni de lejos, se gasta ese pastón. Y no es que esté llamando chorizo a alguien, empero lo cierto es que se trata de un desembolso excesivo, sobre todo cuando las arcas de la economía, la regional en este caso, no están precisamente para grandes dispendios.

Posiblemente, y aquí es donde uno puede ver el truco de lo poco que trabajan nuestros padres de la patria regional, este gasto viene derivado del escaso tiempo que algunos diputados pasan por el hemiciclo. Gran parte de ellos se dedican primordialmente a otras funciones laborales o, en el caso de aquellos con duplicidad de cargos, están más interesados en resolver los problemas de su ayuntamiento o del cabildo de turno. Probablemente, si cortásemos de raíz esta doble o triple dedicación y quien salga elegido para estar en el Parlamento cuatro años sólo tuviera que centrarse en desempeñar esa función de diputado, a buen seguro que no estaríamos necesitando de tanto móvil y tanta tarifa plana.

No es de extrañar, pues, que año tras año, la Cámara autonómica permanezca en los últimos lugares de las instituciones más valoradas por la ciudadanía. La gente de a pie no sabe lo que hacen ahí dentro sus señorías, pero con informaciones como ésta, la del gasto desvergonzado e injustificado en telefonía (por muy móvil y plana que sea la tarifa) resulta lógico y normal inferir el descontento de la población y que, elección tras elección sean más los desencantados y los desertores a la hora de acercarse a las urnas.

 

El sueño del ascenso versus las críticas a Luis García

20090313121056-2008-07-03-img-2008-06-26-01-30-38-26lo32afot1.jpg

El CD Tenerife tiene ante sí un problema que precisa atajar (y nunca mejor dicho) a la mayor brevedad posible. El hasta ahora portero titular, Sergio Aragoneses (al menos desde el partido frente a la Real Sociedad), sufrió una pancreatitis que, salvo milagro, le dejará en el dique seco aún entre un mes y medio y dos meses. De nuevo, es Luis García quien ocupa ese puesto y, después de un fallo más o menos evitable frente al Alicante, el temor entre los aficionados blanquiazules es que el sueño del ascenso se pueda esfumar. Cierto es que tampoco había confianza previa en el cancerbero de Porriño, máxime conociendo su historial de juergas y barrabasadas fuera de los terrenos de juego pero que, indudablemente, influían en la parcela deportiva, pero en esta etapa parecía haberse rehabilitado del todo y estaba siendo una de las claves del éxito de los tinerfeñistas. Ahora, el regreso de Luis a la portería se ve como un paso atrás y eso es malo, ya no sólo para el deportista, sino para todo lo que rodea a la entidad.

Haciendo una reflexión, hay que darse cuenta ahora mismo de la posición que ocupa el CD Tenerife. Está en una zona más que privilegiada, con ventaja de tres puntos sobre el cuarto clasificado, una situación que hacía años que no disfrutaba. Es más, hace un año el equipo vagaba por la zona media y, al final, hubo que esperar casi hasta el final del campeonato para confirmar la permanencia. Por eso, no podemos volvernos locos ni desesperarnos. García, pese a quien pese, no es mal guardameta, pero sí es verdad que se han exagerado tremendamente sus errores y, determinada prensa, ha cargado mucho las tintas contra este futbolista, incluso cuando había que alabar los méritos de Sergio Aragoneses. Eso, guste o no, produce una merma psicológica importante y es más que normal que ahora Luis salga al campo con el miedo en el cuerpo, pensando que a las primeras de cambio el Heliodoro se le va a echar encima con una pitada monumental. Desde luego, si al final vivimos una escena de esa índole, podemos despedirnos del premio del ascenso.

Hay quienes plantean que, ante la baja de Aragoneses, el club debería de fichar a otro portero, ¿pero a quién? ¿hay alguien de garantías, sin ficha en su equipo y a un coste irrisorio para que cubra la portería blanquiazul? Otros proponen darle una oportunidad a Alberto, el chico del filial. Perfecto, pero ¿y si se lesiona el nuevo? ¿se han puesto a pensar hasta dónde puede caer la confianza de Luis García? Insisto. Tenemos un portero que vale para la categoría y que lo único que hay que darle es un respaldo mayoritario, sobre todo cuando hay tanto en juego. Además, si los delanteros del Tenerife no hubiesen fallado como escopetas de feria tantas ocasiones el pasado sábado, ahora no estaríamos dilucidando sobre la portería blanquiazul. De acuerdo que los números, hasta la fecha, no hablan de una actuación excelsa de Luis García, pero también es verdad que el Tenerife ha sufrido en los primeros meses de competición y su presencia en los puestos de ascenso no empezó hasta diciembre del año pasado.

Por tanto, no nos queda otra que confiar ciegamente en el portero que tenemos, hay que darle todo el apoyo y evitar, en la medida de lo posible, magnificar los posibles errores que pudiera cometer. Si se es comprensivo con los fallos de Nino o Alfaro, ¿por qué tiene que establecerse un doble rasero cuando hablamos del inquilino de la portería? No seamos cegatos, miremos a la clasificación y sigamos remando todos en la misma dirección para llegar a junio como un nuevo vecino del edificio de la Primera División.

Los antiprogreso, contra el puerto de Granadilla

20090314125251-cartel-14m.jpg

Hoy, sábado, 12 horas, en la plaza Militar, se congregaron todos aquellos que están en contra del progreso de Tenerife y del Archipiélago canario. Hoy se escenificó un nuevo episodio de la desvergüenza de cuatro falsos ecologistas, arropados por algunos estomagos agradecidos que viven a costa del esquilmado y raquítico presupuesto de la Universidad de La Laguna y por algunos miembros del PSOE, un partido que vive en la esquizofrenia permanente al tener que cambiar de opinión según el foro o el pleno en el que se encuentre. Toda esa turbamulta de amantes de los sebadales se reunió para oponerse a la construcción del puerto de Granadilla, a pesar de que ha quedado más que patente que sólo se perdería un porcentaje mínimo de esa especie botánica marina, pero, evidentemente, se trata de impedir que salga uno de los tantos proyectos que hay pendientes en la isla. Después de dos décadas largas aún está lejos de concluirse el llamado anillo insular, una obra esencial para mejorar las comunicaciones entre el norte y el sur de Tenerife, pero, esto les va a sonar, los ecologistas también se han negado a cualquier alternativa de las propuestas.

Pero bueno, volviendo a lo que nos ocupa, el puerto de Granadilla, vuelvo a reiterar que no veo los motivos por los cuales esta infraestructura ha contado con tantos problemas a la hora de acometerse. Además, ¿no decían los pseudoecologistas del pañuelo palestino que había que esperar a los dictámines de la Unión Europea y del Gobierno de España? O mucho me equiovoco, o creo que dieron vía libre a la ejecución de los trabajos en esa zona que, perdónenme ustedes, no deja de ser un secarral tremendo y, hasta la fecha, nadie se había preocupado por su estado de conservación. Vamos, si tanto valor ecológico tiene, ¿por qué aún nadie ha tenido la brillante idea de establecer visitas guiadas para que todos contemplemos esa maravilla de la madre naturaleza en plena costa del sur de Tenerife?

Al final, como ya ha sucedido en otras ocasiones, perderemos mucho tiempo en tanto debate y tanta manifestación. ¿Se acuerdan ustedes de lo que pasó con el tendido eléctrico? Pues eso, al final tuvo que venir una tormenta tropical que tumbase literalmente un ya de por sí desvencijado sistema de torretas para ponernos, nunca mejor dicho, las pilas y tomarnos las cosas en serio. E insisto, sabemos que vivimos en una isla y ello, necesariamente, conlleva ser conscientes de que estamos ante un territorio limitado y que tenemos que saber preservarlo y no hacer bestialidades, sobre todo porque tenemos que dejarle una herencia valiosa a nuestras generaciones venideras, pero la construcción del puerto industrial no supone la destrucción de los fondos marinos granadilleros, ni mucho menos.

Todas estas pegas, estas movilizaciones pancarteras me recuerdan bastante a lo que sucedió en su momento con la Vía de Ronda en La Laguna, que presenta varios puntos negros para la circulación. Ahora dicen que la culpa la tuvo un ímprobo funcionario que metió la pata hasta profundidades abisales y que colocó la infraestructura donde no debía. Mira que uno se ha encontrado con argumentos falaces y falsos, pero éste, sin duda, es el mejor. Señores pseudoecologistas y socialistas cobardes, no se parapeten en esas afirmaciones. Ustedes saben perfectamente que esa carretera tiene ese recorrido tan peligroso por su culpa, por estar todo el día dale que dale con la vega lagunera. Por favor, no vengan con discursos plañideros y llorones. Esperemos que al final, independientemente de sus pancartas y vociferaciones, el puerto de Granadilla salga adelante. Lo merece Tenerife y Canarias.

Un buen gesto del Gobierno, aunque con matices

20090314133951-0251091.jpg

El Gobierno de Canarias mantuvo la pasada semana una reunión con la asociación de supermercados, Asuicán, para ver la posibilidad de que estos establecimientos puedan facilitar a las personas menos pudientes aquellos alimentos cuya fecha de consumo preferente ya haya vencido o que esté a punto de hacerlo y no exista posibilidad de poderlo sacar a la venta. La medida es, sin duda alguna, un acierto pleno en el caso de que se pueda llevar a cabo y, al mismo tiempo, evitaría que se repitan las escenas que ya se ven a diario en las grandes ciudades españolas, con un grupo importante de personas (y no todas ellas precisamente mendigos) que está a la espera de que los empleados de tal o cual supermercado saquen a la basura esos productos que ya no pueden permanecer en los lineales. Ya son muchos los reportajes que se han emitido en las diferentes cadenas de televisión en los que se puede ver como ciudadanos hechos y derechos, con una vestimenta que no delataría su mal estatus económico, se tiran como posesos a por esos yogures o bandejas de carne. Está claro que lo que hace años sucedía, por ejemplo, en países como Estados Unidos, con pobres a las puertas de los grandes hipermercados a la caza de basura comestible, hoy ya pasa aquí.

Esperemos que la idea pueda salir adelante, pero también es cierto que tampoco hay que lisonjear en exceso al Ejecutivo autonómico, sobre todo porque, como se manifestaba en una editorial del periódico El Día, mientras el Parlamento aprobaba una partida de casi medio millón de euros para gasto de los diputados y personal de confianza en telefonía móvil, a las personas con menos recursos se les ofrece comida que, no nos pongamos dignos, no la consumiríamos nosotros en condiciones normales. Es decir, hoy en día nos hemos convertido en unos señoritos, quien suscribe el primero, y seguramente no se manda un yoghourt con un día pasado de fecha. Obviamente, cuando no hay recursos y el hambre aprieta, todos nos lanzaríamos con perros hambrientos a por el primer pedazo de alimento, pero sí que es cierto que a veces nuestros padres de la patria dilapidan alegremente el dinero y luego quieren ahorrar en el llamado chocolate del loro.

Pero bueno, ya que el Gobierno ha tenido una buena idea, lo importante ahora es que sepa gestionarla de manera adecuada, que al final no vaya a aparecer alguien que quiera hacer el negocio del siglo, porque siempre hay quien de la necesidad y del apuro del prójimo pretende mercadear, y no se trata de eso. Hay que buscar una entidad que, sin ningún tipo de ánimo de lucro, sea capaz de gestionar este ’banco de alimentos’ para que llegue a las personas que realmente lo necesitan. Al igual que en su momento ha pasado con los medicamentos que se mandaban al llamado Tercer Mundo, ahora hay que establecer un sistema, un protocolo por el cual esa comida no se demore en el camino, sobre todo porque estamos hablando de alimentos que, en algunos casos, precisan de nevera o de congelador y no pueden estar horas o días dentro de un contenedor. Si al final se estropeasen, de nada serviría este gesto de buena voluntad por parte de los supermercados. Por eso esperemos que se hagan las cosas medianamente bien y que no suceda como en otros lugares de la Península, con entidades que, supuestamente se comprometían a hacer llegar esa comida a los más necesitados y, poco tiempo después, quedó patente que esos alimentos se acababan pudriendo en almacenes porque no se había diseñado una logística capaz de poder gestionar esos bienes.

Bocazas futboleros

20090316123745-presidentesbocazas.jpg

El fútbol, pese a ser un deporte sin más, algo ha de tener de ciencia oculta, algo así como un anillo con poderes supraterrenales, para que quienes tienen que imponer un poco de cordura, los presidentes y entrenadores, acaben desbarrando y soltando por su boca toda una serie de barbaridades que, casi siempre, acaban volviéndose en su contra cual boomerang australiano. Ejemplos en España hemos tenido un montón, especialmente el malogrado Jesús Gil y Gil, capaz, incluso, de arremeter contra su propia plantilla, que dos días después le dejaba en paños menores por sus excesos verbales y poca fe. O, ¿se acuerdan de las manifestaciones del ya desaparecido Javier Pérez, entonces presidente del Tenerife, antes de una eliminatoria de Copa frente a la UD Las Palmas, a la que le iban a meter 20 goles?

Sin embargo, mi propósito no es remontarme a tiempos tan pretéritos. En este último mes hemos tenido dos ejemplos claros de mandatarios capaces de armarla en cuanto sacaron su lengua a pasear. Los máximos responsables del Sevilla y del Real Madrid (bueno, este último sólo por un par de meses más), José María del Nido y Vicente Boluda, tuvieron a bien soltar en los diferentes medios de comunicación las bravuconadas de que se iban a comer al león de la melena al rabo (en el caso del dirigente hispalense) y que al Liverpool le iban a ganar en el Bernabéu y a chorrear en Anfield (frase del madridista). Por supuesto, para consumo de los fieles de ambos equipos, se trata de palabras que enganchan, que ilusionan, que envalentonan a una afición...hasta que se da de bruces con la triste realidad. Porque, que yo sepa, hasta el momento no conozco a un directivo que sea capaz de ganar un partido, y menos aún menospreciando a los rivales.

Al Sevilla, lo conocen de sobra, el Athletic de Bilbao lo desmelenó a base de bien. No le dio opción en la vuelta de las semifinales de la Copa del Rey y se tuvo que marchar el señor Del Nido con el rabo entre las piernas. Flaco favor le hace este mandatario a su entrenador, al que, por unos u otros motivos, está poniendo a los pies de los caballos con sus declaraciones. Es una pena que un presidente que tan bien hace las cosas a la hora de gestionar la entidad (la cogió en plena ruina y hoy es capaz de vender jugadores que le costaron cuatro euros por millones) la fastidie en cuanto le da por abrir ese piquito de oro.

El otro genio en ciernes es don Vicente Boluda, a la sazón presidente en funciones (y con contrato más cutre que el que ofrece una ETT) del Real Madrid. Este caballero, un arribista que iba en la candidatura de Ramón Calderón (y que por tanto avaló los desmanes de su jefe al frente de la entidad merengue, incluida la amañana junta general del pasado 7 de diciembre), tuvo la brillante idea de poner mucho más fiero aun al rival de los blancos en la eliminatoria de octavos de final de la Champions League, el Liverpool. El triunfo sencillo en casa y el chorreo que le iban a dar en Inglaterra a los pupilos de Benítez se produjo...pero justo al revés de lo que había vaticinado el señor Boluda (que, ya puestos, con ese apellido, y si llega a vivir en Argentina, le hubieran aconsejado que dejase de decir boludeces).

Pese a todo, pese a los pésimos réditos que su verborrea les ha reportado, ambos directivos son incapaces de apearse del burro al que se han subido. El sevillista insiste en que la frasecita de marras no es la peor que ha pronunciado y que tiene previstas más. Por su parte, el madridista recuerda que el Real Madrid, a seis puntos del Barcelona, ganará la Liga. No sé, yo de ellos, me tapaba la cavidad bucal o, directamente, me hacía implantar ahí un esparadrapo indespegable. Seguramente sus aficionados se lo agradecerán eternamente. 

 

Llanos y sus fiestas

20090317131329-i835508.jpg

El primer teniente de alcalde del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, Ángel Llanos (alias the second of the city), celebrará el próximo jueves no sé que fiesta sobre el final del Carnaval en la discoteca Tángara, acto al que, cómo no, estarán invitados numerosos fans de la barra libre y maestros de la adulación sin complejos. Sí, desde luego que me molesta que este político se gaste un dinero en un acontecimiento de estas características cuando la capital tiene otras prioridades, sobre todo la de aquellas personas que, a día de hoy, no encuentran trabajo o apenas pueden llegar a fin de mes porque la ayuda prometida está perdida en vaya a saber usted qué mesa del complejo mundo del funcionariado de la Casa de los Dragos.

A mi entender, el vicealcalde santacrucero se está equivocando de cabo a rabo (y además lo digo con toda la licencia del mundo porque para eso fui de los miles de votantes que, en su momento, apostamos por él para encabezar la gestión municipal). Llanos no puede ni debe capitalizar toda la labor del grupo, e incluso las áreas que no le competen al Partido Popular. Nadie duda de que Ángel es una persona dinámica, trabajadora, llena de ideas, de proyectos, pero tiene que saber encauzar adecuadamente esa energía que le rebosa por los poros. Por ejemplo, no es de recibo que una política de la experiencia y de un conocimiento más que acreditado de lo que son los Carnavales, me refiero a Maribel Oñate, quede siempre relegada a un segundo plano porque su jefe en el Consistorio quiere aparecer permanentemente en todas las fotos y delante de todos los micrófonos y cámaras de televisión. Convenimos que usted, como máximo responsable pepero en el Ayuntamiento, debe coordinar las funciones del grupo, pero también hay que dejar un mínimo de autonomía a sus concejales. De lo contrario, va a parecer que ninguno de ellos tiene iniciativa y que usted debe estar continuamente detrás de ellos.

Pero, volviendo a lo de las fiestas y demás carnavaladas, insisto que no tiene sentido organizar ahora una fiesta epílogo del Carnaval. ¿A cuento de qué, señor Llanos? Bastantes euros se han gastado ya, con un certamen de DJs que no pegaba ni con cola (es como meter música salsa en el concierto de Navidad) y que encima le ha supuesto a las arcas municipales un desembolso fino. Ahora es tiempo de pensar en las necesidades reales del pueblo, que muchos apuros está pasando para poder cuadrar las cuentas cada 30/31 de mes. Ya sabemos que determinadas acciones no dan votos, pero tampoco se confunda. Las fiestas enganchan a todos y sé de algunas personas, porque así lo han reconocido, que irán a su boncho particular aunque no estén de acuerdo ni con su gestión ni con su ideología. Es más, seguramente acabará siendo criticado por esos mismos que se pondrán tibios de etiqueta negra. A mí, no me hace falta. Le censuro ese afán de protagonismo y de querer ser noticia a cada momento. Séalo, puese, pero con hechos que realmente beneficien a todos los ciudadanos, empezando, por ejemplo, por ceder parte de ese dinero para fiestas a otras concejalías como Asuntos Sociales y que pueda acabar, de una vez por todas, con las peleas diarias que se organizan de día y de noche a las puertas del albergue-comedor que está en Los Verodes, frente al Pancho Camurria. Rsas es la verdadera gestión que se desea de un concejal o de un vicealcalde, the second of Santa Cruz.

 

La Fórmula 1 y sus cambios contra natura

20090318130428-formula1-foto-1thumbnail.jpg

El gran circo de la Fórmula 1 se juega a partir del 29 de marzo, cuando se alza el telón en tierras australianas, el prestigio acumulado durante los últimos años. Los prebostes de este megaespectáculo deportivo, entre los que se encuentra un comisario español de la Federación Internacional de Automovilismo (FIA), Joaquín Verdegay, han optado por cambiar radicalmente las reglas de juego y decretar que sea campeón aquel que más carreras haya ganado a lo largo de la temporada. Es decir, que, a priori (y casi sin a priori), el resto de puntos que se consigan en el Mundial poco o nada van a contar, salvo que exista un empate a victorias y, entonces, sí que tendrán que tenerse en consideración los puestos segundos, terceros o cuartos que se hayan conseguido a lo largo de todo el año.

Por supuesto, el debate ya está en la calle, aunque poco hay que discutir, ya que la norma establecida por la FIA a menos de quince días para el comienzo de las carreras es irrevocable a todas luces y la propia Federación defiende esta norma. El señor Verdegay lo dejó bien claro al defender el nuevo sistema porque, según él, provoca que los pilotos no se conformen sólo con ser segundos o terceros, en un claro afán de ir sólo recolectando puntos y de arriesgar lo menos posible. Bien, hasta cierto punto podemos entender que pudiera darse el supuesto de que un participante, Fernando Alonso por poner el caso, obtuviera en todo el año sólo segundos puestos, que no venciera en ninguna prueba y que otro piloto, Lewis Hamilton, por ejemplo, venciera en tres carreras, pero el resto de citas las acabase en lugares discretos o, incluso, abandonando o, dado el caso, pasando de participar en el último gran premio porque ya no hubiera quien le diera alcance en el total de triunfos. ¿Qué sería más justo, dar vencedor del Mundial a Alonso por su regularidad o proclamar campeón a Hamilton por haber logrado tres victorias? Para el comisario español de la FIA no existen dudas, el campeón habría de ser el piloto británico.

A pesar de la encendida defensa que pueda hacer Joaquín Verdegay de este nuevo reglamento, lo cierto es que la polémica va a estar presente a lo largo de toda la competición, sobre todo porque los pilotos y las escuderías rechazan de plano este modelo que se ha impuesto por las bravas. De hecho, hasta la fecha, a igualdad de puntos entre dos o más pilotos, para dirimir el Mundial se iba entonces al cómputo de pruebas ganadas. ¿Verdad que parece lo mismo que lo que ahora ha impuesto la FIA? Pues no, no es lo mismo, aunque el comisario quisiera hacérselo ver a los periodistas de los diferentes medios de comunicación. Aquí no va a primar la regularidad, sino sólo ser el mejor en cada carrera, de tal suerte que podemos presenciar cinco triunfos seguidos de Felipe Massa y el resto de carreras que se las repartan a partes iguales Alonso, Hamilton, Raikkonen y Piquet. Hagan lo que hagan, no darían alcance al brasileño por número de pruebas finalizadas en el primer puesto.

Imagínense ustedes que en otros deportes se aplicase el mismo criterio que la FIA ha forzado en la Fórmula 1 y se me vienen a la cabeza el ciclismo, el Mundial de motociclismo o el de rallies. Estoy convencido de que ninguno de los participantes se mostraría conforme con esas reglas. Por ejemplo, en el Tour de Francia, si sólo fuese por carreras ganadas, normalmente sería maillot amarillo cualquier sprinter, en detrimento de los Contador, Armstrong etcétera. En las motos, ídem de ídem, como en los coches. Es evidente que en toda competición donde haya puntos a repartir, no sólo pueden primar las victorias por sí mismas, sino también mostrar una cierta regularidad. Por ejemplo, ese problema no lo tienen modalidades como el baloncesto o el voleibol porque no está contemplado el empate y, por ende, sólo cuentan los triunfos.

Por tanto, como se suele decir en estos casos, en la bajadita esperamos a los señores dirigentes de la FIA a finales de octubre o primeros de noviembre, cuando acabe el Mundial. Apuesto lo que ustedes quieran a que en cuanto tengan el más mínimo problema moral de proclamar campeón a un tipo que sólo ha vencido en cuatro carreras, pero que tiene menos puntos que el segundo, acabarán aboliendo las reglas que, ahora, tan alegremente han impuesto por la fuerza, sobre todo porque no se ha tenido en cuenta el criterio de los que sacan adelante este gran circo, las escuderías y los pilotos.

Matices sobre el artículo sobre Ángel Llanos

Dando por sentado que el artículo escrito el pasado 17 de marzo sobre Ángel Llanos y la fiesta del Tángara no pretendía en absoluto levantar tanta polémica, sí que procedo a realizar unas puntualizaciones que paso a comentar inmediatamente. Según me han informado, la fiesta que se realiza mañana jueves es un evento que lleva realizándose ya diez años, dato que desconocía, probablemente porque nadie estaba hasta entonces excesivamente interesado en darle publicidad, tal vez motivado por el hecho de que es para agradecer la labor de todos aquellos colectivos que han contribuido a la labor realizada durante el Carnaval. Sin embargo, ahora que Fiestas ha caído en otras manos, se le quiere dar relevancia y luz y taquígrafos. No me parece mal, pero que entonces sean sólo los colectivos. La prensa, insisto, sobra, porque su labor ha sido, es y será la de informar y la de promocionar el evento, pero quienes se pegan el 'curro guapo' son los agentes de policía, de Protección Civil, Cruz Roja, médicos y ats del Servicio Canario de la Salud, la murgas, rondallas, comparsas...

Segundo matiz, lo de Asuntos Sociales. Soy consciente de que la competencia de este área la tiene Coalición Canaria, la señora Ángela Mena y que el desastre de su gestión está al descubierto. Me dicen desde el Partido Popular que en dos años han renunciado a cientos de miles de euros para que fuesen a esa concejalía y que mejorase la calidad asistencial de los ciudadanos con más problemas. Perfecto, pero, ¿por qué no se le da más relevancia? ¿Hay miedo a que Zerolo rompa el pacto? Sin duda, un dato como éste, si soy de un partido político diferente al del alcalde, por mucho que esté dentro de un acuerdo, tengo que darlo a conocer a la ciudadanía automáticamente. No me puedo callar este dato porque, primero, refuerzo mi posición en esa coalición municipal y, segundo, dejo al descubierto lo mal que gestiona tal área los nacionalistas. No sé, es de manual lo que digo.

Tercer aspecto. Nadie pone en duda la capacidad de trabajo de Ángel Llanos, reconocido incluso por los enemigos más acerados de la oposición (y hasta del socio de gobierno), pero a veces un exceso de fotos y apariciones públicas no resulta positivo. Los concejales que están dentro de las áreas gestionadas por el PP tienen que tener autonomía suficiente y, a veces, parece dar la sensación contraria. En el caso que comentaba de Maribel Oñate, a veces da la apariencia de ser más el concejal de Fiestas el señor Llanos que la propia Oñate, cuando todos sabemos que ella conoce la fiesta clásica de nuestra ciudad como la palma de su mano.

Cuarta y última aclaración. Nadie podrá culpar a Llanos del desastre de Las Teresitas. Coalición Canaria, con sus titubeos, como le ha pasado en otros grandes temas de la isla, anillo insular, tendido eléctrico o el puerto de Granadilla, ha permitido que diversos colectivos le coman el terreno y esté, a día de hoy, todo empantanado, algo que, curiosamente, no sucede en otras islas.

La conclusión a la que puedo llegar, después de las decenas de mensajes llegados al blog, correo y página personal de facebook es que el PP sigue siendo en todos los niveles, desde el nacional al local, un partido al que le cuesta comunicar las cosas, sobre todo los hechos que pueden ser positivos de cara al electorado. Reitero que si de mi presupuesto para Fiestas doy cientos de miles de euros para sanear la gestión en Asuntos Sociales, concejalía de Coalición Canaria, estoy machacando diariamente con este tema y, de paso, critico lo que haya que criticar en el caso de que esos dineros se hayan destinado a viajecitos y a caprichitos de la señora Mena. 

El Gobierno y la Justicia 'juegan' con Piedad

20090319115145-1177687496-23972.jpg

Piedad, nombre ficticio de la niña que en su día preadoptó Soledad, se ha convertido en la pelotita de tenis o de ping-pong que va de un lado a otro de las Islas sin que encuentre descanso y, sobre todo, la estabilidad que precisa. A su corta edad aún no sabe lo que es disfrutar de un entorno familiar en condiciones y cuando ha podido tenerlo, la Justicia (siempre ciega e ¿imparcial?) ha decretado que la menor ha de estar ahora con su madre biológica, ahora en un centro infantil a la espera de dictaminar dónde debe vivir. Es decir, entre todos, los servicios sociales del Gobierno canario y una jueza incompetente hasta decir basta, han transformado a Piedad en una maleta que viaja más que el baúl de la Piquer. Lo raro es que, a estas alturas, la niña no sufra jet-lag y desubicación espacio-temporal por mor de unos burócratas que no saben más allá de sus pagas extras y de acabar la jornada a las tres de la tarde (o antes, con un poco de suerte en el escaqueo).

El caso de esta menor y los daños morales que está también sufriendo Soledad viene a constatar una cruenta realidad en España, la de la figura de la preadopción. Pero, vamos a ver señores y señoras responsables de los servicios sociales y de la Justicia en general, ¿piensan que un niño es una mascota, un cuadro, algo que se presta por un tiempo y luego hay que devolvérselo a sus legítimos dueños? Estamos hablando de un ser humano que necesita en sus primeros años de un referente, alguien que le dé cariño, que le eduque, que sepa guiarle en esta vida, es decir justo lo contrario de lo que se está haciendo con Piedad. Es, concretamente un crimen el que está sufriendo esta niña y los autores son varios, desde los ineptos que debe haber en la Dirección General del Menor (o como se llame el invento gerencial) a una jueza que, Dios me perdone, no debe tener hijos.

Habrá quien argumente que es lógico que la niña deba estar con su madre natural, algo que no niego, pero, entonces, ¿para qué se la dan en preadopción a otra persona y dejan que se haga millones de ilusiones para rompérselas en décimas de segundo? Tenía entendido que la fórmula de la preadopción iba encaminada únicamente a ver la compatibilidad que podría existir entre madre adoptante e hija adoptiva, pero está claro que no. Desde luego, que no cuenten conmigo para preadoptar a nadie, al menos mientras se mantenga este sistema. Si un menor no puede estar con sus padres por equis motivos, que la Dirección General de marras mande a ese infante con otros familiares, tíos, abuelos o que lo interne en un centro al uso hasta que los progenitores demuestren ser capaces de poder educar a su retoño o bien que se encuentre a una familia que pueda hacerse cargo de la educación y de darle un entorno adecuado hasta que sea mayor de edad.

Titsa, ¿servicio público y económico?

20090320124733-vintitsa.jpg

Titsa, esa compañía de guaguas que las administraciones, regional o insular, se han dedicado a maltratar y a que cada vez ofrezca un servicio más pésimo, incrementará el precio en su servicio capitalino después de que CC y PP apoyasen en el pleno del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife una subida de cinco céntimos en el viaje pagado con bono (de 60 a 65 céntimos) y de diez en el caso de abonarse en metálico, del eurito, al 1.10. Sí, alguien podrá argumentar que no se trata de un salto importante, sobre todo quien no usa el transporte público con frecuencia, pero está claro que el aumento está muy por encima de la subida del salario del que disfrutan muchos trabajadores cuando empieza el año. A nadie le suben el 9-10% por la cara. Normalmente, procuran que se quede en lo que marque el IPC, por debajo o, incluso, la nómina sufre una congelación propia de un riguroso mes de enero de la sierra turolense.

Pero a lo que iba. Me hace gracia y me causa hilaridad escuchar declaraciones como las del concejal nacionalista Norberto Plasencia quien, ante las críticas vertidas por esta subida abusiva, se indigna y pregunta que qué es lo que quiere la gente, que si buscan la 'muerte' de Titsa y no sé que otras zarandajas más. Pues mire usted, señor Plasencia. Aquí nadie quiere la desaparición o la ruina de esa empresa, pero sí que tendrían que salir a explicar, usted no, pero sí sus compañeros en el Cabildo, cuales fueron las razones que les llevaron a apostar ciegamente por el tranvía y, de paso, arrinconar la guagua. Se ha demostrado por activa y por pasiva que la construcción del mini carril bus que hay justo a la entrada de Santa Cruz ha supuesto un ahorro evidente de tiempo, razón por la cual ahora está siendo ampliado. El problema principal es que una misma corporación, en este caso la cabildicia, no puede hacerse la competencia asimisma porque al final sólo puede entrar en pérdidas. El tranvía, por varias razones, ha sido un éxito, pero eso ha supuesto un decaimiento de Titsa porque tampoco se ha sabido adaptar a la nueva realidad.

El otro día lo expresaba perfectamente una lectora en una carta al director. De Ofra al Intercambiador dispone de dos opciones, la línea 908, con coste de 60 céntimos o el tranvía, con un gasto de 95, en ambos casos siempre pagando con bono. Pues bien, la señora en cuestión decía que, a pesar de tener que abonar 35 céntimos de más, era preferible el tranvía por varios motivos, sobre todo por la frecuencia de paso y porque tenía que sufrir menos atascos. De hecho, en cuestión de 12-15 minutos se plataba abajo, mientras que en la guagua, con un poco de mala suerte, podía llegar en algo más de media hora. Esta reflexión, unido al párrafo anterior, da a entender claramente que desde el Cabildo se tenía que haber apostado de manera directa por los carriles bus y, en todo caso, haber ido trabajando en los famosos trenes del Norte y del Sur. Seguro que, de esta manera, no habría que haber tocado las tarifas de Titsa, sobre todo en época de crisis y, de paso, habilitar verdaderos descuentos para aquellos colectivos que así lo requieren.

Pero, evidentemente, ya que tenemos el tranvía y en breve se pondrá en marcha la segunda línea, los prebostes de Titsa deben analizar bien la situación y proceder al recorte de líneas totalmente estériles. Menos quitar frecuencias con los caseríos de Anaga (¡a ver cuando la 247, la que va a Chamorga, se coloca también para domingos y festivos!) y ver cuál es la rentabilidad que tiene, por ejemplo, la 230, una guagua que, en el mejor de los casos, ha ido tan llena como una conferencia de Pedro Solbes en un instituto. Es decir, cuatro gatos y el conferenciante, digo el conductor.

Así va la Justicia

20090320131841-justicia-www-humor12-com.jpg

Mi amiga, y siempre atenta lectora de mis artículos, María Dolores Latorre, me envía un correo que, al principio, pensé que se trataba de estos chistes largos para que uno se echase unas risas, más sobre todo en la cercanía del fin de semana. Pero no, precisamente no se trata de un email para carcajearse, sino más bien para demostrar como está la Justicia en este santo país, una auténtica desvergüenza. Normal, qué duda cabe, que al final hasta unos mocosos de quince y trece años tengan en jaque a la Policía en Sevilla en la búsqueda del cuerpo de Marta del Castillo. Primero confiesan que la arrojaron al río Guadalquivir, ahora que si la echaron a un vertedero y, de postre, se conoce que la novia de uno de los imputados resulta que es, ni más ni menos, que empleado de una incineradora. Sobran las palabras y mejor no construir falsas hipótesis...pero desde luego esto pasa por la permisividad que hay en una ley del menor que es el paraíso para delinquir a espuertas y, por supuesto, quedarse libre de todo cargo en cuanto se alcanza la mayoría de edad.

Pero, en fin, a lo que iba, haciéndome eco del correo enviado por mi amiga María Dolores, reproduzco literalmente la serie de situaciones que me ha enviado y que, a la hora de ser juzgadas, no tienen el castigo que debieran.

SITUACIÓN 1:

a) Luis se descarga una canción de Internet.

b) Luis decide que prefiere el disco original y va a El Corte Inglés a hurtarlo.

Una vez allí, y para no hacer dos viajes, opta por llevarse toda una discografía.

La suma de lo hurtado no supera los 400 euros.

COMENTARIO: La descarga de la canción sería un delito con pena de 6 meses a 2 años. El hurto de la discografía en El Corte Inglés ni

siquiera sería un delito, sino una simple falta (art. 623.1 del Código Penal).

 

 

SITUACIÓN 2:

a) Luis se descarga una canción de Internet.

b) Luis va a hurtar a El Corte Inglés y, como se la va la mano, se lleva cincuenta compactos, con un valor global de 1000 euros.

COMENTARIO: Seguiría siendo más grave la descarga de Internet. El hurto sería un delito, porque supera los 400 euros, pero sería de

menor pena que la descarga (art. 234 del Código Penal).

 

SITUACIÓN 3:

a) Sergio, en el pleno uso de sus facultades mentales, se descarga una canción de Malena Gracia.

b) Sergio, en un descuido de Malena Gracia, se lleva su coche y lo devuelve 40 horas después.

COMENTARIO: Sería mas grave la descarga. El hurto de uso de vehículo tiene menos pena, a tenor del articulo 244.1 del Código Penal.

 

SITUACIÓN 4:

a) Ocho personas se intercambian copias de su música favorita.

b) Ocho personas participan en una riña tumultuosa utilizando medios o instrumentos que pueden poner en peligro sus vidas o su

integridad física.

COMENTARIO: Es menos grave participar en una pelea que participar en el intercambio de compactos. Participar en una riña

tumultuosa tiene una pena de 3 meses a 1 año (art. 154 del Código Penal) y el intercambio tendría una pena de 6 meses a 2 años (art. 270

del Código Penal). Si algún día te ves obligado a elegir entre participar en un intercambio de copias de CDs o participar en una pelea

masiva, escoge siempre la segunda opción, que es obviamente menos reprobable.

 

SITUACIÓN 5:

a) Juan copia la última película de su director favorito de un DVD que le presta su secretaria Susana.

b) Juan, aprovechando su superioridad jerárquica en el trabajo, acosa sexualmente a su secretaria Susana.

COMENTARIO: El acoso sexual tendría menos pena según el articulo 184.2 del Código Penal.

 

SITUACIÓN 6:

a) José y Susana van a un colegio y distribuyen entre los alumnos de preescolar copias de películas educativas de dibujos animados protegidas por copyright y sin autorización de los autores.

b) José y Susana van a un colegio y distribuyen entre los alumnos de preescolar películas pornográficas protagonizadas y creadas

por la pareja.

COMENTARIO: La acción menos grave es la de distribuir material pornográfico a menores según el articulo 186 del Código Penal. La

distribución de copias de material con copyright sería un delito al existir un lucro consistente en el ahorro conseguido por eludir el pago

de los originales cuyas copias han sido objeto de distribución.

 

SITUACIÓN 7:

a) Ramón, que es un bromista, le copia a su amigo el último disco de Andy y Lucas, diciéndole que es el 'Kill'em All' de Metallica.

b) Ramón, que es un bromista, deja una jeringuilla infectada de SIDA en un parque público.

 

COMENTARIO: La segunda broma sería menos grave, a tenor del articulo 630 del Código Penal.

 

SITUACIÓN 8:

a) Juan fotocopia una página de un libro.

b) Juan le da un par de puñetazos a su amigo por recomendarle ir a ver la película 'Los Ángeles de Charlie'.

COMENTARIO: La acción más grave desde un punto de vista penal sería la 'a', puesto que la reproducción, incluso parcial, seria un

delito con pena de 6 meses a 2 años de prisión y multa de 12 a 24 meses. Los puñetazos, si no precisaron una asistencia médica o quirúrgica, serían tan solo una falta en virtud de lo dispuesto en el artículo 617 en relación con el 147 del Código Penal.

Como bien señala mi interlocutora, podéis pegar, violar, acosar, robar, pero ni se os ocurra usar el e-mule o cualquier otro programa para bajaros músicas y películas de la red de redes, así como fotocopiar libros. Sí señor, esta es la Justicia que tenemos en España, hecha a medida de los Ramoncín, Pedro Guerra, Ana Belén y Víctor Manuel, Joan Manuel Serrat o Joaquín Sabina, todos los artistillas del sindicato de la ceja, conocido también como la SGAE. Así nos va y así nos irá.

Benítez, el proyecto antes que los colores

20090320132443-rafa-benitez.jpg

El actual entrenador del Liverpool, Rafa Benítez, que estaba entre las quinielas de los posibles candidatos a ocupar la presidencia del Real Madrid como su técnico de banderín de enganche, ha optado por renovar hasta el 2014 por los reds, dejando claro que Spain is different, sobre todo el balompié, y que los cantos de sirena de algún presidenciable sobre proyectos de cuatro años tiene menos fuste que la casa de papel de uno de los tres cerditos del cuento. Sí, aunque sin querer dar públicamente el nombre, el señor Martínez Bravo, uno de los que se postulan a luchar por la poltrona merengue con Florentino Pérez, había anunciado su intención de contratar a un preparador para cuatro años, independientemente de los resultados. Como declaración de intenciones queda muy bien, pero todos sabemos como funciona la Liga en España y que a las primeras de cambio, en cuanto vengan mal dadas, los proyectos se van al piso, algo así como lo que solía hacer el malogrado Jesús Gil y Gil con sus entrenadores. Alguno no llegó ni a empezar ’su’ proyecto.

Benítez, con su decisión, demuestra, una vez más, que se trata de uno de los técnicos más inteligentes que existen en el panorama actual. Jamás ha jugado con ningún club, a ninguno lo ha dejado en la estacada y ha sabido marcharse cuando el contexto así lo mandaba. Todos sabemos que en el Tenerife recibió más de un tirón de orejas, especialmente por parte de la entidad, y cuando la directiva quiso renovarle, el preparador ya había alcanzado un acuerdo con el Valencia. Tres años en la ciudad del Turia fueron suficientes para enlazar tres títulos, dos Ligas y una UEFA, y luego mandarse a mudar a la tierra de los Beattles porque, aunque nadie lo crea, también a Rafa le negaron el pan y la sal desde el primer día. Es más, decide aceptar la oferta del Liverpool cuando ve que su presidente, Jaime Ortí, seguía sacándole de sus casillas trayéndole jugadores que no había pedido. Benítez supo definirlo de una manera brillante: "Pido un armario y me traen una mesilla de noche". Así, desde luego, no hay quien pueda proyectar nada siquiera a corto plazo.

Tampoco es que Benítez lo haya pasado bien en tierras inglesas, pero al final ha sabido luchar contra los elementos y los dirigentes de allí, que saben como jugarse los cuartos, no han permitido que nadie ningunee al entrenador madrileño. Es más, desde el primer momento ha contado con el apoyo más importante, el de la afición. Ha sabido confeccionar planteles competitivos a pesar de contar con menos recursos que los más grandes de la Premier, Chelsea y Manchester United. El resultado no pudo ser más fértil, con presencias continuadas en la Champions, llegando a ganar una final al Milán después de remontar un 3-0 al descanso, sí, ese equipo de un tal Ancelotti al que quieren de entrenador para el Real Madrid. Los directivos de los reds no han tenido dudas, saben que el éxito se logra con una estabilidad a largo plazo y todo empieza por el inquilino del banquillo. Si el Manchester lleva más de dos décadas con sir Alex Ferguson al frente de la nave de los diablos rojos, con un saco de títulos ganados tras varios años de sequía, ¿por qué el resultado no puede ser el mismo en la sede de Anfield?

Desde luego, es una envidia todo aquel que pueda recaer en la Premier, sobre todo si se es técnico. Salvo arribistas, tipo Abramovich, al que parece que ganar la Champions le ciega y deja que aflore su impaciencia hasta tal punto de no respetar los contratos de los técnicos que tiene contratados (Ranieri, Mourinho, Grandt o Scolari), el resto de equipos de la liga inglesa suelen mostrar el máximo respeto por lo que hacen sus técnicos, sabedores de que la continuidad suele ser garantía de éxito, justo lo contrario de lo que pasa en España. Excepciones ha habido, pero muy pocas, como la de Irureta al mando del Deportivo, donde permaneció seis/siete temporadas; Johan Cruyff, en el Barcelona, con ocho campañas y, ahora, Pellegrini en el Villarreal, con cinco años ya en el banquillo amarillo, pero no suele ser la norma que abunde en nuestro fútbol patrio. Lo del malogrado Miguel Muñoz, con quince años de técnico merengue queda ya muy alejado de nuestra memoria colectiva.

ZP se escuda en Chacón ante el ridículo de Kosovo

20090323122905-c-4-maincontent-100003186-mediumimage.jpg

Una vez más, y ya van unas cuantas, que el Gobierno de España, ese que tiene como presidente a un tal ZP (ZParo, ZPinocho), vuelve a quedar en ridículo ante la comunidad internacional por el affaire de Kosovo. La ministra de Defensa, Carme Chacón, esa pacifista convencida y antimilitarista (¡manda Trillo que esta señora pueda estar ahora al frente de las tropas!), no tuvo mejor ocurrencia la pasada semana que anunciar que nuestros soldados destacados en territorio kosovar (no país, porque no hemos reconocido su independencia) se marchaban de allí, pero así, por las bravas y sin anunciar nuestras intenciones al resto de naciones que, dentro de la misión de la ONU, estaban allí para velar por el respeto y el cumplimiento de los Derechos Humanos de la población.

Obviamente, y cómo no podía ser de otra manera, el resto de países, pero muy en especial Estados Unidos, le han recriminado a España su postura, sobre todo porque, estando de acuerdo con el hecho de que la decisión de abandonar Kosovo estaba tomada de hace tiempo, lo cierto es que también estaba acordada la manera de hacerlo y ni mucho menos se parecía a la decisión adoptada por el Ejecutivo de Zparo. Se iba a realizar de manera coordinada y dentro de unos meses, que es al final lo que también tendrá que hacer nuestro país, después de que tuviesen que mandar de urgencia a los EEUU a Bernardino León para desdecir a la ministra pacifista y asegurar ante los responsables de Defensa norteamericanos que se había producido un malentendido. Bueno, lo de malentendido se lo creerán en la casa de ZP a la hora de comer. Los americanos, a estas alturas, ya saben perfectamente el antiamericanismo que profesa el PSOE, de ahí que Barack Obama trate, por todos los medios, de evitar cualquier visita a la piel de toro, archipiélagos y ciudades autónomas inclusive.

Lo que está claro es que este nuevo incidente diplomático viene a enturbiar un poco más las relaciones que mantienen España y los Estados Unidos de América (y conste que en esto no tiene que ver el color de piel del señor Obama). Cuando el famoso episodio de la bandera estadounidense en pleno Paseo de la Castellana, la administración del entonces mandatario George W. Bush puso una cruz sobre nuestro país. De hecho, los diálogos entre el presidente yanqui y ZPinocho se limitaron a un par de escuetas frases en algún foro internacional. Un "hola ¿qué tal, cómo estamos?" fueron los únicos intercambios verbales protagonizados entre Bush y nuestro presidente por accidente. Y con Obama, señores de la progresía de Ferraz, nada va a cambiar. Es más, después de la salida de pata de banco de Chacón, pero que había sido autorizada previamente por ZP, crudo lo vamos a tener para que cuenten con nosotros para misiones de rango. Todo lo más, nos tocarán los servicios de letrinas.

Hay que reconocer que a Zparo le viene de maravilla disponer de ministros (y ministras) inútiles a más no poder. Siempre se les puede responsabilizar, culpabilizar y crucificar ante una pésima gestión. El problema es que ya son demasiados los errores cometidos a lo largo de estos cinco años. Su jefe los usa como escudo para taparse de todas las críticas habidas y por haber, pero cada vez están más deteriorados y muchos ya no aguantan más embistes. O cambia de parapetos o, mejor nos iría a todos, el propio ZP dimite de sus funciones. Me da que la segunda opción no la computa ni la casa de apuestas más optimista.

 

¿Dónde están los de Nunca Mais?

20090324114703-nuncamais2rd6.jpg

La Justicia, después de casi largos siete años, ha dictaminado que la decisión adoptada en su momento por el Ministerio de Fomento de alejar de las costas gallegas el petrolero Prestige resultó plenamente acertada, que era lo más adecuado que se podía hacer y, por tanto, se eximía de cualquier culpabilidad a los responsables de coordinar las operaciones, desde el ministro hasta el último práctico del puerto. Pese a todo, el rédito electoral que sacó el PSOE resultó más que evidente, pero ya no podrá sacar más a colación el barquito, ni el chapapote ni las galletitas de fuel. El argumento se le ha hundido de por vida y no precisamente en el mar, matarile, rile, ron.

Pero, más que la actuación irresponsable de los socialistas en este asunto, lo que ahora sorprende bastante es la actitud huidiza, cobarde y patética de los miembros de la plataforma Nunca Mais. 'Where are they? ¿Ande andarán?', que dirían los inigualables Cruz y Raya. Pues no están, señoría, se han diluido como azucarillos en el agua. Ya no se les ve, se les oye menos y seguro que ni aparecen más por estos mundos de Dios. Además, ¿qué se puede esperar de unos ecologistas de pacotilla, falsos defensores de unas costas, comunistoides que fácilmente se ponen la careta de Greenpeace en Galicia o de Ben Magec en Canarias, pero que ahuecan el ala si se trata de un carguero que la diña frente a las costas de Algeciras, Comunidad Autónoma de Andalucía y, por tanto, reino de taifas de su eminencia socialista señor Manuel Chaves?

Los amigos de Pepiño Blanco, después de gastarse millones de euros en algaradas varias, ahora pasean con la apostura melancólica de un perdedor, a sabiendas de que el chiringuito que habían montado se les ha venido abajo por completo. Sí, aún les quedan algunos altavoces, como Televisión Española, donde poder expresar su contrariedad, que no es otra cosa que el clásico y el tópico derecho al pataleo. Durante muchos años estuvieron frotándose las manos con el negocio del chapapote, no tenían la más mínima vergüenza en sacar paladas de la arena, y no con ánimo de limpiar las playas y las costas, precisamente, para llevarlas a las sedes del Partido Popular o incluso tratar de agredir al ministro Álvarez Cascos o al propio presidente de aquel entonces, José María Aznar. 

Y, una vez se les fue a la ruina el negociete a los del Nunca Mais, que empiecen a temblar los amigos de Bardem y compañía, sí, esos del No a la guerra, otra gran mentira, una monumental falacia que se montó con lo de la guerra de Irak, una excusa más para intentar desgastar a un gobierno conservador, porque si tanto repelús le tenía a la guerra el señor Zparo, ¿qué hacemos entonces en Afganistán, sin ir más lejos? Independientemente de que a uno no le gustan los conflictos armados, por ello fui objetor de conciencia y con la fortuna de librarme también de hacer la prestación social, lo cierto es que al final lo de Irak mereció la pena tras decapitar a uno de los sátrapas más sanguinarios del planeta. Sí, ya sé que algunos pensarán que han muerto decenas de miles de inocentes por mor de una invasión militar, pero, ¿y los que habían sido asesinados con anterioridad por un régimen dictactorial y cruento como el de Sadam? Lo dicho, primero han caído los del Nunca Mais y los siguiente serán los del No a la guerra y su pañuelo palestino al cuello. Al tiempo 

 

Aroma de Primera

20090325121733-cdtfe.jpg

El CD Tenerife contará el próximo domingo con el mayor apoyo de aficionados de toda la temporada y habría que remontarse mucho en el tiempo para presenciar un entradón como el que se registrará en el Heliodoro Rodríguez López ante el Córdoba, a las 17 horas. El hecho de que el pasado lunes, a seis días del choque, estuviesen agotadas las localidades más económicas, deja bien a las claras que la excelente marcha del conjunto blanquiazul ha enganchado a los seguidores. No es momento, obvio está, de echar reprimendas a quienes se han subido ahora al carro ganador. A todos, resulta evidente, nos gusta que el representativo gane y cuando ha pasado por campañas en las que los resultados y el juego eran más bien mediocres, sólo los siete u ocho mil de turno daban el callo cada quince días en las gradas. El resto, disappear, missing, pero ya digo que es el momento de aunar voluntades y sumar esfuerzos y alientos para que el Tenerife ascienda a la Primera División.

La escuadra presidida por Miguel Concepción tiene pinta de equipo que culminará el mes de junio con el premio de dar el salto a la máxima categoría, sobre todo tras superar con nota la prueba de madurez del Helmántico. No era sencilla la salida de los de Oltra a tierras charras, máxime tras dos empates inesperados, el del Alicante, por desperdiciar una renta de 0-2 y ante un cuadro que está a un paso de regresar a la Segunda B y frente al Albacete, aunque aquí influyó algo más la labor del trencilla de turno, el señor Hevia Obras, conocido desagradable de los blanquiazules desde la campaña anterior, cuando la montó, y bien grande, en Motril en el choque ante el Granada 74. De todas maneras, esos puntos obtenidos ante el once de David Amaral deben ser refrendados ante el Córdoba un rival que, a pesar de su mala clasificación, no vendrá a regalar nada a la isla.

Por esta razón, son muchos los comentaristas deportivos que recelan, y con razón, de que ahora se abra el debate sobre la renovación de Oltra. Nadie le niega los méritos al entrenador levantino, sobre todo porque este año ha sabido sobreponerse al pésimo final completado la pasada temporada y a las voces críticas que veían en su continuidad un riesgo innecesario. Los datos son irrebatibles. En 42 jornadas, el Tenerife sumó hace un año 53 puntos. Ahora, con 13 jornadas por disputar aún, los blanquiazules acumulan 52, toda una declaración de intenciones de que el ascenso se puede lograr siguiendo este promedio de casi dos puntos por jornada. Pero, insistiendo en el asunto de Oltra, ahora se deben aparcar debates secundarios, incluso el propio entrenador es consciente de que todos los esfuerzos deben centrarse en la misma dirección y, en todo caso, se trata de un asunto que debe quedar en manos de su representante.

Habrá quien piense que si demoramos la renovación del míster podríamos hallarnos ante un nuevo caso Benítez, pero en este caso nada más lejos de la realidad. Al preparador madrileño le negaron el pan y la sal desde la propia entidad, con muchas desconfianzas por parte de la directiva del malogrado Javier Pérez y Pérez. El Consejo de Administración de Miguel Concepción ha demostrado que tiene fe ciega en su técnico, sobre todo cuando las cosas vinieron maldadas a partir de abril del año pasado, con una permanencia que se logró con algún que otro apuro en la recta final del curso. Todo es diferente

Aguilar y su guitarra

20090326115517-juan-fernando-lopez-aguilar-visito-ventana.jpg

El cabeza de lista (que no listo) del PSOE para las elecciones europeas del próximo junio, Juan Fernando López Aguilar, ese que se lleva más pasta que nadie de los diputados canarios en el Congreso (aunque todo está perfectamente reglamentado, que conste en acta) amenaza a los asistentes a sus mítines con darles una concertina con su guitarrita. Vamos, es que es para tomárselo a risa. Al parecer, la poca afición por parte de los ciudadanos a asistir a las urnas un domingo del mes en el que comienza la canícula ha provocado que el insultador oficial en Canarias, pero desde fuera de las Islas, haya optado o, al menos, se haya planteado tan original fórmula para levantar los ánimos de los votantes y que estos se acerquen a depositar los apoyos necesarios para obtener una mayoría contundente contra esa derecha a la que tilda de rancia, plañidera, llorona e ineficaz.

Desde luego, al señor Aguilar le vaticino un fracaso clamoroso como todas sus ideas tengan que salir de los acordes de una guitarrita. Pero, ¿se cree usted que va actuar en un programa de Buenafuente? Pues va a ser que no. Usted está obligado a proponer un proyecto de futuro para España en el seno de la Unión Europea. Tenemos que defender múltiples intereses que afectan al sector primario, al industrial, a los servicios. Son muchos los problemas que sufrimos para que usted nos venga con guitarritas. El electorado, que no es tonto, quiere que sus representantes se presenten con propuestas fiables, creíbles, que se puedan ejecutar, que pasen los filtros comunitarios, no con músicas de encantador de serpientes. Eso no nos va. Ya pasó la época en la que los partidos, para intentar enganchar voluntades populares, trataban de llevarse a artistas y grupos de renombre. Y no por iniciativa propia de alguna organización política, sino porque los propios cantantes, al menos los que no gozan de la mamandurria del sindicato cejijunto, se dieron cuenta de que actuar en el mitin de tal o cual líder le perjudicaba de por vida para actuar en determinadas ciudades o provincias.

Luego se quejarán los partidos cuando vean lo baja que es la participación en los comicios europeos, pero es que es verdad. Si en el Partido Popular, por ejemplo, le han negado el pan y la sal a Jaime Mayor Oreja, y al final se han tenido que quedar con él como cabeza de cartel (no hay nadie mejor, también es la verdad) y en el PSOE ponen a López Aguilar porque Zapatero no lo quiere ver ni en pintura de los Pirineos hacia abajo (lo de Canarias le salió rana por cuatro escaños), ¿cómo creen que los votantes podemos tomarnos en serio esta cita con las urnas? Pues con poca gana, sin duda. El único morbo va a estar en saber si la gente piensa dar un severo voto de castigo a los socialistas, a pesar de no ser en clave nacional esta convocatoria, o pasará un kilo de ejercer su derecho democrático al sufragio. Pero ante todo, la solución en la casa de Ferraz está en darle la doble función a su candidato, telonero de entrada, mitinero en el medio y, si cuela, que se marque unos bises al final de cada perorata. Eso sí, esperemos que con la guitarrita esté más ocurrente y variado que con su repertorio de insultos y descalificaciones. La prensa y el público en general le estarán eternamente agradecidos.

Mal rayo nos parta

20090327125859-1226578003885095757.jpg

Tenerife vivió el pasado jueves, concretamente pasado el mediodía, uno de los capítulos más surrealistas que uno pueda imaginarse. Un rayo, una simple descarga eléctrica, fue capaz en cuestión de minutos de paralizar por completo la actividad de toda una isla. Todo se vino completamente abajo, desde el fluido eléctrico hasta la cobertura de los móviles. Los comercios que no disponían de grupo electrógeno tuvieron que cerrar las puertas hasta la tarde, el tranvía se quedó inservible durante algunas horas y en las administraciones todo el trabajo quedó pendiente porque muchas de estas modernas dependencias no disponen de equipos de emergencia para solventar estos contratiempos. En líneas generales, un caos absoluto y dando gracias de que el hecho se produjo a plena luz del día. ¿Se imaginan ustedes lo que hubiera sucedido si este corte se produce a las nueve de la noche?

Independientemente de las explicaciones racionadas que se nos quieran ofrecer desde Unelco Endesa, compañía que, por otra parte, está vendida a los italianos (¡qué sabrán en el país del spaguetti de las necesidades energéticas que tenemos aquí!) lo verdaderamente preocupante es que nuestro sistema eléctrico sigue siendo tan débil como un papelillo de fumar. A la mínima, o se queda sin poder suministrar la electricidad que precisamos o, directamente, se caen las torretas, como pasara hace casi cuatro años con la tormenta tropical Delta. En una isla en la que vivimos del turismo, la imagen que se ofreció fue la más patética porque, estando de acuerdo en que la naturaleza es imprevisible y, de repente, atina perfectamente con el punto de la red eléctrica en el que puede poner patas arriba todo ese entramado, no es la primera vez que nos sucede y eso que estamos pagando el servicio a un coste elevado, incluso con subidas importantes en la nueva facturación mensual.

Eso sí, ¿dónde se metieron ayer los ecologistas? Seguramente estarían comiendo a la luz de una vela y alguno maldiciendo el apagón por la pésima red que tenemos. Pero, no toda la culpa es de esos caballeretes que cada equis sábados salen a patear las calles capitalinas para oponerse a todo el progreso del que pudiera disfrutar Tenerife. También tienen en este apartado mucha responsabilidad los políticos, a esos a los que les pagamos un sueldo más que elevado y que tardan en tomar las decisiones por el miedo, precisamente, a esas manifestaciones del No a todo, así como una postura muy blandita a la hora de exigirle a las compañías daños y perjuicios. Ya vimos lo que sucedió cuando el Delta. Por muchos gestos que se hicieron desde el Gobierno de Canarias, lo cierto es que a los usuarios no se les rebajó ni un céntimo en la factura de la luz y para cobrar las indemnizaciones por la comida echada a perder hubo que hacer malabares.

En definitiva, con el episodio vivido el pasado jueves podemos inferir que vivimos en una isla en la que desde que caen cuatro gotas, hay que ponerse a temblar. O bien se inunda una calle recién abierta o nos quedamos sin luz y sin telefonía móvil durante varias horas. Luego, los (ir)responsables de Unelco Endesa no aciertan a explicar lo que ha pasado y se pierden, como casi siempre, en una maraña de datos y cifras para volver loco al personal. Eso sí, la facturita nos llega puntual y con algún euro de más. Mal rayo, nunca mejor dicho, nos parta.

 

A Álvarez no la quitan ni con agua hirviendo

20090327131340-1233676558712detalledn.jpg

La ministra más provocadora, inútil, zote e ineficaz del gabinete Zparo & Zpinocho corporation, Magdalena Álvarez, sigue haciendo de las suyas allá donde va. Ahora, con motivo de la campaña puesta en marcha por la Conferencia Episcopal en defensa de la protección de los niños para que no se produzcan los abortos masivos a los que ha dado luz verde la señora 'semeAídolaolla', no ha tenido mejor ocurrencia que soltar en la inauguración de unas obras de la autovía entre Madrid y Jaén que se han reservado ocho millones de euros para la preservación del lince porque, a su entender, "la Iglesia anda muy preocupada por la extinción de esta especie". Díganme ustedes, ¿es o no es para que cogiera la puerta y se largase, ya no sólo de Ministerio de Fomento, sino de este país? No es de extrañar que aún le dure el cachondeo a Manuel Chaves, que supo quitársela de la Junta de Andalucía para que la aguantasen en la Villa y Corte.

No voy a negar que, de cara a quienes escribimos opinión, la señora Álvarez es un filón. Desde el momento en que decide hablar, ya sea en una rueda de prensa, en el Congreso o en cualquier acto relacionado con su cartera, lo lógico es que la líe parda. No deja indiferente a nadie y no sólo por sus problemas para enlazar dos palabras seguidas, que ya es triste que un representante estatal tenga esos problemas de alumno de parvulitos, sino porque no sabe en muchas ocasiones de que habla. De traca fue aquella explicación en Radio Nacional de España sobre su viaje a Siberia. Ni ella misma sabía a lo que realmente iba, pero el caso es que ZP la certificó (seguramente sin necesidad de acuse de recibo) hacia la gélida estepa para que no importunase durante la doble campaña electoral vasco-gallega. Sin embargo, las bajas temperaturas de allí no han tenido un efecto duradero para congelar su malicia, revestida de torpeza (o al revés). Esta misma semana se plantó en el hemiciclo con la chulería propia de un matón de discoteca y le espetó a un diputado del Partido Popular que no presuma tanto del fallo judicial sobre el Prestige, que la decisión de la jueza de eximir de responsabilidades al anterior Gobierno de la nación no tiene nada que ver con la irresponsabilidad mostrada por el Ejecutivo de José María Aznar. Y la tipa se queda tan ancha, esperando únicamente a que sus compañeros de bancada y de las filas socialistas aplaudan la nueva patochada cocinada en el microondas de Fomento.

Dicen los gurús de la alta política que la señora Álvarez encabeza absolutamente todas las quinielas para coger cualquiera de las infraestructuras a medio inaugurar y mandarse a mudar lejos del Palacio de la Moncloa. Pero, quienes también conocen al presidente Zpinocho dudan de que sea capaz de quedarse sin uno de los bastiones que mejor asume las críticas y las embestidas de la oposición. Sólo los que muestran una descarada debilidad, caso del señor Bermejo, son despedidos fulminantemente. Nada tiene que ver que te trinquen, y nunca mejor dicho, en una cacería, sino que lo grave, según el critero ZP, es no tener cintura para manejarte con los zurriagazos que vienen de uno y otro lado. Miren ustedes a Rubalcaba, Solbes o De la Vega. A uno le sustraen droga de una comisaría de Sevilla, al otro no le cuadran las cuentas y a la otra la pillan votando fraudulentamente donde no le correspondía. ¿Y qué? Ahí siguen, porque tienen más conchas que un galápago y una cara de cemento armado que no hay quien se la tumbe. Por eso Álvarez seguirá pegada a su sillón mientras no muestre debilidad alguna. Y parece que tiene pilas para rato.

¡Chiquitos delincuentes!

20090327132226-1171544411-0.jpg

El otro día, viendo el informativo del mediodía de Antena 3, me quedé horrorizado de las auténticas barrabasadas que los alumnos de cualquier colegio e instituto de nuestra geografía eran capaces de cometer delante de los profesores. Bestialidades tales como hacer una pequeña hoguera dentro del aula, arrojar sillas y pupitres por la ventana, una pareja retozando en pleno suelo de la clase mientras la maestra trataba infructuosamente de impartir su lección. Vamos, que lo menos grave, ya puestos, era el de ese grupo de pseudoestudiantes que se dedicaban a tirar bolas de papel al docente. Todas estas agresiones, físicas y psicológicas, no las ha grabado, precisamente, ninguna autoridad policial o judicial, sino los propios alumnos con sus teléfonos móviles. Pero, me replicará acertadamente usted, si no pueden tener esos aparatos encendidos durante las horas lectivas. Sí, claro que no, pero ¿quién le pone el cascabel al gato? Teóricamente, lo más sencillo sería poner de patitas en la calle a esos niñatos que incumplen las órdenes más elementales, pero si ya ni los maestros pueden poner autoridad en ese aspecto tan nimio, menos aún podrán parar la cascada de agresiones a las que se ven sometidos a diario. Normal, por tanto, que se produzcan tantas bajas por depresión. Pocas me parecen viendo este percal.

La culpa, no obstante, radica también en algunos padres de familia, muy progresistas ellos, que permiten que sus vástagos se suban a las barbas de cualquier persona, independientemente de la edad o del nivel de autoridad que representen. El profesorado no está, por mucho que así lo piensen algunos, para enseñarle modales al alumno. Esa parte, el saber comportarse adecuadamente, no faltarle el respeto a los maestros, debe venir bien comida y masticada desde el hogar, nunca puede ser el colegio o el instituto una especie de kinder garden donde los docentes tengan que estar constantemente detrás del niño o de la adolescente para evitar que cometa cualquier fechoría. Pero, claro, como no se le educa al menor para que tenga un mínimo de respeto, llega al centro educativo como un animalito y, a las primeras de cambio, se vuelve contra quien sea, el bedel, un compañero y, ya puestos, contra el profesor, el jefe de estudios o el director del propio centro. Es más, tal y como está la ley, no hay adulto que pueda ponerle una mano encima o que trate de darle una colleja. Vamos, como eso suceda, el profesor lo lleva claro. No sólo se expone a un expediente de tomo y lomo, sino que esos padres que no se dedican a encauzar los modales de su monstruoso hijo se personarán en el colegio y pueden darle una paliza de padre y muy señor mío. No, no es ciencia ficción. Esto ya ha pasado y en demasiadas ocasiones, lamentablemente.

Por esta razón, no se ve con malos ojos la posibilidad de que a los maestros se les confiera un papel de autoridad dentro del centro. Es decir, dentro de unos límites razonables, poder manejar a aquellos estudiantes menos dóciles y expulsarlos de la clase o del centro si su actitud fuese contraria a lo que debe ser el desarrollo normal de la asignatura. Desde luego, algo que hay que hacer porque, desde fuera, pudiera verse como unas gamberradas más o menos graves, pero que no tendrán continuidad. Nada más lejos de la realidad. Estoy convencido de que esos mozalbetes que salían en esos vídeos caseros haciendo el cafre serán, el día de mañana, unos delincuentes a los que entonces ya no habrá quien los reforme para la sociedad. Se convertirán en carne de presidio, con entradas y salidas de la cárcel como quien entra y sale del supermercado.

Desmantelamiento de Titsa

20090330104615-titsa-bus.jpg

Una más de Titsa y ya van...no sé cuántas. El pasado viernes se dio vía libre en el Cabildo de Tenerife a un plan de remodelación que pretende acabar con el endeudamiento de la compañía de transporte terrestre e intentar que dentro de dos o tres años no genera más de un millón de euros de pérdidas. Sí, todo eso está muy bien, pero es de recibo que todo sea a costa de recortar líneas o frecuencias, que es lo que realmente se esconde detrás de ese pomposo documento. Aquí, y lo siento mucho en este caso por el presidente insular, Ricardo Melchior, al que creo que le están colando un gol por toda la escuadra, no se tiene en cuenta la opinión de los ciudadanos, de los usuarios diarios de Titsa, que ven como, progresivamente, los servicios que se ofertan disminuyen en cantidad y calidad. Las subidas se aprueban con una ligereza tremenda, muy por encima del IPC, y encima en tiempos de crisis, pero luego, a la hora de dotar de guaguas a zonas que así lo demandan por la lejanía y por tratarse de núcleos bastante alejados de la urbe (piensen ustedes en todos los caseríos de macizo de Anaga), se ponen trabas o, directamente, se deja a determinadas localidades, Chamorga, por ejemplo, sin transporte público los domingos y los festivos. Nada, a coger el coche o a gastarse un pastón en taxi.

Lo gracioso del caso es que desde las instituciones públicas se nos anima a que apostemos por la guagua porque equivale a que haya 50 coches menos rodando por nuestras calles. Muy bien, pero entonces, señores del Cabildo Insular, dénme medios, frecuencias, trayectos y precios para que pueda ver atractivo el transporte público. Lo que no puede ser es que los fines de semana, precisamente, se esté pensando seriamente en una reducción de las frecuencias y de las líneas. ¿Por qué? ¿Saben los follones que se están montando últimamente en la estación de San Benito para poder coger la guagua que va hasta La Punta del Hidalgo? Curiosamente, se quitó, con muy poca publicidad por parte de Titsa, la 105 los sábados, domingos y festivos. Es decir, ya no se puede ir de una tacada de Santa Cruz hasta la costa norte lagunera y viceversa. La conclusión era que el pasado sábado, a las 17 horas, había cerca de un centenar de pasajeros esperando en la estación de Aguere para tomar la línea 050 e ir hasta los núcleos de Bajamar y La Punta. Desde luego, no es de recibo, sobre todo porque la 105 estaba funcionando perfectamente y con una ocupación bastante evidente.

Pero, claro, a lo mejor el problema es otro. Tal vez haya que atacar por otra vía...la del tranvía. Claro, ahí está el quid de la cuestión. La propia Corporación insular tiene en su poder estos dos medios de transporte y ahora el juguete favorito es el convoy de colorines y sus paradas con andén central y, próximamente, con conexión con la línea 2. Oigan, que uno está satisfecho con este tren ligero porque, dentro de Santa Cruz y para ir a barrios relativamente distantes como Ofra viene muy bien (a excepción de los 35 céntimos de más que cuesta en relación con la guagua, siempre yendo, of course, con el bono), pero lo que se trata es de tener una complementariedad, un ramillete de ofertas de movilidad lo más amplia posible, no que, a consecuencia de la entrada en funcionamiento del tranvía, los sufridos pasajeros nos tiremos más tiempo del debido aguardando en las marquesinas. Por eso, no es de extrañar que quienes hayan estado en Madrid sientan cierta envidia de lo bien que allí funciona los medios de locomoción públicos y, de paso, a un precio mucho más razonable que la que existe en la isla. Y vamos a ver cuántas líneas de Titsa se cepillan cuando entren en funcionamiento los trenes del Norte y del Sur. Miedo me da, sin duda. Eso sí, me apunta mi amigo Máximo Medina, ¿qué ocurrió el pasado jueves con el apagón? ¿cuál fue la empresa que tuvo que solventar el parón forzoso del tranvía? Buen tema para reflexionar.

Oltra y la coherencia

20090331113536-090202-oltra-1-.jpg

El entrenador del CD Tenerife, José Luis Oltra, demostró el pasado domingo, tras el partido frente al Córdoba (2-0), que no sólo tiene sapiencia futbolística, sino también una coherencia digna de encomio. Lo fácil, lo sencillo hubiera sido salir a la rueda de prensa con el orgullo por bandera, con la euforia de ocupar, después de muchos años, una posición tan envidiable en la tabla clasificatoria a estas alturas de campeonato, a doce jornadas para la conclusión de la temporada. Pero no, el preparador levantino optó por un discurso que hay que elogiar, el de la prudencia, el de no creerse los reyes del mambo. Sí, está muy bien lo de ser líderes para las tertulias del lunes en la cafetería viendo los diferentes rotativos, matarse de gusto observando una y otra vez el teletexto donde se ve al CD Tenerife en lo alto de la tabla, pero la euforia no puede pasar de ahí. No se ha hecho nada, como bien dice Oltra, porque lo verdaderamente importante viene a partir de ahora (Rayo Vallecano, Real Sociedad, Zaragoza y Hércules, todos estos fuera del Heliodoro, amén del Xerez y Castellón en casa y, por supuesto, el siempre impredecible derbi ante la UD Las Palmas).

De hecho, las palabras del técnico blanquiazul son avaladas y reafirmadas por un ex entrenador de los tinerfeños, Pepe Mel, a la sazón inquilino del banquillo vallecano, próximo rival de los isleños. Señalaba el pasado domingo el preparador madrileño a los micrófonos de la Cadena Cope, en conversación también con el míster tinerfeñista, que la Segunda División sólo tiene dos objetivos, o la permanencia o el ascenso, de resto no queda más por celebrar. En el caso del Rayo Vallecano, convenía que el reto inicial era la permanencia pero, que una vez lograda, ahora había que seguir sumando puntos para alcanzar la nueva meta, la del salto a la Primera, que es lo que lleva persiguiendo el Tenerife desde hace muchos años y que parece que esta vez es factible consumar, aunque la lucha, qué duda cabe, va a ser espectacular, sobre todo por la presencia de dos históricos y grandes como la Real Sociedad y el Zaragoza que, pese a no estar en puestos de ascenso, prácticamente los tienen a tiro de piedra (y quedan 36 puntos en litigio, no lo olvidemos).

La categoría de plata es, a juicio de todos los expertos, una categoría donde ya no es tan sencillo escapar como antaño, tengas los apellidos que tengas. En las últimas campañas hemos observado como han caído a la misma formaciones de la talla del Atlético de Madrid, Sevilla, Betis, Celta, Real Sociedad o Zaragoza. Salvo alguna excepción, muchas de éstas han tenido que invertir más de un año para poder salir del infierno. Ahí tienen los ejemplos de otros clubes, ahora en Primera, que también han pasado las de Caín para salir de Segunda, Osasuna o Valladolid. De hecho, se corría el peligro de quedarse perpetuado en la misma o, peor aún, irse al pozo de la Segunda B. Oviedo y Cádiz son buenos ejemplos, sobre todo en el caso del primero, que acabó cayendo al abismo de Tercera. Es una división donde hay una pléyade de equipos sin presupuesto y sin plantilla para las grandes empresas deportivas, léase el ascenso, pero que se agarran como lapas a la permanencia. Eíbar o en su momento el Leganés fueron exponentes de ese espíritu de supervivencia, con más de una década agarrados al clavo ardiendo de la salvación. 

Por eso, resulta vital que el Tenerife prosiga en la misma línea de humildad y de no creerse nada. Posiblemente, el primer y único momento de 'soberbia' futbolístico lo tuvo hace algunas semanas frente al Alicante, cuando yendo 0-2 empezó a recrearse y gustarse en exceso. Cuando quiso darse cuenta del error, habían volado dos puntos y, de milagro, no perdió el que finalmente consiguió traerse de vuelta a la isla. Y es que eso es la Segunda División, seis o siete equipos que tienen posibilidades reales de luchar por el ascenso, algún invitado inesperado, caso del Rayo Vallecano, que por plantilla y presupuesto luchaba por metas más modestas y el resto, una legión de 10/12 conjuntos que sólo optan a evitar el descenso y que, según va finalizando la temporada, son capaces de darle un disgusto al más pintado. De ahí que Oltra, con buen criterio, mantenga la cabeza fría.

 

 

 



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris