Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Enero de 2011.

El placer de gozar el 1 de enero

20101231230717-conciertoviena.jpg

¿Qué cosas podemos hacer el 1 de enero? Muchas, más de las que uno puede imaginar. Matarse en fiestas megacaras, con alcohol de garrafón, comida de dudosa calidad y llegar a casa con un gurruño estomacal rematado con ese chocolate aguachirri y unos churros que son un homenaje al colesterol provocan quedarte KO durante el primer día del año, amén de los efectos colaterales de una pantagruélica cena. Pero si usted es de los que tiene por norma enarbolar la bandera de la moderación, podrá gozar de maravillosas sensaciones desde que se levante hasta que se acueste.

Hace ya algún tiempo descubrí lo maravilloso que es levantarse un 1 de enero sobre las diez de la mañana y desayunar con el deleite que supone ver por televisión el concierto de Año Nuevo. Es una delicia para los sentidos, una obra de arte en todos los aspectos que vale mucho más que cualquier música ratonera que te puedan poner en el garito de turno al que acuden muchas personas porque, a cuenta de no sé que tradición, hay que estallarse 50 euros en una fiesta cutre, alquiler del chaqué o del esmoquin aparte.

Luego, aunque uno no es demasiado amante de los deportes de invierno, ya es tradicional asombrarse con las habilidades de los esquiadores que se aventuran a volar cuales Ícaros de hielo. Reconozco que jamás me pondría en su piel. Ya sólo ver la pista y la altura que les resta luego por salvar me pone taquicárdico, pero desde luego tiene un mérito impresionante el simple hecho de deslizarse cuesta abajo para llegar como auténticos campeones a la línea de meta.

Después, una vez cumplimentados los placeres músico-deportivos, un buen almuerzo para recibir en condiciones a 2011. Los que gustan de esas grandes cenas, a buen seguro, tendrán ración triple de Pepcid o de Eno, pero si en cambio ha abogado por las buenas costumbres, levantarse incluso de la cena de Nochevieja con un pelín de apetito, esa primera comida (también sin excesos) le sabrá de maravilla.

Y por la tarde, después de una merecida siesta, a recorrer las calles (ya algo más limpias y menos malolientes que a primera hora del día), a disfrutar de un terapéutico paseo que, de paso, le sirve para ayudar a rebajar esos pequeños excesos que, casi sin excepción, todos cometemos ante esos manjares que nos ponen delante.

En fin, que ante la tesitura de fiesta, 50 euros y perderme luego todo el 1 en la cama y con el estómago hecho un revoltijo o poder gozar de tantas actividades lúdicas sin negarme mi rato de ocio después de las campanadas, pero retirándome a una hora prudencial, me quedo con lo segundo, ¡qué duda cabe! sobre todo cuando habrá muchos locales donde la fumata puede ser impresionante para ‘celebrar’ que el infumable ZP quita uno de esos tantos derechos individuales y colectivos que tan amenazados están hoy en día por este Gobierno de progres de cartón y mucha trampa.

Bebés-2500 euros=Menos natalidad

20110102140115-bebebe.jpg

Televisión Española se chotea de la inteligencia de los ciudadanos. Hábil, muy hábiles han estado los editores de los informativos del 1 de enero para disimular y camuflar a la perfección una de las noticias que suele ser punto de referencia obligada en todos los inicios de año, el de los primeros bebés que han llegado al mundo en el recién estrenado calendario. Ni una palabra evidente, todo bien larvado para que no tener que soltar la coletilla evidente de que los niños nacidos después de las campanadas se habían quedado sin los 2.500 euros de rigor, esos que cercenó con su tijera antisocial el señor Zapatero.

Lo peor de todo es que esa televisión que pagamos los españoles con nuestros impuestos ya tuvo la santa caradura de reírse en nuestra jeta (que es la que tienen sus responsables, comenzando por el señor Oliart) poniendo poco después de las campanadas unas imágenes de bebés, de madres parturientas. Aquello no sólo es que fuese estrambótico, grotesco y surrealista, sino que era un torpedo en plena línea de flotación a aquellas familias que sabían que ya el parto no venía con la ayuda adicional, sino con el consabido ajo y agua.

De todas maneras, tal vez la gracieta del Gobierno de ZP le pueda salir rana (como la prueba de ídem). Ya se están realizando consultas pertinentes a abogados de prestigio sobre la medida en cuestión y si realmente se tenía que haber producido de facto el parto o vale simplemente con la acreditación de haberse quedado en estado antes de promulgada y entrada en vigor de la medida de marras. No es lógico, por ejemplo, que una mujer con siete meses de embarazo pierda la ayuda. Al fin y al cabo, aunque uno no es lego en aspectos jurídicos, sí que es verdad que ya existe una vida en el vientre materno y, por tanto, tendría que tener todo el derecho del mundo a percibir esos 2.500 euros.

Luego, aquí viene la gracia, se quejará el Ejecutivo (aunque esperemos que le quede año y dos meses de caducidad como tope) de que no hay quien sostenga el sistema de pensiones, que la pirámide poblacional está gruesa de los 65 para arriba y muy delgada entre los 0 y los 45, por ejemplo. Claro, ¿pero cómo quieren ustedes que alguien se arriesgue a tener descendencia si están coartando esa ilusión en las parejas? Quieran o no, el bebé no es una consola o una televisión que encendemos o apagamos a capricho. Tener un niño es una indudable alegría, pero también conlleva una serie de gastos, cuantiosos, por cierto.

Lo que pasa es que el concepto de familia debe sonarle como muy franquista-catolicista a la pijo-progresía y están consiguiendo cargarse el núcleo familiar por algo sumamente opuesto, por el carpe diem, por el egoísmo exacerbado, por el no pensar en el mañana, sino simplemente en el hoy y que las pensiones, después, te las abone el Estado vía Primitiva, Euromillones o Bonoloto y si no tienes suerte en la combinación te quedas sin pensión…campeón.

Menos humo, más vinagre

20110102175621-portada-zapatero-tabaco.jpg

¡Viva el prohibicionismo sectario del Estado zapateril! Mal, muy mal lo pasarán los amigos fumadores con las restricciones cuasi hitlerianas, al estilo de los campos de concentración nazis, a la hora de poder encender un pitillo. El clásico cortado con cigarro que se lanzaba mi amigo Máximo Medina tendrá ya que limitarse al líquido elemento porque Don Antonio no le dejará fumar en su local, aunque siempre está la opción de llevarle el cafelito para que lo tome en su puesto de trabajo donde, de momento, podrá seguir haciendo uso y disfrute de la nicotina sin restricciones (al menos eso creo), ya que está solo y eso es como si fuese su casa.

Ya en serio, me hace gracia la ironía de un Gobierno socialista que prosigue con su machacona persecución a los fumadores, atizándoles por todos los lados, pero, al mismo tiempo, aprovechando la tesitura para llenar las arcas con cerca de 10.000 millones de euros por la vía impositiva de la venta de cajetillas. Es decir, el Ejecutivo reconoce que el tabaco es nefasto para nuestra salud, pero al mismo tiempo recibe una morterada nada despreciable de ese vicio, capital que, dicho sea de paso, no repercute en tratamientos para combatir el tabaquismo y evitar el incremento del cáncer de pulmón, de laringe y otra serie de patologías asociadas a este mal.

Uno, ya lo he expresado en varias oportunidades, no es fumador y se alegra de poder entrar en un restaurante o en una cafetería y no tener que estar soportando que en la mesa de al lado me estén ‘perfumando’ con un humo cargadito de sustancias insalubres, pero también es verdad que las ministras del ramo encargadas de pergeñar la ley y su correspondiente reforma han sido unas completas inútiles. Salvo Bernat Soria, que hizo de muñeco de madera, el resto se dedicó a estrujar la legalidad y a dejar descontenta a toda España. Primero la señora Salgado, con unas excepciones que daban pie a que toda ilegalidad campara a sus anchas; después la pierdeprimarias, Trini Jiménez, derogando cualquier posibilidad del fumeque y la señora Pajín, la del acontecimiento planetario, que remata el gol que le han servido en bandeja.

Hoy es el primer día laboral de la entrada en vigor de una ley que ayer domingo ya tenía plena validez. Esta mañana se verán escenas curiosas, dueños de bares que tendrán que pedir educadamente a sus clientes que apaguen su cigarrillo, sobre todo ante el riesgo de que algún inspector de Sanidad y Consumo trate de conseguir algún euro extraordinario para las capitidisminuidas arcas del Ministerio.

En el fondo, ¡qué quieren que les diga! me siento feliz por no ser un empresario de la restauración porque hoy tendría un doble problema. El primero, acordarme de todo el árbol genealógico de ZP y asociados por la chapuza de una ley que provocó que muchos dueños se gastasen sus buenos euros en unas reformas que ya no valen para nada y que el Ejecutivo no piensa pagar. El segundo, porque habrá más de una pelea entre camareros y consumidores a cuenta de que los primeros tendrán que rogarles a los segundos que prendan la cerilla o el mechero de la puerta para fuera.

¿Cómo pagar una idea? Mejor compartirla

20110103153333-sinde-inquisicion.jpg

Mi amigo Gonzalo Castañeda, husmeador como nadie de la noticia, bueno en realidad es capaz de buscar la misma dentro de una información insulsa que nos sirven los poderes fácticos para que la consumamos como marca el prospecto, tuvo el acierto de traer a colación en su primer programa del año el blog de Alberto Palenzuela y, más en concreto, el último artículo publicado en Radio Hotel Guantánamo, titulado ‘Manzanas e ideas’. El texto es un palo soberano y muy sutil a estos jetas que pretenden que todo el mundo se rinda a la tiranía de una industria que pretende monopolizar para sí las ideas, que no lleguen gratis al común de los mortales.

Dice Palenzuela que “hasta ahora, la industria cultural estaba basada en un modelo de negocio donde una buena parte de las creaciones se transformaba en un producto físico de cuya distribución y venta se obtenía un beneficio económico. Es decir, para poder vender  las ideas era necesario convertirlas en manzanas, o en discos o en películas o en libros… El problema era que solo unos pocos podían transformar, distribuir y vender las ideas y, lo que es peor, solo trasformaban las ideas de otros pocos elegidos. Fue entonces cuando el progreso, en su imparable devenir, quiso que alguien averiguara como hacer todo lo contrario: volver a transformar las manzanas en ideas. Ideas que no necesitan ser editadas, empaquetadas, etiquetadas, distribuidas y publicitadas. Así que como es lógico, esto no gustó a los primeros porque que se quedaron sin negocio”.

Aclara este autor que “fue entonces cuando a alguien se le ocurre poner a Ángeles González Sinde, que hasta hace poco era de ese exclusivo grupo de privilegiados cuyas ideas eran convertidas en manzanas, a ser juez y parte en ese sumario por el supuesto intento de asesinato de una tal Cultura, que más que un drama parece un musical de Broadway y, como era de esperar, barre para casa montando una película de Hollywood en el congreso con un reparto de lujo. Y esta el patio como para montar más películas. Es lo que tiene poner a una directora de cine como ministra de Cultura. Yo me avergüenzo, por ejemplo, de la actitud española con el Sahara pero, por el amor de Dios, no quiero que Willy Toledo sea el jodido ministro de Exteriores”.

Como el propio Palenzuela constata, no se trata de regalar por regalar, pero no se puede ponerle puertas al campo y la creatividad no puede quedar en manos de unos pocos. Los monopolios no sólo son malos, sino que redundan directamente en una falta de libertad. Es buena y positiva la competencia. La música, el cine, la literatura son un arte al que todos tenemos derecho. No se nos puede privar de una cultura que incide en nuestro avance como personas, a tener mejor perspectiva de las cosas.

En definitiva, ¿cómo podemos ponerle precio a u¿Cna idea? Lo mejor es compartirla y, como bien dice Alberto en el inicio de su disquisición: “si tú tienes una manzana, yo tengo otra y las intercambiamos, entonces cada uno  seguimos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo otra e intercambiamos ideas, entonces ambos tenemos dos ideas”.

Antes muerta que sin silla

20110104231338-cristina-tavio.jpg

Los políticos (me niego a eso de la clase o de la casta política) no dejan de ser ciudadanos como usted o como yo. Se trata de personas que las elegimos en las urnas, pero que igualmente nosotros, hoy mismo, podemos formar un partido y presentarnos a las próximas elecciones. No están tocados por la varita mágica del Altísimo, sino que simplemente tienen el respaldo de un pueblo, de unos electores que se inclinan por tales o cuales representantes. Pero, lamentablemente, hay muchos que olvidan que su puesto no es de origen divino, sino terrenal, de decisiones avaladas por los ciudadanos en la cita con las urnas. E igual que hoy tienen su carguito, mañana ya no lo tienen.

Por eso (por mucho que luego se enfade conmigo) me molestan actitudes como la de la vicepresidenta primera del Parlamento, Cristina Tavío, del Partido Popular, que aprovecha una red social como Facebook para quejarse de un fallo flagrante del protocolo por no dejarle sitio durante el concierto de Navidad en el puerto de Santa Cruz de Tenerife. Podemos convenir que alguien optó, y esto es de mi cosecha, por colocar en el lugar que a ella le correspondía a cierto candidato capitalino de cierta formación nacionalista. Pero estas cosas hay que denunciarlas en los foros adecuados, no en un foro de internet, aunque sea tu página personal.

Y lo peor es que cuando hubo alguna persona que le llamó la atención por creer que se estaba exagerando la nota, muchos seguidores de Tavío contraatacaron masivamente a esos críticos. Y vale, sí, falló el protocolo ¿y? Al fin y al cabo los políticos deben darse cuenta de que no se puede estar con estas ñoñerías, que si fulano o mengano me ha quitado la silla (antes muerta que sin silla). Si ha habido un error de quien no debía de haberlo tenido, se hace constar ante quien corresponda y uno busca un hueco entre el resto de asistentes a la cita musical y si no te marchas a casa, pero no podemos perder el tiempo en esas naderías.

Lo cierto es que nuestros representantes, esos que, recalco, elegimos a través de las urnas, no pueden ni deben alejarse de la realidad, te llames como te llames y ejerzas el cargo que ejerzas. Aquí, por obra y gracia de Dios y del invicto Caudillo (¡¡¡toma facherío!!!) los únicos a los que no hemos podido escoger es a los inquilinos de la Zarzuela, pero desde Zapatero al último edil de El Pinar, en El Hierro, todos dependen de nosotros y tendrían que soportar las mismas incomodidades que nosotros soportamos a diario.

Por eso, querida Cristina, con los problemas que existen en Santa Cruz, quejarte de que no tenías silla es, como poco, hilarante. En todo caso, el que tenía que quedar como un maleducado era ese supuesto candidato, no que al final reviertas la situación de tal manera que quedes perjudicada. Pero bueno, no soy asesor de nadie, siquiera de mí mismo. Si por mí fuese, mañana mismo acababa con todo protocolo absurdo y recalificaba La Zarzuela, pero…

Rubiales, ocho sinvergüenzas y sus acólitos

20110105232753-moisaico-jugadores-real-sociedad1.jpg

Luis Rubiales, a la sazón presidente de la Asociación de Futbolistas Españoles, AFE, apoya sin ambages a esta gentuza: Mikel Aranburu, capitán de la Real Sociedad, junto a Imanol Agirretxe, Jon Ansotegi, Mikel Gonzalez, Mikel Labaka, Eñaut Zubikarai, Markel Bergara, David Zurutuza, todos jugadores de la primera plantilla del equipo vasco, que han mostrado su apoyo a los derechos de los presos etarras. Este es, señores, el máximo exponente de la representación de jugadores. Un tío jeta, que dice que no opina sobre estas cosas porque no hay que mezclar churras con merinas. No, si no hace falta que des tu punto de vista. Es que ya son otros los que lo hacen, y además con toda la tranquilidad del mundo.

Lo que resulta escandaloso de esta historia, amén de la tibieza del señor Rubiales, es que aún nadie de la Audiencia Nacional o la instancia judicial que corresponda se haya movido para proceder a la detención de estos ocho simpatizantes del terrorismo. Estos caballeros, si es que se les puede llamar así, son desvergonzados a carta cabal. Evidentemente, saben que cuentan con la protección de una sociedad vasca que, a pesar del cambio político, aún sigue bastante mediatizada por el entorno abertzale, especialmente en un nido de víboras como es Guipúzcoa, donde han salido muchas de esas ratas o serpientes rastreras que, también por suerte, han ido cayendo a manos de la Justicia.

Por supuesto, mi respeto para el resto de una plantilla que se ha mantenido, al menos, al margen de esta declaración de intenciones, pero no de su cúpula directiva que, de momento, con su silencio otorgador da carta de naturaleza a que estos ocho desalmados hagan de la Real Sociedad la sucursal deportiva de ETA. A estos futbolistas les deberían de retirar la licencia deportiva de por vida. No pueden seguir manchando el buen nombre de un equipo (lástima de Consejo de administración que es igual de culpable) y, sobre todo, mezclándose con personas que repudian todo apoyo activo o pasivo del terrorismo.

Para mí, el señor Rubiales ya se ha caído con todo el equipo, pero lo mismo puedo decir del presidente de la Federación Española, Ángel María Villar, y del mandatario de la Liga de Fútbol Profesional, José Luis Astiazarán, que además fue dirigente realista. Lo curioso es que ambos mandatarios son vascos y, aunque no quiero sembrar la sombra de la duda, lo cierto es que me choca bastante que este hecho no haya sido condenado como debiera ser por parte de unas instancias deportivas que abogan por el juego limpio. ¿O acaso es sancionable que le partan la pierna a un jugador por un lance del juego, pero se ‘premie’ el apoyo a unos asesinos y a sus acólitos?

Ni siquiera el ministro de Deportes ha salido a la palestra ni el ínclito doctor Bacterio, alias Rubalcaba o el de Justicia ‘camión’ Caamaño se han pronunciado sobre el particular. ¿Será que esto entra en las negociaciones de marras para el nuevo comunicado-trampa?

Cabalgata de payasos

20110106181048-reyes.jpg

La cabalgata de los Reyes Magos en Santa Cruz de Tenerife va a tomar directamente la denominación de payasada o astracanada. Lo vivido en la tarde del miércoles 5 en el Heliodoro Rodríguez López y en el posterior paseo de sus majestades hasta el recinto de la plaza de La Candelaria resultó, sencillamente, un espectáculo indecoroso. Nada de motivos navideños, nada canciones para los verdaderos espectadores del evento, los niños, nada de personajes infantiles. No, música disco-ratonera, actores y bailarines de culebrones y una traca final de fuegos (o simulacro de los mismos) que hizo que más de unos padres tuviesen que salir corriendo del estadio ante la humareda que se había formado.

El Ayuntamiento capitalino, con su concejal de Fiestas al frente, Norberto Plasencia, se lució con el disparate montado en torno a una cita que no tenía nada de entrañable. Más bien, todo lo contrario. Muchos pequeños se aburrieron soberanamente ante el pésimo show previo antes del destape (porque estaban metidos en una especie de urna cubierta por una tela) de los Reyes Magos. Actuaron, por así decirlo, hasta los payasos de la tele y, de verdadero milagro, no pasó por ahí Torrente. Pero faltó muy poco.

El problema es que alguien ha querido recortar gastos en el día donde los críos albergan en su interior las mayores ilusiones. Ansían ver a sus tres Reyes Magos y pedirles todo aquello que han pensando durante las semanas previas. La excusa de quitar la llegada en helicóptero por cuestiones de seguridad me suena a argumento que no se sostiene ni a la de tres. Tenemos a un presidente de Gobierno que va en ese medio de transporte cada dos por tres y sabemos que la broma sale por un pico, unos 6.000 euros por viaje. ¿Acaso la corporación se va a arruinar por esa inversión y colmar las expectativas de los pequeños de la casa? Además, no lo olvidemos, ya son unos cuantos años en los que se cobra una pequeña entrada para acceder al recinto y a más dinero recaudado, la calidad de la gala es peor aun cada ejercicio venidero.

Pero, dejando a un lado el tema del helicóptero, ¿no les da vergüenza que durante la cabalgata por las calles de Santa Cruz no se tirasen caramelos? Salvo desde la carroza del cuerpo de Bomberos, de resto no había dulce que lanzar a los pequeños. Nada, confetti y Santas Pascuas. Si es que por recortar, lo han hecho hasta en el Nacimiento de la plaza de la Candelaria donde por dos ocasiones les han birlado al Niño Jesús. Y no por la noche, sino a plena luz del día porque en esa franja horaria el Consistorio no creía necesario tener que pagar un segurita para tal fin.

En definitiva, los niños santacruceros se han tenido que llevar, al menos los que ya hayan asistido a dos o tres cabalgatas, una decepción de campeonato. Aquello, lejos de ser navideño, parecía la final de murgas infantiles o una minimascletá por el espectáculo final. Ojalá y sus majestades de Oriente hagan magia para que hagan desaparecer en las urnas a determinados políticos que no sólo no saben gestionar el día a día de la corporación, sino que además matan las ilusiones de unos niños que no entendían de que iba aquel montaje pseudocarnavalero.

Chaves: El arte de mear fuera del tiesto

20110107175054-andreschaves.jpg

Conozco someramente a la señora María Luisa Arozarena, ex directora de Radio Nacional de España, comentarista actualmente en Mírame Tv, y, en nada, jefa de gabinete de Ricardo Melchior en sustitución de Eduardo Solís. ¿Es aceptable que alguien que ya percibe unos emolumentos por la jubilación anticipada de RNE vaya a cobrar ahora, de nuevo, de fondos públicos? Depende. No conozco los intríngulis de la operación y si la señora Arozarena tendrá que dejar de percibir parte de ese dinero procedente de lo que le toca de la radio mientras esté codo con codo con el presidente del Cabildo de Tenerife. Por mí, mientras no hay una doble percepción económica del erario público, me parece perfecto que el señor Melchior escoja a María Luisa o a quien así estime oportuno.

Lo que sí me ha dejado patidifuso es el ataque frontal del periodista Andrés Chaves contra una compañera del gremio (aunque nos jubilemos, siempre seguiremos siendo periodistas, como el militar retirado que jamás deja su condición de tal, así tenga 90 años). Argumenta el columnista de El Día que, y cito literalmente, “¿a qué coño viene ahora designar a una vieja para un cargo que probablemente necesita sangre nueva? Además, ¿qué leyes laborales tenemos que permiten a una jubilada compatibilizar su diezmo, que pagamos entre todos, con una nueva prebenda oficial? Esto tenía que estar prohibido”.

La última parte del razonamiento, insisto, puedo estar de acuerdo, no sería tolerable la doble financiación pública, por así llamarla. Pero, ¿qué es eso de llamar despectivamente ‘vieja’ a una colega? ¿Tal vez la rabia sea por el hecho de que a usted, señor Chaves, no le han llamado para el puesto? Encima es que usted mismo se descalifica porque señalar que, y vuelvo a la estricta literalidad, “yo, como estoy retirado en el Puerto, preocupado por la próstata y tirándome algún que otro cuesco al amanecer, no acabo de entender el nombramiento. ¡Pues no hay pocos periodistas por ahí, con mucha más valía profesional, que están sin trabajo!” ¡Pues qué bien! No sólo arremete contra la señora Arozarena, sino que encima demuestra usted que es un escatológico impenitente.

Encima, señor Chaves, usted sabe que no sólo defenderán a María Luisa sus amigos, sino todos aquellos que entendemos que sus formas de atacarla no son, precisamente, las más higiénicas. O acaso decir lo siguiente: “la labor de esta señora en el Cabildo será plana. Quiero decir que no aportará una sola idea -como ocurrió en Radio Nacional-. Ahora, panzadas en comidas oficiales sí que se va a dar porque no perdona ni una. Este es un hecho objetivo, no quiero desviarme un ápice de mi crítica a su incompetencia profesional, jamás a su actitud personal, que me la renflanflinfla. Los cuatro gilipollas que le bailan el agua se me echarán encima para ponerme de chupa de dómine, entre otros el godo del Opus y la corte de mentecatos que no dispara gongo y que siempre está a la que salta”, ¿es digno de alguien que ha llegado a ser director de un medio como La Gaceta de Canarias?

Y encima, señor Chaves, usted miente cuando dice que no acude a comidas con periodistas. Esto, lamentablemente, es demasiado pequeño y todos hemos coincidido en algún que otro ágape, incluso a cuerpo de rey en Bruselas y tonteando con alguna compañera de la profesión y en compañía de un consejero del Gobierno que hoy ejerce funciones portuarias. ¿Se le va refrescando la memoria, caballero?

Independientemente de que la señora Arozarena me pueda gusta más o menos como periodista, lo que sí es cierto es que ella es libre de escoger una oferta, de Melchior habérsela hecho y, en todo caso, habrá que ver si cobra por doble vía, que sería lo único indecoroso e inmoral. El resto, señor Chaves, son apreciaciones fuera de lugar, una meada fuera de tiesto y una pataleta increíble. Cuídese de escribir al lado del señor Rodríguez, no vaya a ser que el virus del insulto sea contagioso y le acabe llegando también alguna demanda a su domicilio.

La labor de esta señora en el Cabildo será plana. Quiero decir que no aportará una sola idea -como ocurrió en Radio Nacional-. Ahora, panzadas en comidas oficiales sí que se va a dar porque no perdona ni una. Este es un hecho objetivo, no quiero desviarme un ápice de mi crítica a su incompetencia profesional, jamás a su actitud personal, que me la renflanflinfla. Los cuatro gilipollas que le bailan el agua se me echarán encima para ponerme de chupa de dómine, entre otros el godo del Opus y la corte de mentecatos que no dispara gongo y que siempre está a la que salta

España, el país de lo grotesco

20110108184250-pedraz-garzon.jpg

Dos hechos, dos noticias. La primera, una broma que no ha sentado bien. La segunda pudiera parecer también que es cachondeo, pero no, es verdad como la vida misma y encima con el amparo de la Justicia. Me refiero, por si alguien aún está despistado, a lo acontecido con la llamada que los compañeros de Cataluña Radio le hicieron al monarca, a Don Juan Carlos I, y a la autorización del juez Santiago Pedraz a la marcha pro abertzale por las calles de Bilbao y con el apoyo, no lo olvidemos, de ocho jugadores de la Real Sociedad, futbolistas a los que, tal vez, les gustaría golear con bombas-lapa en vez de con esféricos.

Yendo por partes, como Jack el Destripador, lo de la pillada a Su Majestad por parte del periodista Pere Mas ha indignado en el entorno de La Zarzuela. A pesar de la recomendación que me hizo un lector sobre mis excesos con la monarquía, lo cierto es que en palacio son todos unos sosomanes, unos aburridos de campeonato y, ¡qué curioso! parece que sólo les molestan las bromas. Si ya sucedió en su momento que la revista El Jueves tuvo que pagar un alto precio por aquella famosa portada de los Príncipes dándole al tema, ahora podría ser que la Fiscalía del Estado actuase de oficio para meterle mano a Cataluña Radio por el pitorreo con Don Juan Carlos I.

Lo cierto es que, insisto, en La Zarzuela faltan muchas dosis de humor y sí que les sobran las del temor a ciertos grupos de presión. Aún recuerdo como quedaron en libertad los impresentables que quemaron fotos del Rey y la propia bandera y como encima se presentaron en el juicio con unas camisetas donde, en un perfecto catalán, se leía ‘Yo también quemo la Corona’. Digo yo que será más grave y más peligroso que te amenacen abiertamente, como aquella declaración de Joan Tardá, de ERC, “muerte al Borbón” o que te digan que te van a quemar, que el hecho de una broma que, de mejor o peor gusto, no va más allá de una chanza. Pero está claro que no se lo han tomado en la Casa Real con la misma filosofía.

En cambio, resulta bastante curioso que una marcha proetarra, la de los abertzales más radicales que aún campan por la faz del País Vasco, cuente con el respaldo de la Justicia, concretamente del juez Pedraz, uno de los amiguetes de Garzón, magistrado que, como bien es sabido, es uno de los que ha intentado enmierdar todo lo relacionado con el caso Faisán y favoreciendo al Gobierno de Zapatero para que logre al precio que sea la llamada paz definitiva, un proceso que, obviamente, se romperá después del período electoral de turno.

Desde luego, así nos va. La Fiscalía perdiendo el tiempo con lo que escribe o dibuja El Jueves o las bromas que puede hacer Cataluña Radio y lo sustancial, lo grave, el apoyo a los asesinos de ETA, pasa de largo para un Fiscal General del Estado, el señor Conde Pumpido, el mismo que en el 2007 sólo anuló la mitad de las listas de ANV, pese a tener todas las pruebas sobre la mesa para inhabilitar todas las planchas. Así es España, una broma grotesca permanente, aunque lo que se sanciona reiteradamente es dejar en ridículo al monarca, no las amenazas de muerte al primero de los españoles o el apoyo a aquellos que aprietan el gatillo o pulsan el detonador. De vergüenza.

CD Tenerife: Ni el pleno al 15

20110109225832-tenerife-albacete.jpg

Nadie cree en el CD Tenerife, siquiera los más acérrimos se agarran ya a las esperanzas remotas de obtener el sexto puesto, lo que sería inicialmente el mal menor del play-off para un equipo que iba a ascender en menos de lo que canta un gallo, en menos de lo que imaginas, concretamente. Y sí, desde luego lo que sí tiene todos los visos de producirse es el cambio de categoría, pero hacia abajo, de seguir con una trayectoria tan mala. A menos de un punto por partido sale el promedio de un cuadro blanquiazul que está prácticamente en la bancarrota, económica y deportiva.

Tengo varios amigos que se desviven por el representativo, pero que ya asumen que la Segunda B será la división en la que toque jugar el año que viene. Mi colega Máximo Medina, al que ahora no le dejan filosofar con el cigarrito en la boca por mor de la Ley Morritos (digo Pajín) o mi contertulio de UpyD, Luis Suárez, que está por dejar de ir al estadio y dedicarse en cuerpo y alma a su esposa y a su hija que, en el fondo, le dan más alegrías que esta caterva de impresentables llamados jugadores del CD Tenerife.

Los seguidores tinerfeñistas ya salen del Heliodoro sin rechistar, como asumiendo un mal que está por venir. Eso es lo malo, que ese carácter derrotista se ha impregnado en la afición, pero no es culpa de ésta, sino de una directiva incapaz de hacer nada. El ‘locuaz’ Miguel Concepción (‘estábanos aquí’) sólo ha fichado a un director deportivo que, imagino yo, a estas horas debería de estar ya cerrando tres o cuatro fichajes, sin incluir el del entrenador, para intentar mantenerse en Segunda División.

Son siete puntos, dos partidos y un empate en el tercero para alcanzar ahora mismo al Alcorcón y, por si acaso alguien no se ha percatado, toca este domingo que viene una visita a un campo vital, el de la Ponferradina. En ese duelo, pero jugado hace cuatro temporadas, un desmejorado Tenerife caía 1-0 y Concepción daba carpetazo al técnico que había obrado el milagro de la permanencia el año anterior, Bernd Krauss. Dudo mucho de que Mandiá llegue a esta cita, pero con el señor ‘estábanos aquí deliberando’ puede suceder de todo.

Hoy, lunes, todas las tertulias de radio girarán sobre lo mismo, igual que ayer, que hace una semana o que dos meses. Nada cambia, sólo que ya han pasado varias jornadas, quedan dos para acabar la primera vuelta y el Tenerife tiene menos puntos que casillas la quiniela. No llega ni al pleno al 15. Y el año que viene, si se acaba consumando la tragedia griega, no aparecerá ni en el boleto de Loterías y Apuestas del Estado. Y más de uno que yo me sé saldrá volando. Aviones para ello tiene, digo yo.

A Rubalcaba, la ETA se la clava, o no

20110111000102-rubalcabapasmado.jpg

Se le deshincha el globo a Zapatero. El gran logro que ayer hubiese querido vender, el de la paz definitiva con la ETA, se le ha disuelto como un azucarillo en el agua. No hay rastro de que los desalmados terroristas pretendan abandonar las armas, pero tampoco es nueva esta parafernalia. Ya lo han hecho en ocasiones anteriores y volverán a repetir la escenificación las veces que sean necesarias. Mientras este Ejecutivo siga dando bola a comunicados de unos payasos que salen protegidos con unos trapos para que no se les reconozca, lo cierto es que no habrá manera de acabar con estos hijos de mala madre. Todo lo contrario. Ahora el Gobierno volverá a tener un gesto de gracia como en 2007 y terminará por dejar que una representación se introduzca en los ayuntamientos del País Vasco.

Sólo había que ver la cara de Pérez Rubalcaba (la física, claro, porque la otra la tiene más grande e intacta, como es natural en él) para darse cuenta de que todos los intentos por conseguir esa tabla salvadora de una paz permanente se veía al final frustrada y el Ejecutivo sólo ha obtenido que se le lance un flotador pequeño y levemente pinchado. Es decir, tarde o temprano, el chiringuito con los amigos del tiro en la nuca y de las bombas lapa se volverá a hundir irremisiblemente.

Interior ha estado mareando durante todos estos años el Faisán (no la perdiz, precisamente), dando permisos para manifestaciones totalmente prohibitivas, pero que siempre contaban con la anuencia del Fiscal General del Estado, Gómez Pumpido o el dúo dinámico de la Audiencia Nacional, Garzón y Pedraz, todos poderes judiciales al uso (al uso del Gobierno, claro) para intentar no cabrear al entorno terrorista.

Aquí se han robado coches, líquidos a mansalva para perpetrar posteriormente atentados, se han desvalijado arsenales, se han seguido mandando cartas de extorsión a los empresarios, se siguen fugando, consentidamente, determinados etarras y el ladino de Rubalcaba mirando hacia otro lado, diciendo que no estaba clara la conexión con ETA. Por supuesto, claro, porque no interesaba calentar a un socio de gatillo fácil con el que se está negociando y que, curiosamente, tiene mucho que decir aún del 11-M.

Por eso, no es de extrañar que la rueda de prensa ofrecida por el maligno Rubalcaba estuviese exenta de preguntas. Como bien señalaba Eduardo García Serrano en El Gato al Agua, en Intereconomía, para ese viaje mejor no haberse desplazado hasta la sede ministerial. Que alguien le hubiese grabado el comunicado y luego lo hubiese difundido a los medios de comunicación. No obstante, esto es anecdótico. Lo que preocupa, y mucho, es que este paso de ETA sirva al Ejecutivo para darles más prebendas aun que en 2007. No sería nada extraño conociendo a determinados personajes.

Julio Álvarez, un jeta con botas

20110111174812-julioalvarez.jpg

El CD Tenerife se va a Segunda División B. Si nadie lo remedia, el equipo blanquiazul volverá a las catacumbas del fútbol español casi un cuarto de siglo después de haber salido de esa cloaca, en el año 1987. Aún es posible alcanzar la permanencia, pero no creyéndoselo desde una acomodada posición, sino sacando el pico y la pala porque el camino es largo, sinuoso y sumamente tortuoso. Eso sí, habrá que contar únicamente con los jugadores convencidos para la causa y este no es el caso de un desahogado, de un vividor, de un jeta y de un caradura como es el señor Julio Álvarez Mosquera. Este centrocampista (o centrocuentista) ha sido incapaz de aportar un solo granito de arena desde que aterrizó en la isla procedente de Mallorca y parece que se va ir por donde vino, pero con los bolsillos más llenos. Y encima echándole el muerto de la situación deportiva a otros elementos, internos y/o externos.

Este vivales del balompié, para que ustedes se hagan una idea, vino a decirle, entre otros, al compañero Loren Dorta (La Opinión de Tenerife) que el problema que se ha generado es como consecuencia de que se crearon muchas expectativas, que se vendió un ambicioso proyecto de ascenso y que al final la culpa la tienen aquellos que han difundido tal mensaje que, añado yo, deben de ser el propio club y los medios informativos que se hicieron eco del famoso lema ‘En menos de lo que piensas, estaremos en Primera’. Es decir, los futbolistas no tienen culpa alguna, pero seguro que a fin de mes pedirán el ingreso de sus emolumentos por los cuatro o cinco partidos jugados (y perdidos) en ese período.

Desde luego, personajes como Julio Álvarez sobran en el deporte. No conozco a un solo practicante de cualquier disciplina que no tenga un mínimo de ambición por superar sus marcas. Hasta quien les escribe, aficionado a correr alguna que otra media maratón y pruebas populares, siempre busca reducir aunque sea en un segundo el tiempo establecido en la cita anterior. Es que es de pura lógica. Se trata de avanzar, de mejorar, de no conformarnos con llegar, sino intentar alcanzar nuevos retos. La persona que se cree que por llegar a la cima ya no tiene que demostrar nada está más que equivocada. Siempre hay que forzar la máquina. Es posible que igual no se llegue a más, pero al menos hay que dejarse el alma en el empeño, algo que este futbolista del Tenerife no hace. Al contrario, encima no entiende los abucheos de la afición.

Aquí lo que toca ahora es dejar de una vez por todas los mullidos sillones de la holganza o de la holgazanería, ponerse las botas y empezar a comerse rivales como si no costara. El objetivo del ascenso ya no es que esté lejano, sino que es una entelequia y una utopía, pero no por eso hay que dejar de dar todo en el terreno de juego. La Primera División del Tenerife es ahora la permanencia, que está ahora mismo ganando un promedio de 12-14 partidos de los veintipocos que quedan y que, dada la trayectoria mostrada por la escuadra canaria,  no resultará sencillo, más bien todo lo contrario y más con actitudes egoístas, ególatras y de auténtico vividor como las demostradas por el señor Álvarez.

En otros tiempos, a este futbolista se le hubiese dado ya un buen tirón de orejas, pero el estado de descomposición, de putrefacción que existe en el seno de la entidad del Callejón del Combate es tal que allí nadie pone orden. Cualquier día el desacreditador oficial del club, Javier Armas Padilla, puede ponerse de entrenador, de delantero, en los tornos de control de las puertas del estadio o en el palco, haciendo las veces de presidente. Porque en esto, en un completo dislate, se ha convertido el CD Tenerife, una casa que no es que amenace ruina, es que ya lo es. Ya sólo falta que en vez del No one de Alicia Keys, los jugadores pongan a toda pastilla la banda sonora de Titánic. Iría más acorde a la situación, sin duda. Y Julio Álvarez dirigiendo la orquesta.

La doble moral de la izquierda

20110113010808-carmona-1.jpg

La doble moral de la izquierda. Hace no muchos meses, a mediados de 2010, el PSOE impidió a Antonio Miguel Carmona seguir acudiendo a la tertulia de El Gato al Agua, en Intereconomía, por las palabras vertidas por otro de los colaboradores habituales, Eduardo García Serrano, contra la consejera catalana de Sanidad, Marina Geli. Los calificativos o, mejor dicho, las descalificaciones de este periodista fueron que esta señora “es una guarra, una puerca y está fabricando degenerados”. De acuerdo que las palabras fueron de grueso calibre, pero no menos verdad es que estaban expresadas ante una abominable decisión política, que los menores se iniciasen en el sexo como quien juega a la comba o a la pelota.

Cierto es que Eduardo tuvo que solicitar posteriormente mil y una disculpas, pero el argumento para los socialistas y para el propio Carmona, incapaz de desmarcarse de la orden rotunda del partido, estaba más que ganado. No se podía debatir en la misma mesa con un personaje que decía tales barbaridades. Semanas después regresó a la tertulia, se fundió en un gran abrazo con Serrano y todo quedó olvidado. Pero, ¡¡¡ay amigo!!! cuando te muestras tan digno, cuando vas de puro por la vida y dando lecciones de ética, también tienes que demostrar el mismo encaje el día que metes la pata y eso es lo que le faltó al señor Carmona el pasado martes cuando injurió a un telespectador por un sms que había enviado al programa.

Convengamos que el televidente no fue muy fino y llamó pesebrero al político socialista, pero la réplica de Antonio Miguel estuvo fuera de lugar. No se le puede replicar con un “esto es cosa de un descerebrado”. Todos los asistentes en la tertulia le conminaron a que rectificase sus palabras, pero él se negó en redondo porque entendía que también había sido insultado. Poner en el mismo nivel pesebrero y descerebrado es como colocar a la misma altura tonto e hijo de las cuatro letras. No, nada que ver, pero el tertuliano insistió en no pedir disculpas.

Por eso es que digo al principio del artículo lo de la doble moral de la izquierda. Ellos, los socialistas, parece que quisieran tener el monopolio del insulto, del taco grueso y, por supuesto, no tener que avergonzarse o retractarse de sus palabras. En cambio, si es la derecha la que se atreve, por ejemplo, a criticar los ‘disfraces’ de la señora De la Vega, entonces salen a bloque a dilapidar en la plaza pública al PP, a llamar retrógrados a sus dirigentes y muchas otras cosas más.

En este punto tengo que decir que me ha producido una fuerte decepción el señor Carmona, aunque en parte era de esperar. Por mucha libertad que dice tener, en realidad sólo responde a las órdenes partidistas, a lo que digan en Ferraz. Espero, no obstante, que en su siguiente intervención en El Gato al Agua pida públicas disculpas por llamar descerebrado a un espectador. Por muy desatinado que fuese el mensaje de pesebrero, al menos tenemos que coincidir que más grave fue lo aprobado por una nefasta política de sanidad del PSOE catalán y Serrano, que tuvo un momento de lógica calentura ante lo que podría llamarse incluso un abuso a la infancia, se humilló ante la audiencia reclamando perdón. Son formas y formas. Ahí tienen los hechos, júzguenlos ustedes.

Cine subvencionado y apesebrado

20110113193239-alexdelaiglesia.jpg

El cine español, al menos el oficialista, sigue ofreciendo una imagen bochornosa, pero sus protagonistas siguen erre que erre con su política de hechos consumados. “A nosotros, mientras nos lleguen las subvenciones de Zapatero, nos da lo mismo que critiquen nuestra falta de decoro”, parecen decir estos cineastas de tres al cuarto. No les interesa hacer arte, sino caja, aunque haya que mover la ceja. Pero lo de este año con los Premios Goya traspasa todos los límites de lo tolerable. Ni una compresa con triple capa podría bastar para disimular la mancha de chapucería, chanchullería y el despotismo que emana directamente de la Academia del Cine.

La mayoría de las nominaciones las acaparan en esta oportunidad el presidente de este chiringuito, Álex de la Iglesia, y su vicepresidenta, Icíar Bollaín. Esto viene a ser como los Premios Ondas, los organizados por el Grupo Prisa y que, casualmente, siempre quedan en casa, pero con la diferencia de que el grupo mediático es de capital privado y la Academia, se supone, debe defender los intereses de todos los directores y productores cinematográficos. A las pruebas me remito de que esto no es así. Los Goya son un paripé perfectamente orquestado por el rojerío y la progresía. Sus componentes saben moverse con la precisión de un reptil y de una víbora, saben a quien morder y como hacerlo de cara a obtener la manteca subvencionada.

Las últimas galas siempre han sido un compendio del mal gusto, de la zafiedad supina. No saben hacer un espectáculo sin recurrir a la chanza fácil y grosera, a dar la nota sin el más mínimo sentido del ridículo. Y todo, por supuesto, bajo la complacencia de una señora, Ángeles González Sinde, ministra de Cultura, que encima aprovechó su cargo para aprobar una subvención para la cinta que estaba produciendo, ‘Mentiras y gordas’.

El cine español se ha convertido en un nido de favores a los de siempre. Siempre están los mismos directores, los mismos actores, las mismas productoras. Todos se mueven bajo el mismo denominador común, tirar contra todo lo yanqui, pero son los primeros que luego se pirran por viajar en superclase a Hollywood en vez de asistir a los festivales de Cuba, Irán o Corea del Norte. Allí no van porque, curiosamente, son muy rojos de ideales, pero su estómago no admite exquisiteces de menos de 200 euros el plato.

Godiño, 'el jetiño'

20110116015603-perezgodino.jpg

El concejal de Seguridad Ciudadana de La Laguna, Antonio Pérez Godiño, está demostrando tener una jeta de mayor calidad que los mármoles de Macael. No es de recibo que, por un lado, salga a defender a los vecinos y les pida que denuncien a los policías locales que se excedan en su labor y que, por el otro, luego coja a estos mismos agentes y les recorte un 50% del complemento de productividad si no han colocado las suficientes multas. Parece un chiste con poca gracia, la verdad.

El edil nacionalista, en un claro intento de atraer votos hacia la candidatura de Fernando Clavijo, ha querido hacerse el gracioso con los ciudadanos y, aprovechando un incidente reciente en el barrio de la Finca España, les da licencia a estos para que procedan a chivarse ante el Ayuntamiento lagunero de aquellos policías que entiendan que están empleando un excesivo celo en sus tareas. Hay que recordar que la cabalgata de Reyes que discurría por esa zona motivó que se multase a muchos coches mal estacionados y que, posteriormente, los vecinos se cabreasen.

Por supuesto, como en todas las profesiones, siempre existen los desertores del arado y como diría mi estimado Alfonso González Jerez hablar con algunos funcionarios es como intentar entenderse en sanscrito con la mula Francis, es decir totalmente imposible. Pero estoy convencido de que la mayoría de los agentes municipales de la Ciudad de los Adelantados se corresponden con un prototipo de fieles servidores públicos y que tendrán que proceder a las sanciones correspondientes cuando así toque.

Lo que sí parece evidente es que el señor Godiño se ha metido en un jardín de muy complicada salida. No se puede salir a la escena pública a poner de vuelta y media a tu propia policía porque entiendes que se propase en sus atribuciones (cosa que es mentira, dicho sea de paso) y luego recortarles un 50% el complemento de productividad en el caso de que no hayan multado lo suficiente. Vamos, que al final alguno de estos agentes tendrá que multarse a sí mismo para llegar a ese mínimo y no ver perjudicado ese complemento que es la diferencia entre un sueldo más que justito o la posibilidad de darte un caprichito al mes.

Veremos a ver en qué queda toda esta historia, pero ya les adelanto que pinta mal. No es de recibo tratar de ese modo a la Policía Local de La Laguna (ni a ningún otro colectivo, vaya por delante también). Lo que puede conseguir este politicastro es que al final los agentes no sepan qué hacer y que cunda la anarquía. Unos pasarán de mediar en los conflictos y otros multarán a todo bicho viviente para amarrar hasta el último céntimo de la productividad.

El buen criterio de Aznar

20110116015753-jose-maria-aznar.jpg

Los socialistas están que trinan con las palabras, acertadas dicho sea de paso, pronunciadas por el ex presidente del Gobierno José María Aznar. Señaló el político en una convención del PP en León que España, ahora mismo, no está para tener 17 administraciones que hacen exactamente lo mismo, que con la crisis que estamos padeciendo habría que racionalizar los recursos, que el gasto que existe con tanta administración llega a ser sangrante para las arcas del Estado y, por supuesto, no digamos para las autonomías, endeudadas hasta las cejas, aunque también es verdad que el Gobierno de Zapatero ha repartido desigualmente la manteca financiera, precisamente a las comunidades más afines a sus ideas, casualmente.

Por supuesto, el PSOE y el convergente Mas ya han visto en estas afirmaciones de Aznar al verdadero demonio de Tasmania, al bicho que quiere centralizarlo todo y quitarles las competencias. Se trata, evidentemente, de un análisis interesado y sectario porque de las palabras del ex presidente no se deduce ningún robo de poder, sino de que habrá que arrimar el hombro para empezar a ahorrar de donde se pueda y no es normal que tenga que haber cuatro administraciones, por ejemplo, para gestionar un área determinada.

En este punto, por ejemplo, se me ocurre traer a colación el turismo. ¿Es normal que a día de hoy sólo falte por concurrir a Fitur la asociación de vecinos de mi barrio? España, no lo vamos a negar, es una amalgama de maravillas, un contraste de Norte a Sur, de Este a Oeste, con ciudades autónomas o archipiélago con rincones increíbles por descubrir. Pero una cosa es que estemos llenos de tesoros y otra muy distinta que cada espacio, por muy minúsculo que sea, pretenda tener un pedacito de espacio en una de las ferias de turismo más importantes a nivel mundial.

A veces Fitur, dentro del espacio reservado para España, que al fin al cabo es donde se organiza este gran evento, parece un reino de taifas. Las comunidades compiten entre sí por tener el espacio más grande, pero también quieren seguir con su elemento diferenciador las provincias, las islas, las ciudades y, lo dicho, a veces sólo parecen faltas las asociaciones de vecinos para promocionar las excelencias de su calle.

Y quien dice el turismo, nos pasa lo mismo con la educación, la recaudación de impuestos, la industria, la agricultura, la sanidad, el transporte. Demasiadas manos para hacer lo mismo y el problema es que en vez de colaborar se acaban molestando los unos a los otros y al final las consecuencias las acaba pagando el mismo, el ciudadano de a pie.

Mazazo a la cultura del esfuerzo

20110116225815-profesores.jpg

La cultura del esfuerzo se ha perdido. Definitivamente, este Gobierno de Zapatero o de Zapatiesta se ha convertido en la fábrica de las improvisaciones. Hoy retira un Plan Hidrológico Nacional, mañana manda traer a las tropas de Irak, llama matrimonio a lo que no es tal o, por ejemplo, se le ocurre premiar ahora a los profesores que logren el mayor número de aprobados entres sus alumnos. Es decir, equipara la educación como si fuese un deporte donde todo se mueve únicamente por el parámetro del resultado, sin tener en consideración que hay alumnos que, por mucho que maestro se vuelque en su progresión, no dan pie con bola o, directamente, no les interesa aprender nada, sino vivir todo el día del cuento.

Lamentablemente, el Ejecutivo del PSOE no hace otra cosa que dar tumbos en materia educativa. No está inculcando a los estudiantes esa cultura del esfuerzo, al contrario, los está llevando por la senda de la vagancia y sólo hay que recordar como se dio carta de naturaleza a aquel sistema por el cual los alumnos, por muchas cateadas que tuviesen, podrías pasar al curso siguiente. Algo muy lógico, por supuesto. Si no has podido con las matemáticas de primero, pues nada, al año siguente inténtalas con las de segundo y sino ya puestos métete directamente en la Universidad y que sea el catedrático de turno el que resuelva esas carencias de base.

Por desgracia, esto es lo que ha venido pasando, estudiantes a los que les han ido haciendo tabla rasa, pasando con un suficiente y luego llegar a la facultad de Químicas, por poner un ejemplo, y no saber hacer una simple derivada o una integral, cuando se supone que eso ya es una base que debían haber adquirido en el instituto. Así pasa lo que pasa, una generación paupérrimamente preparada y que ralentiza el ritmo normal de una institución como la universitaria.

Y si lo de la tabla rasa, todos pasando de curso y al final sacando un 5 artificial, peor se pone el asunto con el caramelo envenenado de pagar a los profesores que consigan tener a los alumnos más aplicados. ¿Esto qué es, una broma de mal gusto? Van a conseguir que haya algún maestro con trazas de codicia que tenga la insana tentación de trucar sus evaluaciones, de abrir la mano o de ponerse a soplar directamente las respuestas a los chavales para que no les dejen con una nómina sin el atrayente complemento.

Hasta ahora, que yo sepa, esto funcionaba de otra manera. Las mejores notas eran premiadas con becas para los alumnos, pero nunca que a un profesor se le pagase una cantidad mayor en función del número de notables y sobresalientes. Los docentes ya hacen un esfuerzo sobrado para preparar clases, impartirlas, quedarse a las tutorías. Lo que no se puede hacer es parar cada dos por tres las lecciones porque tal o cual niño está enredando o, directamente, pasa de asumir que tiene que echarle codos. Luego nos extrañamos de que el informe PISA nos pone de vuelta y media. Si es que es normal que en Europa nos miren con mala cara y, por supuesto, nos pongan constantemente un suspenso general. Tenemos una calificación doble be, burros y borricos.

Engordar para morir

20110117125427-migleconcepcion-pobre.jpg

Engordar para después morir. Esto es lo que le ha pasado al CD Tenerife este pasado fin de semana en El Toralín. El conjunto del aún entrenador Juan Carlos Mandiá se adelantó en el marcador y estuvo más de medio partido con el botín de los tres puntos en la buchaca, pero al final la Ponferradina empató y pudo ser peor, ya que De Paula estrelló un balón contra la madera. Con 15 puntos a estas alturas de competición no se puede llegar muy lejos y lo máximo a lo que puede aspirar la escuadra tinerfeñista en esta primera vuelta es a obtener 21, siempre y cuando gane el derbi del domingo y el encuentro aplazado con el Granada.

Dicen que esta semana comienzan a llegar los fichajes, empezando por la cesión confirmada la pasada semana de Dubardier, del Lorient francés. El problema es que este asunto debía haber estado finiquitado hace ya mucho tiempo. Pachorramán, como le llama mi amigo Luis Suárez a Miguel Concepción, ‘el desastridente’ del CD Tenerife, se tomó cumplidas vacaciones en Navidades. Tras el fiasco del Betis (0-3), sólo se cargó a Santiago Llorente, trajo a Juanjo Lorenzo para ejercer las labores de secretario técnico, pero no se ha reforzado la plantilla. Así las cosas, ya han pasado las fechas del Valladolid, Albacete y Ponferradina y el equipo sigue a la espera de esos refuerzos.

Parece de chiste, parece como si al ‘maldatario’ blanquiazul le importase una higa el futuro del club. A día de hoy, por ejemplo, tiene que estar viendo como Oltra tiene al Almería a un paso de las semifinales de la Copa del Rey y como el domingo tuteó a todo un Real Madrid. En ese sentido, Concepción se ha contagiado del mal de su malogrado paisano, Javier Pérez, dirigente modélico donde lo hubiese hasta que empezó a meter la zarpa en cuestiones que no le competían. Sólo así se pudo entender la no renovación de Rafael Benítez, un técnico que, según algún pelotillero del mandatario de entonces, llegó a publicar en prensa, en un rotativo de editoriales independentistas, que este técnico no valía para estar en Primera. Pues sumó nada menos que dos Ligas, una UEFA (Valencia) y una Champions (Liverpool) tras su salida de la isla.

Y es que cuando los presidentes se meten a ocupar la parcela del director deportivo suelen acontecer esta clase de disfunciones hasta que todo llega a un estado de podredumbre irreversible. El problema real es que Mandiá no ha sido despedido de su puesto porque, simplemente, no hay dinero para echarlo y traer un tercer técnico (en realidad el cuarto si tenemos en consideración la interinidad de Alfredo Merino). Malo será que se apueste por lo que hay en casa o en la isla (tándem Tigre Barrios-Martín Marrero) cuando el equipo esté ya camino de la morgue.

Asesoría jurídica riveriana

20110118140433-miguel-concepcion-ramirez-salen-guion.jpg

¿Qué servicios jurídicos tiene el Gobierno de Canarias que han hecho el más absoluto de los ridículos con motivo del derbi entre el Tenerife y Las Palmas? ¿Desconocían que la llamada Ley Cascos o del interés general, del año 1997, se había derogado en mayo de 2010? ¿O tal vez es que Paulino Rivero se saltó el asesoramiento de los juristas y por sus reales decretos iba a forzar a que se diera en abierto el clásico canario este domingo? Tiene toda la pinta de que es esta última de las conjeturas la que se vislumbra como más posible. El jefe del Ejecutivo regional ha intentado apuntarse un gol y al final le han colado unos cuantos a él, pero seguro que acabará repartiendo las culpas entre el resto, ya lo verán.

Lo cierto es que alguien en las Islas no se ha enterado (o no ha querido hacerlo) de que las leyes del fútbol por televisión han mutado tanto que ya ningún equipo es dueño de su destino. A día de hoy, los aficionados no pueden planificar un viaje para ver al club de sus amores porque son las televisiones las que deciden las fechas y los horarios. Por ejemplo, el encuentro entre el Barcelona y el Atlético de Madrid, previsto para dentro de tres semanas, aún no se sabe si será en sábado, en domingo o lunes, si se dará en abierto o por los canales de pago. Todas las escuadras firmaron un pacto con el diablo audiovisual: millones a cambio de darles su alma y ahora, una vez gastada la pasta, las entidades deportivas se ven sometidos al capricho de los operadores.

Por eso, me ha parecido de un provincianismo subido de tono las quejas de determinadas personas a la hora de aplaudir la intentona riveriana por rescatar el derbi para todos los canarios. Señores, los equipos aceptaron unas normas y no puede venir un presidente a cambiar las reglas del juego sólo porque a él le interese. De hecho, no es el primer clásico que se da por el Canal Plus. En la temporada 2003/2004 ya se jugó a las 11 de la mañana y con las cámaras de la televisión de Prisa en exclusiva y no pasó absolutamente nada.

Como he tenido oportunidad de leer en otros foros, aun a riesgo de que me llamen demagogo, ¿qué es el interés general? ¿Un derbi por el cual el Gobierno igual tiene que pagar 20 millones de euros en concepto de indemnización? ¿O tal vez el interés general sea preocuparse por los casi 260.000 ciudadanos que están en situación de desempleo? ¿Quizá sea resolver el problema de las listas de espera en la sanidad o la mejora en la educación? La mayoría de los canarios saben que el interés general es poder tener un empleo, llegar a fin de mes, gozar de una sanidad pública de calidad y de una educación en los mismos parámetros. La felicidad de los isleños no dura sólo 90 minutos más el descuento.

La crisis la traducen en despilfarro

20110119155713-senado-558.jpg

La crisis que vive España no parece importarle una higa a determinados políticos. La astracanada a la que hemos asistido en el Senado, con traductores en gallego, vasco, valenciano y catalán, define a la perfección a nuestro país como una nación de pandereta, de folclore. Señores hechos y derechos, que 15 minutos antes del pleno estaban en comandita tomándose el cortado en la cafetería de la Cámara Alta y hablando en castellano, se han lanzado por el tobogán del disparate, del surrealismo de Valle-Inclán. Son como los espejos del Callejón del Gato, deforman la realidad a su conveniencia.

El problema no es que haya siete personas, los traductores, que han podido encontrar un empleo, sino que este servicio le cuesta o nos cuesta a los españoles la nada despreciable cantidad de 168 euros por minuto, 10.080 a la hora y piensen ustedes que hay plenos que se prolongan toda una mañana o una tarde, así que echen cuentas ustedes. Aquí se nos pueden ir más de 100.000 euros al mes a poco que las sesiones se prolonguen más de la cuenta.

Lo cierto es que tenemos un país plagado de 17 autonomías que, en mayor o menor intensidad, se han convertido en las garrapatas de las arcas públicas del Estado. Aquí todo el mundo quiere su competencia y no les extrañe que dentro de poco vengan los asturianos, los cántabros, los baleares, los aragoneses o los canarios a reclamar que ellos también precisan de traductor porque, aunque todos sepan hablar la lengua de Cervantes, resulta que uno se expresa en bable y el vecino en guanche (no confundir con el tamarán, que se nos enfada Don Pepito Rodríguez, el independentista editor-director de El Día).

Los grupos nacionalistas, animados por el éxito en el Senado, van a hacer lo mismo en el Congreso, intentar que les aprueben el mismo gasto para la Cámara Baja. Bono, que parece no estar por la labor, ha pronunciado lacónicamente un: “Ej que yo prefiero no pronunciarme, pero rejpeto mucho la labor del Jenado”.

Lo cierto es que si se dio vía libre a ese disparate en la Cámara Alta, no sería descartable que suceda lo mismo en la Carrera de San Jerónimo. El PSOE está más necesitado de apoyos que nunca y los nacionalistas vascos y catalanes, amén del apéndice coalicionero canario, apretarán hasta rebasar el tope de lo tolerable. Total, como la fiesta la pagamos todos los españoles, les da lo mismo poner siete, 14 o 100 traductores.

Prohibicionismo pijo-progre

20110121000145-zapatero-cree.jpg

Una vez más, y no será la última, tengo que felicitar a mis amigos Gonzalo Castañeda y Carlos Abreu, de Radio Pulso, por la magnífica reflexión que hicieron ayer jueves sobre las actitudes prohibicionistas y contradictorias de este Gobierno revestido de progresía, pero que en su interior es más radical y sectario que cualquiera de esos dictadores caribeños que, en el fondo, aman con devoción. Mucho hablar de que la derecha produce un cáncer mortal a las libertades, pero los hechos demuestran que, en realidad, los únicos aniquiladores de los derechos más fundamentales de los ciudadanos son estos pijo-progres de trampa y cartón, unos advenedizos de tomo y lomo que han sabido montarse a la perfección en el euro.

Como señalaba a la perfección Carlos Abreu, este Ejecutivo no ha dejado en pie siquiera los crucifijos. Todo molesta, quieren igualarnos para tenernos perfectamente identificados a cada momento. Nos han institucionalizado lo que debemos comer, beber y sólo les falta que nos digan como tenemos que vestir (aunque ya se hizo un estudio con aquellas gilichorradas del cuerpo de pera, de campana y de no sé que otra cosa más para obligar a las firmas de moda a hacer sus creaciones bajo tres parámetros). De chiste, pero de los malos.

Y sobre el tabaco, el amigo Castañeda precisaba que la gran paradoja de este país es que la venta de la droga está prohibida y, por supuesto, más que penada por la ley, pero en cambio su consumo para fines particulares está permitido. En cambio, usted puede comprar cigarrillos, puros, picadura, pipas y lo que usted imagine hasta en el carrito más cochambroso, pero en cambio no se le ocurra fumar en plena vía pública a no sé cuantos metros de un colegio, de un centro sanitario y, sobre todo, en los locales de ocio y restauración (aunque el dueño haga la vista gorda) porque le pueden meter una denuncia.

Así nos va, queridos amigos. Nos tienen controlada toda nuestra vida, saben todo sobre nosotros, nos restringen las libertades, perjudican el progreso de los empresarios, pero ellos, en cambio, se dan la buena vida, despilfarran nuestros dinero en montón de naderías y encima como acaban dilapidando los dineros en vaya a saber qué cosas, después nos meten más recargos impositivos, recortes salariales y congelaciones diversas. Esta es la España del socialismo de Zapatero, incomestible, infumable y un trago más que amargo que parece que va a durar hasta marzo de 2012…si es que antes no sale un decreto donde ZP, cual Hugo Chávez, se perpetúe en el poder. Ganas no le faltarían, sin duda.

Inda: El Papa del merenguismo

20110121103103-inda-perez.jpg

Eduardo Inda, a la sazón director de Marca, se cree el Papa del deporte, pero sobre todo en el supremo sanedrín del madridismo. Si aún no le ha quitado el puesto en el palco del Bernabéu al señor Florentino Pérez, es porque, o bien no ha podido o bien porque le profesa una admiración que excede todos los límites de la realidad. Eso sí, las exclusivas sobre lo que pase en los intramuros de la casa blanca, la de Chamartín, no en la que reside Obama (que además es negro), sólo las puede ofrecer su periódico (mira, en eso nos ha salido el navarrico igual que el dueño de El Mundo y VeoJota).

A Inda, un director con un ego demasiado subido en comparación con otros excelentes homólogos que ha tenido ese periódico, especialmente me gustó la época en la que lo dirigió Elías Israel, no le gusta para nada que otros medios intenten meter cizaña en la paz merengue. Las declaraciones realizadas por Mourinho el pasado miércoles en una rueda de prensa previa al partido de vuelta de Copa de Rey contra el Atlético de Madrid donde, a preguntas de una compañera para saber por qué estaba a disgusto en la comparecencia ante los medios, dijo que estaba así porque quería marcharse fue interpretada por algunos expertos como un mensaje claro de que no sólo quería darse el piro de la conferencia, sino que también tenía en la mente coger las maletas y largarse del Real Madrid.

Los primeros en hacer tal reflexión fueron Siro López e Iñaki Cano en Intereconomía, pero después fueron más medios los que hicieron suya también esa teoría de que había algo más en las palabras del preparador luso. Sin embargo, cómo no, arribó el director de Marca con su vídeoblog y puso los puntos no sobre la i, sino sobre todos aquellos que se apuntaron al carro de una marcha precipitada a final de temporada del locuaz Mourinho. De inocentada con 21 días de retaso la catalogó Inda, así como el resto de plumillas y radiomacutenses a sueldo de Unedisa y asociados.

Lo cierto es que el Marca, ya lo expresé una vez, ha entrado en el mismo juego que han hecho y hacen los diarios deportivos de Cataluña. Si estos no tienen otro universo que no sea el Barcelona, el periódico que dirige Inda sólo vive por y para el Real Madrid o, más en concreto, para ese ser superior, como lo calificó Butragueño, llamado Florentino Pérez. No sé cuántas páginas todos los días al Real Madrid, lo que sobra al Atlético, al que siempre da una página más que al Barcelona y al resto, directamente, que les zurzan, todos en una especie de tótem revolutum.

Pero bueno, a estas alturas de la película no me voy a extrañar. Inda ha convertido al Marca en el órgano oficial del florentinismo, que es el escalón supremo del madridismo, y todos los que opinen distinto al pensamiento único indanesco van en contra del Madrid y de, por supuesto, Florentino Pérez.

Latrocinio oficializado

20110122202441-derbi-canario.jpg

¿Está usted dispuesto a que le esquilmen de su bolsillo la parte alícuota de 20 millones de euros para que la Tv Canaria ofrezca hoy el derbi entre el CD Tenerife y la UD Las Palmas? En estos primeros minutos del domingo aún no se sabe si los ciudadanos de estas Islas verán casi obligatoriamente, por los reales decretos riverianos, el partido en abierto, pero si al final se confirma el saqueo a Canal Plus, el tenedor de los derechos del choque, cada habitante tendrá que pagar 10 euros para hacer frente a la indemnización que le reclamarán al Ejecutivo por saltarse la ley a la torera.

Canarias entera debe saber que la felicidad que tanto promulga el corredor Rivero (que encima no verá el derbi porque está confirmada su participación en la media maratón de Las Palmas de Gran Canaria) se limita a 90 minutos y a 22 caballeros corriendo como posesos detrás de una pelotita para colarla en la meta rival. Eso sí, la factura es bien suculenta, concretamente, y como mínimo, la quinta parte de lo que dijo que la Comunidad Autónoma se había ahorrado con el caso de la montaña de Tebeto, los 100 millones que reclamaba el empresario Rafael Bittini.

Si uno lo piensa fríamente, ¿a qué viene el meternos la mano en el bolsillo y sacarnos esos diez euros por persona? Si es que haciendo tres consumiciones en el bar de turno, un café, una cerveza y un bocadillo, por ejemplo, no se paga a veces ni 5 euros (salvo que alguien sea demasiado fino y pretenda meterse en uno de sus templos de la comida deconstruida y la broma salga por un pico, pero no creo que sea el caso.

Lo cierto, fuera de bromas y frivolidades, es que el Archipiélago tiene otros intereses generales que no son, precisamente, el que se dé o no en abierto el clásico del balompié canario. Insisto, los datos están ahí. Tenemos alrededor de 260.000 desempleados, una educación penosa, estando a la cola de la cola de Europa, la sanidad con unas listas de espera que alucinas y encima con determinados servicios en los hospitales de referencia que, o bien funcionan a medio gas o bien, directamente, no están operativos, como una UVI para mujeres a las que el parto se les ha adelantado mucho más de lo previsto (esto último no es broma, ha pasado recientemente en Tenerife y estuvieron a un tris de perecer la madre y el bebé que llevaba en sus entrañas).

Por eso, qué quieren que les diga, me suena a tomadura de pelo que alguien pueda colgarse una medalla por birlar lo que en derecho le corresponde a quien ha luchado por sus derechos. Paulino Rivero ha entrado como un ladrón (porque ese es el calificativo que recibe el que se lleva lo que no es suyo) en casa ajena y encima pretenderá que se le haga la ola.

Estoy convencido de que serán los suyos los únicos que le rían la gracieta, los ademanes chulescos de expropiar lo que no era suyo bajo ningún concepto y espero que al autor y a los palmeros de cámara les caiga encima el peso de la ley y sean ellos, y nada más que ellos, los que paguen hasta el último céntimo de esa posible indemnización. Aunque nada más me gustaría que imperase el sentido común y al final la Tv Canaria se conforme con dar un amplio resumen postpartido. Ojalá e imperase la cordura, pero soy poco optimista, la verdad.

El día de la marmota blanquiazul

20110123162615-quiroga.jpg

Lo dije la pasada semana, engordar para morir. Y eso es lo que le ha vuelto a pasar al CD Tenerife en el derbi, que se atiborró de optimismo y recibió un corte de digestión por parte de Quiroga que aún revolotea por los estómagos de los aficionados blanquiazules. Colistas, una semana más, y lo peor es que el panorama se vislumbre terrorífico. El miércoles toca el Granada en casa, partido aplazado tras la huelga brutal de los controladores, y el domingo ante el Gerona, también en el Heliodoro Rodríguez López. La duda era saber si Mandiá sería capaz de superar el nuevo lote de dudas que ha generado. Quizá sólo le podían salvar los dos encuentros que el club tiene que afrontar esta semana, pero el futuro del técnico estaba más que sentenciado y en la tarde su destitución era más que un clamor.

La UD Las Palmas, sin hacer grandes alardes, sacó un empate casi con la guillotina cayendo ya sobre el cuello de Paco Jémez. Cierto es que los amarillos jugaron más y mejor que un Tenerife que ya no sabe de qué va la película. El productor, por llamarlo de alguna manera, Miguel Concepción, contrató a un entrenador para que hiciese una obra de fantasía (el ascenso), pero poco a poco fue tornándola en ciencia-ficción (odisea en Segunda), comedia (los blanquiazules no la saben meter) hasta llegar al drama (pesadilla en Elm Callejón Street). Ni la llegada de Mandiá ha conseguido revertir la situación, colista tras veinte partidos, y ya nadie es capaz de cambiar el disco del DVD. Ver un partido del Tenerife es como estar visionando las 24 horas del día, los siete días de la semana El día de la marmota.

Ahora llegarán más fichajes, entre ellos el de un entrenado, pero ya no hacen falta jugadores virtuosos, de esos del toque o del tiqui-taca, sino verdaderos obreros, peones, jornaleros de la gloria (como se dice en el argot ciclista) que saquen al Tenerife del pozo en el que anda sumido y que no parece sencillo que pueda salir de ahí. Son siete puntos la distancia que existe con la zona de salvación y ha pasado prácticamente toda una vuelta, a excepción del partido que hay que jugar esta semana ante el Granada.

Veremos a ver qué nueva ocurrencia se le pasa por la cabeza al dirigente blanquiazul, pero esto pinta cada vez peor. Los campos de Tíncer y de La Salud ya están preparados para albergar los encuentros del año que viene, dado que no irán ni 5.000 espectadores a ver al representativo en la Segunda División B. Quedan 63 puntos en litigio para el Tenerife, ha conseguido 16, y se supone que la salvación está en una horquilla de 50-53. La segunda vuelta de quien sustituya a Mandiá tiene que deparar cerca de 40 puntos más. ¿Lo conseguirá?

Terminators sobre monopatines

20110124154335-monopatines.jpg

Hace ya más de un año tuve la oportunidad de escribir un artículo denominado Termitas en monopatín. El texto hacía referencia a toda la pibería de Santa Cruz de Tenerife que, tabla en mano (o en pie, mejor dicho) se dedicaba a ir destrozando el mobiliario urbano que con tanto esfuerzo pagamos los ciudadanos de nuestros impuestos. Pues bien, después de todo este tiempo la situación no solo permanece, sino que se ha agravado hasta extremos insospechados.

Esta legión de termitas, porque no merecen además otro nombre, no se conforma con la superficie habilitada al final de la prolongación de la calle Ramón y Cajal en confluencia con La Concordia o con haber usurpado al resto de personas la plaza que está entre dos centros comerciales, en plena avenida Tres de Mayo, sino que siguen campando a sus anchas por todas las vías capitalinas, en La Laguna, por la nueva vía del barranco de Santos, etcétera, etcétera.

Lo mejor de todo es que la Policía Local lo tiene bien fácil, colocar señales en las que se prohíbe esta especie de deporte ‘destroyer’. El Consistorio de Santa Cruz de Tenerife tuvo que hacerlo en la plaza Weyler, Ángel Guimerá y en la plaza Isla de La Madera, frente al Teatro Guimerá, porque el pavimento, recién remozadito, acabó siendo pasto de estos destrozones sobre ruedas y, como reza la sentencia popular, “dile algo”.

Los agentes de Hilario Rodríguez conocen el hartazgo de los vecinos de la plaza de Tomé Cano, llamada también de Los Sabandeños, con esta plaga de patinadores, pero no hacen absolutamente nada. Hay días que desde el mediodía hasta altas horas de la noche están estos pibes rompiendo no sólo el suelo y los bancos, sino que además, con el ruido continuo que hacen, revientan el descanso de los vecinos y, por si esto no fuese poco, también acaban trayéndose el equipo de música para ambientar su peculiar espectáculo.

Y claro, cuando a esta pandilla le permites y le das carta blanca para que siga rompiendo lo que es de todos, luego no nos podemos extrañar que en plena Rambla de Santa Cruz, con esculturas de artistas de raigambre internacional, como El Guerrero de Henry Moore, acaben destrozadas, golpeadas, abolladas y hasta pintorrojeadas por culpa ya no sólo de estas termitas, sino de una autoridad municipal a la que no le importan que le destrocen su patrimonio. Eso sí, Zerolo y los suyos se cuidan mucho de que estos alborotadores sobre ruedas vayan a la Casa de los Dragos a montar allí su escenografía.

El 'Sindestino' del PP

20110126011425-rajoy-de-la-ceja.jpg

El PP vuelve a ser el maricomplejines, que diría acertadamente Federico Jiménez Losantos, de la política española. Sin apenas retoques de relevancia, los chicos de Rajoy acuden raudos y prestos a oxigenar a un ahogado Ejecutivo para asistirle con un renovado aire a sacar adelante la llamada Ley Sinde, un estomagante conglomerado (i)legal que puede cerrar páginas webs en menos que canta un gallo. La idea es cargarse esas páginas de descargas gratuitas, pero ya verán como luego se acabarán metiendo en aquellas que no son proclives al pensamiento único socialista. Como si lo viera, vamos.

Los conservadores, por motivos que realmente desconozco, se echan al monte con el apoyo a una ley que persigue claramente la libertad que existe en la red. Todos, insisto, estamos de acuerdo en que hay que establecer un marco regulador para evitar comportamientos abusivos en internet, los delitos de todo tipo, desde los económicos a los sexuales. La Guardia Civil mantiene una unidad que trabaja fenomenalmente en la persecución de esos delincuentes que tratar de quedarse con nuestros datos bancarios o de esos indeseables pederastas que trafican con imágenes de menores desnudos.

Sin embargo, con el Gobierno de Zapatero ha llegado la ola liberticida e intervencionista. Nos controlan absolutamente todo, nos prohíben comer esto, beber lo otro, vestir de esta manera o pensar de aquella otra (sobre todo si no va en la línea del socialismo, evidentemente). La red de redes se ha convertido para estos amantes de satrapismo chino-cubano en el mayor peligro. Los contenidos en un periódico pueden estar más o menos controlados, los medios públicos, para qué contar, pero lo que se publica a cada segundo en internet es un mundo inabarcable, lleno de infinitos senderos a los que les gustaría eliminar de raíz.

Por lo pronto, gracias al auxilio del PP, se acabará con la práctica de bajarse música y películas by the face, pero curiosamente sólo se protegen los derechos de los artistas mundialmente reconocidos como el sindicato de la ceja. Los que no estén en la plataforma o sean unos recién llegados a este mundillo…que les vayan dando. Así de claro y meridiano. Además, puestos a buscarle definiciones a lo que es apropiarse del trabajo de los demás, cualquier referencia que, por ejemplo, se haga desde esta modesta tribuna a la creación periodística de otros medios puede ser entendida como que les estamos tangando el 1,20 euros al rotativo equis o zeta y, por la misma regla de tres, llega el comité creado verbigracia por la Sinde…mocracia y me bloquea mi página.

Insisto. La fachada es darle un carácter de protección a los derechos de los creadores y a que se valore su trabajo, pero la verdad de los hechos es que esta ley, en cuando se ahonde un poco más, acabará por ser una especie de Inquisición en la que se decidirá sobre las ideas y sobre lo que debe de ir a la hoguera virtual y lo que debe permanecer ad eternum en la red. Y el PP, qué quieren que les diga, se presta a poner la cerilla, prender la hoguera y hasta ponerse en el poste de los quemados.

Descendidos, al menos estadísticamente

20110127005438-antonio-tapia.jpg

Pinta mal la cosa para el CD Tenerife. Después de 21 partidos disputados, los blanquiazules sólo suman 17 puntos, con cuatro empates en los últimos cinco encuentros, Valladolid, Albacete, Ponferradina, Las Palmas y Granada. La cifra se torna insuficiente para mantener la categoría de plata, todo un fracaso estruendoso y que deja cada vez más pisoteado y ridiculizado el eslogan de principios de verano. Desde luego, en menos de lo que piensas, el representativo tinerfeño estará en la Segunda División B y, lo que tal vez sea peor, con riesgo de desaparecer.

Un amigo periodista, en las previas del partido disputado hace una hora y media, me decía con pleno convencimiento que el Tenerife no bajaría y que si al final acontecía el desgraciado suceso, los políticos de la isla no dejarían que desapareciese. Por supuesto, le di la razón en lo primero, pero más que nada porque aún no cabe en la cabeza ese descenso a las catacumbas del balompié español, mas no así en su segunda sentencia. Las arcas públicas están desfondadas y nadie en su sano juicio, con personas que no llegan a fin de mes, que tienen casi vivir de la mendicidad, iban a permitir que las instituciones rescatasen a un club que, de una u otra manera, tiene que ser previsor con los cuartos.

Lo cierto es que, tal y como expuse en la crónica del partido, ya que no tengo que estar atendiendo al juego, sino a las narraciones de los compañeros Manoj Daswani y Juan Carlos Castañeda, puesto que el señor Armas sigue sin proporcionarnos la acreditación para acudir siquiera a las ruedas de prensa, la estadística está muy en contra del CD Tenerife. Vamos, como dicen en mi pueblo, se está rifando un descenso y en el Callejón del Combate han comprado casi todos los boletos. Más claro, el agua.

De hecho, desde que está instaurada la Liga de Segunda División con 22 equipos, temporada 1997/1998, sólo se han salvado de la quema al final de la campaña dos equipos que en el meridiano del torneo, es decir jornada 21, contaban con menos puntos que los que contabiliza el Tenerife ahora mismo.

Hay que remontarse a ese primer año experimental de 42 jornadas para ver como el Logroñés, con 15 puntos, acabó salvándose en la recta final. Después, en el curso 2001-2002 se salvó el Polideportivo Ejido que sólo había sumado 14 puntos. De resto, la salvación siempre ha estado como mínimo en los 18 puntos, pero hay precedentes muy peligrosos y que hablan de que escuadras que alcanzaron los 23 puntos al término de la primera vuelta, siempre en posición de descenso, claro, acabaron yéndose a la Segunda B: Compostela (2000-2001), Ferrol (2002-2003) y Cádiz (2009-2010).

Hay dos temporadas en las que acabar la mitad de la competición en la zona de descenso no significó al 75% que se acabase bajando al purgatorio de la división de bronce. En la 1999-2000, Elche, Leganés y Recreativo salvaron el pellejo, cierto también que los onubenses lo hicieron por la desaparición administrativa del Mérida. Y en la 2003-2004 lograron eludir el fantasma de la Segunda B el Poli Ejido, el CD Tenerife, que por aquel entonces había contabilizado 20 créditos, y el Málaga B.

Por contra, el último curso, 2009-2010, dictaminó que todos los que terminaron en descenso la primera vuelta acabaron en esa circunstancia en la jornada 42. A saber; Cádiz, Murcia, Real Unión y Castellón. Siempre hay que pensar que queda un rayo de sol, un halo de esperanza, pero ya sólo quedan 21 partidos en liza, 63 puntos y hay que pensar que el Tenerife tiene que lograr de 12 a 13 victorias como mínimo. La cosa no puede estar más complicada.

Cutre airline

20110127232941-ryanair.jpg

Paulino Rivero salió satisfecho de la Feria Internacional de Turismo, Fitur, porque creía haber dado con la clave para darle un impulso a este sector en las Islas, suscribir un contrato con la aerolínea Ryanair, una compañía de vuelos baratos y que, salvo excepciones muy bien contadas y limitadas, traerá a Canarias al turismo más cutre que usted se pueda imaginar. Partimos del hecho de que todo el mundo tiene derecho a viajar aquí y allá, pero el impulso de esta importante actividad para las Islas no vendrá facilitada, precisamente, por la empresa del señor O’Leary.

De hecho, la negociación entablada por el presidente canario ha motivado que las aerolíneas que han venido apostando por el Archipiélago desde tiempos inmemoriales como Iberia, Air Europa, Spanair, Air Berlín o, más recientemente, Vueling no sólo han puesto el grito en el cielo, sino que amenazan con levantar el vuelo (nunca mejor dicho) y buscar otras pistas de aterrizaje (también bien expresado al caso). Se trata de una cacicada institucional, un intento de hacer del turismo un cajón desastre donde a algún politicastro le interesa más contar el número de personas que la cifra de euros que pueda caer en la caja de los establecimientos alojativos y de los comercios de compras, ocio y restauración.

Precisamente, mi amigo y compañero Gonzalo Castañeda tenía en el programa del jueves a un empresario del sector turístico y también entrevistó a uno de los mejores expertos en la misma materia, al adejero Miguel Santos. Todos coincidían en un aspecto de sentido común, que lo importante no sólo es sumar de cara a las estadísticas, sino que a fin de mes, de semestre y de año la alcancía esté repleta de euros. ¿De qué nos sirve que arriben a Canarias 12 millones de turistas si luego el 75% no dejan de ser mochileros, jóvenes que vienen con el todo incluido y que, lamentablemente, no dejarán beneficios, salvo los gastos ya pactados en origen?

Además, señor Rivero, ¿sabe usted cómo funciona Ryanair? Dicho finamente, si usted coge cualquier diccionario enciclopédico y busca la palabra cutre o tranquista le saldrá una foto de un avión de esta compañía irlandesa. Esta empresa engaña en los precios que anuncia, de tal suerte que un billete de Zaragoza a Londres que originalmente dice que cuesta 4 euros puede irse hasta los 100 porque, fíjese usted, le cargan 40 euros por no hacer el check-in en su casa, sólo se permite ir en cabina con un bulto de 10 kilos de peso máximo, las tasas de facturación pueden dejarle tiritando, con 20 euros extra a partir de la segunda maleta, y digo extra porque la primera se la clavan a 10 euros.

Y luego, para que vea usted la seriedad de esta empresa, han tenido ideas tan descabelladas, aunque no se han podido llevar a la práctica, como cobrar por el uso del baño, doblar el precio del pasaje a las personas con sobrepeso o la idea de que la gente viaje de pie y ponerse atado contra la pared en los despegues y aterrizajes, así como en las turbulencias. Sí señor, toda una empresa de acreditada astracanada y que sólo tiene una característica que la hace atractiva, el precio. Quienes ya han sufrido la novatada, saben como eludir las trampas económicas y pueden viajar de Madrid a Frankfurt por apenas 5 euros.

Pero, evidentemente, el turista que le interesa a cualquier destino que se precie (y entiendo que Canarias está en esa consideración) es aquel que se va a dejar los cuartos y nadie con 5.000 euros para estallarse en una semana en las Islas va a querer venir en una compañía que se parece a una diligencia del Oeste, pero en este caso surcando los cielos. Piénselo, señor Rivero, las Islas no se pueden permitir estar al albur de una empresa que tiene la misma formalidad y seriedad que los muñecos de José Luis Moreno.

Ni ZP, ni Rubalcaba; creación de empleo

20110128182207-zapatero-rubalcaba-644x362.jpg

Los políticos son únicos para enredar las cosas y para distraer a los ciudadanos de lo que realmente importa ahora mismo. España, con casi cinco millones de parados, no está para debates absurdos sobre si se marcha o no se marcha José Luis Rodríguez Zapatero. Alguien en el PSOE debería haber dicho alto y claro al presidente que el cargo no es una responsabilidad que graciosamente baje del cielo, sino que ha sido puesto ahí por los electores para que lleve a cabo una gestión que, evidentemente, ha sido nefasta de todo punto, pero tampoco podemos olvidar que la corresponsabilidad de la misma la tienen sus compañeros, entre ellos Rubalcaba, y aquellas formaciones que han respaldado todos sus recortes sociales hasta dejar a nuestro país como ejemplo mundial de todo lo que no se debe hacer.

Ahora mismo, el debate principal que deberíamos tener no es si el vicepresidente primero, ministro del Interior y portavoz del Gobierno será el que ejerza la presidencia de España. No, ese es el interesado argumento que se esgrime desde la propia izquierda para tener entretenidas a las masas, para que no se hable de las veleidades de un Zapatero que pretende escabullir su culpabilidad. El hombre que negó la crisis, el tipo que hablaba de antipatriotas, intenta salir indemne del castigo al que se ha hecho acreedor y su penúltima ardid es la de endosarle la papa caliente al siempre hábil Rubalcaba. Pero no cuela.

Insisto que en una situación como la actual, con cerca de esos cinco millones de personas desempleadas, lo que los españoles quieren es encontrar una solución a la salida de la crisis, poder acceder a un puesto de trabajo, poder llegar a fin de mes, no tener que estar peleando por un lugar más privilegiado en la cola de los comedores sociales de esa Iglesia que, tan denostada por algunos, sirve de consuelo gastronómico a quienes no pueden siquiera costearse un mendrugo. Son demasiadas preocupaciones las que existen en España que el hecho de que cuatro o cinco políticos en el PSOE anden jugando a la sucesión, como si creyesen que el cargo es vitalicio, suena a auténtico pitorreo y tomadura de pelo de campeonato.

Por supuesto, tal y como ha quedado el país ahora mismo, tampoco podemos esperar gran cosa del equipo de Rajoy, pero no por su falta de eficiencia y de eficacia, sino porque el estado de las cosas es tan terrible (e igual sólo sabemos una ínfima parte, porque este Ejecutivo socialista se las ingenia muy bien para maquillar todo, hasta los atentados más graves que hemos sufrido) que costará tiempo y mucha paciencia para empezar a ver la luz al final del túnel.

Dicho en plata, no voy a hacer proselitismo a favor de los populares porque creo que antes de elevar al señor Rajoy a los altares habrá que ver cómo se desenvuelve con este toro que probablemente le va a tocar lidiar, pero evidentemente tampoco pienso jalear a un PSOE actual que, en menos de la mitad de tiempo, ha hecho bueno a míster equis, es decir al señor González Márquez, Don Felipe.

A mí, como a muchísimos millones de españoles, me interesa que quien venga a partir de marzo de 2012 (o antes) aplique simplemente criterios de sentido común, que se deje de experimentos con gaseosa. Practicidad y, sobre todo, empleo, mucho empleo y que empecemos a levantarnos de esta humillación que ya ha hecho, incluso, que Alemania acepte mano de obra española. Esto sí que es síntoma de estar mal no, sino lo siguiente.

Berzotas Berzosa

20110129190334-berzosa.jpg

¿Quién es Carlos Berzosa? Posiblemente no, a buen seguro es el rector más inepto, inútil, incapaz y berzotas que ha conocido la larga y prestigiosa historia de la Universidad Complutense. Este caballero es, como mínimo, un impresentable de tomo y lomo, un despilfarrador nato, miembro de honor de la plataforma cejatera y se largará de esta institución dejándola hecha unos verdaderos zorros. Su gestión económica brilla por su ausencia o, mejor dicho, por su completa incompetencia y el cuidado de los edificios y del campus en general no entra en su vocabulario. Un conjunto de chabolas es, como poco, un lujo en comparación con la imagen que se ofrece a los alumnos, profesores y demás empleados que tienen que acudir diariamente a la Complutense.

Por supuesto, no es que uno tenga poderes desde Canarias y sepa de primera mano el estado de las cosas que pasan en otros puntos de España. El mérito hay que atribuírselo a los compañeros de Intereconomía que, con un par, elaboraron un reportaje detalladísimo sobre la pésima y lamentable estampa que presenta este centro docente y de investigación. Ni en los tiempos de Franco se podrían haber encontrado tantas pintadas antisistema y de tan mal gusto. Lo triste de todo es que el recto tiene que estar conforme con esta situación, con pasar varias horas al día rodeado de mierda, porque de otra manera no se comprende esta degradación que ha podido ser vista por todo el país.

Jeringuillas, condones, botellas de licor, tetra briks de vino peleón, restos de porros, papeles y otra mierda diversa decoran el entorno de un campus que parece más propio de la destartalada cárcel de Carabanchel o de un complejo de edificios bombardeados tras la Segunda Guerra Mundial. Mobiliario urbano arcaico y destrozado, todo a partes iguales, no hay pared que no se haya salvado de las grotescas y groseras pintadas de grupúsculos perfectamente protegidos por el Rectorado porque, qué curioso, todas las barrabasadas van siempre en la misma línea. Frases y palabras totalmente irreproducibles a la par que contradictorias porque el mismo o los mismos que se declaran antitaurinos y que abogan por la pervivencia de la vida del toro son los mismos que luego hacen loas al aborto y a que dejen follar en libertad (con perdón).

Berzosa o, mejor dicho, Berzotas, está satisfecho y encantadísimo de haberse conocido. La Universidad le servirá para su promoción política en el PSOE (si es que este partido encuentra cuotas de poder tras el paso de Atila Zapatero). Dentro de la institución ha conseguido que se constituyan lobbies de presión capaces de reventar los actos en contra del pensamiento único izquierdista, tal y como quedó acreditado con el máximo exponente de la Conferencia Episcopal, Rouco Varela, al que le impidieron ofrecer su conferencia en la sede de la Complutense, todo ello bajo la atenta y contempladora mirada de Berzosa, al que parece que le diera gusto la cosa.

Esperemos que a este individuo, a este personaje subversivo le pongan de patitas en la calle cuando toquen las elecciones a rector. La Universidad Complutense, como cualquier institución académica que se precie, no puede dar cobijo a gente de esta calaña, que permite un continuo deterioro con la misma rapidez que se incrementa su nómina sin dar un palo al agua.

Senderistas insensatos

20110130163030-chamorga6.jpg

No ha pasado nada y hay que alegrarse por ello. Pero, por favor, ¿es que hay senderistas que son incapaces de consultar el pronóstico del tiempo y lanzarse a lo loco al monte con el riesgo de quedarse atrapados y tener que movilizar a los equipos de emergencia y seguridad? Esto ha acontecido el pasado fin de semana en el macizo de Anaga, un lugar paradisíaco, capaz de hacer las delicias de los amantes de las caminatas, pero que también se convierte en una trampa mortal en caso de tiempo lluvioso y este sábado fue uno de los peores días que se conoce en este parque rural, máxime porque llevaba varios meses sin conocerse precipitaciones en la zona y los desprendimientos estaban más que cantados.

No estaría de más que se aplicase la doctrina catalana de empezar a pasar el recibito a estas personas que no tienen a bien no pensar en las consecuencias que se pueden derivar de sus actos insensatos. Toda la semana ha estado con tiempo inestable en Canarias y en Tenerife no ha dejado de llover desde hace nueve días, además en algunos momentos con mucha intensidad, factor más que suficiente como para que gente con un mínimo de cabeza se quedase en su casa o haciendo otra actividad menos peligrosa y arriesgada. Pero no, a más de uno le puede el egoísmo.

Insisto en que, afortunadamente, no ha habido que lamentar daños personales, más allá del susto que se habrán llevado estos senderistas en algún momento de la jornada, sobre todo cuando vieron que el agua se les venía encima y que salir de allí no iba a resultar nada sencillo. Por suerte, todo hay que remarcarlo, tenemos a unos equipos de salvamento que son un primor, verdaderos especialistas en rescates casi al filo de lo imposible, hombres y mujeres curtidos en actuaciones como el temporal del 31 de marzo de 2002, el Delta de noviembre de 2005 o las grandes lluvia caídas hace un año, por estas mismas fechas.

Estos cuerpos de vigilancia son grandes conocedores de un terreno que, dicho sea de paso, siempre nos acaba descubriendo una faceta ignota y por eso, aunque ejecutan sus operaciones como grandes profesionales, también en su fuero interno les tiene que contrariar que la gente se meta en problemas sin haber necesidad de ello. Otra cosa son los habitantes de los núcleos del macizo, a los que ha habido que rescatarlos cuando la situación se ha puesto imposible, con riesgo incluso de quedarse completamente aislados.

Repito mi alegría por el hecho de que estos senderistas hayan logrado llegar sanos y salvos a su domicilio, pero habría que empezar a pensar en copiar el modelo catalán (que se aplicó antes en otros países) donde esos rescates por imprudencia los paga el autor (y además con un gran palo para su bolsillo).



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris