Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Mayo de 2010.

¿Dónde están los sindicatos?

20100501005716-diaz-ferran-mendez-toxo.jpg

¿Dónde celebrarán los sindicatos el 1 de mayo, Día del Trabajo (o del paro)? ¿Se irán en manifestación frente al Palacio de la Moncloa o, por el contrario, se desplazarán ante la Audiencia Nacional o el Tribunal Supremo para apoyar al juez Garzón y velar por su empleo en la carrera judicial? Mucho me temo, claramente, que será más lo segundo que lo primero. Es más, puedo constatar que ninguna de las dos subvencionadas y adocenadas plataformas sindicales de mayor relevancia en España, UGT y CCOO, tendrá por norma criticar lo más mínimo al Gobierno de Zapatero. Los casi 5 millones de desempleados que hay, siempre según datos oficiales y cocinados convenientemente para que no trascienda la verdadera cantidad, que sobrepasa esos cinco, no merecen ni la más mínima atención por parte de los Méndez y Toxo, sino que ellos, sin disimulo alguno, lo centran todo en una mera cuestión de mala gestión autonómica; eso sí, siempre y cuando sea una comunidad no gobernada por el PSOE, que si no las perritas gubernamentales corren peligro.

 

Realmente, con cuestiones de este calado, uno piensa si ya ha llegado la hora de que acabemos con determinados sindicatos. Estas dos asociaciones no sólo han demostrado que son inútiles de naturaleza, sino que además parecen haberse aliado con ZParo y el impresentable de Gerardo Díaz Ferrán, a la sazón aún presidente de los empresarios, para mirar hacia otro lado cada vez que se destruyen diariamente miles de empleos o que las empresas del líder de la CEOE resulten más turbias que una convención del hampa. Vamos, que hasta gente como el Dioni, aquel del ojo con estrabismo, pero con mejor vista que Federópticos a la hora de levantarse en peso los millones de una empresa de seguridad, serían más fiables a la hora de crear riqueza o, cuando menos, de evitar que siga aumentando la lista del paro.

 

Aquí, desgraciadamente, la situación no tiene visos de arreglarse hasta que, no sólo ya que cambie el signo político de este país, sino que en UGT y CCOO, los afiliados a esas centrales, en un ejercicio de democracia interna, le den el finiquito a sus secretarios generales y empiecen a tener unos representantes en condiciones, que sepan hacer acción sindical en condiciones, que se quiten de encima el velo del sesgo político porque, ha quedado fehacientemente constatado, con la derecha de Aznar, los trabajadores disfrutaron de una mayor protección (aunque el decretazo sí que hubiese sido una metedura de pata, aunque finalmente y sabiamente corregida), cosa que con el PSOE sucede todo lo contrario, el partido que más apuesta por las políticas sociales es el que, curiosamente, menos protege a los empleados, con la pornográfica connivencia de unos sindicatos que sólo velan por un empleo…el de Garzón.

¿Redes sociales politizadas?

20100502000257-0000000.jpg

¿Es Facebook la nueva forma escogida por los políticos para hacer llegar sus mensajes a la ciudadanía? A tenor del interés de determinados líderes nacionales y locales, se me ocurren por ejemplo los casos de Esteban González Pons y Ángel Llanos, por el PP, y Claudina Morales, por CC, está claro que parece que se ha descubierto una nueva vía por la que se puede convencer más sutilmente a los votantes para que se decanten por una u otra opción, pero, sinceramente, tengo mis reparos sobre los verdaderos réditos que puede propiciar esta manera de mitinear indirectamente a los internautas.

 

Cierto es, qué duda cabe, que cuando alguien nos pide que le agreguemos como amigo, nosotros tenemos la última palabra, la posibilidad de llevar el ratón a la pestaña de Aceptar o de Ignorar, lo cual quiere decir que los no sé cuántos miles de amigos que tienen estos y otros políticos de la geografía española no los han conseguido agregando indiscriminadamente, sino que muchos habrán o habremos sido los que hayamos dado vía libre para que se integren en nuestro club de amistades virtuales.

 

De todas maneras, por si alguno de estos representantes de la cosa política no se ha percatado aún, este método de aproximarse a las personas de la calle cuenta con un pequeño peligro, que es la posibilidad de la suplantación. Determinadas redes sociales, Facebook es una de ellas, no cuenta con los filtros suficientes como para discernir entre si yo, por ejemplo, soy Juan Antonio Alonso Velarde, o Perico el de Los Palotes. Cualquiera puede crearse un perfil con el nombre y fotos de José Luis Rodríguez Zapatero, pero no necesariamente tiene porque ser él, puede ser un graciosote que, si se curra mucho la broma, podría hasta hacerse pasar por unos instantes por el mismísimo presidente del Gobierno. De hecho, es muy conocido el caso del fulano que se hace pasar por Florentino Pérez, el dirigente del Real Madrid o Javier Clemente, el hoy entrenador del Real Valladolid.

 

Por eso, como diría mi siempre correcto y acertado amigo Máximo Medina, cuando poner tus datos en la red de redes, el riesgo de que te salgan clones, los modifiquen o acabes fichado por la mismísima CIA por tener un sospechoso parecido con Bin Laden es algo que uno debe asumir y replantearse antes de meterse de lleno con el fin, digo yo, de captar votos. Muchas veces sucede que las supuestas simpatías de las que alardean estos políticos se suelen transformar en las plataformas antifulano o antimengano. Además, a fin de cuentas, las redes sociales son para hallar amigos, no para que te den la lata con soflamas partidistas durante cuatro años.

Permanencia no apta para cardiacos

20100503000617-justo-villar.jpg

El descenso, amén de la lucha por el título liguero, va a ser el principal protagonista en lo que queda de campeonato. Tres jornadas intensas que se jugarán en dos semanas, a mediados de esta, el próximo fin de semana y el sábado/domingo 15/16. Nadie, siquiera el Xerez, puede aseverar que ya ha perdido la categoría, si bien los de Gorosito no sólo precisan ganar sus tres partidos, sino que además tienen que esperar los tropiezos de Valladolid, Tenerife y Málaga, demasiadas carambolas como para que se dé la combinación, pero cosas más raras se han dado y los jerezanos ya han dado muestras de que quieren despedirse de la Primera División con la cabeza bien alta. Es más, de haber llegado este técnico un mes antes, posiblemente los azulones hubiesen sido un candidato más solvente para mantenerse en la élite.

 

El verdadero embrollo, el lío mayoritario va a estar entre el Valladolid, Tenerife, Málaga, Racing, Almería, Sporting y Zaragoza. Cualquiera de ellos está a un paso de quedarse en la máxima categoría, pero también un fallo puede resultar mortal de necesidad, en especial en el caso de los vallisoletanos, que se han quedado ligeramente descolgados de la puntuación que ahora mismo marca la salvación, 35. Los de Clemente, con 33, tienen como objetivo perentorio llegar a los 39, sumando los tres puntos del Vicente Calderón y la finalísima en casa contra el Racing de Santander. La última jornada, salvo que el Barcelona hubiese solventado la Liga, visita el Nou Camp, a priori, una cita donde se da por hecha la derrota.

 

Y el once azulgrana es el próximo compromiso del CD Tenerife. Con 35 puntos, los de Oltra asumen como puntos asumibles los de Almería, en casa y los de Valencia, que ya está clasificado como tercero para la Liga de Campeones y, por tanto, no se juega nada en la última jornada. Cierto es que existen ciertos vínculos históricos entre blanquiazules y barcelonistas, pero ahora mismo los catalanes no están para revisiones, máxime tras tener como único título ganable la competición doméstica. En definitiva, hablaríamos de un Tenerife con 41 puntos.

 

El Málaga, por ejemplo, es quien afronta el calendario más complejo. Tiene dos partidos fuera de casa ante formaciones que se juegan su presencia en Europa contra el Athletic de Bilbao y Getafe y, en su única cita en casa, termina jugando ante el Real Madrid, que aún podría estar luchando por la Liga. Haciendo cuentas, los malacitanos podrían no sumar un solo punto en lo que queda de torneo.

 

El Racing de Santander, con 36 puntos, tiene dos encuentros muy delicados. Primero en casa contra el Sevilla, que está pugnando con el Mallorca y el Bilbao por la cuarta plaza de la Champions y el Valladolid, que se juega la permanencia. A priori, el cierre de jornada contra el Sporting de Gijón podría depararle la permanencia. Al menos, eso sí, debería de sumar entre 4 y 5 puntos para poder llegar a 41.

 

El Real Zaragoza, con 37 puntos, dio un salto de calidad tras vencer en Riazor. Ahora recibe en La Romadera a un virtualmente salvado Español, luego se desplaza a Chapín, donde igual el Xerez puede haberse quedado sin opciones y finaliza ante su afición contra un Villarreal que tal vez tampoco cuente con posibilidades para jugar en Europa. Casi, casi que los aragoneses pueden moverse en una horquilla de 43 a 46 créditos, suficientes para la salvación.

 

Y, aunque Almería y Sporting viven tranquilamente con 38 puntos, tampoco pueden certificar aún la permanencia. Los almerienses, de hecho, se miden a Villarreal, que apurará sus escuálidas opciones continentales, viaja a Tenerife y, mucho cuidado, termina recibiendo a un Sevilla que puede pugnar por la Liga de Campeones. El pronóstico es que no va a tener fácil, siquiera, para rascar tres puntos. Los gijoneses, por su parte, cuentan con los tres puntos ante el Atlético de Madrid, y luego tendrían que intentar arrancar un empate, al menos, contra el Getafe. En la última jornada visitan al vecino Racing de Santander. Como verán, más emoción es imposible y, en conclusión, veo yéndose al piso a vallisoletanos y malacitanos, amén del Xerez. Pero esto es fútbol y la lógica suele estar reñida con este deporte.

Defensa del funcionariado

20100504000853-funcionario.png

Luis Pérez Aguado, profesor e historiador en el Archipiélago canario, ha colgado en el portal Telde Actualidad, un artículo muy interesante sobre la visión genérica que la sociedad tiene respecto a los funcionarios, máxime en estos tiempos de crisis, donde el paro en el sector privado, al menos en las Islas, ya llega a cotas cercanas al 30% y en el Estado, cocina incluida, alcanzamos la media del 20%, todo un récord negativo en esta España de ZP, donde no da una a derechas (ni a izquierdas) ni al revés. Pero bueno, no es el jefe del Ejecutivo español el motivo de mi perorata diaria, sino la temática propuesta por este erudito a la hora de hablar de la clase funcionarial y, no me cabe la menor duda, tiene más razón que un santo a la hora de defender a este colectivo, al que se le echa las culpas de una situación que, en realidad, han generado otros, los malos políticos.

 

Y es que, siguiendo el razonamiento de Pérez Aguado, es verdad que somos muchos los que, intuitivamente, tendemos a pensar que la culpa de que la crisis no se resuelva se debe a que la Administración está saturada en materia de personal, que es un ejército de millones de funcionarios que lo cobra muy bien y que no tiene que pegar excesivo golpe. Pero la realidad, mis queridos amigos, no es tan sencilla como pudiera creerse. Es más, ese argumento que todos esgrimimos a la hora de quejarnos del overbooking de personal en los ayuntamientos, autonomías y a nivel estatal es el que han sabido colocar determinados políticos para que el resto no pensamos en los abultadísimos sueldos que se embolsan a fin de mes o los supuestos pelotazos que pegan, aunque luego a más de uno el castillo de tierra se le volatiliza con más rapidez que la arena de Las Teresitas (a buen entendedor…).

 

Lo cierto es que se me ocurren muchos ejemplos de la mala gestión del dinero público que nada tiene que ver con, eso sí que puedo reconocerlo, la inflada cifra de empleados públicos que hay en la Administración. Casos como la Montaña de Tebeto o Tindaya que a los ciudadanos que vivimos en Canarias nos va a costar un pico y parte del otro, las corruptelas de una aún más corrompida clase política en Lanzarote, los famosos fondos desaparecidos del ya extinto ICFEM, el caso Aeromédica o las presuntas irregularidades que se están investigando en La Gomera suponen un pastizal mayor que pagar a toda la tropa de funcionarios del Archipiélago, aunque claro, como relata el profesor Pérez Aguado, lo fácil es estigmatizar al empleado público, a hacerle responsable de una situación de la que, salvo excepciones, no tiene ni arte ni parte.

 

Además, hay que reconocer que quienes trabajan en cualquier corporación, por regla general, han tenido que afrontar un duro proceso selectivo, con meses y, en muchos casos, años de estudio para poder obtener una plaza. Sí, resulta casi pornográfico tal y como se dan las cosas hoy en día que alguien pueda presumir de tener un salario asegurado, pero también es verdad que los puestos no se regalan así como así y que, en todo caso, debía ser el político de turno el que decidiese racionalizar el capítulo I de gastos, el dedicado a personal. Pero no, eso no lo hacen porque, de otra manera, no podrían ocultar frente a la sociedad los megasueldos que cobran, algunos totalmente prohibitivos. Es más, el simple hecho de acudir a plenos y comisiones del Parlamento de Canarias, aun renunciando a percibir su nómina mensual, supone mucho más que cualquiera de los sueldos de muchos funcionarios.

 

Por eso, aún asumiendo que hace falta adelgazar parte del cuerpo funcionarial (o al menos empezar a redistribuirlo adecuadamente), tampoco podemos estigmatizar a un trabajador que está plenamente cualificado, que ha pasado por un proceso selectivo muy exigente y que aquí, como ratifica el propio Pérez Aguado, hubo años donde nadie quería coger los libros para estudiar porque era más sencillo meterse bajo las ubres del turismo o, generalizando, del sector servicios y sacar sólo en propinas un auténtico dineral. Ahora, con la crisis, el puesto de empleado público es envidiado e incluso criticado por sus prebendas, pero las únicas ventajas son las de cobrar una cantidad segura a fin de mes a cambio de un trabajo y que éste, en teoría, dura de por vida. Sin embargo se desconoce que si el funcionario deja de trabajar, puede acabar separado del servicio o, dicho en plata, en la p…calle y sin derecho a volver a trabajar en el ámbito público.

Cifras del paro que no cuadran

20100505002738-employmentsmall.jpg

No me salen las cuentas. Según nos vende propagandísticamente el Gobierno de España, el paro ha bajado en más de 24.000 personas, pero, casualidades de la vida, en las Islas Canarias la cifra de desempleados se ha incrementado en más de 4.000. ¿Ustedes entienden algo? Yo, desde luego, qué quieren que les diga, a bote pronto no comprendo nada, salvo que en el Archipiélago haya habido una especie de aislamiento respecto del conjunto del Estado en materia de creación de puestos de trabajo. Bueno, la verdad es que no sólo es Canarias la región que se ve afectada por la subida localizada del paro, el problema también le afecta en gran medida a la Comunidad Valenciana, que suma más de 3.000 nuevas personas sin curro. Curiosamente, las grandes beneficiadas de esta caída en la cifra de gente sin ocupación son Andalucía, Cataluña y Baleares que, curiosamente, son tres territorios gobernados por el PSOE, bendita casualidad y causalidad, ¿verdad?

 

Sinceramente, antes de que nadie me acuse de crear sospecha sobre la limpieza de estos datos, lo digo yo. No hace falta que lo pienses, es de pura lógica, estamos hablando de unas cantidades que no se corresponden a la realidad, que vienen manipuladas de serie y, máxime, después del affaire de la Encuesta de Población Activa. Curiosamente, el 1 de mayo, Día del Trabajador, cuando nunca se había hecho así, el ministro del ramo, Celestino Corbacho, decide filtrar a la agencia EFE unas cifras sobre el paro en abril para, precisamente, contrarrestar el efecto negativo de la EPA. Pero, sinceramente, no cuela, nadie puede creerse a pies juntillas estos números.

 

Y no es que uno pueda tenerle inquina o no a este Ejecutivo, pero lo cierto es que les insto a que comparen cualquier serie histórica sobre la evolución del desempleo en España y no verán, ni por asomo, que cuando se produce una bajada del paro haya comunidades que, repentinamente, sufren un aumento tan masivo de la cifra de ciudadanos sin trabajo. Si ahora esa cantidad ha descendido en algo más de 24.000 en términos nacionales, no me cuadra que Canarias supere los 4.000, no tienen lógica alguna, sobre todo cuando todo parece indicar que se debe esa creación de empleo al sector servicios y a la construcción. Lo que pasa, queridos lectores, es que en el Archipiélago canario, como en la Comunidad Valenciana, no gobierna el PSOE y entonces siempre se intenta responsabilizar a los agentes locales del fracaso por la destrucción de empleo. Además, sinceramente, después de la fallida triquiñuela de los datos de la EPA, cualquiera se fía de la cocina de Moncloa, que tiene más trucos y trampas que la que tenía Ferrán Adriá en El Bulli.

Inda y su exacerbado madridismo

20100506000248-inda.jpgEl diario deportivo por excelencia de España, Marca, ha entrado en una deriva forofista que me resulta sumamente peligrosa. El rotativo que ahora dirige Eduardo Inda se ha convertido en el boletín oficial de referencia del Real Madrid, algo que tampoco extraña, pero sí que ha sorprendido que en los últimos meses ha dado un giro hacia el radicalismo más exacerbado, realizando portadas antibarcelonistas, alegrándose de la eliminación de los de Guardiola en la Liga de Campeones o intentando imponer a Florentino Pérez el fichaje de Mourinho, un entrenador cicatero, tacaño ofensivo y que parece que, pese a atesorar una UEFA y una Copa de Europa como preparador del Oporto, parece que el mérito principal para llegar al Bernabéu es haber apeado a los blaugrana de la máxima competición continental.

Por supuesto, habrá quien anteponga a mi razonamiento que el Sport o el Mundo Deportivo, dentro de la esfera catalana, también han sido, son y serán muy pro Barcelona y tampoco han rehuido hacer portadas en contra de los merengues cada vez que han fracasado más allá de los Pirineos (algo muy frecuente en los últimos siete años, incluso a veces con ridículos locales ante segundas como el Valladolid o segundas b como el Real Unión o Alcorcón). Sin embargo, considero yo, ese es el argumento de alguien con estrechez de miras, de mentalidad muy débil y que sufre un complejo de inferioridad tremendo. Los ataques de la prensa deportiva catalana nunca fueron respondidos con esa vileza por parte de Marca, que siempre mostró un comportamiento caballeroso con el Barcelona al que, le duela o no a Carod Rovira y sus mariachis independentistas, siempre lo estimó como un equipo español, con todas las letras.

Por eso, tengo que reconocer mi disgusto por la deriva que ha tomado el Marca, que Eduardo Inda ha olvidado su labor de informador para convertirse en el expedidor único y oficial de las credenciales de madridismo. De repente, este director pide, reclama y exige, por ejemplo, que se carguen a todo un experto de los banquillos como Pellegrini, que ha sido capaz, le guste o no a los popes que pretenden mover los hilos en la esquina de Concha Espina, de hacer unos números de escándalo, los mejores en la historia del Real Madrid y que, aún, puede llevarse el nada despreciable botín de la Liga.

La verdad es que Inda ha defraudado a un gran número de lectores del Marca porque, en el colmo de los despropósitos e incluso, apuntaría yo, de una enajenación mental transitoria, llegó a arremeter contra Ramón Calderón, el ex presidente madridista, un personaje más turbio que una ciénaga, por conseguir (quizá fue de sus pocos aciertos) que la final de la Liga de Campeones se jugase en el Santiago Bernabéu. Eso sí, lo gracioso de la crítica estuvo en que se hizo una vez que el Madrid quedó apeado del torneo y de que el Barcelona estuviese a dos pasos de haberse metido en la finalísima. Durante el verano, ahí están las portadas y demás loas y halagos, todo eran grandes titulares sobre esa segura final que jugaría el Madrid con su pléyade de estrellas, pero cuando las cosas se torcieron, en vez de hacer más autocrítica a un modelo quizá demasiado imperialista, se optó por la táctica del contraataque o por celebrar los fracasos ajenos.

Carrefour desembolsa su déficit

20100507002455-carrefour.jpg

La conciencia ecológica toca a su fin, al menos en lo que se refiere al cobro de las bolsas biodegradables por parte de Carrefour. Apenas siete meses después de imponer la tasa plástica (por lo de las bolsas de plástico) aduciendo motivos medioambientales, las mentes andantes y pensantes del gran hipermercado galo han visto con temor, horror y pavor que, al margen de que ha habido un descenso importante en las ventas, la idea de facturar a los clientes por cada envase para llevarse a casa los productos se ha tornado un auténtico fracaso. Es más, prácticamente nadie en España secundó su idea, a excepción de supermercados locales, como Alteza, en Canarias, o el gran centro de los descuentos megaduros, el germano Lidl. Fíjense que ni Alcampo se planteó el cobro de las bolsas normales, las de todo la vida, aunque hay que reconocer, eso sí, que en Europa o en Estados Unidos nos ganan en conciencia ecológica, pero nunca haciendo pasar forzosamente a los consumidores por la vía de la recaudación extraordinaria.
 
Evidentemente, como supuesto ideólogo del invento bolsístico, Carrefour se muestra orgulloso se la medida adoptada y afirma sin ningún género de dudas que la medida ha sido todo un éxito, algo que, efectivamente, no concuerda con esta decisión de volver a regalar las bolsas biodegradables. Si algo funciona, reza el aserto, no lo cambies ni lo modifiques. Está claro que la multinacional francesa observó que la bajada de clientes ha sido más que perceptible y, por tanto, algo había que hacer para recuperar la confianza de unos consumidores que no estaban de acuerdo en que el ecologismo tuvieran que pagarlo de su propio bolsillo.
 
Por supuesto, insisto en la idea, tenemos que ser conscientes de que tampoco debemos llevarnos fajos de bolsas a nuestra casa como si no costara. Tenemos que racionalizar su uso y, si es posible, llevarnos de nuestros propios hogares esos envases ecológicos en los que, además, dicho sea de paso, caben un mazo de productos y son más cómodas con las biodegradables, pero lo que no era tampoco de recibo era esa especie de talibanismo medioambiental por el que había apostado Carrefour, que incluso llegó a poner ex profeso a una persona para que, justo a la entrada del recinto comercial, vigilase que nadie se llevase para otros fines esas bolsas de plástico que sirven para precintar bolsos o productos que no pertenecen al hipermercado y que pudieran generar problemas al cliente a la salida a la hora de saber si eran o no de su propiedad.
 
Es más, les cuento como anécdota que en el Carrefour Meridiano, en Santa Cruz de Tenerife, hemos visto como un empleada de Eulen tenía como encomienda principal chequear que nadie tocase esas bolsas de precinto, a no ser que fuese para meter esos elementos a los que antes hacía mención. Lamentándolo mucho por esa señora o señorita, me da que su puesto de trabajo, caso de ser esa su única función, ha quedado más que amortizado, lo cual tampoco es nada ecológico porque ahora tendrá que tramitar un montón de papeles en el INEM, y ya sabemos que a más folios, más bosques talados, valga la ironía…medioambiental.

Rajoy se pasa de frenada

20100508004447-0rajoy.jpg

El presidente del Partido Popular, Mariano Rajoy Brey, se ha pasado de frenada (incluso se ha saltado un ceda al paso con pinta de Stop) al declarar firmemente en una entrevista realizada en Onda Cero que el actual jefe del Ejecutivo valenciano, Francisco Camps, volverá a ser candidato a la Generalitat  independientemente de lo que diga la Justicia en relación al manido asunto de los trajes. En verdad, digo yo, si sólo estuviéramos hablando de unas simples prendas, para el choriceo que hay por estos y aquellos lares de nuestra España, no me preocuparían en exceso las afirmaciones del líder de los populares nacionales. Sin embargo, una vez más, considero que Rajoy se ha excedido en sus palabras, dejando bien a las claras que la moderación no es lo suyo. O bien permanece en un angustioso silencio o, por el contrario, se le desata la sin hueso como si no costara.

 

El mandatario del PP, para la buena marcha de las cosas, lo que tendría que hacer es esperar al fallo del Tribunal Supremo, que tendrá lugar el próximo 12 de mayo. Una vez haya sentencia firme, entonces se podrá hacer un juicio de valor con mayor precisión, pero adelantarse a una supuesta decisión del alto tribunal es, cuando menos, un riesgo innecesario y la posibilidad, caso de que al final los magistrados hallen indicios evidentes de culpabilidad por parte de Camps, de que al final parte de la porquería en la que pudiera estar involucrado el presidente de la Comunidad Valenciana acabe manchando a todo el Partido Popular. Bravuconadas, si uno realmente fuese consciente de lo que se está jugando, las justas, pero no parece ser esa la moneda de uso común de los dirigentes peperos, al menos de los que ahora mismo están situados en la cúpula nacional.

 

A mí, me da la sensación de que al presidente del PP, cada vez que tiene una semana donde considera que ha hecho un bien a la patria, como reunirse con Zapatero y después con Montilla, sufre una especie de enajenación mental transitoria con visos de creerse ya jefe del Ejecutivo español. Normalmente, porque esto ya ha sucedido en otras ocasiones, los efectos suelen pasarse a los pocos días, especialmente cuando vea como el propio ZP, sin ir más lejos, acabará convirtiendo todo lo hablado, pactado y acordado en esa entrevista en el Palacio de la Moncloa en papel mojado. Ese es el gran problema de Rajoy, que aún no se ha dado cuenta de que el rol de opositor no se ejerce a tiempo parcial, sino que debe ser una constante. En esto, el actual dirigente popular se parece mucho a Fraga, que también era engañado continuamente por el entonces presidente del Gobierno, Felipe González, cada vez que mantenían un encuentro en la sede monclovita. Curiosamente, ambos son gallegos y ambos, también, consiguieron que el PP no fuese una oposición sólida ante unos Ejecutivos socialistas que, visto lo visto, fueron acrecentando su cuota de poder hasta perder toda óptica con la realidad.

Más trinque para los futbolistas

20100509000131-boleto1x2explicativo.jpg

El Consejo de Ministros del Gobierno español se ha vuelto literalmente majareta. No sé si producto de una insolación o de una intoxicación etílica, lo cierto es que se ha aprobado o modificado, mejor dicho, un decreto por el que ahora, fíjense y pásmense ustedes, parte de la recaudación de la quiniela de fútbol irá a parar a los propios deportistas. Alguien podría pensar, bienintencionadamente, que ese dinero se destinaría a las categorías menos pudientes, esas de Segunda B y Tercera, donde malviven muchos futbolistas, los que pueden claro, porque en cuando la cosa se pone negra, se cierra el chiringuito y a otra cosa.

 

Realmente, mis queridos lectores, qué quieren que les cuente, que me parece una auténtica tomadura de pelo porque los jugadores ya cobran un pastizal a lo largo de la campaña como para ahora querer también trincar de la teta quinieslística. Y, al tiempo, ya verán como cara a la siguiente temporada nos suben la apuesta o la cuantía de los premios es menor, aunque se hayan apresurado los próceres ministeriales en desvincular esta partida con un retroceso en la cuantía del monto a repartir. Eso, sinceramente, está por ver.

 

Pero miren, lejos incluso de pretender quejarme por una hipotética disminución de los euros que pueden ganar los apostantes, mi indignación va más allá. Va, concretamente, destinada a ese colectivo de megacracks que ahora, supongo que a petición de ellos mismos, quieren darle un mordisco a esa fuente de ingresos. El argumento que alegan para acceder a esta nimia ayuda para ellos (generosa para quienes actuamos como público) se centra en que son parte del juego, que se está utilizando en cierta medida su imagen y que, por tanto, tienen que llevarse un porcentaje. Eso sí, no piensan igual cuando, por ejemplo, hacen el ridículo más espantoso y son eliminados por medianías continentales o locales. Entonces no. Ahí, lo que toca, es que los aficionados deberán arrimar más el hombro para apoyar al club, aunque se hayan estallado una media de 300 euros para ver a su escuadra en cuatro partidos europeos mal contados.

 

Lo cierto es que esto de los juegos deportivos de apuestas y los equipos empieza a tener una vertiente peligrosa, incluso a la hora de garantizar que determinados encuentros no estén contaminados o amañados de antemano. La pasada semana, por ejemplo, era vox populi que Sevilla y Atlético de Madrid tenían decidido el resultado antes, incluso, de que el colegiado decretase su inicio. El Organismo Nacional de Loterías y Apuestas del Estado, ONLAE, optó por poner ese choque como pleno al 15, pero en las casas de apuestas on line se pagaba una segura victoria del Sevilla a 1,33 euros por euro apostado, de tal suerte que arriesgando 100 euros, se obtenían 33 de rédito, así que multipliquen por 1.000 o por 10.000 (que hay gente especialista en estos campos y se llevan auténticas fortunas).

 

Lo peor de todo es que ya son varias las casas de apuestas que patrocinan a los equipos y, en cierta medida, no es ilícito pensar que pudiera haber acuerdos previos para que determinadas personas se enriquecieran en cuestión de hora y media. Por eso, con el dinero que ya obtienen de las casas de apuestas, amén de los pedazos de sueldo, ahora sólo faltaba que también le den un bocado al dinero de los quinielistas, aunque parece inevitable que así sea, gracias entre otras cosas a un Consejo de Ministros cada vez más alejado de la realidad.

Liga española, más emoción, imposible

20100510005505-xerez.jpg

La Liga española de Primera División se ha puesto más al rojo vivo que nunca. Todo, absolutamente todo, a excepción de la tercera plaza, que es propiedad del Valencia, se jugará en una última jornada que promete ser de auténtico infarto. Sí, será todo el topicazo que uno quiera, pero lo cierto es que la tarde-noche del sábado (que será cuando probablemente se juegue el grueso de la trigésimo octava fecha del campeonato por mor de la final del miércoles de la Copa del Rey) va a ser la de los transistores, la de los bares (aquellos que económicamente puedan permitírselo) con tres y cuatro televisores encendidos a la vez y la de unos aficionados que, en el caso de blaugranas y merengues, celebrarán y penarán, o a la inversa, por un título liguero; mallorquines y sevillistas por la cuarta plaza de la Champions; Villarreal y Getafe por el puesto vacante en la Liga Europa y, cómo no, el gran drama, el del descenso, con cinco equipos para tres plazas, el Xerez, que debe ganar y esperar las derrotas de Málaga, Tenerife y Valladolid, estos tres equipos y el Racing de Santander.

 

Yendo por partes, lo más sencillo se resuelve en lo tocante al entorchado liguero. Si el Barcelona saca el mismo resultado que el Madrid, el campeonato se marcha para Canaletas. Si los de Guardiola empataran o perdieran en su casa con el Valladolid, extremo éste casi imposible, los madridistas tendrían su ocasión de oro para alzarse con el torneo regular, siempre y cuando vencieran a los malacitanos. Cualquier resultado que no sea un triunfo para los de Pellegrini, implica que el líder y campeón será el Barça.

 

Para la cuarta plaza de la Liga de Campeones, sinceramente, tampoco es necesario sacar la calculadora. De vencer el Sevilla, éste es el que logra su clasificación para la máxima competición continental. Un empate o una derrota en Almería de los de Álvarez facultaría al Mallorca para, en caso de vencer al Español, meterse entre los cuatro primeros y dejar a los hispalenses con la miel en los labios. En principio, almerienses y catalanes no se juegan nada, pero es evidente que los dos equipos han demostrado en las últimas jornadas que, pese a tener cumplido el reto de la permanencia, no han regalado puntos.

 

La Liga Europea, al margen de que en ella se meterán por derecho propio Sevilla y Mallorca, tiene su lucha final con duelos Atlético de Madrid-Getafe y Zaragoza-Villarreal. Los del Sur de Madrid dependen de sí mismos para ser sextos en el campeonato y ocupar la última plaza que da derecho a jugar este torneo de nuevo cuño. Sin embargo, los amarillos castellonenses esperan un empate o derrota de los de Michel para que, en caso de sacar una victoria en La Romareda, situarse por delante de los azulones.

 

Y, finalmente, el espectáculo más esperado para los amantes del drama, terror y suspense, el fantasma del descenso. Si todo se valorase a la trayectoria de las últimas jornadas, de los cinco implicados en el ajo, el que menos merecería el castigo de bajar a Segunda División es el Xerez. De 7 puntos en la primera vuelta, ha sumado 26 en este tramo final y pueden ser 29, siempre y cuando obtenga el triunfo en el Reino de Navarra. Sin embargo, no sólo tiene que ganar el cuadro de Gorosito, sino que además han de ayudarle las derrotas de Valladolid, Málaga y Tenerife. Las dos primeras, a priori, sencillas, la del Tenerife, jugándose el todo por el todo en Valencia, más compleja. Aun así, chapeau para la labor del preparador azulino que, de un cuadro cadáver, ha logrado un once de garantías para volver pronto a la Primera División. El verdadero lío, dando por hecho el descenso del Xerez, va a estar en las otras dos plazas. Lo más fácil, visto desde lejos, es que el Racing se salve. Recibe en los Campos de Sport del Sardinero al Sporting de Gijón, con un técnico, Manuel Preciado, muy querido en la tierra y éste, nunca lo ha ocultado, siente debilidad por el club que le dio oportunidades de jugador y entrenador. A buen entendedor…

 

El nudo gordiano va a estar en el Nou Camp, La Rosaleda y Mestalla. Muchos, la gran mayoría, pensamos que el Barcelona ganará al Valladolid, aunque la presión de no descender motiva incluso más que la de alzar la Liga. En Málaga, por ejemplo, se puede dar la circunstancia de que el Real Madrid salga muy motivado y, en función del resultado en la Ciudad Condal, se deje llevar por la corriente y acabe perdiendo. Eso es lo que, lógicamente, no desea el CD Tenerife. Los de Oltra, que perdieron una ocasión de oro ante el Almería, tienen muchas bazas para quedarse en Primera, incluso con el empate, pero irán por los tres puntos y, en su particular línea de pensamiento, desearán fervientemente que el Valladolid pueda ir empatado durante varias fases del partido ante los blaugrana para que así los merengues se merienden al Málaga.

1-1-2, bienvenidos al surrealismo

20100511000038-112.jpg

-112, le atiende Menganita de Cual

-Buenos días Menganita, le llamo porque un jardinero se ha caído en una poceta de tres metros, aquí en Santa Cruz de Tenerife, en la calle Heliodoro Rodríguez López 30. Está manando abundante sangre por la cabeza y la pierna la tiene bastante dolorida.

-Oiga, oiga, no me he enterado de nada...podría hablar más despacio

- Uuuuuun jardinerooooooooooo se ha caído en una pocetaaaaa de tres metrosssssssss, aquí en Santa Cruz de Tenerifeeeeeeeee, en la calleeeeeeee Heliodorooooooooo Rodríguez López 30. Está manando abundanteeeeeeeeee sangreeeeeee por la cabeza y la piernaaaaaaaaa la tiene bastante doloridaaaaaaaa.

-Bien, ¿el señor está consciente? ¿se encuentra bien?

-Mire, se ha golpeado con la cabeza y apenas puede caminar, aparte de seguir sangrando

-¿Y qué edad tiene?

(Se hace un inciso mientras el interlocutor trata de preguntar al jardinero por su edad)

-41 años

-¿Y cómo dice que se encuentra?

-Ya le he dicho que está sangrando y cojea ostensiblemente. Manden una unidad, por favor

-¿Su número de teléfono (les sale en pantalla, es lo gracioso) es el 636 178771?

-Sí, pero vengan ya

-Enseguida mandamos una unidad. Muchas gracias por su llamada

 

Pues sí, amigos lectores, así es como se las gastó una empleada del 112 el pasado sábado, alrededor de las 7.40 de la mañana, cuando se avisó a este servicio de urgencias para que viniesen a atender a un varón de unos 40 años que se cayó accidentalmente en una poceta de unos dos metros de altura. Lejos de darse la prisa necesaria ante la descripción del primer diagnóstico referido por el interlocutor, la señora, cual robot programado, prosiguió fielmente con el manual del absurdo procedimiento. Total, que entre las cuestiones de poco calado por parte de la mediotíntica asistente del 112 y el tiempo que tardó en llegar la ambulancia, transcurrieron cerca de 20 minutos, un tiempo precioso en el caso de que el herido hubiese estado en peores circunstancias.

 

La pena es que este no es el primer caso de negligencia de determinados empleados del 112 que, lejos de discernir entre una urgencia normal y una emergencia inaplazable, no se salen del guión preestablecido. Les marcan unas pautas y son, dicho con todos los respetos, como el Word, el Excel o el Access, que determinados pasos son ineludibles aunque no tengas que acometer modificaciones. A veces, me asalta la duda, tengo la impresión de que en este servicio no trabajan seres humanos, sino autómatas de pacotilla a los que parece que les pagan por mantener durante el mayor tiempo posible las llamadas en espera.

Cocina demoscópica

20100512000046-cis1.jpg

La Cocina de Invenciones Socialistas, CIS, ha revolucionado el mundo de la gastronomía demoscópica con unos resultados que no sería capaz de deglutir ni el mismísimo Carpanta. Resulta que este organismo ha mantenido en conserva los datos obtenidos de una encuesta realizada en la primera quincena de abril sobre intención de voto y, curiosamente, al amparo de las buenas (pero breves) noticias sobre el aumento de la Bolsa, se conoce que el PSOE casi se queda en un empate técnico con el PP. Ni la crisis, ni los cinco millones de parados, ni los provechosos negocietes de José Bono hacen mella en esos análisis del CIS, sólo el llamado caso Gürtel, un hecho de presunta corrupción en el PP que, lamentablemente para el juez Garzón, comienza a tener menos fuste. ¿Qué son tres trajes frente a no sé cuántos áticos? Por supuesto, todo sería malversar fondos públicos, sea un céntimo, sea un billón de euros, pero como todo en la vida hay que graduar la gravedad de los choriceos ibéricos.
 
Pero vamos, a lo que iba, el CIS se ha descolgado con una encuesta que nadie, en su sano juicio, puede creerse, máxime cuando en la valoración de los líderes de los diferentes partidos sale Paulino Rivero mejor clasificado que el propio Mariano Rajoy. Estamos hablando de que un dirigente regional ahora tiene mejor imagen que el candidato del segundo partido más votado en España. Eso no se lo cree absolutamente nadie, pero los buenos cocineros tampoco están exentos de meter la gamba, aunque está claro que ese error garrafal, ese exceso de sal no ha sido producto de un despiste, sino de un acto ex profeso, ordenado directamente por el maese chef ZParo.
 
Por supuesto, a estas alturas de la película, no vamos a escandalizarnos por las manipulaciones del CIS. Los ciscos que suele cometer este ente responden a instrucciones directas desde las altas instancias. Nunca se había realizado una encuesta con tanto tiempo de antelación y esperar pacientemente a sacar los datos cuando convenía.
 
Es más, si bajamos a un nivel de detalle para el que habría que utilizar la lupa de Sherlock Holmes, observamos que a pesar de que el muestreo se realizó entre el 6 y el 14 de abril, justo cuando estaba en todo su apogeo la publicación de nuevos datos del sumario Gürtel, tampoco es que al Gobierno le haya salido bien la jugada porque, incluida toda la maquinaria destructiva oficial para estigmatizar al Partido Popular, al final se demuestra que ni con los trajes de marras se consigue revalidar la confianza de los españoles en un presidente ya amortizado y que se aferrará al cargo como un clavo ardiendo ante una más que hipotética derrota en un adelanto electoral.

Gloria rojiblanca

20100513005619-1273699406-extras-portada-0.jpg

Hoy tocaría hablar de los recortes de Zapatero, de la gran mentira en la que se ha basado su política de estos últimos años, de las dádivas sin cálculo ni razón, pero lo cierto es que no es cuestión de amargar y amargarse cuando los que somos atléticos estamos viviendo una de las noches más gloriosas en décadas. Los rojiblancos, después de 48 años, han alzado un entorchado continental, sufriendo como casi siempre, pero gozando de un triunfo en las postrimerías de un partido que se iba claramente a la suerte suprema de los penalties. El Atlético de Madrid, con un Forlán enchufadísimo en la segunda vuelta del campeonato, logró anotar los dos goles de la finalísima frente a un Fulham correoso, tacaño, especulador, ultradefensivo, pero que estuvo a un tris, incluso, de haber tomado ventaja en el marcador.

 

Verdaderamente, son momentos de gloria, de recompensa a tantos sinsabores. Hace tan solo ocho años, por estas mismas fechas, los colchoneros conseguíamos salir del purgatorio de dos años consecutivos en Segunda División. Nos costó Dios y ayuda adaptarnos de nuevo a la élite, aunque bien es verdad que en las tres últimas campañas la escuadra madrileña logró meter la nariz en competiciones europeas. Sin embargo, en un año siniestro para la entidad, con el equipo en puestos de descenso a las primeras de cambio y haciendo el ridículo más espantoso en la Champions League, nadie daba un euro por nosotros, incluidos los que más sentimos estos colores. Es más, yo mismo he mantenido en este blog que la entidad debía haber renunciado al torneo copero y a esta segunda competición europea, más que nada porque veía que la permanencia en Liga se estaba poniendo muy negra.

 

Es más, tanto en la Copa como en Europa, los atléticos fueron de menos a más, con ridículos ante Huelva o Celta y remontadas foráneas contra el Galatasaray y Sporting de Lisboa. Cualquiera en sus cabales hubiese dado por amortizados ambos campeonatos y se hubiese centrado en el campeonato de la regularidad, pero se fue pasando de ronda como si no costara, con partidos perpetuos los jueves desde enero hasta últimos de abril y al final, con el objetivo de la salvación conseguido, llegó el momento de disfrutar. Por lo pronto, ya se ha conseguido alzar el primer trofeo, además de carácter internacional, y eso debe servir de acicate para afrontar con más ilusión la segunda cita, dentro de seis días ante el Sevilla.

 

De todas maneras, y como crítica final, hay que reflejar la poca o nula deportividad de los cuatro descerebraditos de siempre, que cuando se ven en masa empezaron a soltar por su boca improperios contra el Real Madrid y el propio Sevilla. Miren, aquí de lo que se trata es de alegrarse de las consecuciones propias, no compararse con nadie. Sí, claro que da gusto siendo atlético que los merengues, de momento, se hayan quedado sin entorchados que lucir, pero en la vida hay que ser caballerosos y no es reconfortante ver a cuatro machangos insultando y vejando a aficiones rivales. Como atlético de pro, me alegro, me siento feliz, pero no me parece correcto que estropeemos la fiesta con estas actitudes, sobre todo porque igual tienen que pasar cinco décadas para volver a campeonar en el Viejo Continente. Esperemos que no, pero este Atleti es como el cometa Haley, que aparece cada cierto porrón de años.

 

Eso sí, a título de pregunta anecdótica, ya que empecé mi artículo nombrando a Zapatero, ¿dónde se metió el también ministro de Deportes? El año pasado se apresuró como alma que lleva el diablo a Roma, para ver levantar la Champions al Barcelona. Lo que yo digo, ni sabe gestionar el país, pero tampoco le interesa el deporte, algo que, por otra parte, agradecen los profesionales, porque si aplica los mismos métodos que en la economía, iríamos cuesta abajo y sin frenos.

ZPtijeras

20100514000310-140909recortes.gif

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha engañado a la ciudadanía, al menos a ésa que creyó en él y depositó su voto, allá por marzo de 2008. Han bastado dos años para que muchos se hayan caído definitivamente del guindo y vean como este peculiar Eduardo Manostijeras ha recortado todo lo recortable en materia de prestaciones sociales. El hombre que siempre se negó con rotundidad a la contención del gasto público, el amigo de las subvenciones a sus colegas de pancarta, el caballero que ha dado dinero a espuertas extramuros de España se ha visto forzado ahora por las circunstancias, personificadas en la Unión Europea y en los Estados Unidos de América, con llamada incluida de Barack Obama para decirnos, esto ya es de risa, lo que tenemos que hacer.

 

Lamentablemente, esto se veía venir desde tiempos no muy remotos. La crisis que se advertía con severidad a finales de 2007 fue perfectamente ninguneada por un presidente con ínfulas de candidato y un torpe ministro de Economía, Pedro Solbes, que no dudaron en llamar antipatriotas y profetas de la catástrofe a aquellos que pusieron sobreaviso que España empezaba a notar síntomas de retroceso preocupante. Aquí se otorgaron ayudas como si no costara, como los 400 euros de marras (que en realidad nunca fueron una dádiva, sino un te lo presto a cambio de que al año siguiente me lo reintegres a las arcas públicas) o las ayudas internacionales de dudosa catadura, como las subvenciones a la defensa de la homosexualidad y el lesbianismo en no sé que país africano, amén de las prebendas a determinadas comunidades autónomas, especialmente Cataluña, para que aperturase embajadas por doquier alrededor del Mundo mundial. O, por ejemplo, las cuantiosas mordidas que se llevan mensualmente los sindicatos de Méndez y Toxo para evitar una huelga general.

 

La imagen de Zapatero el pasado miércoles en la tribuna de oradores del Congreso de los Diputados fue una muestra fehaciente y evidente de que su ciclo como jefe del Ejecutivo debe tocar necesariamente a su fin. Toda su política de protección de los derechos sociales se ha venido abajo como un castillo de naipes. Las mujeres que se hayan quedado encintas después de abril, tristemente para ellas, se quedaron sin los 2.500 euros de marras, que además eran 500 menos que los que ofrecía, por ejemplo, el Partido Popular. Pero no sólo eso, le ha tocado la nómina a los funcionarios, un 5% menos de la que venían percibiendo hasta la fehca, cuando en tiempos de Aznar, con la crisis que entonces nos dejó el dúo González-Solbes, sólo se procedió a la congelación, nunca a la rebaja. Pero también le toca el dinero a los pensionistas. El manido mensaje del miedo que siempre enarbolan los socialistas cuando ven que el PP puede llegar a tocar poder, ése de que las pensiones van a desaparecer con la derecha, se hace más que nunca verdad con este Gobierno socialista.

 

En fin, siempre habrá quien defienda la política antisocial de Zapatero o que se siga fijando en la nimiedad de los trajes de Camps, pero no olvidemos que las presuntas corruptelas del presidente de la Comunidad Valenciana serán perfectamente castigas, caso de que proceda, por el electorado valenciano, pero es hilarante observar como el PSOE reclama y exige un adelanto electoral en esta región y, en cambio, asevera que no toca anticipar los comicios a nivel nacional. Posiblemente porque son conscientes de que no volverán a gobernar en mucho tiempo. Por lo pronto, cinco millones de funcionarios (más otros 5 millones de parados) ya tienen claro que su voto irá a otras opciones políticas distintas a las del socialismo.

Jeta sindical

20100515014852-8.jpg

Cinco millones de desempleados en España y los sindicatos, al menos los dos mayoritarios, UGT y CCOO, apuestan por la inacción, no mueven una sola ceja y dejan a los trabajadores al albur de las urgencias para poder llegar a fin de mes. Ninguno, ni Méndez ni Toxo consideran necesaria la movilización, consideran que este Gobierno de ZParo lo está haciendo medianamente bien y sólo se oponen a la tan temida reforma laboral. No les importa un ápice que el país, día tras día, se vaya empobreciendo. No es de su competencia que el consumo baje hasta extremos insospechados, que los comerciantes tengan que clausurar sus negocios por falta de ventas, que las adquisiciones de automóviles bajen hasta datos del pleistoceno. En definitiva, que los sindicalistas, que tienen que defender el bien común de quienes han de sacar adelante la economía española, entienden que no merece la pena esforzarse y dejan a ese colectivo en el más absoluto de los desamparos.

 

Sin embargo, ¡¡¡ooooooh, sorpresa!!! estas mismas organizaciones sindicales se transforman en cuanto se enteran que ZParo le va a meter mano al sueldo de los funcionarios, un 5% de recorte para intentar salir de la crisis. Sí, señores, esta es la filosofía de una Unión General de Timadores y de las Comisiones Oscuras que sólo defienden a una parte de los empleados de España, al servidor público al que, al fin y al cabo, no le falta (de momento) la nómina de fin de mes, aunque desde luego resulta lamentable que el Gobierno pretenda realizar ese reajuste con ese cuerpo funcionarial, amén de tocarle las pensiones a los jubilados y cargarse el cheque bebé. Pero, de eliminar ministerios, rien de rien, es decir nada de nada.

 

Pienso, y no creo estar excesivamente errado, que los españoles se han tenido que dar cuenta de ante qué sindicatos estamos. No nos defienden, se maman literalmente el dinero de las cuotas en sus provechosos negocietes particulares y viven perpetuamente de la mamandurria subvencionada. Méndez y Toxo, Toxo y Méndez, tanto miente, miente tanto, se han convertido en los paladines de un zapaterismo que ya no es que vaya proa al marisco; es que es el propio marisco el que se ha apartado de la trayectoria del capitán descerebrado de la Moncloa antes de ser partido en dos, como está haciendo con España.

 

Desde estas líneas, lo digo con todo el convencimiento, pronostico una reducción del número de afiliados a partir de la próxima semana porque no tiene sentido que quienes peor lo pasan, los autónomos y los trabajadores por cuenta ajena, no hayan contado con el respaldo de los ugetistas y de los comisioneros y, en cambio, observen como sí se vuelcan con unos funcionarios que, por supuesto, merecen también la defensa de sus intereses salariales, pero sin olvidar que su situación es cuando menos de burgueses en comparación con los empleados del sector privado.

Frenazo al juez estrella

20100516061106-garzn-2.jpg

El juez Baltasar Garzón, mal que le pese a sus acólitos, será juzgado por el caso de la apertura de fosas de posibles represaliados de la época del franquismo. El magistrado estrella (ahora más bien estrellado) de la Audiencia Nacional ha intentado toda clase de artimañas para librarse el auto del juez Varela. Su última y patética ardid fue la de pretender poner pies en polvorosa para irse al Tribunal Internacional de La Haya, incluso con la anuencia de los ministros de Justicia y Exteriores, los señores Caamaño y Moratinos, respectivamente. Pero la estratagema no ha surtido los efectos deseados y al final se tendrá que sentar en el banquillo y, de paso, se juega una suspensión más que prolongada. Por lo pronto, tiene que dejar su actividad y esperar a ser juzgado.

 

Lo cierto es que, a pesar de los desmanes de Súper Garzón, deben ser muchos los favores que otros deben de pagarle porque de lo contrario no se entiende que haya habido concentraciones, poco espontáneas, eso sí, frente a la Audiencia Nacional y otros Tribunales de Justicia en el resto de España. Intelectuales, sindicalistas y, principalmente, artistas de la ceja, se han posicionado claramente en contra de la decisión de que se juzgue al magistrado jienense, entienden que no se está actuando con justicia y reclaman que se restituya al puñetero legislador en su sillón.

 

Sin embargo, estos mismos que ahora enarbolan la bandera de la parcialidad del juez Varela e insisten en motivos de enemistad para que se abstuviese en este procedimiento, olvidan el gran daño que se le causó en su momento al juez Gómez de Liaño, cuyo único pecado fue el de pretender pararle los pies al entonces gran magnate mediático en España, Jesús de Polanco, el dueño del gran emporio Prisa. Entonces, que yo recuerde, todos estos, que ahora salen en manifestaciones y concentraciones a clamar por el maltrato con el que está siendo dispensado Garzón, eran los que aplaudían con las orejas por quitar de en medio a un magistrado molesto, tal y como le aconteció también a un juez de Murcia que era reacio a conceder la adopción de un menor a una pareja de lesbianas.

 

Por supuesto, soy de los que considero que el Tribunal Supremo no lo va a tener fácil a la hora de juzgar al juez estrella. Las presiones desde todos los ámbitos van a ser terribles, empezando desde las que provengan del Gobierno hasta las que finalicen con las algaradas de sus satélites, conformados por la plataforma de los artistas cejateros y pancarteros, amén de los sindicatos, esos que sólo hacen huelgas sectoriales, léase los funcionarios, y tienen como mandamiento de cabecera la defensa del juez Garzón, algo que, como ustedes podrán imaginar, tiene en un sin vivir a 5 millones de parados.

El Barcelona derrotó al imperialismo merengue

20100517000104-pedro-300x235.jpgMes de julio, con todo el calor del mundo en la capital de España, estadio Santiago Bernabéu, megapresentaciones imperiales e imperialistas de Cristiano Ronaldo, Kaká y todos los demás. Nadie daba un euro por los barcelonistas después de los casi 300 millones que desembolsaba Florentino Pérez para montar un equipo de campanillas, con más dinamita en su punta de ataque que la que podía comprar el famoso coyote que tan jurada se la tenía al Correcaminos. Sin embargo, al igual que le pasaba al torpe perseguidor del pajarraco azulado, la pólvora merengue falló en los momentos más inoportunos, el último en la jornada final ante el Málaga, algo que le vino de perlas no sólo a los malacitanos, que con ello salvaban la categoría merced a las derrotas de Valladolid y Tenerife, sino que también certificaba la consecución de una nueva Liga para el Barcelona.

Por supuesto, lo dude quien lo dude, los de Guardiola han sido nuevamente justos ganadores del torneo de la regularidad. Es cierto que en algunas fases les ha faltado esa frescura necesaria, pero es que sólo han perdido un encuentro liguero (¿saben contra quién, verdad?) y, por ejemplo, vencieron los dos choques contra el Real Madrid. Los datos no engañan y en su feudo sólo fue capaz de llevarse un punto el Villarreal, mientras que fuera el daño más fuerte se lo causó el Atlético de Madrid (2-1) y empates ante Valencia, Osasuna, Athletic de Bilbao, Español y Almería. En la Copa del Rey, se confió en exceso ante el Sevilla y luego en la Champions tuvo la mala fortuna de toparse con el cicaterismo de Mourinho, ese entrenador que parece que puede ser el remedio a todos los males del madridismo. El año que viene, juéguensela conmigo, todos los partidos de los blancos serán de 1-0 ó 0-1, al tiempo.

Lo cierto, hablando del Real Madrid, es que no sé quién manda en la dirección deportiva. Pellegrini, nadie lo niega, presenta dos manchas importantes en su currículum, el Alcorconazo y la eliminación en la Liga de Campeones contra el Lyon, pero en la competición de la regularidad ha sumado 96 puntos, todo un registro para la historia y ha quedado constatado de que hacer más era casi imposible. Pues aun así parece que todo apunta a que el técnico chileno cobre un año de balde y, ténganlo por seguro, ofertas no le van a faltar a un entrenador coherente y que sabe de esto, pero no se puede conjugar y conjuntar a tanta estrella en apenas unos meses.

El drama por evitar el descenso estuvo casi resuelto desde el pitido inicial. Rápidamente fue el Málaga el que tomó la decisión de ir a por la permanencia y, a pesar de empatar con el Real Madrid, ese resultado fue más que suficiente frente a la debacle vallisoletana en la Ciudad Condal (4-0) y la de un Tenerife que, jugándose lo que se jugaba, no fue capaz de morder desde el minuto uno. Al final, de haber marcado el segundo gol el cuadro blanco en La Rosaleda o uno propio de los blanquiazules en Mestalla, todo hubiese deparado el alegrón en la Isla del Tesoro canaria, pero no fue así y encima, para colmo de males, en el tiempo de prolongación, los de Emery marcaron y sentenciaron a los tinerfeñistas.

La otra parte de interés de la jornada, el puesto vacante de Champions y los de la Europa League se resolvieron de forma épica en el primero de los casos, con gol en el minuto 94 del Sevilla en Almería, después de que en Mallorca casi tocasen con la punta de los dedos su tercera entrada en el torneo. Los baleares, junto a getafenses, serán los que vayan a la antigua UEFA, derecho que ya tiene adquirido el Atlético de Madrid y, en función de ciertas negociaciones RFEF y UEFA, el Villarreal pudiera tener también plaza, siempre que se entienda que los rojiblancos irían a esa Liga Europa por la vía de haberla ganado este año y, por tanto, las tres plazas para España serían para el quinto, sexto y séptimo clasificado, que en este caso es el Villarreal.

Recaudaciones Rubalcaba

20100518001105-1170673494-0.jpg

El Ministerio del Interior, bajo la tutela del siempre inquietante Alfredo Pérez Rubalcaba, ha aprobado una medida que, cuando menos, debe calificarse de polémica y de un claro afán recaudatorio. Resulta que la Dirección General de Tráfico comenzará una campaña por la que las multas que se abonen por pronto pago tendrán una reducción del 50% de la cuantía en vez del 30% que se venía aplicando hasta ahora. Según el ministro, no se persigue obtener más dinero por la vía rápida, pero sus palabras no se corresponden con los hechos porque, de una u otra manera, más de un conductor, con tal de no tener que enfrentarse a los farragosos trámites que supone tener que recurrir la imposición de la dolorosa en las oficinas de Tráfico, acabará pagando sobre la marcha los 45 euros que le costará una multa leve (descuento ya incluido).
 
Desgraciadamente, y más en una situación de crisis agravada por la que transitamos en España, el Gobierno de ZParo está como loco por arañar euros, da lo mismo de donde vengan estos, pero el caso es rascar de aquí y de allá, como si no costara. Empiecen a temer más que nunca el despliegue de agentes en las carreteras o de radares que empiecen a escupir imágenes a todo trapo que, en pocos días, llegarán a su domicilio. Dice el ínclito Rubalcaba que esta decisión no implica obtener más dinero, pero lo cierto es que la promoción de pague ahora y ahórrese la mitad de la cuantía de la sanción va a conllevar que sean más los paganinis y menos los que se muestren recelosos a la hora de apoquinar los euros que costase la supuesta infracción.
 
Por supuesto, la medida impulsada por la DGT no ha sentado nada bien entre los conductores y ya se proponen fórmulas para boicotear esta campaña recaudatoria. Razón, desde luego, no le falta a los profesionales del motor puesto que ven que el sector de la automoción está frito a impuestos por todos los flancos, pero en cambio son escasos los réditos que reciben a cambio, con carreteras en determinados lugares de nuestra geografía que se asemejan a un desolado paraje etíope. Tampoco se vela por la seguridad de los automovilistas, se mantienen puntos negros sin revisar durante muchos años, se quedan sin remodelar las principales vías de comunicación, con parcheos baratos que duran lo que duran, pero en cambio sí que hay un gasto excesivo en medios que buscan pillar al infractor y no mecanismos que también protejan a los conductores sensatos.
 
Dice la propia Dirección General de Tráfico que no puede conducir por nosotros, pero en cambio sí que se arroba la potestad de ponernos multas a mansalva, a veces por las mayores tonterías que uno pueda imaginar y otras por el exceso de celo de algunos agentes que incluso han llegado a ver en el gesto de rascarse la oreja una utilización indebida del móvil mientras se está al volante. Posiblemente, con ese afán recaudatorio, la DGT acabará por hacernos más usuarios que nunca del transporte público.

16 millones de razones para no hacer huelga general

20100519001200-mendez-toxo.jpg

Era de esperar. El Gobierno de España, tan rápido para anunciar un tijeretazo en los derechos sociales de los ciudadanos, también lo ha estado para publicar en el Boletín Oficial del Estado que procede a darle una serie de ayudas económicas a los sindicatos que se elevan a la nada despreciable cifra de 16 millones de euros. Sí, sí, como ustedes lo leen, un millón encima de otro hasta llegar a esa pila de euros que tanto bien le harían a muchas personas que verdaderamente lo necesitan. Pero no, el Ejecutivo de ZParo tiene fijado como objetivo ineludible echar todas las manos del mundo a sus amigos Toxo y Méndez, no vaya a ser que le monten una huelga general y, entonces, le da el patatús al inquilino de la Moncloa.

 

Por supuesto, ténganlo presente, no crean que nos van a dar explicaciones sobre los desembolsos tan cuantiosos y generosos a las centrales sindicales. Aquí, el dinero que se va para UGT y CCOO tiene el condenado vicio de que nunca se sabe exactamente a qué va destinado. Aún me acuerdo, por ejemplo, de la famosa estafa inmobiliaria de los ugetistas, con Nicolás Redondo al frente del sindicato, cuando dejaron a decenas de miles de familias colgados de la brocha, sin piso, pero con una cuantiosa hipoteca que pagar a cambio de nada. O, a nivel más local, la estocada moral a las trabajadoras de Fundescan, en el Archipiélago canario, a las que la misma plataforma, UGT, ha dejado, nunca mejor dicho, en pelotas y sin que nadie haya movido una ceja ni dimisión que se conozca.

 

Lo gracioso del caso es que en España, al menos desde que nos desgobierna ZParo, los sindicatos no afines o las asociaciones no prosocialistas se las ven y se las desean para acceder a todo tipo de subvenciones y ayudas varias. El pesebre está siempre ocupado por los mismos y el abrevadero de las prebendas a mansalva, ni les cuento. ¿Qué hay que justificar esos dineros públicos dice usted? Sí, claro, pero eso es lo que menos cuenta. Por ejemplo, al que fuera presidente de la Asociación de Víctimas del Terrorismo, el señor Alcaraz, le hicieron la vida imposible, le acusaron de malversación de fondos, trataron de echarlo de ese puesto antes de tiempo, mientras que las centrales sindicales amigas del PSOE han despilfarrado, despilfarran y lo seguirán haciendo sin control riguroso alguno.

 

De todas maneras, al igual que le sucede al actual Ejecutivo, los ugetistas y los coqueros van perdiendo apoyos y afiliados a marchas agigantadas. Nadie cree ya en su presión sindical. Con cinco millones de desempleados han demostrado que no son capaces de montarle una huelga general a ZParo, pero en cambio sí que quieren armarla (sólo es una mera pose, no se vayan a creer ustedes) por el recorte del 5% del salario a los funcionarios. Por supuesto, no hay derecho a esa reducción, pero llama poderosamente la atención que les importe más una pérdida del 5% en los sueldos de los empleados públicos que el hecho de que cinco millones de españoles no encuentran ocupación a día de hoy. Pero nada, mientras Moncloa les subvencione, aquí Méndez y Toxo miran hacia otro lado.

Bulos peligrosos

20100519235747-opovictor.jpg

¿Se imaginan ustedes que alguien decide publicar, supongamos que en un foro de oposiciones, un comentario (revestido de aparente veracidad) en el que se denuncia que determinadas personas (en este caso concreto los opositores de una academia en Santa Cruz de Tenerife) disponían de la mitad de las respuestas del primer examen de las pruebas selectivas a administrativo de la Universidad de La Laguna unas horas antes de que este mismo se celebrase? Pues dejen de recrear la situación en sus mentes porque es cierto. Hay gente que, llevados por una especie de paranoia mental, se ha creído a pies juntillas que los alumnos de la academia Opovíctor fueron el pasado 9 de mayo al campus Guajara y a la facultad de Derecho con el 5 garantizado.

 

El problema es que no se trata de un comentario aislado, de alguien que, llevado por la decepción de haber completado un pésimo test, se haya dedicado a vituperar al profesorado de este centro, sino que ya la acusación resulta extremadamente grave porque no sólo pone en juego el prestigio de una academia modélica y excepcional en cuanto al rendimiento que obtienen sus estudiantes, sino que además pone en tela de juicio la honradez de unos opositores que, soy testigo de ello, llegaron con las pestañas tiznadas de tanto estudiar.  este artículo, a más de uno, le pueda parecer algo fútil, sin fundamento, pero quien lo suscribe es uno de los afectados por estas acusaciones infundadas y que, aunque me puedan llamar exagerado, podrían llegar a motivar consecuencias insospechadas, tales como la propia anulación de la prueba y de que tuviera que empezar de nuevo todo el proceso.

 

Verdaderamente, la red de redes, Internet para entendernos, resulta una herramienta eficacísima de comunicación. Hoy en día no hay mejor medio para estar al corriente de las últimas novedades, para realizar no sé cuantísimos trámites, para comprar on line, pero también es cierto que este instrumento sirve para otras cuestiones nada agradables como los rumores envenenados y la distorsión de la realidad. En este caso en concreto, se acusa a una academia, Opovíctor, de haber sacado (digo yo que por ciencia infusa o por el servicio opopitonisa) el 50% de las respuestas medio día antes de que se celebrase la primera prueba, incluso se va más allá al afirmar tajantemente de que a esa información tan valiosa sólo accedieron determinados alumnos y nadie en esa página, www.buscaoposiciones.com, se molesta siquiera en retirar el comentario o hacer una advertencia al usuario/usuarios que introdujeron estos comentarios que podrían verse implicados en un delito de injurias y falso testimonio.

 

Por supuesto, cientos de estudiantes que han pasado y están ahora mismo apuntados a Opovíctor certificamos que el éxito de esta academia se basa única y exclusivamente en la experiencia de un profesorado que está al día con la legislación vigente, que saben ir al grano de cada una de las materias y que nos proveen de tal cantidad de exámenes que a veces uno llega a pensar que nos estamos cargando el Amazonas. Lo demás, esos bulos infundados responden simplemente, en el mejor de los casos, a opositores frustrados y fracasados o, siendo mal pensado, a gente con abultados intereses que ven como sus centros se vacían con la misma rapidez que Opovíctor llena sus aulas primero y las diferentes administraciones después. Porque ese es el logro de los Víctor, María, Juanjo, Miguel, Adrián, Mimi, Loren, Nacho o Juan Carlos, preparar a conciencia a los opositores para que alcancen lo antes posible una plaza. No hay ni trampa ni cartón, sino una excelente y acreditada preparación.

Tomadura de pelo a La Laguna

20100521000116-catedral.jpg

La renovación de la catedral de La Laguna deberá esperar el sueño de los justos (o de los injustos) porque no hay perras para proseguir con las obras que ya estaban pactadas con el Ministerio de Cultura. Resulta que los responsables del Cabildo catedralicio de Aguere han visto con horror y desagradable sorpresa que los dineros prometidos por el ente que ahora presidente la cejatera González Sinde sólo han sido un compromiso verbal, que en realidad no existe una ficha financiera que esgrimir y que enarbolar ante los politicastros que ahora gobiernan en Madrid. Total, deben pensar algunos en la capital de España, el tema de una catedral más o un convento menos nos da lo mismo, si somos más ateos que Carlos Marx. Desde luego, podría ser una razón a tener en cuenta, pero no tiene ni mucho menos el peso específico que el verdadero argumento, la falta real de presupuesto para continuar los trabajos en un templo que ya lleva muchos años aguardando por una reforma integral tan perentoria como necesaria.

 

De todas maneras, no toda la culpa se la ha de llevar una ministra inactiva como es la señora Sinde, sino que también nuestros representantes tinerfeños en el Congreso y Senado tienen una parte alicuota de responsabilidad a la hora de que se nos tome el pelo con relación a la catedral de La Laguna. La diputada de Coalición Canaria en la Cámara Baja Ana Oramas, muy lista y avispada para respaldar la subida del IVA, no anda tan viva y tan ágil para presionar al Gobierno de España a la hora de que se consignen y se destinen los euros necesarios para las obras del templo de la Ciudad de los Adelantados. Obviamente, ni que decir tiene que los diputados y senadores del PP han reclamado por activa y por pasiva que se dote de partida presupuestaria real este asunto, pero obviamente, como en el 99% de las propuestas presentadas por los conservadoras, sus mociones son matemáticamente derribadas.

 

En fin, ahora viene 2011, elecciones locales y regionales, y todo serán buenas palabras y promesas de acabar la inconclusa reforma catedralicia. Sin embargo, constatado ha quedado, nadie podrá creer al Ministerio de Cultura hasta que no haya un documento firmado, sellado, rubricado y hasta avalado por 20 notarios. Los laguneros, los tinerfeños y, por qué no decirlo, todos los amantes del patrimonio observan con preocupación como una de las joyas de nuestro arte sacro se puede venir abajo por la manifiesta Incompetencia de unos políticos que están de paso en sus mullidos sillones y mesas de despacho de caoba. Al final, no lo duden, tendrá que ser la voluntad popular, las cuestaciones voluntarias, las que proporcionen las perras que desde Madrid se nos niegan,

El ejemplo australiano

20100522000031-kevinrudd.jpg

Un buen amigo me manda por correo el puñetazo en la mesa que Kevin Rudd, primer ministro de Australia, ha dado ante la insostenible situación a la que se ha llegado en su país con el comportamiento de ciertos inmigrantes musulmanes que, al parecer, no están por la labor de adaptarse a las normas de convivencia del país. Es más, han tratado de imponer sus reglas de conducta, religiosas y demás al resto de los nativos. Pero, al contrario que en España, las autoridades políticas locales han dicho basta y les reproduzco íntegro el texto enviado porque es un documento de un gran interés y que, dicho sea de paso, ZParo podría tomar y coger apuntes.

“A los musulmanes que quieren vivir bajo la ley Islámica Sharia se les dijo el miércoles que se vayan de Australia, cuyo gobierno ha emprendido una campaña contra los radicales en un esfuerzo para evitar potenciales ataques terroristas.

También Rudd despertó la furia de algunos musulmanes australianos cuando declaró que él ha dado todo su apoyo a las agencias de contrainteligencia australianas para que espíen las mezquitas que hay en la nación.

Citamos: "son los inmigrantes, no los australianos, los que deben adaptarse. O lo toman o lo dejan. Estoy harto de que esta nación tenga que preocuparse si estamos ofendiendo a otras culturas o a otros individuos. Desde los ataques terroristas en Bali, estamos experimentando un incremento del patriotismo en la mayoría de los australianos."

"Nuestra cultura se ha ido desarrollando durante dos siglos de luchas, tribulaciones y victorias por parte de millones de hombres y mujeres que buscaban libertad. Hablamos principalmente inglés, no, libanés, árabe, chino, japonés, ruso o cualquier otro idioma. De modo que si usted quiere formar parte de nuestra sociedad, aprenda nuestro idioma."

"La mayoría de los australianos creen en Dios. Esto no es una posición cristiana, política o de la extrema derecha. Esto en un hecho, porque hombres y mujeres cristianos, de principios cristianos, fundaron esta nación. Esto es históricamente comprobable. Y es ciertamente apropiado que esto aparezca en las paredes de nuestras escuelas. Si Dios le ofende a Usted, sugiero que considere vivir en otra parte del mundo, porque Dios es parte de nuestra cultura. Aceptamos sus creencias y sin preguntar por qué. Todo lo que pedimos es que usted acepte las nuestras, y viva en armonía y disfrute en paz con nosotros."

"Éste es nuestro país, nuestra patria y estas son nuestras costumbres y estilo de vida y permitiremos que disfruten de lo nuestro pero cuando dejen de quejarse, de lloriquear y de protestar contra nuestra bandera, nuestra lengua, nuestro compromiso nacionalista, nuestras creencias cristianas o nuestro modo de vida, le animamos a que aproveche otra de nuestras grandes libertades australianas, el derecho de irse. Si usted no está contento aquí, entonces váyase. Nosotros no le obligamos a venir aquí. Usted pidió emigrar aquí. Así que ya es hora de que acepten el país que les acogió”.

 

Siempre habrá quien vea en posturas como las del señor Rudd tintes xenófobos, pero nada más lejos de la realidad. Es una norma de sentido común. Si usted invita a alguien a su casa, le da alojamiento, comida y le da todos los permisos y derechos, lo menos que se puede esperar de esa persona a la que usted le ha abierto las puertas es que, al menos, respete las costumbres de los anfitriones. Nadie le ha dicho a esos musulmanes que tengan que cambiar de religión, sino que pueden seguir con sus creencias, pero sin tener que imponer las mismas al resto. En España, en cambio, es todo casi al revés. Quitamos crucifijos e iglesias para dar preponderancia a la construcción de mezquitas. Posiblemente, nos hace falta un primer ministro australiano en la Moncloa.

Huelga y Mundial

20100523000130-cndido-1.jpg

Los principales sindicatos de este país llamado España sopesan ahora la posibilidad de realizar una huelga general a lo largo del mes de junio. Sin embargo, pásmense ahora ustedes, esa convocatoria la quieren realizar en una jornada en la que España no tenga que disputar partido en el Mundial. Es decir, las ganas que tienen de provocar un paro absoluto los prebostes de UGT y CCOO se trata de un mero gesto a la galería, de que no hay intención verdadera de acometer una de las medidas que más teme ZParo, que le monten un follón de los que tanto le gustaban cuando era el líder de la oposición y entonces se tiraba cual perro de presa a cualquier pancarta que se pusiera a tiro.

 

Evidentemente, los ciudadanos, que no somos tontos (aunque no compremos en Media Markt), nos hemos percatado desde hace mucho tiempo del juego que se tienen los señores Méndez y Toxo. Moralmente, tienen un doble compromiso, el que debería ser el más importante, con los trabajadores y los desempleados; y el que verdaderamente les hace perder la perspectiva real de las cosas, las prebendas, subvenciones y diversas dádivas que proceden desde el Palacio de la Moncloa. La generosidad del presidente con estas dos centrales sindicales no es fruto de la gratuidad, sino que obedece a un plan preconcebido de sumisión de los ugetistas y coqueros para que no armen bronca. A lo sumo, en ese acuerdo no escrito estará establecido que hagan fuegos artificiales como el amagar y no dar con una huelga general.

 

Desde luego, tras esta última salida de pata de banco de los sindicatos, subordinando la realización de ese paro general en España a los partidos que juegue nuestra Selección, está cada día más claro que estas plataformas deben quedarse sin afiliados. No defienden a nadie, sólo sus propios intereses, sus dineros públicos, a pesar de que quienes pertenecen a las organizaciones, al menos toda la base, pagan sus cuotas religiosamente (y no se trata de pocos euros, precisamente). Cuando el Gobierno de José María Aznar trató de imponer el decretazo, a estos sindicatos les faltó tiempo para montar una huelga general. Ahora, no sólo se desprotege cada vez más los derechos de los currantes, se recortan más prestaciones sociales que nunca, sino que además se anuncian más restricciones y lo único fuerte que salen argumentando los de UGT y CCOO es que tal vez monten una huelga general, pero siempre y cuando no juegue España. Vamos, esto mismo lo podía haber certificado el genial Gila en aquellas llamadas para ver si el enemigo podía retrasar la hora del combate. Lo que pasa es que en el caso del humorista hacía gracia y, en el caso de los Méndez-Toxo lo único que provoca es la indignación y la hilaridad.

Falta de personalidad merengue

20100524000638-mourin-1.jpg

Sólo falta la firma. El actual entrenador del Inter de Milán, José Mourinho, se comprometerá oficialmente en las próximas horas (o en pocos días) con el Real Madrid. El técnico luso, flamante campeón de Europa con el cuadro transalpino, llega a la capital de España con la intención de convertirse en el elegido que acabe con la tiranía de títulos del Barcelona. Eso sí, que nadie espere un fútbol purista, vistoso o espectacular. El entrenador ha sorbido perfectamente los conocimientos del catenaccio y los aplicará punto por punto en el conjunto merengue. Por lo pronto, sus peticiones van encaminadas a que se contraten jugadores de corte racial, duro, sin concesiones de cara a la galería, es decir auténticos destructores y que luego un punta sea capaz de convertir las pocas ocasiones que genere el equipo.

 

Los popes madridistas, entre ellos el señor Eduardo Inda, director del cada vez más merengón diario Marca, se deshacen en halagos y en toda clase de epítetos ante la llegada del que consideran el antídoto para derrotar al barcelonismo. Bien es cierto que Mourinho sólo cayó una vez frente a las huestes blaugranas, en la eliminatoria de octavos de la Champions de la temporada 2005/2006, pero fichar a un técnico fijándose únicamente en lo que ha hecho en sus enfrentamientos ante el Barcelona y no por su bagaje general es, cuando menos, un riesgo innecesario, pero allá los rectores de la entidad de Chamartín con sus decisiones.

 

Desde luego, nadie va a negar los méritos contraídos por el preparador luso, que ha ganado dos Copas de Europa, una UEFA, varias Ligas en Portugal, Inglaterra e Italia y que ha sabido imprimir un sello personal indiscutible allá por donde va. Sin embargo, todos sus planteamientos obedecen a la más leal cicatería táctica. No deja lugar a la improvisación, los jugadores (aunque se llamen Etoo y sean de lo más rebelde) acaban posicionándose donde marque Mourinho. La idea del todavía entrenador del Inter es bien sencilla a la par que aburrida, dejar la portería propia a cero e intentar sacar rédito de alguna contra. Es decir, futbolistas como Kaká lo tienen bastante crudo para hacerse con un puesto de titular. Si observan el once del pasado sábado frente al Bayern del Munich, Mourinho tiró de dureza y rudeza defensiva tanto en la zaga como en el medio del campo para contrarrestar el toque de balón de los bávaros.

 

En fin, espero impaciente a ver a los valedores del técnico luso cuando los encuentros del Real Madrid pasen por ser una castaña, con triunfos raquíticos y con un juego previsible y aburrido. Me acuerdo lo que sucedió con Fabio Capello, dos veces en la entidad merengue y por dos veces expulsado de la misma pese a hacerse con dos Ligas. ¿El motivo? Un juego que no daba lugar a la creatividad. Pues Mourinho, por si alguien lo desconoce, no es un Miguel Ángel del arte futbolístico, pero me da la sensación de que alguien tiene muy engañado a Florentino Pérez, tal vez ese hombre de corbata perpetua, de camisas muy bien conjuntadas y de una cabellera perfectamente engominada, todo ello revestido de verbo fácil y dulzón.

Leyes del menor con rigor

20100525001330-wa-kent-briscoe-memorial-school-for-boys-mid.jpg

La Ley del Menor en España es, como dice un profesor mío, el Mortadelo y Filemón o el Superpop. Aquí, niñatos que casi aún no levantan ni medio palmo del suelo asesinan a una joven y, en vez de apretarles las clavijas, nada, en cuanto cumplen la mayoría de edad, a la calle y, por si fuera poco, entrevistas a todo trapo en cualquiera de los canales de telebasura que abundan en nuestro suelo patrio. Sin embargo, la flexibilidad española contrasta, por ejemplo, con el rigor y el peso de la ley del Reino Unido, donde dos niños de 10 y 11 años han sido hallados culpables este lunes de intentar violar a una niña de ocho años en su casa del oeste de Londres.

Según The Daily Telegraph, se trata de los niños más jóvenes condenados en Reino Unido por este tipo de delitos. El caso ha despertado dudas sobre el tratamiento de acusados de estas edades en el sistema judicial. El juez dijo, de hecho, que no está claro si niños tan pequeños pueden ser incluidos en el registro de agresores sexuales. Durante el juicio, de dos semanas, los niños se sentaron con sus madres en la sala y sus abogados no llegaban peluca o toga. Los hechos sucedieron en octubre del año pasado. Según la fiscal Rosina Cottage, los niños abordaron a su víctima cuando estaba jugando con otro menor de cinco años cerca de su casa. La niña fue atacada en un bloque de edificios, en un cobertizo y en un descampado.

Desde luego, este suceso ha causado gran conmoción en la sociedad británica y surgen sospechas sobre la veracidad de las palabras de la menor, pero hay un hecho que no se puede soslayar, que no es la primera vez que en el Reino Unido se producen casos de violencia entre menores, como la de aquellos niños de corta edad que tuvieron la sangre fría de llevarse de la mano a uno de dos años de un centro comercial para acabar matándolo a sangre fría y abandonarlo a su suerte en las vías del tren. De hecho, los autores de ese crimen fueron condenados severamente, aunque sí que es verdad que su condición de tales les lleva a tener un anonimato de cara a los familiares de sus víctimas, pero no así ante las fuerzas policiales. Éstas, que a nadie le quepa duda, no pierden control sobre alguien que fue capaz de asesinar de pequeño, justo igualito que en España, donde dejamos que quien quitó la vida a Sandra Palo transite libre cual pajarillo y cometiendo más fechorías que aumente su caché cada vez que acuda, por ejemplo, a Tele 5.

Funcionario, y sin estudiar

20100526004048-ruano.jpg

Los opositores que residan en Canarias, al menos todos aquellos que deseen acceder a un puesto de trabajo en la Función Pública regional, ya sea como docentes o en el Servicio Canario de Salud, lo van a tener poco menos que en sanscrito a no ser que, previamente, hayan trabajado como interinos y tengan los suficientes méritos para poder salvar el proceso selectivo. Aunque aún faltan por rubricar algunos detalles, el consejero de Presidencia y Justicia del Ejecutivo autonómico, José Miguel Ruano, ha cedido a las presiones de los sindicatos en la Mesa General Negociadora y los méritos de los interinos valdrán lo mismo que la nota de oposición, toda una declaración de intenciones y un aviso a navegantes para que, casi seguro, desistan de participar aquellos mortales que no hayan currado nunca en cualquier Administración.

 

Pero el punto de queja ya no se limita a esta medida, que traspasa cualquier principio de constitucionalidad (el artículo 23, el de la igualdad a la hora de acceder al empleo público se lo pasan por el mismísimo arco del triunfo), sino que además, presos de una ambición indomable, los sindicalistas pretenden que la nota de la oposición no sea eliminatoria. Es decir, muchos interinos se han quedado sin su plaza porque, pese a acumular 15 años de méritos profesionales, han sido incapaces de sacar un 5 pelado en la parte intelectual del proceso. Con el criterio que rige hasta la fecha, eso da más opciones a la gente de la calle para poder ocupar un puesto con carácter definitivo. Hay quien mantiene que es injusto que las Administraciones se tengan que desprender de personal con varios años a su servicio, pero también resulta una patada a la ley que se quiera beneficiar por capricho a quien no quiere actualizarse ni hincar los codos unas horas a la semana.

 

De todas maneras, las cosas pintan bastante mal por mor de la crisis. Si el Estado, potente máquina donde las haya, ha tenido que reducir hasta extremos insospechados la cifra de nuevos funcionarios, las Comunidades Autónomas y los Ayuntamientos, auténticos creadores de empleados públicos como si de churros se tratare, también se están viendo abocadas a medidas que aboguen por un recorte funcionarial muy profundo. En Canarias son varios los consistorios que no pueden hacer frente a procesos selectivos, Tacoronte o Puerto de la Cruz y otros, como Santa Cruz de Tenerife, que están mareando la perdiz con la convocatoria de plazas. Por eso, con este caldo de cultivo, los sindicatos aprovechan para meter su cuchara y llevarse la mayor porción posible de prebendas para sus afiliados en la Función Pública. El Gobierno de Paulino Rivero cede ante esas presiones, pero veremos a ver si no se encuentra en breve con un recurso de inconstitucionalidad.

Los bandazos de ZParo/ZPinocho

20100527000414-zpinocho.jpg

¿Necesita España unas elecciones generales anticipadas? A la vista de los hechos, está claro que sí, que hay que tomar una decisión urgente frente a las improvisaciones a las que nos estamos viendo abocados con José Luis Rodríguez ZParo. Su penúltima ocurrencia, la de decirle a las corporaciones locales que ya no podrían endeudarse o, dicho de otro modo, solicitar crédito hasta el año 2012, para posteriormente tener que rectificar el anuncio hecho público en el BOE y aclarar que esa medida será efectiva a partir del 1 de enero de 2011, deja bien a las claras que este Gobierno ya no sabe por dónde transita. Hoy se levanta por la mañana, un ministro, el de Trabajo, por ejemplo, asevera que no habrá recortes, luego a mediodía llega la vicepresidenta primera y nos saca la tijera, por la tarde aparece el de Interior y desdice a la ViceVogue y, para terminar, aparece en escena para cortarnos la digestión de la cena la titular de Economía y Hacienda y no sólo es que nos deje en paños menores, sino que además amenaza con dejar todo nuestro patrimonio aun más escuálido.

 

Con este panorama, amigos míos, es lógico y normal que pensemos en unos comicios antes de la fecha señalada, marzo de 2012. Este Ejecutivo ha vivido de tortazos de inspiración que siempre han recaído sobre los mismos, los ciudadanos. Las gracietas de Zapatero, las dádivas sin pensar, sin previsión real, nos han costado un riñón y ya tenemos hipotecado el segundo. Fíjense ustedes que, por ejemplo, la Seguridad Social vuelve a estar como en tiempos de Felipe González, prácticamente sin un euro en la caja y ya son muchos cientos de miles de personas las que ven con horror como, una vez agotadas las prestaciones por desempleo y el subsidio posterior de 421 euros, le dicen que tiene que costearse la sanidad básica o, en el mejor de los casos, que algún familiar pueda meterle de beneficiario en su cartilla.

 

Existen, empero, voces discrepantes sobre la actitud de los senadores del Partido Popular el pasado martes cuando empezaron a solicitar a voz en cuello el adelanto de elecciones generales y que, por ende, Zapatero se marchase de una vez de la Moncloa. Bien, en parte puedo convenir que quienes ocupan un puesto de tanta responsabilidad deben mantener una cierta corrección en las formas, que esto no es la barra libre para comportarse como si estuviéramos en un bar. Pero también es preciso recordar que en ocasiones precedentes fueron diputados o senadores socialistas los que utilizaban la oficialidad de los plenos para montar sus algaradas.

 

Evidentemente, independientemente de las formas, sí que es precisa la convocatoria urgente de los comicios y que seamos los ciudadanos los que realmente digamos con nuestros votos si queremos que España siga soportando a un presidente que en la sesión de control al Gobierno tuvo la santa caradura de afirmar que sólo el que gobierna se puede equivocar. Y sí, razón no le falta, pero esa no fue su actitud cuando, estando él en la oposición, se sumó a las movilizaciones por el decretazo de Aznar con la reforma laboral que, dicho sea de paso, finalmente fue retirada. Y eso es lo que, de momento, le salva a ZPinocho, que los sindicatos se muestran mansos y sumisos…mientras haya subvenciones garantizadas, claro está.

Desvergüenza sin recortes

20100528002234-zpatero-y-duran-lleida.jpg

El Gobierno de España ha sacado adelante su tijeretazo, por la mínima, con sus propios votos, y la desvergüenza de los diputados de CiU, CC y UPN quienes, a pesar de reclamar airadamente al presidente del Ejecutivo, Rodríguez ZParo, que convocase elecciones anticipadas, finalmente se abstuvieron en la votación y con ello propiciaron que los socialistas puedan alardear de haber obtenido una victoria plenaria. De todas maneras, ese triunfo, de por sí pírrico, va a traer consecuencias para quienes decidieron dar un paso al costado. La abstención de catalanes, canarios y navarros no puede salir gratis a efectos electorales, sobre todo cuando se ha visto la hipocresía de todos y cada uno de los líderes de esas formaciones.

 

Por supuesto, partiendo de un principio fundamental, el de la aritmética parlamentaria, el triunfo de Zapatero en esta votación queda fuera de toda duda. Con o sin negociaciones a un margen, lo cierto es que ayer hemos presenciado como los diputados convergentes, los de la Unión del Pueblo Navarro y los de Coalición Canaria han subordinado los problemas de los ciudadanos a la salvación de ZP. De haber caído en esta propuesta del recorte indiscriminado, posiblemente hoy si estaríamos valorando y sopesando seriamente la realización de unos comicios adelantados. Esta especie de moción de confianza encubierta ha servido para que el presidente (que no fue capaz de intervenir en el debate, dicho sea de paso) se agarre al último clavo ardiendo. Ya se le marcharon los firmes apoyos de peneuvistas y de Esquerra y tan sólo le queda rezar para que el parche abstencionista de nacionalistas catalanes y canarios no se venga abajo.

 

Estoy plenamente convencido de que los habitantes de las islas Canarias y de Cataluña deben estar hoy que echan chispas contra Ana Oramas y Duran i Lleida. No es de recibo acceder a una tribuna y manifestar abiertamente que es la hora de que deje su puesto en la Moncloa y, al mismo tiempo, asegurar que la posición de sus formaciones será la de abstenerse en la votación. En estas circunstancias, pese a quien pueda mantener la postura contraria, ese sí pero no, pero no pero sí supone un cheque en ¿blanco? a los desmanes del Ejecutivo y, quizá lo que es peor, que estos mismos que hicieron la gracieta de la abstención mañana puede ser que se estén arrepintiendo. Pero algunos, como la señora Oramas, no se entera de la misa la mitad y está en Madrid haciendo el más absoluto de los ridículos.

Estafa coalicionera

20100529000105-oramas-y-perestelo-2.jpg

Coalición Canaria, en lo que compete a sus diputados de Madrid, la señora Ana Oramas y el caballero José Luis Perestelo, ha demostrado que es una formación con una mentalidad cortoplacista más que pronunciada. La amnesia de los nacionalistas en la Carrera de San Jerónimo resulta tan aguada que ni metiéndose The Memory en vena serían capaces de recordar lo que han desayunado hace tan solo unas horas. El partido que ¿preside? Claudina Morales es una especie de manicomio incontrolado donde cada miembro hace lo que le viene en gana, sin respetar instrucciones o sin tener en cuenta los continuos engaños que desde Madrid se le vienen haciendo al Archipiélago cada vez que gobierna el PSOE.

 

Y es que, parece mentira, Oramas y Perestelo, cada vez que llegan a la T-4 y aterrizan, respectivamente, en Los Rodeos y Mazo se ponen el disfraz de Pocoyó y Calimero para comenzar con su retahíla de los incumplimientos de Zapatero con las Islas y que con sus votos no iban a seguir jugando. Aún colea, por ejemplo, en La Palma el enfado con la nula gestión del Ejecutivo Central con el telescopio extremadamente gigante y como se fue a parar finalmente a manos de Chile. Ese ya era un motivo más que suficiente como para que Perestelo no hubiese vacilado a la hora de votar en contra del tijeretazo, pero se ve que está contagiado por su compañera de escaño, la señora de la política pura, y decidió dar ese cheque en blanco que suponía la abstención.

 

Ahora, no lo duden, en cuanto pasen dos fines de semana, volverán los coalicioneros a recuperar la memoria extraviada y empezarán con la matraquilla de la estafa que ha supuesto el Plan Canarias, que al final se han producido recortes pornográficos en las infraestructuras previstas, que lo de los trenes del norte y sur de Tenerife tendrá que seguir aguardando el sueño de los justos, que las inversiones en carreteras permanecerán bloqueadas por una legislatura más.

 

En fin, ya deben quedar pocos ciudadanos que se fíen de las aviesas intenciones de determinados dirigentes de CC. Incluso, un peso pesado como el presidente del Cabildo tinerfeño, Ricardo Melchior, tuvo el arrojo y la gallardía de solicitar a sus compañeros de partido en el Congreso de los Diputados que no se abstuviesen, sino que rechazasen de plano y de pleno el plan improvisado de Zapatero. Pero nada, aquí no se hace ni caso, algo normal por otra parte cuando la misma presidenta de Coalición Canaria, Claudina Morales, se muestra incapaz de unir al partido. Normal que al final cada quien haga la guerra por su cuenta, pero eso, tarde o temprano, le pasará factura en las urnas, sobre todo cuando hablemos de elecciones en clave nacional.

España sí, La Roja, no

20100530002303-espana.jpg

España sí, La Roja no, este es el lema que propongo a la hora de referirnos a nuestra Selección Española de Fútbol ante el virus contaminante que se ha instalado en nuestro país y que se ha empeñado en denominar al combinado con ese sobrenombre de La Roja cuando hay muchos otros equipos nacionales que llevan ese color en su camiseta (Chile o China, por poner unos ejemplos). Habrá quien piense que ese apelativo tampoco crea excesiva confusión, que todo el mundo sabe perfectamente que nos podemos referir a España cuando hablamos de La Roja, pero ese no es el punto de debate. De lo que realmente estoy convencido es de que determinados personajes prefieren borrar toda relación a la españolidad, quitarle identidad al cuadro que ahora entrena Vicente Del Bosque y dejarla con un epíteto de roja cuando, en todo caso, siempre ha sido conocida popularmente como la Furia Española.

 

Posiblemente, este paralelismo, amén de querer fulminar cualquier mención a España, español, etcétera, viene influenciado por lo que sucede en otras naciones como Francia, donde al cuadro galo se le conoce como les bleus o en Italia, donde su once son los afamados azurri o en Brasil, la canarinha. Sin embargo, ese apelativo de La Roja nunca se ha empleado en nuestro suelo patrio y sólo ha venido utilizándose con cierta asiduidad desde que el canal privado Cuatro empezase en el Mundial 2006 a emplear ese término y que, en cierta medida, ha calado entre la sociedad por mor de un machaqueo constante.

 

Pero eso es lo que hay que evitar, que caigamos en esa fuerza de la costumbre y que al final nos habituemos a un simple La Roja en vez de gritar con todas nuestras fuerzas eso de España, España y España. A determinados políticos, acomplejados, de mentalidad estrecha o con ambiciones independentistas, les resulta más cómodo emplear términos que simulan ser sinónimos amables, edulcorados y disfrazados de la idea de ser español. No hay más que escuchar al presidente del Gobierno, ZParo, cuando intenta evitar toda referencia a España hablando de Estado, de país o de nación. Alguien que no cree en la idea de España como conjunto y que encima tiene a su cargo la Presidencia del país, es evidente que busca fórmulas que le intenten sacar del atolladero lingüístico, pero ya no cuela.

 

Determinados patrocinadores han apostado por ese La Roja como emblema principal para referirse a nuestra Selección Española, pero tarde o temprano todo volverá a su cauce porque no hay que avergonzarse de tener siempre en nuestra boca y en nuestra lengua la palabra España. Esta es nuestra nación, en la que viven cerca de 50 millones de personas y quien no se sienta español…pues ya sabe lo que puede ir haciendo. Pero aquí estamos en España y, pese a quien le pese, somos españoles, no rojos.

España precisa un cambio urgente

20100531000303-nuevosondeo.png

Señala el sondeo encargado por el periódico El Mundo que, a día de hoy, el Partido Popular obtendría en las urnas una más que sobrada mayoría absoluta, incluso superior a la lograda en el año 2000 por José María Aznar, que recordemos que sacó 183 escaños, dejando a los socialistas a más de 50 diputados de diferencia, algo que sólo ocurrió en los albores de la democracia, especialmente con aquella victoria aplastante del PSOE de Felipe González, que rebasó el techo de las 202 actas en la Carrera de San Jerónimo. Es evidente, a nadie le puede sorprender, que esta proyección demoscópica responde única y claramente a las vacilaciones perpetuas de ZParo en materia económica, política y social. Los ciudadanos han visto con sus propios ojos como este jueves nadie apoyaba el tijeretazo de propuesto por el Gobierno y sólo la cobardía de UPN, CC y CiU, con una abstención pornográfica, dieron un respaldo pasivo a los planes de empobrecer aún más a los españoles.

 

Por supuesto, y eso ya lo sabrán los grandes asesores áulicos de Mariano Rajoy, con el señor Arriola de factótum, las encuestas no dejan de ser eso, una previsión más o menos aproximada, pero que no tiene un carácter de ciencia exacta (más bien todo lo contrario). Aquí, en nuestra querida España, ya hemos tenido sobrados ejemplos de sondeos que auguraban mayorías aplastantes o derrotas por la mínima y convertirse esas predicciones en, dicho sea finamente, al revés del pepino. En el año 1993, con un PSOE podrido de corrupción por los cuatro costados, acabó ganado unos comicios que tenía largamente perdidos o qué decir de la convocatoria del 2000, cuando se esperaba que el PP y el PSOE tuvieran casi un empate y al final fueron los conservadores los que sacaron un triunfo sobrado y brillante.

 

España, esa es la verdad, ya no está para más experimentos arriesgados. Hemos llegado a un punto de no retorno. La sensación actual es que la permanencia de ZP en la Moncloa supone un punto más de descrédito para la nación por cada día que pase sin presentar su dimisión o convocar elecciones anticipadas. Ya no es una cuestión demoscópica, es que no es preciso aferrarse a unos sondeos para darse cuenta de que los españoles reclaman un cambio (que no necesariamente tiene que pasar por Rajoy, pero ahora mismo también es cierto que no hay otra alternativa) y que dos años así, hasta el 2012, pueden ser un camino excesivamente tortuoso. En fin, habrá que estar expectantes, aunque hasta otoño, mucho me temo, no tendremos una reacción gubernamental. Lo que hace falta es que la oposición no se amodorre ni se acomode.

 



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris