Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Diciembre de 2011.

En funciones, pero removiendo el pasado

20111130074854-valle-de-los-caidos-vista.jpg

Nada, que da lo mismo que el Gobierno de Zapatero esté en funciones. A estos dirigentes se les ha puesto en la sesera ponerse el mundo por montera y no van a parar hasta conseguir uno de sus propósitos, acabar sacando los restos polvorientos de Franco del Valle de los Caídos. España, sumida en una innumerable lista de problemas y a estos políticos mediocres no se les ocurre otra cosa que seguir preocupado por unos rastro óseos que, para bien o para mal, ya no generan miedos ni incertidumbres entre la población.

Y es que, repito, este Ejecutivo interino ya se ha quitado la careta, la máscara, el disfraz del talante para demostrar en estos 22 días que le quedan de estar en el poder aún puede actuar con un sectarismo lacerante. Posiblemente, no consigan su propósito de ser los ejecutores reales de sacar las cenizas de Franco del sagrado lugar, pero quieren dejarle la patata caliente a Mariano Rajoy para intentar, en una pirueta surrealista a la par que malévola, poner en un brete al nuevo presidente. Si ejecuta el plan establecido, se puede encontrar de frente con quienes aún se declaran rancios y arcaicos franquistas. Si opta por deshacer el proyecto que presentaba con toda pompa y boato el aún ministro de la Presidencia, Ramón Jauregui, entonces será tachado de un heredero del franquismo. Es decir, haga lo que haga, siempre arrastrará un estigma.

Desde luego, uno no está en los zapatos del líder del PP y me imagino que bastante lío debe tener el dirigente gallego como para encima preocuparse por aspectos tan fútiles como ’desterrar’ a Franco del panteón y mandarlo, por ejemplo, al Palacio de El Pardo, pero tampoco debiera el nuevo inquilino de La Moncloa desviar demasiado la atención sobre lo que está haciendo el Gobierno en funciones porque esto del Generalísimo no saldrá gratis, al igual que todas las prebendas, subvenciones y dádivas diversas que está repartiendo a manos llenas el zapaterismo en los estertores de su mandato.

A mí, lo que se haga o se deje de hacer con los restos de Franco no me preocupa tanto como los cinco millones de parados o que estemos al borde del rescate europeo, pero tampoco puedo negar que no me gusta que se esté removiendo la porquería, el pasado más oscuro de nuestro país. La historia de España es la que es, con sus luces y sus sombras y estoy en completo desacuerdo con reescribir la misma y menos aún que esa reinterpretación sirva para la confrontación entre dos Españas.

Las fórmulas para salvar España

20111201232747-dediego-carta-a-rajoy-original.jpg

He empezado a leer Carta a Rajoy. Para salvar a España, del insigne periodista Enrique de Diego. Ya llevo unas decenas de páginas devoradas febrilmente y la conclusión es sencilla, lógica y además de catón, al Partido Popular no se le ha dado un cheque en blanco por parte de los votantes, en absoluto. A Mariano Rajoy se le ha puesto en La Moncloa (bueno, aún no gracias a esta legislación tan decimonónica y arcaica que tenemos) para que gobierne con mentalidad de gestor, como si esta nuestra España fuese una empresa en quiebra y precise aplicar esas fórmulas magistrales para empezar a salir delante de una vez por todas. Lo que no podemos estar es perdiendo el tiempo con lamentos a lo Calimero. Ya sabemos que las cosas están mal, pero no podemos pararnos ni sumirnos en la melancolía. 

Lo que propone Enrique de Diego en Carta a Rajoy no es nada complicado, sino bastante sencillo, basta únicamente con echarle valentía al asunto, es decir, coger la podadora allí donde corresponde y hasta el kit de tapiar puertas en aquellas empresas públicas y organismos asociados que sean inútiles al cien por cien. Como bien se expone en la obra, privatizar empresas públicas ya no tiene razón de ser, primero porque las principales ya se vendieron en la etapa de Aznar precisamente para tapar el boquete de la etapa de Felipe González y, segundo porque en realidad lo poco que queda del sector público está más endeudado que un ministro griego. 

Aquí, insisto, lo que tenemos es que acabar con una serie de prebendas, con los fastos que se realizan a nivel autonómico, local y estatal. No se puede vender el discurso de la congelación de las pensiones o del recorte del 5% a las nóminas de los funcionarios y gastarlo luego en cestas de Navidad, en televisiones autonómicas o en ‘Carods’ dispendios vía embajadas para Mas y mayor gloria de un nacionalismo que en esos aspectos del derroche se camufla perfectamente en el paisaje con el socialismo más manirroto. 

Estoy de acuerdo, vendamos el patrimonio, lujosísimo en ocasiones, de partidos y sindicatos, no es de recibo que las formaciones políticas disfruten de inmuebles en las mejores zonas de las grandes ciudades o que los sindicatos acumulen un patrimonio inmobiliario que haría las delicias de cualquiera. La excusa de esas faraónicas sedes (y no me refiero al Ayuntamiento de Madrid, que cada vez está más cerca de parecerse al Egipto de Cleopatra y Ramses II) es que cada vez hay más gente en la organización. Pues nada, menos gente, mejores ideas y a pensar en cómo salir de la crisis. 

Muchos miramos a Rajoy expectantes y seremos los primeros que alabaremos su arrojo si se atreve a guillotinar los excesos y los despilfarros como también censuraremos que no tenga luego el coraje de hacer todos los ajustes que nos son necesario. España no puede permitirse una alegría más, aunque hasta el 21 de diciembre parece que el inquilino socialista de la Moncloa quiere disparar toda la munición de la que dispone, que cada vez es menor, pero tiene todos los visos de que ZP y su cohorte no quieren dejar ni el chocolate del loro.

59536 y no es el número de la Lotería de Navidad

20111202195816-cola20paro1.jpg

59536 es el peculiar número de lotería de Navidad que Zapatero nos deja antes de marcharse definitivamente del Palacio de la Moncloa. No es, desde luego, el número que compraría cualquiera, sino aquellos que pasan a engrosar la cada vez más engordada cifra del paro en España y que se dispara ya, según los datos oficiales, a los 4,4 millones y la tendencia en los próximos meses, ya con Mariano Rajoy en la Presidencia, es la de seguir incrementándose porque van a irse a la calle una legión de cargos de confianza, personas puestas a dedo, que, según cuentan, pueden superar fácilmente unas cuantas decenas de millar. 

Está claro que con ZP en el Gobierno sólo hemos sufrido una constante política de la improvisación, de repartir dinero a espuertas, de despilfarra lo que no había en onerosos y cuantiosos planes E, un escenario pornográfico en el que no importaba gastar mucho más por lo mismo exactamente que otros pagaban la mitad. Aquí no ha habido preocupación por la generación de empleo. ¿Para qué, además? Si el buenismo de estos socialistas ha consistido básicamente en dar propinas por rascarse la barriga. El equipo económico de Zapatero ha conseguido crear en España un PER a la andaluza, pero muchísimo más costoso. 

Por supuesto, siempre habrá quien haya rechazado la ‘generosa oferta’ de los 426 euros en aras de buscar una ocupación con la que sentirse realizado y, de paso, ganar más que con ese curioso trabajo de no hacer absolutamente nada, sino esperar al 10 de cada mes para percibir una limosna que apenas da para alimentar una boca (y eso sin tener en cuenta una serie de gastos como pagar el alquiler, el teléfono o la letra del coche, que entonces no da ni para eso). Sin embargo, lo preocupante es que hay personas que piensan que la bicoca es esa, la de recibir cuatro euros a cambio de no hacer absolutamente nada (salvo votar al PSOE cada cuatro años, claro). 

Desde luego vienen tiempos difíciles para el nuevo inquilino de La Moncloa, va a tener que afrontar una situación caótica y, sin líquido disponible va a tener que ser capaz de contentar a quienes precisan de unas ayudas de manera inaplazable a la par que logra contener el gasto público o recortar de donde sea. La fórmula va a estar en saber dar los pasos necesarios y correctos para la generación de empleo, que es lo único que puede hacer levantar España en estos mismos momentos. Pero el mensaje claro y evidente debe ser el de que aquí se acabaron las prestaciones como modo de vida. De eso nada, el concepto ha de ser justo el inverso, que las ayudas se den por mor de una formación reglada y obligatoria, no para disfrutar alegremente de la holganza.

Venta Moncalvillo: Lujo gastronómico al alcance de todos los bolsillos

20111205073031-moncalvillo.jpg

¿Comer en un lugar exclusivo, premiado internacionalmente con una estrella Michelín, disfrutando no sólo de aromas y sabores de la mayor calidad, sino también de las explicaciones extensas, formativas y sumamente pacientes a las preguntas de los comensales y, de remate, a un precio asequible a todos los bolsillos? Usted, evidentemente, pensará que esa combinación no existe, que no ha lugar, al menos en España, a ese chollo gastronómico. Y es que, en buena lid, siempre se tiende a pensar que cuando un establecimiento obtiene un galardón como la estrella Michelín, inmediatamente la filosofía del premiado cambia y su restaurante deja de estar al alcance de una inmensa mayoría de usuarios.

Sin embargo, y a pesar de la creencia popular, sí que existe un rincón de la delicia etílica y gastronómica en nuestro país que haría desmayar del gusto al mismísimo Dios Baco. Se trata de la Venta Moncalvillo, a pocos kilómetros de Logroño. Estamos hablando de un espacio premiado en febrero de 2011 con la estrella Michelín y donde el cliente se siente especial desde el mismo momento en que atraviesa el umbral del establecimiento. E insisto, nada que temer por su economía.

A los hermanos Carlos e Ignacio, sumiller y chef, respectivamente, no se les ha subido a la cabeza el éxito. Al contrario, el secreto está precisamente en que ese reconocimiento les sirve de acicate para seguir reinventándose, pero siempre manteniendo la esencia de la comida más tradicional, sin el espectáculo de otros cocineros que, aunque aquí no viene al caso nombrarlos, han hecho de sus fogones un puro marketing y un incremento en el precio de las comandas.

Eso sí, una pequeña (o gran) recomendación. Acudir a la Venta Moncalvillo exige disponer de mucho tiempo, al menos tres horas y media o cuatro. Y es que Ignacio en la cocina y Carlos, como gran experto en vinos y explicar con la precisión de un cirujano por qué se escoge tal caldo para una determinada comida, precisan de que los comensales no tengan prisa, sino que disfruten de una lección magistral gastronómica que llene por completo los cinco sentidos.

Y lo mejor de todo es que, repito, tanto Carlos como Ignacio, con aptitudes más que sobradas para llegar a ser stars system de la televisión, prefieren seguir en su línea de un trabajo excepcional de cara a sus clientes, los verdaderos críticos, los que, en definitiva, deciden que la Venta Moncalvillo sea ese local de referencia entre los comensales más exigentes. Y eso, evidentemente, es de agradecer para quienes gustan de disfrutar de un mundo infinito de exquisiteces ajustado a una política de precios nada escandalosa.

Vía V: El paraíso del goloso y mucho más

20111205072931-378985-2560975435170-1577603966-32431832-274760165-n.jpg

Mucho más que bombones y pasteles. Si existe un centro del placer, un paraíso del goloso, el desmayo de los amantes de los dulces ese es, sin ningún lugar a la duda, la Pastelería Viena, conocida ya como Vía V, su auténtica marca corporativa y como se conoce en todo el territorio español. Enclavada en pleno centro de Logroño, Vía V no sólo ofrece al cliente una deliciosa gama de bombones, chocolates o pasteles artesanales de la máxima calidad. Estamos hablando de mucho más, de un asesoramiento en profundidad, de un servicio personalizado para que el comprador se vaya con una doble satisfacción, la de la compra realizada y la de sentir que recibe una atención como en pocos sitios pudiera recibir.

Conociendo a Mabel, una de las alma máters de este negocio, se entienden a primera vista los motivos por los que Viena o Vía V es uno de los sitios obligados de peregrinación en Logroño. Cualquier duda sobre el vasto mundo del chocolate es resuelto con una explicación magistral por parte de esta experta. Una breve cata de bombones, por ejemplo, le da a uno la seguridad de que los próximos que tome no los va a sentir de igual modo, sino que va a experimentar en su boca una sinfonía de sabores, de aromas y de gustos que, posiblemente, antes no hubiese sido capaz de detectar.

Y, ¡ojo, qué no sólo de chocolates o pasteles vive el hombre! Vía V también se ha especializado en los típicos dulces de Navidad, unos mazapanes escandalosamente deliciosos, turrones que son una tentación al paladar, e incluso, tal y como detalla Isabel, otro de los pilares de esta pastelería, hay tiempo para el aspecto solidario, para ayudar a la infancia menos afortunada. Para tal fin, Vía V ha dedicado un stand completo a la venta de unos turrones solidarios y de cuya venta tres euros por caja van a parar a ese encomiable fin de ayudar a quienes menos tienen y máxime en unas fechas tan especiales y tan entrañables como las que estamos a punto de vivir.

Además, Vía V también se ha especializado en dar unos deliciosos desayunos a base de churros, croissants y otra serie de productos pasteleros que rayan y superan todos los cánones de calidad, acompañados por deliciosos cafés, chocolates, lo que el cliente desee para irse completamente satisfecho. Bueno, no del todo, ya si desea rematar la estancia, tampoco puede dejar de probar su espectacular pan, elaborado en obrador propio y que está siendo uno de los productos más demandados.

El secreto del éxito está no sólo en creerse los mejores, sino que lo demuestran día a día, innovando y dando al cliente lo que busca. Y es que cuando se está en el pedestal, a veces, es complicado seguir conectado a la realidad, pero en el caso de Vía V no sólo no se han alejado de los clientes, sino al contrario, la humildad y un trabajo sacrificado (a veces en la práctica el negocio está 24 horas abierto) son los que hacen acreedor a esta firma de su merecido liderazgo.

Cuando un Pimiento sí que importa

20111206125304-pimiento.jpg

Reza el dicho popular que cuando algo no nos preocupa demasiado o, siendo francos, no nos interesa lo más mínimo, acabamos diciendo que nos importa un pimiento, una forma, entre comillas, fina de mostrarnos despectivos ante nuestro interlocutor. Sin embargo, existe un Pimiento que para nada es desdeñable, más bien lo contrario.

Situado en el pequeño pueblo de Tirgo, justo al lado del exclusivo hotel de Solar de Febrer, el restaurante bodega Pimiento es uno de los establecimientos más valorados por los comensales, con unas carnes y unos embutidos que hacen las delicias de los más exigentes, todos ellos acompañados de unos caldos riojanos de excelente calidad (¿y cuál no lo es?) y de unos postres excepcionales.

Además, otro punto que hace atractivo a Pimiento es su trato amable, cercano, familiar. Mar, el alma, espíritu y corazón del local, no dejará indiferente a quienes tengan la ocasión de visitarlo. No estamos hablando de la clásica dueña que pretende quedar bien con sus clientes por una mera cuestión de protocolo. En el caso de Mar, con ella no va esa actitud protocolaria, entiendo por tal el puro formalismo, el mantenerse en la corrección, pero sin saltar determinadas líneas. Esta restauradora se desvive al 100% para que todo esté al gusto del comensal, quiere que todos salgan con la sensación de haber disfrutado de una comida casera, hecha en un horno de leña de los de siempre.

Hay quien pudiera pensar que Pimiento se nutre principalmente de la clientela que está alojada en ese coqueto y excepcional templo del descanso que es Solar de Febrer, pero nada más lejos de la realidad. Cierto es que quien se aloje en ese recinto no puede irse sin haber probado los exquisitos manjares del restaurante dirigido por Mar, pero son centenares de riojanos y de visitantes los que rinden culto a un centro culinario donde se disfruta hasta niveles supremos de los productos salidos de ese, repito, tradicional horno de leña.

Y quien pudiera pensar que esto sólo es una exquisitez al alcance de los riojanos y de provincias anexas, también errarían. Apenas tres horas separan Tirgo de la capital de España. Es un placer para los sentidos y, sobre todo, para la mente. Desconectará de la rutina diaria.

Un tranvía llamado despilfarro

20111202194404-tranvia-parla.jpg

Cuando se denuncia el despilfarro de las administraciones públicas, más de uno vuelve la cabeza y con razón a lo que sucede en el ayuntamiento madrileño de Parla. El ínclito Tomás Gómez se marchó de la corporación dejando una pella económica bastante sustanciosa, pero con especial incidencia en su último capricho, el tranvía o metro ligero, como ustedes quieran denominarlo. Este medio de transporte, innecesario a todas luces, fue un empeño, una cabezonada de un dirigente socialista al que no le ha importado dejar hipotecado el futuro de su pueblo, unos ciudadanos que, por otra parte, parece que tampoco aprendieron la lección porque aunque el PP ganó, lo cierto es que se aliaron PSOE, IU y algún otro partido de corte vecinal para seguir dando carta de naturaleza al derroche. 

El sustituto de Gómez, el señor Fraile, frito por las deudas de su antecesor y al ver que el tranvía ya no salía, que los trabajadores del servicio han dicho basta ante los impagos, ni corto ni perezoso se personó en la sede de la Comunidad de Madrid para que le arreglasen el problema, es decir que Esperanza Aguirre tragase con el muerto de financiar y subvencionar este servicio. Con muy buenas palabras en la sede de Sol le dijeron que le fuese bonito, pero que no había nada que rascar, que ya se da una subvención obligatoria a todos los medios de transporte públicos que hay en la región, pero ni de lejos se puede primar el disparate. 

Y es que es lógico, por mucho que se ponga hecho un basilisco el primer edil de Parla, que la Comunidad de Madrid no asume el papel de una ONG y menos aún para fines como éste, salvarle la cara a un Ayuntamiento o, mejor dicho, a unos políticos que se han dedicado al innoble arte del despilfarro. Se dijo por activa y por pasiva que el tranvía no tenía razón de ser, que era un gasto innecesario, algo superficial, pero nuestra clase política debe tener tupidos los oídos y hace lo que le sal de sus reales mandatos. 

El populismo de Fraile, intentando pasar por víctima, no le va a servir de nada. Se ha encontrado de frente a una presidenta regional inflexible con las ‘alegrías’ presupuestarias. Aquí hay que empezar a tener claro que la fiesta irresponsable de uno no puede repercutir en el resto o, más sencillo aún, quien la hace, la paga, aunque algunos dirigentes (más de lo que podemos imaginar) siguen anclados en la mentalidad de que existe una maquinita de hacer euros a mansalva. Craso error, señores, craso error.

El ADSL de Casado

20111207150128-pablete-5-.jpg

Los recortes, grandes o pequeños, siempre han de tenerse en consideración. Da lo mismo que estemos hablando de millones de euros que del chocolate del loro, lo cierto es que hay que agradecer que nuestros políticos piensen de una vez por todas en que tienen un sueldo como Dios manda para que encima sigan trincando de la teta presupuestaria (cada vez más escuálida) y conseguir unas prebendas que resultan escandalosas. Pero vamos, vistas ciertas declaraciones, no es de extrañar que haya políticos que aún se resistan a perder el maná del todo gratis o todo pagado. Lo peor, es que estas ideas de que salir como diputado da derecho a la barra libre son incluso defendidas por gente joven, representantes que debieran luchar por todo lo contrario. 

Y es que las palabras de Toni Canto, de UPyD, sobre su renuncia al pago del hotel y al ADSL de su casa han sido ninguneadas por algunos diputados, pero especialmente llamativa ha sido la defensa casi numantina que de sus privilegios como parlamentario ha realizado Pablo Casado, del PP. Según su criterio, recortar en eso no es lo relevante, dando pie a entender que a él si le gustará que le abonen los gastos de hotel y de ADSL. 

Resulta penoso, desde luego, escuchar a esta gente que llega con tan tierna edad a un lugar tan sagrado como el Congreso y, lejos de buscar la necesaria renovación, que se decanten por la vieja norma no escrita de pedir que primero recorten en lo grande, un pensamiento tan decimonónico como equivocado. Sinceramente, en buena lid, ¿creen que alguien que no es capaz de asumir que hay que recortar en el detalle será capaz de ponerle coto a los grandes despilfarros? La respuesta, lógicamente, ha de ser necesariamente negativa. 

Sólo espero que quienes entren ahora, los políticos del PP, se den cuenta de una vez por todas que no estamos para bromas, que aquí hay que meterle podadora a todo, a lo grande y a lo pequeño, que España no está para regalar, siquiera, caramelos a céntimo. A mí, como a cualquiera de ustedes, no me pagan la factura del móvil o el abono transportes, todo corre de mi cuenta. Tal vez ha llegado el momento de plantearse la privatización de las administraciones públicas. Sólo así será posible que los dineros se inviertan realmente en lo necesario, no en pagarle el caprichito a 600 políticos que, en muchos casos, están fuera de la realidad.

El PSOE tiene un problema con Eguiguren

20111207121123-jesus-eguiguren-arnaldo-otegi.jpg

El PSOE tiene un problema (bueno, uno más que añadir a la colección) con Eguiguren. O miente el presidente de los socialistas vascos o el PSOE, es decir el Gobierno que ha mandado desde 2004 hasta nuestros días, aunque ya sea en funciones, ha engañado masivamente a los españoles en relación a las negociaciones con la banda armada ETA. Lo que bajo ningún concepto puede ser verdad, ni desde un punto de vista metafísico, es que ambos digan la verdad, básicamente porque tienden a contradecirse. Está claro que el librito de Eguiguren donde reconoce la negociación y los acuerdos constantes con la etarras va a dar mucho de sí en las próximas semanas y meses.

Por supuesto, un personaje como el presidente del PSOE en Euskadi no es digno de crédito alguno, así como que tampoco merece que se le dé cuartelillo, pero no deja de ser relevante que un libro escrito bajo su puño y letra venga a confesar tales atrocidades y que el Ejecutivo, aún en funciones, sólo tenga fuerza para decir, en palabras de José Blanco, que “el señor Eguiguren no sabe de lo que habla”. Cierto, añadiría yo, no sabe de lo que habla, pero sí de lo que escribe y está perfectamente reflejado negro sobre blanco.

Además, los argumentos que inclinan a uno a creerse a Eguiguren y no al socialismo en derribo es que, curiosamente, aún no se ha puesto a este señor en la puerta de la calle. Nadie en su sano juicio, ya sea dentro de una organización política o una empresa cualquiera, consentiría bajo ningún concepto que un miembro de la compañía, por muy alto rango que pudiera tener en ella, mintiese como un cosaco, desvelase trapos sucios que van a afectar a buen seguro a la credibilidad del resto del grupo. Aquí, repito, esto no se ha producido y sólo hemos tenido esos vagos rechaces de balones a ver si se consigue distraer al público para no ver la repetición la mano flagrante de Zapatero, Rubalcaba y compañía con ETA, pero no va a colar.

En definitiva, este Gobierno se marchará igual que vino, con la falsa bandera de la verdad o, mejor dicho, con la verdadera enseña de la mentira. Al presidente del talante le han pillado con el carrito del helado y ahora sólo le queda una salida como todavía secretario general del PSOE, o empura a Eguiguren o tendrá sobre sí el dudoso honor de ser el político con más mentiras en tan poco espacio de tiempo, pero es que encima es doblemente grave toda su negación con respecto a ETA porque incluso negó la mayor cuando el famoso bombazo de la T-4, es decir, que no iba a seguir encamado como los chicos del tiro en la nuca y el pasamontañas y al final ha logrado su objetivo, meter a siete de Amaiur en el Congreso que, al igual que los de Bildu, aún  no han condenado el millar de asesinatos cometidos.

El sí a la vida de Bauzá

20111209101840-jose-ramon-bauza-pp-balear.jpg

El presidente de Baleares, el conservador José Ramón Bauzá, está aplicando punto por punto, su programa de recortes para poder equilibrar las cuentas públicas de su comunidad. Los cuatro años de Antich y sus mariachis, con especial incidencia en la señora Munar, de Unión Mallorquina, que dejó su cargo de presidenta del Parlamento con más agujeros (económicos) que un queso de gruyere, han sido nefastos para las islas y ahora no le queda más remedio al recién elegido jefe del Ejecutivo balear que llevar a la práctica duros ajustes para así evitar que la ruina sea total. 

De entre las medidas que ha adoptado Bauzá, hay una que llama poderosamente la atención y que debía de ser seguida por todas las autonomías. Se trata de acabar con la financiación a las clínicas abortivas. Alguien puede pensar que se trata del mero chocolate del loro, que el medio millón o el millón de euros no conduce a nada dentro de las cifras que se suelen manejar en un presupuesto, pero es precisamente es por ahí donde se empiezan a tapar las primeras filtraciones de dinero, por lo pequeño y eso da para acometer después los boquetes más grandes. 

Pero, al grano. Lo cierto es que Bauzá no corta este chorro de dinero destinado a cargarse el derecho más fundamental que existe, el derecho a la vida, sino que además lo hace por una demostrada convicción cristiana. No se puede estar jugando ni decidiendo sobre la vida de los demás y aquí a alguien, es decir a las Aído y Pajín de turno, se les fue la cabeza con la funesta y siniestra idea de que aquí un embarazo te lo podías eliminar cual si fuese un dolor de cabeza. Para este último caso te tomas una aspirina y para el primero, la pildorita y si no, visita subvencionado al doctor muerte y sin permiso paterno. 

Lo sorprendente del caso es que esta medida de cortar el grifo a las clínicas abortivas sólo funciona en Baleares. Cierto es, para poner todos los datos sobre la mesa, que en Castilla La Mancha el Gobierno de María Dolores de Cospedal ha decidido no seguir pagando el carísimo convenio firmado por su antecesor con estos centros, amén de que el manirroto de Barreda dejó el cargo con muchas deudas contraídas con estas clínicas y, en el caso de La Rioja, lo que se produce es un trueque por el cual no se practican abortos (salvo en los casos recogidos estrictamente por la ley) dentro del territorio, pero sí existe la posibilidad de ser derivado a centros del País Vasco y los naturales de éste, si están de vacaciones o por trabajo en tierras riojanas pueden ser atendidos ahí sin mayores requisitos. Pero, salvo estas honrosas excepciones, el resto de comunidades siguen haciendo del aborto un elogio presupuestario indecente.

Justicia ágil

20111210170922-justicia-560x280.jpg

Buena propuesta la que llega desde ciertos ámbitos judiciales para empezar a agilizar una administración donde aún abundan los métodos decimonónicos, esa especial afición por acumular torres y montañas de expedientes sobre las mesas de los juzgados, asuntos que se demoran hasta no dejar dormir el sueño de los justos, demandas que se perpetúan sine die hasta lograr el aburrimiento de las partes y hasta de los letrados que ven con auténtico ahogo como no cobran las minutas pactadas ante casos que se posponen ante la llegada de un torrente de naderías que parecen gozar de mayor predicamento en nuestra sociedad. 

Resulta como poco indignante que los juzgados de media España (y parte de la otra) se encuentren colapsados con asuntos tan ‘urgentes’ como demandas vecinales por la música demasiado elevada, por obras en la comunidad o por los recursos hasta la saciedad de las multas de tráfico; de ahí que la idea que está cociéndose en los magines de ciertos juristas es la de empezar a cobrar una tasa extra cuando se presenten denuncias de esta clase y que tengan como denominados común el hecho de intentar poner palos a las ruedas de una Justicia a la que le hacen falta pocos obstáculos para ralentizarse a las primeras de cambio. 

Hay gente en esta Viña del Señor que está especializada en bloquear el sistema legal con demandas que, a pesar de tener un futuro tan negro como España en Eurovisión, pueden estar pasando de juzgado en juzgado años y al final con resultado desestimatorio para el demandante, pero éste se da por contento con el resultado, es decir, haber pringado la maquinaria judicial. 

Por eso, veo con buenos ojos ese recargo extra a quien proponga esas demandas sin fundamento alguno y, bueno, ya que estamos, lo digo por experiencia propia, a aquellas personas a las que les gusta jugar con otras serie de denuncias, las que se interponen por malos tratos, por ejemplo, y que hacen que se deriven recursos de protección a supuestas víctimas de amenazas que, al final, no lo son tal, pero que también aprovechan un sistema demasiado endeble, demasiado protector y discriminador. Lo que sucede es que en este último supuesto no hay quien le ponga el cascabel al gato puesto que hay muchas presiones y demasiados intereses en juego.

Si 'Bebes' das el cante

20111210164522-bebe.jpg

¿Quién es Bebe? Para los no iniciados en el mundo de la música moderna o, mejor dicho, las melodías horteras, zafias y vulgares, esta señora o señorita es una cantante de origen extremeño y cuyo mayor virtud es la de soltar 20 tacos por minuto, aunque desde luego tampoco se destaca por la originalidad y la variedad de su repertorio. Está claro, a la vista de la rueda de prensa concedida hace unos días con motivo de la presentación de su último trabajo, que la educación y los buenos modales no son el punto fuerte de la artista, en una muestra clara y evidente de que ni el colegio pasó por ella ni ella tampoco parece que aprovechase bien las enseñanzas de los docentes, amén, por supuesto, de que sus padres no supieron o no pudieron dotarla de mejores maneras cuando tuviese un micrófono delante. 

Esta solista, especialista en letras que rinden culto al feminismo del más rancio abolengo, a hablar del maltrato masculino (¡como si el femenino no existiera!), a incitar en sus canciones al autoplacer sexual y a otra serie de cosas menos reconfortantes, se dedicó, repito, hace sólo unos días a vituperar a la prensa especializada y sólo con el único objetivo de creerse la más machita del lugar, como si con esa apariencia ruda y rudimentaria pensara que iba a tener más respeto por parte de quienes estaban allí con el único objetivo de informar. 

Lo cierto es que si Bebe quería sus cinco minutos de gloria, a fe que los logró. Su funesta intervención en la Sala Sol acabó como el rosario de la aurora, con una ensalada de insultos y lindezas varias y, por supuesto, el vídeo de la presentación de su nuevo disco es ya de los más vistos en la red, lo cual viene a demostrar que la extremeña va  a pasar a la historia como el personaje que destaca más por su lengua sucia y viperina que por su arte que, además, en confianza, canta en la misma proporción y armonía que Falete desfilando en la Pasarela Cibeles. 

Me imagino que, una vez pasada toda la polvareda, la señora Bebe se verá obligada a regresar a su Extremadura natal y dedicarse, por ejemplo, a la recolecta de bellotas, oficio que posiblemente esté más a la altura de sus posibilidades que el tener un micro en la mano para decir toda una sarta de despropósitos. Y es que en este caso, haciendo el chiste fácil, Bebe no es que cante, sino que da el cante, que parece igual, pero desde luego no es lo mismo.

Los puentes...para las carreteras

20111211111106-puente-de-ayamonte.jpg

España no se puede permitir una semana más como la anterior, trufada de puentes mientras nos estábamos jugando gran parte de nuestro futuro en la Unión Europea, ¿de qué manera nos habrán visto en Bruselas? Pues me imagino que como un país de pandereta, al que le importa muy poco su porvenir, que prefiere las megafiestas al pico y pala. Y, desde luego, no estamos en una situación como para perder miles de millones por cese temporal de la actividad, que es lo que ha sucedido desde el viernes 2 de diciembre hasta el pasado domingo 11. 

Por eso, la propuesta de empezar a poner los festivos que caigan en martes, miércoles o jueves bien al principio de la semana laboral (lunes) o al final de la misma (viernes) empieza a tener todo el sentido del mundo para evitar, precisamente, esta especie de jubileo que era ir a trabajar un día, descansar otro, trabajar el siguiente y volver a descansar. Ni empresarial, ni psicológicamente es rentable. En el primero de los casos, porque en muchas ocasiones se generan problemas logísticos con ese festivo de por medio, pongamos por caso el envío de mercancías, y en el segundo, porque el cerebro precisa de una continuidad en lo que sea, bien trabajando o descansando. Es como si nuestra mente fuese un interruptor, de tanto darle seguido al encendido/apagado al final, por fuerza, se nos tienen que fundir los plomos. 

Es evidente que la propuesta de variar nuestro calendario festivo no va a resultar sencilla porque habrá muchas discrepancias y reticencias a la hora de mover determinados festivos, pero habrá que hacer un esfuerzo necesario y en el que la propia Iglesia deberá ser flexible en ese aspecto. Sin perder su esencia, pero, por ejemplo, esta pasada semana, de haber estado en vigor la nueva medida, el festivo a efectos prácticos de descanso, debería de haberse situado el viernes o el propio martes, arrastrando un día antes al feriado de la Constitución. Sí, puede parecer un sacrilegio, pero es que no nos queda de otra. 

En España, ahora mismo, hacen falta muchos sacrificios y ya va siendo hora de que todos nos pongamos manos a la obra al tema. A nadie le gusta perder sus días de descanso o, incluso, si se es funcionario (que son los más estudiosos de los calendarios para programar sus días de asuntos propios para ligarlos casualmente con los festivos) eso acueductos que casi otorgan diez días de relax, pero evidentemente nos vigilan desde arriba, desde la Unión Europea y, por tanto, tenemos que posponer el placer por la productividad y que nos vuelvan a mirar como una nación fiable.

Del balonmano al talonmano

20111213075027-unrdangarin-560x280.jpg

¡Cómo se han puesto en la Casa Real! Fue insinuar la posibilidad de que la Familia Real se reduzca a la mínima expresión, es decir, Reyes, el  heredero, esposa y las infantitas y enseguida, me imagino, fue descolgarse del teléfono las infantas Elena y Cristina para pedir cuentas y exigir una inmediata rectificación o marcha atrás de la propuesta en cuestión. Que Urdangarín haya trocado, permutado o cambiado el deporte del balonmano por el del talonmano no tiene porque afectar al funcionamiento de ese chollo que tienen institucionalizado por gracias de Dios y del Generalísimo.

Evidentemente, luego se quejan de que la sociedad española ve a la Familia Real como un lastre importante, máxime en estos tiempos de crisis donde no tiene lugar tanto despilfarro, tanto derroche. Nos dicen que a partir de 2012 el presupuesto de la Casa Real será público, que está colgado en la web oficial, pero, eso sí, tiene trampa, la misma que impedirá conocer al detalle cuánto se despalillan del dinero asignado en viajes y vestuario. Es decir, que tendremos que seguir siendo malpensados y hacernos a la idea de que Letizia, por ejemplo, se deja al mes un pastizal en cuestión de moda. Ustedes pongan ceros a la derecha, échenle hilo a la cometa y seguro que aciertan.

Lo cierto es que el estallido del caso Urdangarín tampoco sorprende en exceso. Siempre se ha mantenido la teoría de que entrar de lleno en el ámbito de la Casa Real supone tener una fuente inagotable de contactos de las más altas esferas, pero, precisamente por esa razón, uno debe de abstraerse de participar directa o indirectamente en esos procelosos negocietes. Sin embargo, el ex jugador de balonmano, hoy permutado en un profesional del talonmano, ha hecho justamente lo contrario, pero que es precisamente lo que lleva viendo desde que en 1997 se casara con la infanta Cristina. Si fue la propia esposa la que también gustó de jugar a eso de ser empresaria, pero el vacilante Borbón padre le dijo que na nai, que se dejase de tontear con el mundo de las finanzas.

Habrá que ver en qué queda todo este vodevil, pero sea como fuere, la verdad es que el deterioro que ha sufrido la Casa Real es más que evidente, incluso con esa forma tan chapucera de recular con la composición de lo que se entiende como núcleo de la Familia del Rey. A mí me da, y no va con segundas, que hace mucho tiempo que a Sus Majestades les han colado un gol por toda la escuadra y que continuamente se repite la jugada sin que nadie tome medidas al respecto. ¡Así nos va!

Psiquiátrico rojiblanco

20111214075241-n-20110624091232-miguel-angel-gil-marin-no-se-atreve-a-prescindir-de-cerezo-como-presidente-del-atletico.jpg

El Atlético de Madrid se mudará dentro de tres temporadas a su nueva ubicación, el Estadio Olímpico, conocido popularmente como La Peineta, pero tal y como andan las cosas por el club del Manzanares, lo recomendable sería que se replanteasen establecer su sede en un psiquiátrico o, por lo menos, buscar la posibilidad de que la Comunidad de Madrid les construya cerca de su nuevo recinto un hospital mental porque, sin duda alguna, tarde o temprano todos los que conforman la entidad rojiblanca acabarán como auténticas regaderas.

Y es que nadie entiende que en un club (gestionado como una empresa, dicho sea de paso) que se está jugando en una semana gran parte de su futuro, se deje, por parte de las ¿cabezas pensantes? en manos del ’a ver que pasa’. Los directivos no confían en Gregorio Manzano, la afición tampoco y la plantilla, al menos una parte esencial de la misma, tampoco tiene feeling con el preparador jienense, máxime por las rotaciones que viene haciendo desde el comienzo de la temporada y que, por ejemplo, ha conseguido rescatar la peor versión de José Antonio Reyes, con insultos al técnico y risotadas sin sentido alguno (aparentemente) el día del derbi frente al Real Madrid.

Bueno, pues con este cuadro clínico, y a vistas de dirimirse su liderato en la Europa League, no quedarse más descolgado en Liga y superar la eliminatoria de Copa, ni Cerezo ni Gil Marín salen a dar la cara y le dejan la patata caliente a José Luis Pérez Caminero. La genial idea de los dirigentes colchoneros es la de darle un crédito de tres jornadas a Manzano. Es decir, no se confía en el entrenador, pero dejan en manos de ese empleado al que quieren poner de patitas en la calle la resolución del 90% del porvenir más inmediato del conjunto del Calderón. Es de locos.

Otra cosa es, desde luego, que no hay un euro en las arcas del Atlético de Madrid para despedir y contratar a un entrenador, pero eso tampoco parecería demasiado problema. Tal vez la solución esté en casa, en el técnico del filial, en Milinko Pantic. Hay quien ve en ese entrenador un valor seguro y quizá, antes de decantarse por otras opciones arriesgadas (y sobre todo caras), habría que mirar dentro de la propia entidad. A veces los remedios caseros no sólo son más baratos, sino también más eficaces. Pero, claro, eso requiere valentía y, sobre todo, que haya cabezas pensantes en el club, pero cuando los que mandan están a sus negocios inmobiliarios y cinematrográficos…pasa lo que pasa, que acaban haciendo la casa del equipo por el tejado y auténticos bodrios de películas deportivas.

Firmeza, Posada, firmeza

20111215074553-jesus-posada-congreso.jpg

Jesús Posada, nuevo presidente del Congreso de los Diputados, tiene un problema enorme como no se ponga en sus trece. La sesión constitutiva de la Cámara Baja fue un canto al esperpento, al disparate, a que cada grupo parlamentario hiciese poco menos lo que le viniese en gana. Entre los independentistas catalanes de ERC y los proetarras de Amaiur podemos estar ante la legislatura con mayor bronca en la Carrera de San Jerónimo. Por lo pronto, el hecho de jurar la Constitución se convirtió en un acto surrealista, acatando la Carta Magna por imperativo legal o por esencia republicana, fórmulas todas ellas que no están en la esencia del reglamento. Pero, ¡ay amigo! el PP quiere empezar con buen pie y, como se deje un poco más, le acabarán comiendo la tostada.

Todo el mundo habla maravillas de Posada, de su talante conciliador, de ser una persona completamento opuesta a las palabras polémica, lío, follón, bronca, controversia, conflicto, etcétera, pero una cosa es ser santo de estampita y otra muy distinta es que te cojan la matrícula desde el inicio y luego no sepas o puedas imponer la disciplina necesaria en el Congreso. Un poco más, y algún diputado hubiese jurado la Constitución por Snoopy.

Aquí, evidentemente, hace falta mucha energía, mostrarse sólido frente a quienes sólo vienen a Madrid con espíritu rompedor. Amaiur ya enseñó su patita al chotearse de toda una Cámara con la ’cercenación’ del diputado obtenido por Navarra para tratar de formar grupo parlamentario únicamente con sus seis escaños logrados en las tres provincias vascas, algo que es ilegal a todas luces. Y los de ERC tampoco se han molestado en disimular su antiespañolismo. En la ronda de consultas que Su Majestad Don Juan Carlos I, Rey de España, hace con los partidos que han obtenido representación, estos radicales catalanes le presentaron una carta en la que desean salir del Estado español. Lo normal es que su regia majestad les hubiese propinado un puntapié en salva sea la parte, pero el Borbón, últimamente, traga con demasiadas cosas y otro hecho indecoroso más no iba a suponer mayor mácula a su expediente de los últimos tiempos.

En sí, este es el panorama que se le presenta a Jesús Posada y a quienes tengan como objetivo trabajar por España. Temo cuatro años demasiado movidos a no ser que el PP (y quienes deseen unirse a la causa) dé un puñetazo sobre la mesa y ordene ponerse en posición de firmes a quienes sólo vengan dispuestos a la bronca, al follón y a reventar cualquier acuerdo. Los rodillos, por supuesto, no son buenos, pero cuando los ciudadanos te han dado una mayoría absoluta es, precisamente, para eso, para que gobiernes y saques las leyes que en otro escenario de pactos obligados no sería posible.

Antena 3 lo vuelve a hacer

20111216195122-antena3.jpg

Lo vuelven a hacer. Ocho años después, Antena 3 en Canarias trata de conseguir la máxima rentabilidad al menor coste. Da lo mismo lo que digan las cifras, que las Islas sean uno de los lugares más provechosos para la cadena del Grupo Planeta, contablemente hablando. El objetivo de los rectores de la casa es cerrar el centro de Santa Cruz de Tenerife y tener todo en Las Palmas de Gran Canaria. No, no se trata del clásico pleito insular, sino de que se vuelve a jugar con los empleados, con sus vidas, con sus planes de futuro. Porque, por supuesto, no estamos hablando de despidos, sino del ofrecimiento de irse a trabajar a otra isla. Es el típico, o lo tomas, o lo dejas, pero perfectamente almibarado.

Lo cierto es que Antena 3 siempre ha funcionado a las mil maravillas en el Archipiélago. De las privadas, fue la única que apostó en serio por las Islas y colocó dos centros de emisión, amén de corresponsalías en el resto de las islas. Sin embargo, después de la famosa inversión en el año 2002 por hacerse con los derechos por el Mundial de Japón y Corea, el grupo entró en una situación económica delicada y empezaron los recortes. En muchos sitios se justificó el cierre o la reducción del plantel por la diferencia entre ingresos y gastos, pero en Canarias, por ejemplo, el contexto era diferente, con pingües beneficios, pero aún así se recortó plantel y a muchos periodistas de las islas no capitalinas se les dio carpetazo.

Pese a todo, Antena 3 ha tenido su predicamento en las Islas y ha seguido siendo una indudable televisión de referencia. Sin embargo, en cuanto en Madrid piensan a nivel global, sin pararse a contemplar que hay partes de la anatomía que funcionan a la perfección, a los trabajadores canarios les toca ponerse a rezar lo que sepan porque inmediatamente alguna operación chusca van a tener que sufrir indefectiblemente.

Esta estratagema de cerrar el centro de Tenerife sólo supone una visión mercantilista de esos directivos que jamás asumen culpas. Y no estamos hablando del cierre físico de la cadena en la isla, sino que quienes estaban trabajando allí se verán en la dura tesitura en algunos casos de tener que plantearse un alejamiento temporal de la familia, buscar una nueva vivienda y tener una serie de gastos añadidos que, en ocasiones, no compensa. Pero, claro, así piensan algunos detrás de sus mesas de caoba y mullidos sillones que sólo abundan en las alturas. Lo que pase fuera de los despachos no parece importar.

No estamos para fiestas

20111217170427-nochevieja-476x310x80.jpg

Las tradiciones, precisamente como dice su nombre, son eso, tradiciones y todo lo que se quiera presentar como tradicional sin serlo, acaba convirtiéndose en cualquier cosa menos en lo que realmente pretendía ser. Todo esto viene a colación por esa especie de fin de año anticipado que viene celebrándose desde 2004 en la Plaza Mayor de Salamanca, un acto donde los estudiantes (y muchos añadidos) se dan cita para despedir un año 15 días antes de lo previsto. Lo que sucede es que al final el acto deriva en cualquier cosa menos en un Fin de Año. Y es que, lo que no toca, no toca y punto.

Los medios de comunicación se vienen haciendo eco con mayor o menor bombo publicitario de este evento que, dicho sea con todos los respetos, me parece un botellón con autorización municipal revestido de un adelanto del 31 de diciembre porque en su momento a un puñado de jóvenes se les ocurrió montar la jarana en la capital charra como modo de despedirse hasta enero del año siguiente de sus compañeros de Universidad.

Y es que este es el gran problema que tenemos en España, que nos sigue gustando la fiesta más que a un tonto una tiza. Cuando uno observa a 35.000 personas metidas como si fuese el metro de Tokio en hora punta en la Plaza Mayor de Salamanca, la tentación, lo recurrente es considerar y pararse a pensar que en realidad debemos estar ante unas personas felices que no precisan de nada, que deben tener su vida resuelta, que disfrutan de empleos estables y espectacularmente pagados.

Insisto, no se trata de ser un aguafiestas, pero curiosamente la economía de las instituciones, principalmente de los ayuntamientos, está más que resentida. La crisis ha elevado exponencialmente las peticiones de ayudas sociales, los consistorios no dan abasto para poder tapar las carencias más básicas de aquellos conciudadanos que no pueden llegar a fin de mes. De ahí que organizar una fiesta, por  mucho patrocinio que tenga, no ha lugar bajo ninguna circunstancia.

Hoy todo euro que se detraiga de las arcas públicas ha de ser analizado con lupa. No estamos para despilfarros de este calado, por mucho que haya quienes se indignen porque abogue por meter la tijera en las fiestas. El que quiera diversión, que se la pague de su bolsillo, no del dinero de todos los contribuyentes, que disparar con pólvora ajena se nos da bien a todos, pero es que luego el mantel, los vasos y los platos nos toca fregarlos y pagarlos a los demás.

El 'iluminado' de Gallardón

20111218104414-luces.jpg

El alcalde de Madrid, el previsiblemente nuevo ministro en el gabinete de Mariano Rajoy, Alberto Ruiz Gallardón, está consiguiendo cada Navidad que está al frente del Consistorio un récord de muy difícil consecución por quienes hereden su cargo. El regidor madrileño está haciendo de la iluminación que se coloca en esta época tan entrañable un debate de hondo calado porque consigue no dejar indiferente a nadie. En lo que sí está todo el mundo de acuerdo es que estamos ante una decoración que para nada es significativa de la Navidad. Y menos mal que este año se han introducido medidas de ahorro como bombillas LED y menos tiempo encendida esa iluminación.

Sin embargo, a mí lo que me sigue preocupando del señor Gallardón es esa manía suya de querer quedar bien con todos y hacer que lo que era un acto imperdible para cualquier familia, el pasear por Gran Vía, Preciados, Sol, la Plaza Mayor y las calles aledañas sea hoy una tortura visual porque, cuando no son cajas, son letras donde se evita la palabra Navidad. Incluso hemos tenido que ver en años pretéritos símbolos que casi parecían más árabes que otra cosa.

Y vamos a ver qué sucede con la cabalgata de Reyes, otra de las citas importantes de la Navidad en Madrid y que el señor faraón ha conseguido cargarse irremisiblemente. No sólo es ya la introducción de personajes infantiles como Bob Esponja, Shin Chan o Doraemon, sino que a veces se ha creído que en vez de estar preparando la cabalgata de Sus Majestades los Magos de Oriente estaba diseñando el desfile del Día del orgullo gay o de Halloween.

Eso sí, con el riesgo que conlleva no saber con certeza cuál será el destino de Gallardón, ¡menuda tarjetita de Navidad con la que Gallardón ha podido felicitar las Pascuas a sus votantes si finalmente se va a un ministerio! Al igual que su insulsa iluminación, el aún alcalde de la Villa y Corte habría engañado a los electores para vender un proyecto de cuatro años y dar el cambiazo posterior al medio año. Y es que, dicho sin segundas, su marcha del Ayuntamiento puede ser un alivio económico, todo dependerá de cómo vean algunos la botella, medio llena o medio vacía.

Falsa pose

20111219191045-rey-amaiur.jpg

El PSOE, en connivencia con CiU, ya le ha clavado la primera puñalada al Partido Popular. La propuesta de dejar finalmente a los proetarras de Amaiur sin grupo parlamentario ha sido únicamente apoyada por los conservadores. Los socialistas y el convergente han optado por abstenerse, que es el voto de la cobardía, de las medias tintas, del sí pero no, del ni contigo ni sin ti. Unos y otros, PSOE y CiU, saben a la perfección que los herederos de Herri Batasuna han intentado trampear el reglamento hasta la extenuación y no han dudado en presentar dos recursos (tumbados ambos) a la decisión de la Mesa del Congreso. Pero los socialistas, muy metidos de lleno en la negociación y en la consecución de aquel comunicado de mínimos de la banda etarra, no podían manifestarse en contra de ETA, pero tampoco perder las formas, que demasiadas genuflexiones han tenido que realizar los negociadores de Ferraz para conseguir que los tres encapuchados habituales saliesen por la pequeña pantalla a darnos a los españoles unos ’cacahuetes’ caducados.

Mucho me temo (y ojalá me equivoque) que en cuanto Rajoy tome posesión de su cargo, a los etarras les va a costar muy poco desdecirse de su comunicado buenista, que en realidad tampoco lo es, es una trampa dialéctica perfectamente almibarada, un discurso intoxicado, pero que es ideal para el consumo de los adeptos y de los convencidos, es decir, los de la militancia del puño y la rosa.

Si es que no nos podemos engañar. Amaiur viene al Congreso de los Diputados con un único objetivo, el de la independencia del País Vasco y si no lo consigue por la vía democrática ya sabemos como se las gastan estos individuos y volverán a intentarlo por la otra vía, por la violenta que, en definitiva, es la que siempre se les ha dado de maravilla.

Además, un detalle que no se puede soslayar. Gracias a la decisión de los jueces progresistas del Tribunal Constitucional, estos muchachos de Bildu-Amaiur copan instituciones vascas y navarras, lo que les reporta pingües beneficios. O mucho me equivoco, o en cuanto tengan de nuevo los bolsillos llenos, empezará un giro radical en esas falsarias buenas maneras con las que ahora se nos presentan ante la ciudadanía, incluso esa piel de cordero con la que se fue a departir con el Rey de España. Lamentaría acertar en mis pronósticos.

TVE: Tengo Valiosos Emolumentos

20111220165724-montero-560x280.jpg

Indecentes, completamente indecentes. Así son los sueldos que se estilan en la televisión que pagamos todos los españoles, la TVE (Tengo Valiosos Emolumentos), una casa en la que durante los últimos años el deporte favorito ha sido el de hacer expedientes de regulación de empleo, revestidos de prejubilaciones, para luego contratar a productoras que hacían el mismo trabajo, pero facturando el doble que si esa labor hubiese sido encomendada a personal del propio ente. Pero, lo más escandaloso, es lo que viene publicando en estas fechas y en rigurosa exclusiva Periodista Digital, unos emolumentos que rayan en lo inmoral. No sólo por los tiempos que corren, sino porque Televisión Española no puede dar este ejemplo de derroche y de despilfarro.

Como dice Jack El Destripador, vayamos por partes. Por ejemplo, las retransmisiones de la Champions en la cadena pública están saliendo por un auténtico pastizal. A un entrenador como Víctor Fernández, ahora en paro, le están pagando casi 3.000 euros por partido. al igual que al ex futbolista Gerard López. Eso sí, para compensar los excesos, a los especialistas de la casa los despachan con 150 euros por encuentro (cifra que tampoco está mal…pero que evidentemente denota que siempre ha habido clases y que ser licenciado en Ciencias de la Información es menos rentable que saber de fútbol).

Pero es que esas cantidades no eran más que la punta del iceberg, el chocolate del loro que se suele decir vulgarmente. Poco a poco se ha sabido los grandes montos que se han llevado (y que de hecho se siguen llevando) presentadores como Mariló Montero, Jordi Hurtado o Anne Igartiburu. La primera recibirá 4.98.561,8 euros por 253 emisiones de ’La Mañana de la 1’, lo que supone 1.970 euros por capítulo. A Anne Igartiburu le corresponden 339.404 euros por 261 ediciones de ’Corazón de...’, 1.300 euros por cada uno de ellos, mientras que a Jordi Hurtado se le pagarán 163.578 euros por 175 entregas de ’Saber y ganar’ durante el primer semestre. Esto supone 934 euros por emisión.

Y el colmo de los colmos es Concha Velasco que por 26 Cines de Barrio se va a llevar la nada despreciable cantidad de casi 110.000 euros, a razón de más de 4.000 euracos el programa que, en definitiva, sólo tiene una hora de charleta con actores de la película o de la época, todo ello entremezclado con reportajes y documentales y luego al película. Pero es que ser del clan de la zeja se paga, aunque quede también constatado que la chica ye-ye cambia más de chaqueta que el camaleón de piel.

La economía como piedra filosofal

20111222073127-nuevo-gobierno.jpg

Mariano Rajoy ya ha escogido su primer gabinete de la legislatura, ministros altamente cualificados para poder trabajar en condiciones, y que tendrán que demostrar desde el minuto cero que son los adecuados para luchar contra la crisis que nos golpea desde hace más de tres años y con un Gobierno saliente que ha hecho todo lo posible para dejarnos en la miseria más profunda que se recuerda por estos lares. Pero, evidentemente, no es tiempo de plañideras, es momento de que los De Guindos, Montoro, Soria, Pastor, Báñez, Fernández, Margallo, Sáenz de Santamaría, Morenés, Gallardón, Mato, Cañete o Wert no pierdan un segundo en el detalle, sino mover papeles y darle agilidad a los ministerios.

En líneas generales, Mariano Rajoy ha tenido un elevado índice de acierto en la elección de su equipo, con una fuerza económica evidente, con el desdoblamiento de los ministerios de Economía y Hacienda, amén de poner a personas con un claro perfil tecnócrata en las áreas de Fomento, Trabajo, Agricultura e Industria.

Especialmente relevante es la elección de José Manuel Soria al frente del megaministerio de Industria, que engloba energía, telecomunicaciones y turismo. Nada hay que decir sobre la importancia que tiene el sector industrial en España y como este político canario puede relanzarlo, pero vital es que turismo haya recaído en su parcela de gestión. Canarias, él lo sabe bien, vive por y para el turismo. En los últimos años, este sector ha ido en clara decadencia, con repuntes puntuales, pero ingresos cada vez menores por mor de unas ofertas demasiado chollo para los visitantes, pero la ruina absoluta para los hosteleros. Si alguien puede hacer que el país pueda volver por sus fueros como referencia turística ese es Soria, quien a ver si consigue de una vez por todas que se acabe con esas guerras absurdas en lo que toca a promoción turística.

También importante es la recuperación del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación. Nada de nombretes raros y, sobre todo, que esté al frente un especialista en las negociaciones europeas como Miguel Arias Cañete, alguien que sabe moverse como pez en el agua por los intrincados y tramposos vericuetos de Bruselas y Estrasburgo.Tampoco puedo dejar escapar la medida de juntar Educación y Cultura, con Wert al frente del departamento, o la decisión de Rajoy de desdoblar el megaministerio de Economía y Hacienda en dos áreas diferenciadas, pero complementarias.

En cuanto a la elección de Gallardón, Rajoy sí que se equivoca, amén del propio elegido. Se ha perpetrado la estafa a los madrileños que, mayoritariamente, habían optado por el cabeza de lista del PP para la Alcaldía de Madrid y éste, a los seis meses les ha dejado en la estacada y con una botella (sin segundas) presupuestaria que debe estar más tiesa que la mojama. No se duda de las habilidades de Gallardón como titular de Justicia, pero esto sí que ha sido un engaño al ciudadano de la capital de España.

Se ríen de la afición

20111223075951-n-atletico-de-madrid-la-directiva-881679.jpg

Se están riendo de la afición y ésta empieza a aguantar muy pocas tomaduras de pelo (aunque llevan más de cinco lustros así). Lo que está pasando en el Atlético de Madrid es un vodevil, una obra de folletín, un monumento al surrealismo donde al final acaba pagando el pato quien menos culpa tiene de todo, el entrenador, Gregorio Manzano, que ya es historia, pero que debería de haber dejado de serla hace ya algunas semanas, cuando desde el club se tenía claro que el partido de Copa ante el Albacete iba a ser el último en la casa rojiblanca.

Lo que ha hecho la directiva del Atlético de Madrid es hipotecar mucho más el futuro de la entidad. Lo decía hace algunas fechas. Si fuese empresario y en mi compañía tengo a un empleado en el cual no confío en absoluto, lo que no voy a hacer ni consentir es que éste encima sea el encargado de cerrar operaciones importantes. Lo pondría de patitas en la calle y a buscar a alguien que sepa sacar adelante la empresa. Pero no, en la ribera del Manzanares les gusta el estilo kamikaze (por no llamarlo talibán). Le dicen al técnico, "¡Goyo, que te quedan tres partidos!" Y claro, ¿qué sucede? que si el intrascendente duelo ante el Rennes lo ganas, pero con la desaprobación de una despoblada grada y luego, tres días después, caes ante el Betis, lo normal era que el choque ante el Albacete no lo dirigieses ya, pero en el Vicente Calderón actúan así, sin pensar las cosas.

Ahora dicen que viene Simeone. Bien, aún está por demostrar su valía. Tiene un buen rodaje, pero llega a una casa de locos y, no nos engañemos, esta plantilla no la ha diseñado él (ni siquiera Manzano) sino Caminero, en connivencia con Gil Marín. No es que sea un mal plantel, pero desde luego tampoco es para lanzar cohetes. E insisto, ahora Simeone no va a ser el Moisés que abra las aguas y conduzca a los suyos a los mayores éxitos.

Lo mejor que le ha podido suceder a los rojiblancos es que casi estén tres semanas sin comparecer en el terreno de juego. Los ánimos están demasiado encrespados como para seguir provocando a la afición, pero la próxima vez ya no va a tener la junta directiva o, por así decirlo, los señores Marín y Cerezo el parapeto de un técnico sobre el que los hinchas viertan su ira. Ahora todas las miras telescópicas (poéticamente hablando) van a ir dirigidas hacia el palco.

El socialismo de siempre

20111223204957-juan-fernando-lopez-aguilar-mercedes-cabrera-carme-chacon.jpg

El PSOE no ha entendido la lección. Después del varapalo que se ha llevado tanto en las elecciones autonómicas como en las generales, en Ferraz se está pergeñando una alternativa que, tal y como he podido leer en las columnas de otros compañeros de profesión, supone un giro de 360 grados, es decir volver al mismo sitio desde donde se parte. No hay ideas nuevas que exponer y, lo peor de todo, tampoco gente nueva, esa savia renovada que, por lo menos, diese un aire fresco a una formación que cada día que pasa se las ve y se las desea para poder presentar una alternativa de futuro.

No sólo está esa alternativa de Carme Chacón para disputarse los despojos del puño y la rosa con Alfredo Pérez Rubalcaba, sino que también empieza a pulular por ahí Juan Fernando López Aguilar, el hombre con mejores resultados para el PSOE en las Islas Canarias, pero también el récord fulgurante de fracasar en unas negociaciones para formar Gobierno vía pacto. El guitarrista grancanario dio la nota, se marchó del Archipiélago, estuvo brevemente en Madrid y después lo pusieron de banderín de enganche en las elecciones europeas, con un resultado realmente calamitoso para los intereses de la zurda.

Desde luego, si la renovación del PSOE va en dirección a la independentista Carme Chacón o al deslenguado Juan Fernando López Aguilar, mal va la cosa. Los socialistas tienen que refundarse lo antes posible si no quieren verse superados (y no en un largo plazo) por Unión Progreso y Democracia. Ahora mismo son pocos los votantes que creen en el socialismo y muchos más que pueden descolgarse en las próximas fechas si ven que el proceso de elección del líder vuelve a viciarse como en ocasiones pretéritas.

Y es que no nos engañemos y que nadie se llame a engaño. El hecho de que Rajoy haya conseguido una holgada victoria no se debe, precisamente, a que en el Congreso de Valencia de 2008 hubiese tenido un respaldo en la práctica mayoritario. Fueron muchas las voces discrepantes, más de uno que ahora se arrima al calorcito del poder, que pusieron en tela de juicio el montaje a la búlgara que hizo en la capital del Turia para conseguir que Rajoy siguiese al frente del partido. Los datos son elocuentes, el PP no tuvo un aumento considerable para ser el partido que arrasó en las elecciones, sino que fue la militancia del PSOE la que, harta de componendas, se abstuvo de ir a votar.

Ahorra, Botella, ahorra

20111224173649-anabotella.jpg

Perpetrada la estafa a los madrileños, es decir la huida de Alberto Ruiz Gallardón al Ministerio de Justicia, pese a que sólo hace medio año los votantes le renovaban la confianza al frente del Consistorio de la capital de España, ahora se nos presenta la señora Ana Botella como primera alcaldesa que tendrá Madrid. Será el 27 de diciembre (un día antes del Día de los Inocentes, que hubiese tenido su guasa haber hecho el pleno justo en esa jornada) y desde ese momento tendrá el bastón de mando, pero desde luego no será para hacer lo que quiera, sino lo que el pueblo le exija y en verdad los ciudadanos de la Villa y Corte así se lo recordaremos a diario. Parece mucho tiempo, pero 2015 está a la vuelta de la esquina (y mucho más cuando estás en política, que el cargo dura menos que un caramelo a la puerta de un colegio).

Para empezar, los que los madrileños vamos a pedirle a esta señora alcaldesa in pectore es que venga con las tijeras en todo aquello que no es preciso para el buen devenir de las arcas económicas. Para empezar, el Palacio-Pirámide de Cibeles. Fuera, pero ya. Ese espacio debe dedicarse a otras cosas, que lo coja una empresa que sepa gestionar su arquitectura e interior, pero los ciudadanos no podemos permitirnos tener una mole que sale por un pico y todo por la megalomanía del anterior inquilino de la Alcaldía. La solución es más que evidente, volver a la antigua sede, un edificio pequeño, pero coqueto. Por mucho Madrid que se sea, no estamos para gastos innecesarios.

Otro punto importante, lo de ser ciudad olímpica. Nada, ya nos han dicho dos veces que no y Madrid no está para volver a experimentar otro rechazo que, indudablemente, vendrá de un gasto suntuoso y suntuario. Está claro que lo de 2016 fue un capricho de Gallardón porque el COI pasó olímpicamente de nosotros. Dicen algunos expertos que 2020 puede ser la fecha en la que nos otorgasen los Juegos, pero eso tiene el mismo fundamente científico que creer que Belén Esteban va a optar al Premio Nóbel de Física Cuántica.

En definitiva, la señora Botella tiene que quedarse con las políticas buenas de Gallardón que, no obstante, ha hecho de Madrid una ciudad maravillosa, a pesar de las cuantiosas y eternas obras que hemos tenido que sufrir. Y, por supuesto, nada de coches oficiales, ni actos protocolarios ni peluquerías. Los madrileños tenemos un maravilloso transporte público que deben de empezar a usar los políticos. Al final, ahorrando en lo grande y en el chocolate del loro…acabarán saliendo las cuentas y sobre todo cuadrando.

El Rey, a lo suyo

20111225115414-el-discurso-del-rey-54243340094-53699622600-601-341.jpg

Un año más, el discurso de Su Majestad el Rey Don Juan Carlos I estuvo trufado de su tradicional tono plúmbeo, sin hacer concesiones prácticamente a la críticas, salvo cuando se refirió con demasiada claridad a los supuestos trinques y delinques del yerno del balonmano. Incluso ahí se le notó un tono excesivamente agrio, molesto, pero que curiosamente luego no tiene reflejo en la práctica, a no ser que también a Urdangarín le apliquen la doctrina Marichalar, es decir la de darle el pasaporte para salir del paraíso regio. A Jaime, por mucho menos, se lo liquidaron en un pis pas del club de La Zarzuela. 

Pero, a lo que iba, el Rey nos volvió a recordar prácticamente calcado lo mismo que hace 365 días, es decir, que las cosas en España no están para lanzar cohetes, que la crisis es internacional o mundial, pero que a nosotros nos deja con más de cinco millones de desempleados, una cifra que nos pone en evidencia ante el resto de las primeras potencias del planeta y que fue culpa principalmente del presidente saliente y con el que tan bien parecía llevarse siempre el monarca. 

Don Juan Carlos nos solicita a los españoles un esfuerzo suplementario para salir de la crisis, para generar oportunidades de un empleo estable y de calidad, pero uno observa como en la Casa Real esos empeños que nos recomiendan a los demás no tienen continuidad. El presupuesto regio, por mucho que ahora digan que ahora lo van a colgar en la página web, sigue siendo un gran misterio para los ciudadanos. Desconocemos muchas partidas porque aun siendo verdad que se habla de una cantidad global, hay determinados aspectos que nunca se concretan (y no parece que se esté por la labor de dar más detalles al respecto). 

Eso sí, muy hábilmente, el monarca colocó a modo de foto de mesilla de noche una imagen en la que se le ve a él junto a Rajoy y Zapatero, los presidentes entrante y saliente, respectivamente. El Rey sólo hizo una mera alusión al cambio de color político que ha habido en España como consecuencia de la lógica alternancia democrática y habló de la Corona como ese punto de equilibrio y de concordia. Es decir, mensajito claro para que nadie en el Estado tenga tentaciones de meter la tijera a las partidas de la Casa Real. Una cosa es que haya crisis, y otra bien distinta es que ésa afecte al presupuesto regio.

Nuestra crónica negra

20111226204338-1319014595755.jpg

La crónica negra en España tiene varios casos sin resolver, pero hay dos que a la opinión pública preocupan especialmente, el de Marta del Castillo, con un cuerpo que aún no se ha podido recuperar y el de la desaparición de los dos niños de Córdoba. Su padre, principal sospechoso de que estos menores lleven casi tres meses sin poder estar con su familia, no está por la labor de colaborar con la Fuerzas y Cuerpo de Seguridad del Estado para que se pueda dar con el paradero de los chicos o, por lo menos, que digan dónde (Dios no lo quiera que sea así) los ha enterrado.

 Estos dos sucesos vienen a poner sobre la mesa el debate de la flojedad de nuestro sistema judicial, siempre dentro de esas garantías que toda persona merece en cualquier caso, pero que se ha degradado y desfigurado tanto que parece que es hoy el presunto criminal el que tienen la sartén por el mango hasta el punto de que puede cambiar declaraciones a gusto de consumidor, como si eso no costase nada y, por desgracia, tiene un doble gasto. Por un lado, el económico, con la distracción de recursos humanos y materiales en busca de esas pistas que luego resultan falsas, y por el otro, el más importante, el aguante de unos familiares que ven como todo atisbo de esperanza se va derrumbando según van pasando las fechas.

Desde luego, resulta intolerable que un grupo de menores, en el caso de Marta del Castillo, hayan cambiado su declaración infinidad de veces, que hayan consentido el vadeo del río Guadalquivir o mover toneladas de porquería en el vertedero de Sevilla para al final reconocer que no estaba ni en un sitio ni en el otro. ¿Cuánto ha podido suponer el coste de esas acciones? Pues incalculable.

 Y tres cuartos de lo mismo sucede con los dos niños desaparecidos en Córdoba. Su padre es incapaz de acordarse (voluntaria o involuntariamente) de dónde perdió a los pequeños. Los agentes han tenido que rastrear por mil rincones y no se ha tenido un resultado feliz. Podemos creer, aunque sea para agarrarnos a ese fino y endeble hilo de la esperanza, que el padre en verdad los ha perdido, pero cuenta bastante quedarse con esa teoría, máxime cuando ya han sido muchos testigos los que aseguran haber visto a esta persona con toda la tranquilidad del mundo el día de autos. Y está claro que si se te pierden dos niños uno no puede estar tranquilo, precisamente.

La economía no está para bromas

20111227195117-luis-de-guindos1.jpg

@font-face { font-family: "Cambria Math"; }p.MsoNormal, li.MsoNormal, div.MsoNormal { margin: 0cm 0cm 0.0001pt; font-size: 12pt; font-family: "Times New Roman"; }.MsoChpDefault { font-size: 10pt; }div.WordSection1 { page: WordSection1; }

No está la realidad para bromas ni para inocentadas. Por mucho que hoy sea 28 de diciembre, el patio no está para gansadas, sino para darnos cuenta de la cruda y cruenta realidad que nos espera y que con toda la dura verdad que se podía esperar ya nos han dicho que mucho cuidado, que en España no estamos saliendo de ninguna crisis, sino que todos los indicadores apuntan a que volvemos a meternos en una desaceleración, a experimentar un crecimiento negativo en los próximos seis meses. Cierto es que nadie espera en su sano juicio que estas previsiones se cumplan, pero al menos son más realistas que las que hace algo más de dos años soltase la entonces ministra de Economía, la señora Elena Salgado, a la que se le fue el punto de cocción con los llamados brotes verdes.

El nuevo titular de la cartera económica, Luis de Guindos, no comienza su mandato bajo la égida de optimismo, sino la del realismo. Se quiere ser franco y muy claro desde el minuto uno, que la situación es la que es, que nos encontramos donde nos ha dejado un PSOE que fue incapaz de resolver los problemas, que se tomó la crisis a chacota, con un presidente que sólo nos hablaba de champions league, que llamaba fracasada a Merkel o se burlaba de Nicolás Sarkozy o de Berlusconi (bueno, de este último no hacía falta hacer demasiada chanza porque es una caricatura en sí mismo).o que era capaz de dar un giro radical de 180 grados en su política económica sin cortarse y sin, por supuesto, convocar elecciones anticipadas cuando correspondía, es decir después de aquel infausto fin de semana de primeros de mayo de 2010, cuando desde la UE y desde los EE.UU nos dijeron lo que teníamos que hacer.

No vamos a negar (además para qué) que las críticas al nuevo ejecutivo del PP van a caer a saco y en grandes oleadas porque los ciudadanos esperan de sus gobernantes una acción decidida contra la crisis. Sí, es verdad que como slogan publicitario anunciar que los dos próximos semestres van a estar plagados de dificultades no es algo que invite precisamente a la tranquilidad, pero la diferencia esencial estriba en que mientras De Guindos (y todo el gabinete de Rajoy en esencia) no pintan de rosa una realidad derruida por completo, otros se afanaron en echarle muchas especias y camufladotes de sabor a un plato que era indigesto al cien por cien. Cuando la herencia son cinco millones de parados, está claro que algo falló en la receta del anterior chef.

Larga desmemoria

20111228202713-ana-botella.jpg

La desmemoria suele ser una trampa demasiado sencilla en la que suele caer el ser humano con demasiada frecuencia. Digo esto a colación de la que se está organizando por parte de los opositores políticos al PP y de determinados medios de comunicación sobre la dudosa legitimidad que tiene Ana Botella como alcaldesa de Madrid. Aseveran estos finos políticos y analistas de la actualidad que en la capital de España hay que hacer elecciones porque a este edil no se la eligió como cabeza de lista (el número uno era Alberto Ruiz Gallardón) y que, por tanto, ha sido un engaño masivo a los madrileños.

Podemos estar de acuerdo en la primera parte del argumento. Es cierto que Botella iba como número dos del hoy ministro de Justicia y que, tal vez, no iba a contar con los respaldos suficientes para haber sido alcaldesa, al menos desde la perspectiva de una cómoda mayoría absoluta. Sin embargo, sobre el segundo punto, la necesidad de convocar unas nuevas elecciones, es inadmisible que un partido como el PSOE y esos críticos mediáticos exhiban su razonamiento de una manera tan alegre y tan apasionada como si hubiesen encontrado el Santo Grial. Pero si ese mismo partido tiene claros ejemplos de lo que es no respetar la voluntad de sus votantes.

En Andalucía tenemos dos claros ejemplos de la traición al votante del puño y la rosa. Rosa Aguilar, encantadísima de haberse conocido a sí misma, tiene en su haber el récord de triple salto mortal con cuádruple pirueta, pero eso sí, con red. Ha jugado con las voluntades, primero, de los electores de Izquierda Unida y luego con las del PSOE. En un caso, pasándose de un partido a otro y en el segundo, dejando sus cargos municipal (Córdoba) y autonómico para irse a un ministerio. Con Manuel Chaves, tres cuartos de lo mismo, abandonó la Junta para formar parte del gabinete Zapatero. Pues bien, que yo sepa, el PSOE no tiró de su manido argumentarlo para que se anticipasen las elecciones.

Otra cosa, desde luego, y ahí creo que todos podemos estar meridianamente de acuerdo es que por ley se establezca que si el número uno de la lista abandona su cargo, y además lo hace en tan corto espacio de tiempo, nada de que corra la lista. Que se disuelva la institución que sea y que se convoque de nuevo a los ciudadanos para elegir a sus representantes. Lo que no es lógico es que se trufe de falsedad lo que se quiere hacer pasar por un proceso pleno de democracia. Los votantes no merecen ser tratados con esa tomadura de pelo.

La (con)fusión UGT-Rubalcaba

20111229190442-psoe.jpg

Si alguien podía tener alguna duda razonada o razonable sobre cuál será el papel del sindicato UGT durante la presente legislatura, hace unas horas acaba de demostrar que su función no sólo será la de atosigar en la medida que pueda al Ejecutivo de Mariano Rajoy, sino que además se posiciona claramente a favor del PSOE al prestarle su sede para la presentación, con pompa y boato, de la candidatura de Alfredo Pérez Rubalcaba como líder omnipotente del socialismo. Nadie pone en tela de juicio las buenas relaciones entre el partido y la central sindical, pero otra cosa bien distinta es prestarse a un tejemaneje que no le hace nada bien a la organización que preside Cándido Méndez. Pero está visto y comprobado que determinadas personas carecen de eso tan esencial que se llama sutileza.

Ahora son muchos ciudadanos los que empezarán a caerse del guindo (no del de Economía) y vean las verdaderas razones por las cuales nunca la UGT, en comandita con CCOO, quiso hacer una huelga general al uso. Aquel paripé del 29 de septiembre de 2010 le vino muy bien a ambos porque, a efectos escénicos, el PSOE consiguió presentar a la sociedad un paupérrimo dato de seguimiento de los paros y los sindicatos lograron hacer ver que había intrínseco un espíritu movilizador y reivindicativo, algo que apenas duró unas horas, cuando se juntaron en comandita en la Cadena Ser con el ministro de Trabajo.

Por mucha pamema que se quiera hacer ahora, UGT, es evidente, queda ya marcada para los restos con este gesto nada involuntario. Méndez sigue pensando (como supongo que Toxo en sus Comisiones Obreras) que puede sacar mucha mayor tajada estando aliado con el PSOE que con el PP. En lo que se refiere al Money for nothing que cantaban los Dire Straits, es decir las subvenciones sin tener que justificar cuál es su uso verdadero, las centrales sindicales no lo van a tener nada sencillo con un Mariano Rajoy que quiere poner un coto a ese derroche, cerrar el grifo del que se surtían indiscriminadamente la UGT y CCOO a cambio de lo que todo sabemos, de no repetirle un 14 de diciembre de 1988 al presidente socialista de turno.

No sé si en la cabeza de Cándido Méndez y de los popes de la UGT cabe la remota idea de creer que el Ejecutivo del PP será engullido por la crisis y que por eso siguen echándose en los brazos de los socialistas, pero como la apuesta les salga mal, muy complicado van a tener en ese sindicato justificar después determinadas movilizaciones en la calle. Y es que a un sindicato se le debe exigir, como poco, estar al margen de cualquier idea política, al menos de cara a la galería, que ya sería un avance.

Lo que nos deja 2011

20111230141316-reunion-zp-rajoy.jpg

2011 ha traído para España tiempo de cambios, cierto que tardíos, pero al menos pone al país en el camino de otra perspectiva menos pesimista que la que ha tenido durante prácticamente todo el año. Y es que, evidentemente, el relevo en la Moncloa de Zapatero por Mariano Rajoy era no sólo necesario, sino urgente que se hubiese producido, pero no ya un 20 de noviembre de forma oficial y un 21 de diciembre en la práctica, sino que el cambio tenía que haberse llevado a cabo mucho antes, pero está claro que el PSOE sabía la que se le venía encima y alargó el chicle todo lo que pudo (incluso nos metió en una larga precampaña de casi 4 meses).

Es evidente que la evaluación global a la que debe someterse España en este 2011, del que ya sólo quedan algunas horas, marca indefectiblemente un suspenso enorme. Se mire por donde se mire, todo han sido malas noticias, con 5 millones de parados, con cierre de empresas por doquier, con derroches autonómicos y locales que han rayado lo pornográfico, con un desprestigio internacional atroz, con una Unión Europea que ha tenido que ponernos deberes y además con la pertinaz vigilancia de Merkel y Sarkozy para evitar los habituales escaqueos de Zapatero, Salgado y Cia.

2011 nos ha dejado un hundimiento generalizado de un PSOE que ha perdido un altísimo porcentaje del poder que tenía no hace muchos meses e incluso en 2012 se atisba el riesgo de que deje de mandar también en Andalucía. Es verdad que tampoco ha habido una confianza masiva en el PP, que su crecimiento no ha sido directamente proporcional al de la huída de los votantes socialistas, pero fue tal  la deserción en Ferraz que pareciera que en Génova se había arrasado y las cosas tampoco son así.

Y también este ejercicio nos deja a un ex ministro inquisidor, José Blanco, el doctor en moralinas semanales, mucho más que imputado por el llamado caso Campeón, con sus reuniones en cierta gasolinera con el empresario Dorribo. Curioso cuando menos que donde no había nada hoy signifique estar a punto de tener que ir a declarar al Supremo. Y es que de las corruptelas o, mejor dicho, de las presuntas corruptelas, no se salva ni la Casa Real, con el supuesto trinque de Urdangarín cuando trabajaba en Noós (vamos a forrar).



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris