Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Febrero de 2011.

Salgado: Una tomadura de pelo

20110201011407-elena-salgado-560x280.jpg

España es una broma…una broma macabra, claro está. Y es que no está de más traer a colación parte de las declaraciones efectuadas en la mañana del lunes 31 de enero por la ministra de Economía, Elena Salgado, al programa La Mañana de Cope, de Ernesto Sáenz de Buruaga. Cuando las escuché, sinceramente, pensé que aún era víctima del sueño y tuve que recurrir al archivo sonoro de la propia cadena. Pero no, no estaba dormido ni mucho menos. La señora antivicio (antitabaco, antialcohol, anti hamburguesas y antitodo lo que se le pueda ocurrir a uno) se postuló en las ondas como una perfecta sustituta de Coco o el Monstruo de las galletas, pero no porque sus argumentos fueran educativos o instructivos; nada de eso. Salgado demostró tener dotes para convertir un problema serio como el del paro en algo trivial y encima hacernos creer a los españoles que somos tontos de nacimiento.

El caso es que la responsable de la economía de España (Dios nos libre), y cito literalmente, se descolgó con estas perlas: "Evidentemente, el número tan alto de personas en situación de desempleo que tiene España no se reduce de un día para otro. "Cuando llegamos al Gobierno había 17’6 millones de personas trabajando y ahora hay 18’4 millones de personas trabajando; hay más personas trabajando que las que había cuando llegamos al Gobierno. Nuestra población activa es muy dinámica y por eso las cifras del desempleo son tan altas. La prioridad del Ejecutivo es crear empleo y todas las medidas las estamos tomando para ello; para crecer mejor y crear empleo".

Cualquiera de estas frases tiene un denominador común fácilmente deducible, que son replicables y rebatibles hasta la enésima potencia. Vamos, que sólo le falto a Miss Salgado ponerse la medalla del mérito a la creación de puestos de empleo porque, gracias a este socialismo de sopa de col, ahora son más los ciudadanos que tienen un empleo. Claro mujer, por supuesto. Lo malo que cuando ustedes entraron estaríamos por los 43-44 millones de habitantes y ahora somos casi 50 millones, entre otras cosas gracias a ese genio de la Fundación Ideas, llamado Caldera, pero más conocido como el ministro de ‘Papeles para todo’. Es decir, gracias a ustedes la población se ha incrementado en más de cinco millones (y no será precisamente por sus políticas de fomento de la natalidad), pero sólo han conseguido ocupar a 800.000 personas más (¡y en qué condiciones!)

 

Lo digo y lo mantengo, estamos ante un Ejecutivo de auténticos desahogados, de un presidente y de unos ministros de medio pelo, gente sin la preparación suficiente, salvo algún caso en concreto (Rubalcaba) y que están logrando el objetivo de llevarnos a la ruina más absoluta. No se puede ser más inepta y más inútil, tener esa cara amorfa y abstracta y que no se te desfigure un poco más cada vez que sacas la sin hueso a paseo para contar ya no trolas, sino tamañas barbaridades. Evidentemente, presentador y contertulios tuvieron que hacer ímprobos esfuerzos para no desternillarse de la risa en medio de la entrevista. No hubiese sido para menos.

Borreguismo cínico

20110202013142-noestoyparado.jpg

Los socioprogres extremeños se carcajean y hacen chanza de los parados de su comunidad. La campaña lanzada para evitar que a los desempleados se les califique (y se califiquen) como tal para que asuman su verdadero papel, el de que se están formando u orientando, supone hasta extremos insospechados un torpedo en plena línea de flotación de la dignidad humanos. El Gobierno de Fernández Vara, al que parece que todas las neuronas se le van en escribir el artículo semanal en Marca, se (con perdón) descojona en la cara de sus administrados. No sólo no les ayuda a buscar empleo, a insertarse en el tejido laboral, sino que con el dinero de todos los ciudadanos se pone a despilfarrar en una campaña que, moralmente, es pornografía pura.

Lamentablemente, Extremadura, como pasa en Castilla-La Mancha o Andalucía, son feudos en los que el socialismo ha sabido implantar una complicadísima, pero efectiva, red clientelar que da sus réditos en el momento preciso, cuando toca ir a votar. Concesiones empresariales en el reino del señor Vara a los amiguetes de siempre, así como enchufes para poner en marcha toda una central eléctrica para que el tonto del pueblo (previo requisito de tener el carné del puño y la rosa en la boca) pueda entrar y medrar en la administración autonómica.

Histórico en territorio manchego eran los viajes de Bono a los distintos rincones de la región para regalar relojes (pagado a talonazo con el dinero de los contribuyentes) o más míticos los mamoneos de Chaves (y ahora de Griñán) donde se meten a 25.000 funcionarios por la puerta de atrás, sin oposición ni nada, o la curiosa suerte de aquellas empresas que, tras haber contratado, por pura casualidad, a la hija del ya ex presidente lograban ganar todos los concursos para trabajar con la administración.

Lo de la pegatina del ‘No estoy parado’ (o como se diga) es una muestra más que evidente que estos políticos de tres al cuarto se han creído que el puesto es suyo, que lo heredaron sin más y que los ciudadanos no dejan de ser meros lacayos, títeres a los que se les maneja una vez al año para ir a los colegios electorales para que depositen su sagrada voluntad democrática en las urnas. Y luego, cuando salgan los de siempre, el choteo no sólo seguirá, sino que se incrementará.

Hay quien dice que a partir del 22 de mayo algo cambiará en Extremadura. Sería deseable la regeneración, máxime tras los tejemanejes de Rodríguez Ibarra, que han tenido su continuidad con Fernández Vara, un alumno aventajado que aspira a seguir enredando y conspirando para lograr otros cuatro años más en la poltrona. A líderes como éste no le viene nada mal esa pegatina porque gente como el actual presidente extremeño no está parado, sino desorientando y defornando a sus administrados y dejando a Extremadura a los pies de los caballos en creación de empleo, educación o sanidad.



Radio Concepción

20110203003842-radioblanquiazul.jpg

Tomo prestada la idea del columnista Alfonso González Jerez para hacerme eco de la futura parrilla que tendrá la radio del Club Deportivo Tenerife. Miguel Concepción, también conocido por pachorra man y anodino man, está a la espera de que le concedan una frecuencia para poder montar una emisora que hable y cante las excelencias de su equipo. Como dice mi amigo Paco Almagro, “igual sirve de echadero a algún periodista afín al régimen”, porque lo que es rentabilidad económica, cero patatero, entre otras razones porque no conozco tampoco al dueño de un club de fútbol que monte un medio de comunicación para que en él afloren las críticas.

Bueno, al grano, haciendo un ejercicio de inventiva y, repito, recurriendo a la idea expresada hace algunos años por González Jerez cuando se estudiaba la posibilidad de que Tenerife tuviese una televisión local (a principios de la década de los 90), paso a detallarles la programación tipo de Onda Blanquiazul, llamada también Radio Concepción:

06.00: Carta de ajuste.

06.03: Himno del CD Tenerife que coincidirá no sólo con la hora en la que el aficionado blanquiazul más acérrimo se levantará para afrontar la dura jornada, sino que además servirá para que los jugadores corran a paso ligero desde el Heliodoro hasta la Basílica de Candelaria, a ver si la Morenita hace el milagro de la permanencia.

6.07: Primer repaso a la actualidad del club, por Javier Armas Padilla. Espacio sólo para periodistas y seguidores acreditados.

6.30: Repetición del último encuentro del CD Tenerife. Se dará en código Morse en caso de derrota.

8.30: Entrevista a Miguel Concepción Cáceres (I Parte: “Mi equipo va como un avión (siempre llega con retraso”).

9.30: Documental. Los orígenes del Heliodoro Rodríguez López y el cultivo de plátanos.

10.05: Segundo repaso a la actualidad del club.

10.08: Curso de acreditaciones, dirige, presenta y se lo cocina el solito Javier Armas Padilla.

11.00: Entrenamiento del CD Tenerife. Incluye rueda de prensa del entrenador. Espacio patrocinado por Pate La Piara, Tapia negra.

13.30: Noticias en Blanquiazul, primera edición. Presenta Javier Armas Padilla. No hace falta acreditación.

14.30: Entrevista a Miguel Concepción Cáceres (II Parte: “Estábanos aquí…”).

15.30: La afición opina…Programa de debate de pensamiento único. Hoy: “Qué malos son los medios libres”. Modera, manipula y sesga Javier Armas Padilla.

17.00: Tercer repaso a la actualidad blanquiazul.

17.05: El oráculo blanquiazul. ¿Se salvará el equipo del descenso? Todo conducido desde Buenos Aires por el mismo elemento que dio no sé cuántos nombres de fichajes y no acertó ni en las iniciales.

18.00: Partidos para la historia de la histeria: CD Tenerife-Erandio, una visión de la España profunda del balompié.

20.00: Noticias en Blanquiazul, Segunda edición (que rima con división) B.

21.00: Reportaje: Ciudades con encanto futbolero: Hoy Majadahonda, con un repaso extenso a hoteles y lugares de ocio para los seguidores blanquiazules.

22.00: Diálogos a dos: Concepción y Rivero se confiesan en La Ermita. Oficia, Javier Armas Padilla.

23.00: Último repaso a la actualidad del CD Tenerife.

23.05: Himno blanquiazul y cierre.

Tocahuevos

20110203214530-casacuna-2.jpg

Polémica, demasiado ruido mediático, parece haber causado un artículo mío, escrito ya hace unas semanas, en referencia a las sospechosas denuncias por presuntos abusos sexuales cometidos en la Casa Cuna de Santa Cruz de Tenerife hace ya muchas décadas. Y dejé bien claro, y entre interrogantes, que mantengo mis dudas sobre la limpieza de esas reclamaciones porque se hacen, qué curioso, al amparo de la Ley de la recuperación de la memoria histórica y, fíjense ustedes, también porque existe la posibilidad de que se lleven unas perritas, que en tiempos de crisis no le deben venir mal a más de un y una tocahuevos que se creen repartidores de credenciales periodísticas.

Resulta que esta panda de tocahuevos, porque no saben hacer otra cosa, se permiten el lujo de escribirme en un tonito bastante insultante, con amenazas veladas sobre posibles querellas y que, hete aquí el quid de la cuestión, deje de estar escribiendo u opinando sobre el asunto porque no tengo ni p…idea y les puedo jeringar la subvención que le quieren sacar al Cabildo de Tenerife, a la Diócesis Nivariense y hasta al ministro de la Gobernación si éste aún existiese.

Curiosamente, insisto, toda esta faramalla y tramoya viene desde hace pocos años, con la aprobación de esa ley sobre la memoria histórica. Hasta ahora, que yo sepa, nadie había mostrado mayor interés en el asunto y, en todo caso, quien había querido poner en su sitio a la monja, al cura o al educador que se hubiese propasado lo ha conseguido y sin necesidad de montar una matraquilla mediática donde, dicho sea de paso, se reparte la mierda a partes iguales e indiscriminadamente.

Repito que no soy nadie para dudar de que se hayan cometido tropelías en esta Casa Cuna y en otras, pero cuando menos me resulta chocante que se haya esperado tanto tiempo, que personas rozando ya los 60 y los 70 años salgan ahora, al amparo de una asociación catalana que busca adeptos por toda España, a denunciar a todo trapo. Además, otro aspecto significativo, se ataca por igual a la Iglesia o a los poderes políticos. Cuando una de estas tocahuevos se puso en contacto conmigo me contó que había importantes políticos en activo que tenían mucha responsabilidad en el asunto y que se les iban a caer los palos del sombrajo cuando salieran a la luz sus nombres, pero se negó a revelarme su identidad porque aún estaban con las comprobaciones. Es decir, acusando a priori, sin pruebas.

¿Ven lo que les digo? Esta clase de personas, camufladas en una asociación, disparan sin tino a todo lo que se mueva, les importa una higa cometer injusticias generalizando. Su objetivo no es esclarecer los hechos en sí o saber quiénes fueron sus verdaderos padres biológicos, que en muchos casos los han encontrado, sino que lo que les mueve son las cuantiosas indemnizaciones a las que se creen acreedoras por daños morales y, de paso, tocar un poco los huevos a quienes no consumimos al 100% su drama

Y es que, lamentablemente, siempre resulta sencillo demonizar a la Iglesia como una institución oscura, arcaica, llena de pederastas, de curas palilleros. Es el discurso que está de moda ahora y del cual se aprovecha algún y alguna que otra tocahuevos para sacar tajada del momento. Pero las cosas no son siempre así y, afortunadamente, tenemos en España una institución eclesiástica digna de encomio, no exenta de desertores del arado, pero como en cualquier ámbito de nuestra sociedad.

Recadito alemán

20110204232058-mendez-toxo-560.jpg

Tengo envidia de los sindicatos alemanes. Sí, lo reconozco. Estas organizaciones laborales les han pintado la cara a las españolas y, además, lo han hecho delante de sus narices y encima en su propia casa, es decir, en España. Uno de los líderes de estas plataformas germanas señaló tajantemente que ellos, los sindicatos alemanes, se sienten orgullosos de no percibir un solo euro del Estado. Todo su capital se reduce a lo que le aportan los afiliados mes a mes y que por ellos tienen que dar la cara para conseguir siempre los mejores acuerdos para el trabajador, pero además sin tener que llegar a los extremos de hundir las empresas. Estamos ante organizaciones modélicas, personas que saben desempeñar su papel de lucha social y que no pueden mostrarse abiertas ante posibles dádivas gubernamentales.

En Alemania, los señores Méndez y Toxo serían corridos a gorrazos desde Berlín a Munich, pasando por Dortmund y Leverkusen. Allí no entienden como los sindicatos españoles, al menos los dos mayoritarios y, por supuesto, los más jetas que ha conocido esta nación, Unión General de Trabajadores y Comisiones Obreras, pueden tener esa doble vía de financiación, la que recaudan por parte de los afiliados y la que obtienen de las espléndidas morteradas que reciben desde el Gobierno, especialmente desde que mangonea en la Moncloa y en el país el señor Zetaparo.

UGT y CCOO no tienen un ápice de vergüenza en liderar una huelga general el 29 de septiembre y luego, casi cinco meses después, ponerse delante de la foto para establecer un gran pacto social que sólo perjudica a la clase trabajadora, a la que se le obliga a tener más años cotizados, a jubilarse más tarde y a pedirle más rendimiento por menos dinero. Es de vergüenza y verdaderamente lamentable que estos dos señores puedan representar a la clase sindical de España, pero también es verdad que la culpa la tienen quienes siguen bailándole el agua. Yo, hace mucho tiempo, que decidí quitarme de la mamandurria de UGT porque está visto que ellos sólo están con el poderoso, con el presidente San Subvención, que aparece y desaparece como San Borondón.

En fin, espero que esta visita al más alto nivel de Alemania haya servido para que a muchos se les caiga la ceguera que sufrían desde hace algunos años y empiecen a entender que clase de sindicatos estábamos padeciendo. Un amigo mío, Máximo Medina, me decía que la señora Merkel tenía más cara que espalda por pedirle más esfuerzo a España. Disiento, querido amigo. La canciller ha venido a sacar tajada de un Gobierno débil y que, no lo olvides, es parte de la Unión Europea. Posiblemente, si se hubiese hecho caso al discurso de Pizarro en las urnas hoy estaríamos casi fuera de la crisis, pero tuvimos a un iluminado por bandera, repartiendo favores a diestro y siniestro y estamos como estamos, salvo los Méndez y Toxo, que pueden comer y navegar cómodamente, con tú dinero, con mi dinero y cada día con el de más gente.

Consagremos el respeto al templo

20110205192448-candelaria.jpg

Me acusarán de clasista, retrógrado y facha, pero me da lo mismo. La decisión de que a partir de ya se prohíba la entrada en la Basílica Menor de Candelaria con una vestimenta poco adecuada me parece una medida acertada, no exenta de polémica, porque ha habido momentos en los que determinadas personas se creían estar en el patio de su casa. Gente que entraba en el templo solo con el biquini o con el bañador, en cholas, con unas ropas que chocaban frontalmente con lo que representa un edificio religioso y el oficio que allí se estaba celebrando.

Ya he podido escuchar diversos comentarios sobre que todos somos hijos de Dios y de que a éste no le importa que vayamos con traje y corbata o con el uniforme de campo-playa. Sí, es verdad, todos somos hijos de Dios, pero eso no nos da la libertad para ir a la casa del Señor con andrajos o como cuando vamos al monte de chuletada. Se suele decir que el respetito es muy bonito y, precisamente, igual que no vamos a nuestro puesto de trabajo, especialmente si hay que estar atendiendo de cara al público, o a una fiesta de Año Nuevo como unos verdadero pordioseros o como unos náufragos, lo menos que se puede pedir es un poco de decoro cuando acudimos a la Basílica de la Candelaria o a cualquier templo religioso.

Es más, puedo relatar mi experiencia en Estambul. Allí, por ejemplo, no se podía entrar en ninguna mezquita si no era con las babuchas, pantalón largo y las mujeres, por ejemplo, con la cabeza cubierta. Allí no hay nadie que se atreva a discutir o a rebatir la norma, por muy absurda que parezca. Hay que hacerlo porque son los preceptos religiosos de Mahoma y así son entendidos. A los turistas no nos queda otra que aceptarlos.

Evidentemente, aquí no estamos ante ese fundamentalismo de esos países islámicos, pero es verdad que en España ha habido un cierto relajo en la forma de vestir y ya se están estableciendo unas ciertas normativas para desterrar estampas que no son nada agradables. Determinados establecimientos de restauración del litoral peninsular han tenido que verse en la obligación de solicitar a su clientela que no se puede acceder a su interior con el torso desnudo o con esas camisetas de tirantes que dejan prácticamente todo el tronco al descubierto. Llamémoslo decoro, respeto o pura higiene, pero es lo que hay. O lo tomas o lo dejas.

En cuanto a entrar en nuestras iglesias con una vestimenta respetuosa, insisto, estoy de acuerdo. La religiosidad no entra en contradicción con la buena presencia. Igual que no nos presentamos en una entrevista de trabajo con nuestras peores galas, tampoco debemos faltarle el respeto al simbolismo de un templo. Pero, claro está, como es la Iglesia la que saca estas normas, ya tendremos a los cuatro de siempre a hablar de clasismo y de facherío. Esos mismos son los que, por ejemplo, miran hacia otro lado cuando lapidan a mujeres en Irán, lo que pasa es que parece que estén más a gusto con esos regímenes talibanes, más afines a su ideología de cartón.

José Carlos 'Farruquicio'

20110206180350-jose-carlos-mauricio-chica2-260x174.jpg

José Carlos Mauricio se cree en el derecho de hacer lo que le venga en gana. Considera que el hecho de haber sido diputado nacional en el Congreso o consejero de Economía y Hacienda en el Gobierno de Canarias le da vía libre para ir por la vida como un Farruquito cualquiera. Si un personaje público como es este nacionalista va por la vida sin el permiso de conducir y saltándose todas las normas elementales de la conducción, ¿qué podemos esperar entonces del resto de la sociedad? Se supone que estas personas como ésta debiera de dar ejemplo a los demás, pero resulta evidente que no es así, que se la refanfinfla las normas más elementales de convivencia, aunque sea el ir sin el pertinente carné de conducir.

Lo peor de todo no es que ya fuese pillado por la Benemérita sin la documentación, que la engañase con la triquiñuela de que se había olvidado los papeles en su casa y que tuviese que pagar 1.200 euros por ambos hechos. Lo gravísimo del asunto es que haya seguido como si nada, cogiendo su vehículo y yendo por esas carreteras sin tener la habilitación de la Dirección General de Tráfico. Y encima, ya puestos, se permite el lujo de encararse con el cámara y el redactor de Antena 3 Canarias a los que le espetó un irreverente ¿y usted quién es?

Desde luego, lo que estuvo acertadísimo fue la respuesta en el montaje de la noticia del compañero Luis Socorro, que, cito de memoria, “usted es un equipo de Antena 3 Canarias y quien formula la pregunta es José Carlos Mauricio, ex diputado de Coalición Canaria en el Congreso y ex consejero de Economía y Hacienda en el Gobierno de Canarias”. A todo esto, durante la grabación del vídeo, pudimos ver como el político de Coalición Canaria se tapaba la cara para evitar ser reconocido. Es decir, no sólo iba sin el permiso, sino que encima circulaba temerariamente en algunas fases del recorrido.

Esperemos que la Justicia, que parece que va a actuar de oficio, empapele a este político como debe de ser, pero no por ser Mauricio, sino porque se supone que nadie puede escapar a los ojos de la ley y si ésta, por un motivo de fortuna para el infractor, no ha tenido la suerte de cazarle más veces in fraganti, lo lógico es que la noticia valga de prueba fehaciente para que le toque pagar lo que esté estipulado, amén de enfrentarse al juicio que le corresponda por imprudencia y temeridad.

De todas maneras, por increíble que parezca, la Dirección General de Tráfico no ha hecho hincapié en este asunto. En el chiringuito de Pere Navarro prefieren seguir dándonos la matraca con las acciones de conductores anónimos, tal vez porque no les interesa meterse con los políticos, a no ser que sea el presidente de las Nuevas Generaciones del PP quien, al que un leve incidente, le ha supuesto pagar una morterada, amén de tener que estar varios meses sin carné de conducir. Puestos a comparar la gravedad de hechos, a Mauricio deberían de condenarle a perpetuidad, pero…

Antes muerta que soecilla

20110208000303-aurora-cedenilla-560x280.jpg

Aurora Cedenilla, que rima con horterilla y maleducadilla, por decirlo de una forma finilla, se comportado peor que una rebelde chiquilla. Esta subdirectorilla de la degetilla (es decir de la DGT, pero es por mor de la rimilla) tira millas con sus soeces estribillos-estribillas. Y debes ser un tontillo o tontilla si sus graciecillas no las pillas. O es eso o que no has merendado pan con Nocilla, fundamental para el desarrollo de las neuronillas.

En 2005, a sus subordinados les felicitó con un sonoro te la hinco, lo que hizo otra vez, fíjese usted, por cuestiones de rima en el 2010. Pero, ¡ay amigo! con el 2011 no vale el remilgo, entonces cambio la estrofa, aunque me salga fofa y en un ir y vuelvo la doña te dice que le felicites chupándola un huevo.

¡Ay Aurora, ay Aurora! ¡Saliste poeta a mala hora! Mas no te preocupes, puesto que España es un país de desbarros y para ejemplo el memo supremo, el señor Pere Navarro, que como jefe se mete aun en más barros porque a él la limpieza se la trae tiesa y sólo sabe poner más multas e infracciones sobre la mesa, para tocar al conductor los que rima con eso que también acaba en ones, como los tontos de los coj…que dijera en un rife rafe el alcalde de Getafe.

Y como esta nación es como es, donde lo oportuno no conviene, a esta subdirectorilla de las rimillas no la echarán ni hoy ni el año que viene. Pero voto a bríos que ha de haber una dimisión para complacer a su excelencia y la indecencia del desbarro Navarro obliga a marcharse al jefe de Palencia, al que dejan en la equivalencia de chivato y timorato por no saber pasar un buen rato con las rimas de Aurora, si no lo rimo ahora lo haré en una hora.

En un Estado severo y duro, a la autora, la señora Aurora, la soez broma le hubiera costado un puro. Pero estamos en la España de lo ruin y oscuro y no sólo no te echo sino que te pago muchos más duros para que tu sueldo cobre más trecho. Y es así como aquí aplicamos la ley del embudo, a los curritos todo lo duro y a los jefazos lo más cojunudo.

Pero esto pronto cambiará y a los horteras de la DGT este chollo se les acabará. ¿Y con Navarro que pasará? Que será el primero en lamentar que en su puesto ya no seguirrá. Sólo le quedará preguntar por su carro y le dirán que le ha pasado lo mismo que al de Escobar. Lo malo será que no irá al paro, sino que acabará currando en otro sitio más caro, porque tener el carnet de sociata es contar con la seguridad del bocata. Pero ten cuidado a quien te arrimas, que te llega la Cadenilla y te hace una rimilla soez y horterilla.  

Contra la verdad, ¡toma querella!

20110209000350-denuncia-jvelarde-1.jpg

Hay una frase de José Manuel Soria, el líder regional del PP en las Islas, que siempre tengo presente: “Las querellas se presentan, no se anuncian”. Esto viene a colación de los nervios que se han creado en el Cabildo de La Gomera a raíz de una información sacada en Canarias 8, en Periodista Digital, sobre los tejemanejes que se trae el Cabildo, concretamente Casimiro Curbelo, con unas contrataciones que, sentencias judiciales en mano, son contrarias a derecho. Pero está claro que el caciquismo del socialista y senador más vago que la chaqueta de un guardia se impone (o trata de hacerlo) sobre la mismísima balanza de la Justicia. Al menos por el momento.

Lo cierto es que hace menos de 24 horas que he recibido en mi correo lo que podría llamarse la primera querella contra mi persona por, simplemente, informar del estado de las cosas. Bueno, en realidad ni tan siquiera puede llamarse así al documento que el jefe de Negociado de Obras del Cabildo de La Gomera, el señor Antonio Manuel Velázquez, ha hecho llegar a mi dirección electrónica. Se ha limitado a redactar un escrito dirigido a la Fiscalía de Santa Cruz de Tenerife, con el cuño de entrada en el Cabildo colombino, para que incoen diligencias y que traten de empurarme por entrometerme en el honor de esta persona.

Lo curioso del caso es que, según tengo entendido, cuando quieres demandar a alguien no parece el cauce correcto enviar a quien pretendes empapelar la copia escaneada del escrito que va dirigido a la Fiscalía. ¿Pretende usted meterme miedo, señor Velázquez? ¿Dice usted que he mancillado su honor por decir que usted estuvo reunido durante varias horas, por la noche, en el Negociado de Obras del Cabildo gomero? Apunta usted en el escrito que miento, que eso no es verdad y que se va a encargar de demostrarlo. Pues mire, qué quiere que le diga, yo no le tengo miedo a la acción de la Justicia. Me respalda el argumento más importante, el de la verdad. Tengo las pruebas fehacientes que le desmontarán su tesis como también sé de buena tinta que le ha sucedido con otros medios de comunicación.

Y es que, mire por donde, parece que usted también ha estado implicado en otro turbio asunto, en la recalificación de una finca de su propiedad en la isla de La Gomera, información ofrecida en su momento, hace ya casi un año, por los compañeros de ABC Canarias. ¿También actuó con veladas amenazas de empapelar al mensajero? Lo que no entiendo, de verdad, son los nervios por un dato tan nimio como el de que usted estuvo reunido con tal o cual persona. Es más, existe un derecho, el de réplica, ejercicio diariamente por quienes se consideran afectados por una determinada información y aquí paz y después gloria. Pero usted no, usted se juega un órdago a la grande. No sé si se tira o no un farol o le obligan a esta estrategia de acallar las voces críticas.

De todas maneras, era consciente de que más tarde o más temprano esta primicia informativa que he publicado iba a hacer temblar muros en una isla acostumbrada a vivir con miedo, a no alzar la voz frente al puño poderoso y la rosa espinada del PSOE que representa Curbelo. Tampoco me extraña en un personaje que hace una década puso precio a mi cabeza (laboral) en Ideapress. No le gusta al señor la discrepancia y quienes están bajo su mando ejecutan fielmente las órdenes. Pero algo tiene que cambiar y la isla entera debe abrirse a la limpieza democrática, a higienizar las instituciones y a que las voces puedan alzarse libremente.

Silban, luego cabalgamos

20110210000052-curbelo-cacique.jpg

Cito literalmente: "¿Cuánto te ha pagado Soria? Perfecto, Velarde, todo perfecto, pero ahora tendrás que demostrar que todo es verdad. Ten en cuenta, y ese es el comentario en La Gomera, de que quien te informa lo hace de una forma, además de herida, temerosa y equivocada. Dos agentes de la judicial, estuvieron efectivamente en la secretaría del cabildo, pero ni en el despacho, ni se llevaron material informático (Casimiro no sabe ni encender un ordenador), ni pidieron llaves de nada, y todo esos disparates que te han apuntado".

Los nervios en la isla colombina siguen a flor de piel por las informaciones publicadas por Periodista Digital, que tocan muy de cerca al entorno de Casimiro Curbelo y, lejos de remitir los ataques de los enemigos de la verdad, se lanzan ciegamente a la contra, intentando sesgar alguna cabeza, pero les llevan los demonios el hecho de que esta vez no pueden mangonear ni manipular a ningún jefe local ni regional para pedir mi cabeza. Tendrán que plantarse en la capital de España.

Bueno, en realidad el chamán de la tribu va casi todas las semanas, pero su congénita vagancia, incapaz de presentar en el Senado una sola propuesta en pos de su isla, no creo que le anime a rendir una visita a la empresa con la que colaboro, más que nada porque queda demasiado lejos de la Cámara Alta. Pero vamos, que si decide ir me sentiré muy honrado de que vuelva a pedir mi cabeza por segunda vez. Ahora bien, le advierto que no todo el mundo es Paco Pomares ni se deja influenciar por su dinero.

Lo cierto es que ya me empiezo a acostumbrar a la recepción de mensajes más o menos coercitivos en mi correo electrónico. Un día es una copia de un escrito a la Fiscalía, otro que si detrás de las noticias está José Manuel Soria o que si voy a tener que demostrar todo lo publicado. Por supuesto, de esto último, de la veracidad de los hechos expuestos, se corresponden absolutamente con la realidad. Ya le hubiese gustado a determinadas personas que estos datos no se hubiesen desvelado, pero el control férreo del cacique no llega a todas partes y menos cuando las camarillas a las que él tiene el gusto de amedrentar no se encuentran en las Islas.

Me encuentro satisfecho de haber abierto las puertas de la libertad informativa en una isla donde la moneda de cambio habitual es el miedo, el temor a perder la subvención o el puesto de trabajo porque no se puede hablar mal del todopoderoso. Pues no señor. Se acabó la fiesta, señor Curbelo y señores acólitos que pierden su tiempo en redactar querellas o correos electrónicos contra mi persona. Ni les tuve miedo en el año 2000, ni tampoco les temo 11 años después. Y es verdad que en la primera ocasión, usted, señor Curbelo, ganó parcialmente la batallita porque el influenciable Pomares no me echó, pero sí que me relegó de las funciones de coordinador de la red de periódicos La Isla, entre ellos el de La Gomera. ¿El motivo? Que a usted le sentó como un tiro que me posicionase a favor de las aerolíneas, que decidieron abandonar, temporalmente, el aeródromo gomero. Esta vez lo va a tener usted más complicado porque no estoy al servicio de medios locales a los que usted pueda untar para que sacrifiquen a los peones molestos.

Y no quería acabar sin agradecer las múltiples llamadas y mensajes recibidos a lo largo de las últimas horas. Hay muchas personas que, sin tan siquiera tener un trato directo conmigo, se han puesto a mi entera disposición para echarme todos los cabos del mundo. Les estoy enteramente agradecido, por supuesto, porque siempre reconforta este apoyo de gente a la que tienes por amigos y de aquéllas que te dan una desinteresada palmada y te ofrecen su ayuda. Pero todo ese respaldo no serviría de nada si, previamente, yo no hubiese respondido al principio deontológico de contar la verdad. Ese es el verdadero y único patrimonio de un comunicador. Silban, luego cabalgamos, parodiando al estilo gomero, nunca mejor dicho, al famoso ladran, luego cabalgamos.

Curbelone

20110210203254-casimirocurbelocacique.jpg

Si en este país quieres dártelas de importante, anuncia (o amenaza) que vas a poner una querella. Los programas del corazón incluyen, ineludiblemente, los testimonios de las cuatro pedorras y pedorros de turno con el consabido latiguillo de que “te voy a llevar a los juzgados”. Es más, estos famosillos de la nada presumen de tener un ejército de abogados a su servicio porque, entre otras de las poderosas razones que siempre esgrimen para hacer prevalecer sus argumentos es que señalan indefectiblemente que “este asunto lo están estudiando mis abogados”. Y claro, si cuatro fantasmillas del Sálvame de turno tienen o presumen de tener ese potencial jurídico a su servicio, ni que decir tiene lo que pueden tener personas que llevan años en el mundo de la política y, por supuesto, chupando de la abundante y grandiosa ubre del poder.

Hete aquí como ejemplo, y como no podía ser de otra manera, las artes (malas, claro) de Casimiro Curbelo y su panda de acólitos, con especial relevancia en Antonio Manuel Velázquez que, nuevamente, me amenaza con la querella y que encima amplía en folio y medio más. Estos tipos siguen empeñados en empantanar la vida pública de La Gomera con sus amenazas más o menos veladas a quienes contamos las verdades del barquero. No se permite la libertad de expresión, la discrepancia política en los medios de comunicación. Dicen que en la isla existe una Escuela de Medios, pero ¿qué demontres le van a enseñar a un alumno en ese centro? ¿Deontología? Vamos, es que es de risa. Si es que sólo falta que alguno ya nazca directamente con la manipulación en su ADN.

Me dice el tal Velázquez (empleo el mismo modo con el que él se ha referido a mí, un tal Velarde) que soy un analfabeto y que he pisoteado sus derechos porque, entre otras razones, he revelado su nombre, no sus iniciales, obviando en todo momento la presunción de inocencia. Pero, ¿de qué presunción me habla usted si hay papeles que acreditan todos y cada uno de los hechos que he detallado en la información?

Curbelo, como cacique de honor del territorio colombino, anda a la caza y captura de las webs y de algún periódico que se atrevan a reproducir las informaciones y opiniones contrarias al régimen. La película de los hechos se repite sin variar un ápice. Es subir a la página un contenido contrario al presidente del Cabildo o la labor del Grupo de Gobierno e inmediatamente un emisario-sicario se cuelga del primer teléfono para dar el consabido recadito de o quitas esa noticia o te atienes a las consecuencias. Normalmente, el castigo viene a ser económico porque, papá Cabildo, derrocha el dinero de los ciudadanos en subvenciones para los amigos y para tapar las voces críticas con su régimen dictatorial.

Este caballero (por llamarlo de alguna manera) cuenta con una red pelín costosa, pero eficiente, de culichichis (me niego a llamarlos espías, más que nada porque ni tan siquiera llegan a la categoría de amateurs) que están con la oreja pendiente para ir como correveidiles al despacho presidencial y contar con todo lujo de detalles lo que han oído, visto o leído. Hace no mucho tiempo, en un mitin, un socialista se puso a hablar de políticos corruptos y lo dijo al lado del propio Curbelo. Alguien, con muy bien criterio, espetó que ese político no había estado afortunado a la hora de hablar tan alto de las corruptelas de los demás cuando tenía al lado al ejemplo de lo que no debiera darse en La Gomera, en clara referencia a Curbelo. Pues bien, ese comentario, sin más trascendencia que hacerlo en petit comité, llegó a los oídos del mandatario colombino que le amenazó con no sé cuántas querellas.

Pero el poder del amedrantamiento llega hasta ahí, hasta las querellas. Todos podemos ir mañana al juzgado e interponer una denuncia contra Pepito, Pepita o Rosita y, por supuesto, la suelen admitir a trámite. El problema viene cuando te citan para el juicio y, entonces, la fuerza esgrimida en su momento se demuestra que se ha ido por la boca. Porque imputar es muy fácil en este país y los adláteres de Curbelone siguen esa máxima. Otra cosa es cuando hay que ponerse ante el estrado y empezar a argumentar en medio de una sala frente a un juez togado. Entonces entran los tembleques, ¿verdad que sí, señor Velázquez? Pero no se preocupe, no va a ser el único en rendir cuentas ante su señoría. Esto no es nada más que la punta del iceberg.

¿Interés general? No, negocio particular

20110211181737-astiazaran-n-365xxx80.jpg

La Liga de Fútbol Profesional amenaza con una huelga el 3 de abril si se mantiene la obligación de dar partidos en abierto. Dice el presidente del ente, el señor Astiazarán, que no pretende eliminar la posibilidad de que se ofrezcan encuentros gratis, pero sí que persigue que se erradique de una vez por todas con la obligación de tener que jugar en esa modalidad porque se produce una distorsión. Ese efecto alterador, a juicio del máximo exponente de la Liga, es que se están ofreciendo para todos los públicos choques que no le interesan a nadie. Sí, es verdad, este sábado, sin ir más lejos, tenemos un ‘apasionante’ Racing-Sevilla que, evidentemente, sólo tendrá un cierto seguidismo en la capital hispalense y en Cantabria. Lo que sucede es que éste no es el problema. Astiazarán miente, pero intenta edulcorar la historia hablando de que lo que hay que primar es el interés general.

Si aquí se aplicase esa máxima que plantea el presidente de la LFP, los partidos entre el Real Madrid-Barcelona, por ejemplo, no estarían condicionados por ver qué operador elige primero y si los espectadores podrán ver el gran duelo en casa o tendrán que irse al bar de la esquina a presenciar la contienda. Resulta obvio afirmar que aquí lo que se busca es el interés económico, el beneficio de un organismo que no sabe cómo llenarse los bolsillos y de unas televisiones que están ávidas por llevarse en exclusivo el proceloso negociete del balompié.

Por eso, los dueños del chiringuito pretenden hacer una huelga dentro de dos meses, pero no cuentan con la posibilidad de que haya clubes que no estén por la labor porque, dentro de esas negociaciones a no sé cuántas bandas que se están haciendo con los Cebrián y Roures de turno, se están estableciendo factores discriminadores y no se quiere pagar lo mismo por los derechos de un Real Madrid y Barcelona que los que habría que abonar por el Villarreal, Valencia o Sevilla, por poner unos claros ejemplos. No digamos ya el resto de clubes que tienen menor potencial.

Nadie cuestiona que, a fecha de hoy, el fútbol ha dejado de ser un deporte para convertirse en un aspecto más de nuestra vida empresarial. Se habla de fichajes de 60, 70, 80 y 90 millones de euros como si no costase y, obviamente, los equipos precisan recuperar la inversión de la forma más rápida posible.

Un ejemplo evidente. Pongamos que el Santiago Bernabéu tuviese 100.000 localidades (ahora mismo tiene unas 15.000 menos, aproximadamente). Cristiano Ronaldo le costó al Real Madrid alrededor de 100 millones de euros. Entre Liga (19 partidos), Liga de Campeones (de 3 a 6 encuentros en función de las rondas que supere) y Copa del Rey (3-4 partidos, también sujeto a las eliminatorias que solvente), los blancos no llegan siquiera a los 30 partidos en casa. ¿Saben cuánto deberían recaudar por taquilla para abonar nada más que el fichaje de CR7? La bonita cantidad de más de 3 millones de euros por partido. Y sabemos que este supuesto no se da cada domingo o cada miércoles porque, entre compromisos del club, abonos y demás zarandajas, las taquillas no llegan a esas cifras salvo en choques muy espectaculares. De ahí que se precisen esos millonarísimos contratos televisivos. Si no, ¿de dónde iban a poder abonarse esas cantidades tan astronómicas?

Todo por la pasta

20110212191723-casacunatenerife.jpg

Se pone de moda esto de las querellas. No, no se preocupes, hoy no toca meterme con los querelletors de La Gomera, sino que esa panda de tocahuevos que siguen erre que erre con un artículo escrito por mí el pasado 26 de diciembre y que hacía referencia a las sospechas planteadas por mí sobre la repentina aparición de muchos casos de vejaciones sufridas en la Casa Cuna. No se trataba de sucesos acaecidos hace cinco o diez años, en absoluto, sino de hechos que habían tenido lugar 30, 40 o 60 años atrás. Curioso que al amparo de la Ley de la Recuperación de la Memoria Histórica (o, lo que es lo mismo, perritas a cobrar por daños morales) salgan ahora muchas personas que han guardado un más que sospechoso silencio.

Pues bien, todas estas personas, muchas de ellas movidas por una Ong catalana, están a la caza y captura no sólo de las indemnizaciones, sino de quienes creen que podemos poner en riesgo su cuantiosa manteca económica. Son multitud de correos los que he recibido, bastantes en tono insultante y amenazador, sobre todo los de una tal Liberia Hernández Rodríguez que, desde el minuto uno, pretende no sólo echar por tierra mis tesis, sino que pretende hacer prevalecer su criterio. Ella, cómo no, quiere hacerme ver que es la poseedora de la verdad absoluta y los demás, es decir quienes no estamos en su línea, no sólo es que seamos analfabetos, incultos o escasamente formados, sino que encima nos coaccionan con llevarnos a los juzgados. Pues nada, allí nos veremos, por supuesto.

El argumento principal que maneja la señora Liberia, quien no se cansa de decir en distintos foros que a ella la separaron de su familia a los nueve años y que ha vivido un infierno con sus padres adoptivos, aunque ya parece que hace tiempo que se reencontró con sus parientes naturales, que residen en Arafo, en Tenerife, es que a mí no me interesa que salga la mierda que pudo haber en la Casa Cuna. Señora, si tanto sabe usted del tema, ¿por qué no da nombres? Recuerdo que llegó a decirme telefónicamente que hay políticos en activo en el Cabildo que están relacionados con este tema, pero, qué casualidad, no me revela sus identidades porque está todo bajo secreto de sumario.

A mí, sinceramente, me da la impresión de que nadie en la Corporación tinerfeña tiene nada que ver en esos turbios asuntos que se les pretende imputar, pero ya se sabe esa máxima de difama que algo queda. Hernández, la asociación catalana y los acólitos, que tienen demasiado tiempo para insultar y amenazar por internet, tratan de sacar un rédito económico más que indudable. Hablan pomposamente de la reparación de daños morales, pero en realidad sólo buscan unos cientos de miles de euros. Menos mal que contra el vicio de pedir está la virtud de no dar.

13/02/2011 23:00 Juan Antonio Alonso Velarde Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Yogur caducado y nacionalismo

20110214004427-franciscolinares2.jpg

Yogur caducado. Hay que reconocerle al señor Francisco Linares, uno de los máximos prebostes de Coalición Canaria en Tenerife, que ha estado original con el calificativo con el que ha definido a los señores Antonio Alarcó (PP) y Aurelio Abreu (PSOE). Asegura este mismo político nacionalista que en las próximas elecciones el pack lácteo fuera de fecha nada tendrá que hacer contra la pella de gofio y miel que representa Ricardo Melchior, que CC ganará de calle las elecciones porque el votante busca los productos frescos y de la tierra, como su Alarcó o Abreu fuesen de Cuenca o de Valladolid. Pero bueno, es lo que tiene la reunión clásica del clan del bocadillo de mortadela, que después de unas perras de vino se empiezan a decir demasiadas tonterías y se desbarra con más ahínco de lo previsto.

Lo que pasa, ya puestos en la argumentación del señor Linares (por cierto, un apellido de ciudad jienense, dicho sea con todos los respetos para el amante de la canariedad), quizá habría que decir que el yogur caducado que representa Alarcó es el que ha compartido durante toda esta legislatura el coalicionero Melchior. Y no han sido dos días, precisamente, sino cuatro años teniendo que aguantar a alguien tan caduco como el candidato del PP. ¿O es que acaso la caducidad se ha producido ahora?

El electorado, señor Linares, está hasta el mismísimo gorro de que ustedes, los prohombres y las produjeres de Coalición Canaria recurran como siempre al discurso plañidero de referirse al enemigo de fuera. Ustedes, les guste o no, no tienen el monopolio de la canariedad, no son quienes para repartir certificados sobre quien siente o no siente esta tierra. Soria, Tavío, Saavedra o Spínola son tan canarios como ustedes y no por ello van por las esquinas vendiendo patrioterismo barato, de rastrillo o, como diría Sabina, de saldo y esquina.

Al ciudadano de las Islas, sea nacido aquí, sea de la Península o provenga del extranjero sólo pretende cuestiones muy sencillas: encontrar un empleo, llegar a fin de mes, gozar de la mejor educación, tener una sanidad de garantías. Lo demás, es perderse en discursos falaces, en identidades inexistentes, en faramalla política que queda muy bien en el atril, pero que no conlleva ninguna mejora en la vida de los ciudadanos. De hecho, si ustedes han tenido a bien leer el fenomenal artículo de Moisés Montero en el ABC, habrán comprobado cuál es el precio de la independencia en las Islas. Creo que las conclusiones son más que suficientes. Por eso, discutan de ideas, propongan medidas, pero déjense de yogures caducados y pellas de gofio, que eso no nos interesa.

Baños bajo sospecha

20110215005719-intercambiador.jpg

Los baños públicos, un asunto que huele mal. No pretendo hacerles pasar una mala digestión (caso de haber cenado recientemente) o de darles el desayuno, pero lo cierto es que lo que está sucediendo con los aseos públicos del Intercambiador, de la estación marítima o de los centros comerciales y supermercados emana unos perfúmenes que no son nada agradables, pero no por un problema de fosas sépticas, sino por actitudes que ponen en tela de juicio a toda la sociedad por culpa de cuatro descerebrados que no tienen mejor afición que, dicho sea con todos los respetos, de ponerse a follar como perros en celo, sin importarles ni la higiene ni que puedan ser sorprendidos en plena faena, como ha pasado en varias ocasiones.

Cierto es que en los baños de esos lugares de tránsito de pasajeros, léase estación de guaguas, muelle o aeropuerto, suelen estar vigilados constantemente porque han sucedido hechos surrealistas, grotescos y macabros, pero, ¿quién pone coto a lo que está aconteciendo en las grandes áreas comerciales o en los súper? Hay algunos establecimientos que han tenido que recurrir a la seguridad privada para velar, pásmense ustedes, por lo que pueda pasar en los baños y dejar la vía casi expedita a los amigos de lo ajeno para mangar a manos llenas en las estanterías, pero no todos estos comercios cuentan con un potencial económico para tener a un vigilante de los aseos y la medida ha sido la de dejar la llave en manos de los cajeros.

Evidentemente, no niego que haya que tomar decisiones para evitar que nos podamos encontrar el nada edificante espectáculo de dos personas dándole al ñiqui-ñiqui. No es plato de buen gusto que abras la puerta y te encuentres a dos adultos o adolescentes fogosos como Dios los trajo al mundo, sobre todo porque, cuando es casi más vergonzoso para el que sorprende que los pillados tener que ver por puro accidente una escena nada edificante. Pero, dicho esto, tampoco me parece bien que empleados o usuarios que tienen en ese momento la llave se permitan juzgarte y decidir si eres o no sospechoso.

Imagínense ustedes la escena. Mercadona de la calle Ramón y Cajal, en Santa Cruz de Tenerife, nueve de la noche. Sales de clase y antes de ir a casa te apetece comprar un dulce para el desayuno del día siguiente. Dejas el maletín en consigna y, ya puestos, te haces un completo, compras y vas al servicio. Pides la llave, pero resulta que la tiene una clienta y te dice el cajero que se la pidas tu mismo. Lo haces y, cuando les estás diciendo que te deja la llave, te mira de arriba abajo y te espeta en tu cara: “Pues mi niño, no sé si dejártela, porque es que en los baños se están dando muchos casos de gente que se mete a follar y a otras cosas y bueno, porque vas bien vestido, pero es que ya está bien, que ahora, como ya vigilan en el Intercambiador, ahora se vienen a los aseos de los centros comerciales y de los supermercados”.

O sea, que al final esto es una cuestión de ir más o menos elegante, como si la corbata, la chaqueta o las camisas de marca fuesen una etiqueta que evite que hagas, como diría Chiquito de la Calzada, “guarrerías españolas”. A mí, como supongo que a muchas personas, lo que me fastidia es que la particularidad, la excepción, se imponga como norma y acabemos pagando justos por pecadores. Algo debemos estar haciendo mal, muy enferma debe estar esta sociedad para que lleguemos a elegir un urinario para satisfacer un calentón sexual. Deleznable.

SPR

20110216011441-riveroresponde.jpg

SPR (Su Pregunta Respuesta o, más en concreto, Súper Paulino Rivero) ha vuelto de nuevo. Tiene el don de la ubicuidad. Ahora está aquí, luego allá y dentro de cinco minutos puede ser que esté a su lado, aunque usted no lo veo. Esta especie de superhéroe se ha lanzado de lleno al contacto con los ciudadanos. Su poder depende de la energía que le insuflen los canarios y, por ello, no repara en medios ni en gastos. Oiga, qué hay que ir a Fuerteventura a una romería; allá que coge el helicóptero y se planta encima de Tindaya, si fuese preciso. Pero mire, que también nos reclama doña María, que hay que ordeñar una cabra. Pues nada, de oca a oca (digo, de isla a isla y helicóptero porque me toca) y así podemos tirarnos recorriéndonos el Archipiélago canario hasta dar con San Borondón, la isla, claro, porque lo otro es la radio, la que mi buen amigo Gonzalo Castañeda llama San Subvención.

Sin embargo, al superhéroe SPR le daba en la nariz que mientras estaba en esa altura de miras (unos cuantos pies por encima de la cruda realidad canaria), se le escapaba momentáneamente esa política de cercanía con las personas, ese estar permanentemente pendiente de que hace cada uno de los más de dos millones de personas que habitan por estos lares. Pronto halló la solución: El Presidente Responde 2.0, un sistema de preguntas y respuestas más o menos urgentes para que los canarios vean que su jefe del Ejecutivo está preocupado de veras por lo que pasa en su tierra.

Pueden entrar por esta dirección: http://www.formspring.me/presican, aunque también existe otra a través de la propia página oficial del Gobierno de Canarias y si no, siempre queda San Google para ayudarnos en la búsqueda. Eso sí, no busque usted signos de autocrítica a una mala gestión. Para nada, todo se hace a las mil maravillas y lo que sale mal, qué curioso, la culpa es de otra administración, insular, local o nacional, porque tiene esa competencia en concreto. Si fuese por el Ejecutivo de SPR, no habría problema alguno que resolver, todo iría a las mil maravillas.

Evidentemente, podría aplaudir el gesto de Rivero de ponerse en contacto con la ciudadanía (¿o tal vez no es el presidente el que responde a las cuestiones formuladas?), pero visto el nivel de las contestaciones que se le dan a determinados usuarios, del tipo de eso ya lo respondí anteriormente (costará mucho, digo yo, hacer un corta pega), huelga decir que me parece una herramienta electorera al 100%, un artilugio meramente propagandístico que no va a resolver los problemas ni a sacar de dudas a los ciudadanos. Es un gesto de cara a la galería, una transparencia y cercanía de humo, irreal y que encima sirve para calentar más al personal…sobre todo cuando sepan otro dato…pero les dejo con la intriga (¡ay, qué dolor de barriga! Parezco la subdirectora de la DGT, encima con rima).

Antonelli: La ley del embudo

20110216181112-carla-antonelli-portada-revista-zero-marzo-2007-grande.jpg

Buena la ha liado Xavier Horcajo, de Intereconomía Televisión, con sus referencias a la integrante de las listas del PSOE, Carla Antonelli. Y digo que la ha liado porque, efectivamente, hay colectivos en este país con los que no te puedes meter, sobre todo si además son afines al socialismo. Hasta ahí podíamos llegar. Se puede estar en mayor o menor desacuerdo sobre los calificativos vertidos por Horcajo, que ha definido a Antonelli como chico, chica, chique o lo que sea, pero lo que me parece alarmante es la desmemoria de los que han salido a defender a la actriz (o actor) y la caradura de la propia Antonelli, que ha sufrido una repentina amnesia sobre sus arremetidas contra las creencias y opciones políticas del resto de los españoles.

La hemeroteca, afortunadamente, es la tabla de salvación de los periodistas y, aunque a más de un político le encantaría borrar toda huella de sus declaraciones (bueno, algunos lo hacen con los vídeos del Faisán), lo cierto es que los soportes donde queda reflejada hasta la última coma son casi infinitos y lo que no encuentras en un lado, lo hallas en otro, pero al final siempre se acaba desenmascarando el pasado más oscuro de estos cainitas que lanzan piedras como si no tuviesen pecados que esconder. Y Antonelli tiene muchas cosas que esconder, pero, fíjate tú, en un solo clic podemos encontrar varias perlas de esta señora que va en las listas del PSOE a la Comunidad de Madrid.

La transexual, refiriéndose a los cardenales, llegó a afirmar lo siguiente: “Parásitos púrpuras que a modo de sanguijuelas se nos han pegado al cuello desde hace dos mil años”. ¿Saben ustedes dónde escribió esta barbaridad? En un artículo en El Plural, el periódico del envenenado Enric Sopena, en diciembre de 2008.

En octubre de 2009, Antonelli participaba en un polémico calendario que ridiculizaba a la religión católica. En diciembre, tachaba a la Iglesia de “unas de las peores plagas que han infectado este planeta” en otro artículo en El Plural. El 14 de abril de 2010, en su web, carlaantonelli.com, se refería al Vaticano en estos términos: “Estos señores tienen que terminar con sus huesos en la cárcel”.

En octubre, Antonelli participó en una protesta ante la sede nacional del PP en la que se exhibieron pancartas con lemas como “la derecha no folla, pero jode”. Evidentemente, resulta muy fácil predicar, pero otra cosa es dar trigo. Esta señora, como otros de su calaña, se permite el lujo de dar lecciones de moralidad, de insultar a los demás, pero ¡ojo! que no se les vitupere a ellos. Una burla o un comentario socarrón de alguien de derechas es magnificado hasta los extremos más insospechados, pero las bajezas lingüísticas de socialistas o de afectos al lobby gay cuentan con plena carta de naturaleza. Son fieles seguidores de la ley del embudo y del desahogo más pornográfico que jamás se ha visto y contemplado.

45 millones en manos de inútiles

20110217174903-marrero.jpg

Hay un personaje de En Clave de Ja, La Chona, que suele emplear un latiguillo muy recurrente cada vez que se enfrenta a una situación sorprendente: “Yo me quedo boba”. Pues bien, como la ídem me he quedado yo cuando leo, releo y vuelvo a escuchar al portavoz del Gobierno de Canarias, Martín Marrero, afirmar tranquilamente que hay que felicitarse por el hecho de que los 45 millones de euros no gastados en materia de empleo hayan contribuido a que no se salte la barrera del déficit.

¿Es una broma? me espeta mi amigo cafetero de los jueves. No, replico yo, lo dice con toda la seriedad de la que el también viceconsejero de Comunicación del Ejecutivo paulinesco sabe hacer gala. Oiga, que yo lo tuve más de cuatro años de director de El Mundo-La Gaceta de Canarias y sé que no se anda con veleidades. Lo dicho, dicho está. Otra cosa es que ahí, en el Gobierno, no tenga la independencia de la que gozaba en el rotativo. Evidentemente, el puesto de portavoz conlleva en megasueldo a fin de mes, pero también saber dar la cara ante los medios, aunque tengas que defender lo indefendible (otra de las grandes ‘virtudes’ martinescas).

Fuera ya de frivolidades, porque es verdad que Martín, como cualquier otro portavoz de cualquier Ejecutivo, no tiene la culpa de las chapuzas de los que mandan, lo cierto es que me resulta simplemente lamentable que un gabinete autonómico, con la tasa más alta de paro de España, a la altura de la de Andalucía, haya sido incapaz de crear las condiciones propicias para que se genere más empleo. ¿Quién demontres está al cargo de estas partidas que, lisa y llanamente, no tiene ni pajolera idea de gastarse los euros como tiene que ser?

Aquí seguimos en el derroche a troche y moche, helicóptero va y viene, cientos de miles de euros para desplazamientos de los cargos públicos en el Gobierno, dietas por doquier, fuegos artificiales, pan y circo para distraer al populacho que, día a día, se las ve y se las desea para llegar a fin de mes, para montar una empresa, para poder pagar las nóminas de los empleados o, sencillamente, para mantener los puestos de trabajo. Y estos políticos del ‘Habla canario’ incapaces de utilizar 45 millones de euros para la creación de empleo. En serio, a cualquier ciudadano en paro se le debe de quedar cara de imbécil cuando escucha y lee estas informaciones.

Luego, paradójicamente, son estos plañideros politicastros coalicioneros los que andan tocando la puerta de la Moncloa para reclamar más dinero, más competencia, pero, ¿para qué? ¿para este resultado tan lamentable? Son ustedes unos inútiles de tomo y lomo. Ustedes juegan la Champions League de la torpeza manifiesta, son torpes de campeonato y encima les dan el segundo premio, precisamente por eso, por torpes. Pero nada, celebren que no se ha sobrepasado el déficit y que siga habiendo, oficialmente, 260.000 canarios sin ocupación. Es que es para miccionar y no echar gota (o sí, con siete estrellas verdes, a ser posible).

Tavío: Tropiezos y una apuesta

20110218173007-tavio.jpg

Cito literalmente a mi admirada Carmen Ruano, que tiene una gracia y una ironía fina: “La candidata popular a la Alcaldía de Santa Cruz de Tenerife sigue disparatada con su precampaña electoral. Va a terminar desfondada pero mientras tanto, el trajín le hace decir cosas sin pensarlo mucho. En Teide Radio dijo ayer que “espero que el concejal de Economía y Hacienda del Ayuntamiento de Santa Cruz me permita vestirme de ‘gayumbos’. Voy a salir con unos musculitos, que vamos, me va a pellizcar todo el mundo”. Es lo que nos faltaba, una candidata-objeto que, además, se ha metido a telegrafista con la siguiente clave: “AA-AA. El nuevo código del Cabildo de Tenerife. AA-AA. Abreu-Alarcó, Antonio-Aurelio”. Y todo eso, sin fumar marihuana ni darse a la bebida, ¡Jesús!, la que nos espera…”

De verdad, mira que lo lamento enormemente, pero es que la candidata del PP al Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife se las ingenia sola para meterse en unos berenjenales de lo más absurdo. Cuando las cosas pintan bien para su formación (se especula con un efecto arrastre más que interesante, por mor de cómo están las cosas a nivel nacional), Tavío se encarga de ir por los medios de comunicación ofreciendo respuestas que sirven para crear una polémica innecesaria. Porque ya no sólo es esto de los gayumbos, sino acuérdense del caso Bill Gates y las bragas, el Aquí no hay playa que se lanzó a cantar con el amigo Gonzalo Castañeda. En fin, más de uno debe temer una pérdida de votos cada vez que Tavío se lanza a la improvisación y, a tenor de los hecho, lo hace bastante y con consecuencias nada positivas.

Sinceramente, la parte referente a su vestimenta carnavalera se puede justificar dentro del contexto que es la fiesta en calle. Tampoco creo que sean palabras muy adecuadas, pero bueno, pueden tener un pase. Sin embargo, lo que ya rompe todos los esquemas es hablar de una futura composición cabildicia. Conociendo a Alarcó, ni pizca de gracia le habrá hecho que se frivolice sobre este asunto, máxime cuando los propios conservadores manejan sondeos más que favorables para la marca de la gaviota.

No seré yo quien ponga en solfa a los muestreos demoscópicos, aunque sean de perfil, que han venido publicándose en las últimas semanas. Muchos, por no decir todos, están cocinados a gusto de consumidor, es decir de quienes encargan el estudio. Pero a mí, que me muevo por sensaciones, me da la sensación de que, en líneas generales, se va a producir un triunfo en las Islas del PP (que luego habrá que ver si gobierna en función de acuerdos) y un incremento importante en todas las instituciones insulares y locales.

¿Y en Santa Cruz de Tenerife? Pues miren, para que vean que no me escondo. Le apuesto a la señora Tavío, y desde aquí le lanzo el reto, a que, pese a las buenas perspectivas del PP, no supera los seis concejales obtenidos por el PP en el año 2003 por mor de esos tropiezos radiofónicos. Si pierdo mi apuesta, desde estas líneas me comprometo a invitar a la candidata conservadora a un almuerzo en Los Limoneros o en algún restaurante de postín de la isla. Es más, para que nadie entienda que soy un jeta o que pretendo jugar con ventaja; ni tan siquiera busco contraprestación en el caso de acertar yo en mis previsiones, a lo sumo un cortadito (con sacarina). Quedan apenas tres meses (y bajando).

La equis de Nueva Rumasa

20110219181113-nueva-rumasa.jpg.jpg

La ministra de Economía, Elena Salgado, la misma que se ha fumado todos los brotes verdes, juega ahora a pitonisa a toro pasado. El caso Nueva Rumasa, dice esta inteligente, era algo que ya había pronosticado, que sabía a ciencia cierta de que los inversores iban a vérselas moradas para recuperar el capital depositado en la compañía de Ruiz Mateos. Y bueno, sí, puede ser verdad que quienes hayan confiado sus euros a la empresa de la abeja han pecado de inocentes o de pipiolos porque, analizado con frialdad, quién te garantiza un 8% de rentabilidad a día de hoy y con una crisis lacerante desde hace mucho tiempo (aunque mi contertulio Fran Concepción discrepa de este término, de la crisis, porque dice que estamos en la situación que nos corresponde).

Sin embargo, independientemente de lo que pase con Nueva Rumasa, de si al final los inversores recuperan al menos parte del dinero depositado y de que los empleos puedan mantenerse, lo que tampoco puede obviarse es que la información ofrecida por la familia Ruiz Mateos era bastante clara y, que yo sepa, nadie del Gobierno de España salió a defender los intereses de quienes allí depositaron los paquetes de 50.000 euros para conseguir ese rédito del 8%.

Ahora se habla de oscurantismos, de falta de transparencia e incluso, lo más chocante, medios de comunicación que, pese a aceptar páginas, cuñas o spots publicitarios sobre Nueva Rumasa, ahora sabían también que algo turbio había detrás. Es más, si así fuese, deontológicamente también estarían cometiendo una atrocidad porque han estafado a sus lectores, oyentes o televidentes aceptando un anuncio falso, una estafa a la que le han dado carta de naturaleza. Uno, que ha trabajado en la extinta La Gaceta de Canarias, llegó a vivir un amargo cruce de telefonazos entre un jefe de cierre, el director de la publicación y el empresario del periódico por una publicidad que la empresa que contrataba la página quería que apareciese en el mismo formato de la información. El de cierre, mi buen amigo Luis Miguel Grandoso, se quedó en medio de un fuego cruzado porque, si bien jerárquicamente se debía al director, no menos cierto es que el producto era del empresario. Al final, pese a la cuantía del anuncio, se optó por perder a ese cliente. Aquí, con Nueva Rumasa, no ha pasado eso. Todos han aceptado.

Evidentemente, ahora todo queda en manos de la Justicia, se tendrá que ver qué es lo que ha sucedido, si los Ruiz Mateos han cometido alguna irregularidad y pagar con creces los daños y perjuicios que hayan podido causar a los confiados inversores. Eso sí, también me sorprende el bombo mediático que se le ha dado a este asunto y, por ejemplo, no se le dé la misma relevancia a todas esas empresas de créditos instantáneos y que dejan el bolsillo del peticionario como un solar cuando de devolver el préstamo se trata. Se supone que en España la usura está prohibida, pero no se legisla contra estas compañías y, en cambio, cuando una empresa promete un 8% se la pone bajo el foco de la sospecha, pero justo cuando tiene un ahogo bancario (y mejor no pensar quién le ha dado la orden a las entidades bancarias para que bloqueen al clan Ruiz Mateos).

Concilio de Treinta

20110220223119-pere-navarro.jpg

Siglos después de celebrarse el Concilio de Trento, ahora, en pleno 2011, va a tener lugar el llamado Concilio de Treinta, patrocinado por la Dirección General de Tráfico. El ente que dirige Pere Navarro se ha convertido en el cajón desastre de los experimentos más alocados, de las ocurrencias más hilarantes. De todos es conocida la famosa frase de ‘No podemos conducir por ti’, pero sí que están siempre tutelando y monopolizando lo que deben hacer los conductores españoles, imponiendo normas, a cual más absurda, que dejan a los poseedores del carnet al capricho de unos agentes que, dicho sea de paso, tampoco saben como reaccionar ante diversos incidentes que se producen en la vía.

Pero, como no había suficientes discrepancias a la hora de entender los cambios introducidos en el código de circulación, el ‘inteligente’ de Navarro ahora se saca de la chistera dos nuevas modificaciones. La primera, la de que en vías urbanas de un solo sentido no se vaya a más de 30 kilómetros por hora y que los adolescentes de 16-17 años puedan conducir, pero yendo siempre en compañía de un adulto. Como podrán comprobar, unas medidas que no creo que fuesen una necesidad perentoria, pero está claro que al cerebro de la DGT todo se la trae al pairo.

En relación al primer cambio, no es que sea un defensor de la alta velocidad, de que las calles de nuestras ciudades se conviertan en circuitos de Fórmula 1, pero tampoco es cuestión de que nuestras vías sean una estampa constante de Semana Santa, yendo a paso de nazareno, que es lo que parece que pretende el señor Navarro. Es más, los datos estadísticos revelan que en plena hora punta la velocidad en Madrid no sobrepasa los 24 kilómetros a la hora y que, precisamente, a menor ritmo circulatorio, mayor contaminación ambiental. La boina de porquería atmosférica que presenta la capital de España sería mucho mayor que la actual.

Y en cuanto a que los menores puedan llevar el coche del papá, de la mamá o del hermano mayor pues, sinceramente, otra atrocidad de este ideólogo. Hablamos de pedir responsabilidades a los conductores, de milagro no se les pide una prueba de madurez y, en cambio, dejamos el volante en manos de personas que, quizá, no estén preparadas para enfrentarse a las dificultades que se pueden presentar en cualquier momento. Habrá jóvenes que vean esto como un motivo de diversión, pero conducir no es nada divertido, al menos en ciudad. Las trampas están donde menos te lo imaginas y si conductores con años de experiencia a los mandos han acabado sufriendo algún que otro incidente, ¿qué podemos esperar con imberbes pisando el acelerador?

En fin, este es el señor Navarro, el que rima con desbarro, el mismo que sanciona a un jefe provincial porque, simplemente, tuvo la osadía de poner en su sitio a la pornográfica subdirectora de la DGT, la de las poesías de mal gusto. Este ente, dependiente del Ministerio del Interior, ha ido de lo malo a lo peor y no parece que alguien tenga la intención de hacerlo, siquiera, un poco mejor.

Ánimo Esperanza

20110222001211-esperanzaaguirre.jpg

Conmoción, verdadera conmoción, ha causado el anuncio de improviso de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, quien no ha tenido reparos en anunciar de la manera más natural posible que le había sido detectado un bulto en un pecho y que, obviamente, por mor de la operación y del tratamiento que deba recibir, tendrá que estar alejada de la escena pública por unos días. Lo sorprendente es la tranquilidad y hasta casi la espontaneidad con la que realizó esta declaración. Siempre se ha dicho que Aguirre es una política fuerte, de carácter y que no le tiene miedo a nada. Lo demuestra asumiendo esa situación personal por la que atraviesa ahora mismo y, lejos de hundirse, ya se ha puesto en manos de los especialistas para recuperarse lo antes posible.

Además, qué mejor lección de lo bien que funciona la sanidad pública madrileña que, lejos de buscar el ámbito privado o marcharse a Estados Unidos, afirma que en pocos días ingresará en un hospital de la Comunidad de Madrid y allí se someterá al tratamiento que le sea prescrito. Está claro que la presidenta es la primera que cree en las excelencias de los servicios sanitarios de la región y, por mucho que se le critique la privatización o el desmantelamiento de la Sanidad pública, los hechos son tozudos, aunque ya saldrá alguien de la izquierda a hablar de campaña propagandística, como si no los conociera.

Tampoco hemos de obviar el mensaje claro y meridiano que se le ha lanzado a todas aquellas personas que padecen cáncer. Sí, por supuesto, la palabrita se las trae en cuestión, pero no menos cierto es que, tal y como dice Aguirre, no deja de ser una enfermedad que es curable como el resto y, de paso, refiriéndose en concreto a las féminas, las ha animado a hacerse las mamografías periódicas porque, aunque sea algo desagradable, lo cierto es que es la única manera en la que se puede detectar un cáncer a tiempo y, por tanto, evitar consecuencias peores e irreversibles.

Desde estas líneas, desde luego, confío en la rápida recuperación de la señora Aguirre, una de las políticas más valoradas de nuestro país y que, guste o no a determinadas personas, tiene un futuro mucho más elevado que el del cargo de máxima exponente de la Comunidad de Madrid, tal vez, incluso, presidenta del Gobierno de España, ¿por qué no?

Reírse de la Justicia

20110222201056-asesinos-marta-del-castillo.jpg

El caso de Marta del Castillo, después de dos años de su supuesta muerte (aún no se ha conseguido sacarle la verdad a los Carcaño y Cuco de turno), no tiene visos de llegar a una feliz solución. Es más, como esos expedientes equis, al final me da la sensación de que no nos vamos a enterar de lo que ha sucedido, que los implicados en este asesinato, autor o autores y quienes asistieron como elementos pasivos del crimen, acabarán por eludir las penas que les corresponden porque, además, como dice el reconocido abogado Mario Santana, aún no se les puede siquiera etiquetar como culpables porque, aunque suene duro, no ha aparecido la prueba del delito, es decir el cuerpo de Marta del Castillo.

Sólo la entereza de unos padres que han sabido interiorizar la procesión, ha permitido que todo el proceso se esté desarrollando en paz. Y digo en paz porque, sinceramente, cuando te secuestran y matan a tu niña lo único que no te sobra es, precisamente, tranquilidad, desearías casi hasta tomarte la justicia por tu mano, sin ambages. Pero hasta en eso han tenido suerte unos niñatos que se están riendo de la familia y de todas las personas de bien.

Entiendo que el sistema no puede hacer más, que estamos ante el principio absoluto de las garantías para cualquier acusado, pero sí tengo la sensación de que no se ha sabido aplicar la técnica idónea de persuasión, de conseguir que alguno de los implicados en este macabro suceso confiese de una vez por todas qué es lo que ha sucedido. No digo que tengamos que recurrir a siniestras historias de los años 90 cuando, para desenmascarar y desmontar las redes de drogadicción organizadas en Galicia, se le prometía cierta impunidad y hasta nueva identidad a aquel que fuese capaz de dar un soplo de garantías, pero algo habrá que hacer para que se desenrede este embrollo que lleva tiempo enmarañado y con visos de quedarse olvidado en el fondo del cajón.

No digo yo que haya una cierta envidia con el caso de Mari Luz Cortés, otra menor, asesinada a manos de un maníaco pederasta, pero al menos su cuerpo pudo ser recuperado y el presunto culpable a punto de conocer la pena por la que debería pudrirse entre rejas (pero no pasará porque, como decía antes, tenemos el sistema que tenemos y aquí todos acaban saliendo de prisión antes, incluso, de que se cumpla la mitad de la pena).

Confío, no obstante, en que al final se pueda encontrar el modo de hallar el cuerpo de Marta del Castillo y que quienes intervinieron en su muerte lo paguen caro, pero no sólo ya el delito en sí, que ha sido gravísimo, sino además por todos los inconvenientes que han causado a los Cuerpos y Fuerzas del Estado, voluntarios y demás personas de bien que han perdido tiempo y dinero en revolver la porquería del Guadalquivir y luego la de un vertedero de Sevilla cuando, en realidad, la verdadera mierda reside en las cabezas de quienes perpetraron este horroroso crimen y que, a día de hoy, todo apunta a Miguel Carcaño y su amigo el Cuco, hábiles para deshacerse de un cadáver y también finos a la hora de eludir la acción implacable de la Justicia.

La excusa golpista de ZP

20110223232612-zapatero-congreso-ue.jpg-1957593533.jpg

Hace 30 años, la democracia española, que apenas daba sus primeros pasos, estuvo a punto de sufrir un golpe mortal de necesidad tras la catatonia golpista, afortunadamente fracasada, perpetrada por Antonio Tejero y los compinches Armada y Milán del Bosch. Los españoles, después de darnos la oportunidad de tener una Constitución, volvimos a dar ejemplo de unidad frente a quienes pretendían volvernos a meter en tiempos pretéritos y de infaustos recuerdos para las libertades. Han sido tres décadas de respeto, de alternancia en el poder, pero eso no es óbice para que hayamos asistido en la mañana de ayer a una patochada, a un esperpento perfectamente preparado por Zapatero para eludir el control al que se debe someter el Gobierno.

No es de recibo que el presidente obvie la pregunta del máximo exponente de la oposición (pero como si hubiese sido el último diputado de la Cámara) con el argumento de que hoy es 23 de febrero y que los españoles estamos celebrando que hace tres décadas se produjo en la sede de la Carrera de San Jerónimo un momento de dignidad, valentía y unidad. Sí, nadie lo niega, pero es que olvida (o no) el señor Zapatero que, precisamente, ese señor que entró a gritos en el hemiciclo pretendía eso mismo, hacer callar todas las voces de todo el arco político. Quiso imponer el diálogo de los exabruptos y de los disparos al aire. No triunfó y, aunque es para conmemorarlo, no tiene vuelta de hoja la respuesta de ZP.

Y es que el Congreso de los Diputados tiene que ser diariamente un monumento a la democracia, pero no como simples gestos de cara a la galería, sino debatiendo, discrepando, proponiendo, aceptando, rechazando o enmendando. Las palabras de Zapatero han supuesto todo lo contrario. ¡Qué mejor homenaje que darle la replica al líder de la oposición! Eso es el sistema que supimos conservar y que no queremos perder, pero algunos, con tal de evitar dar explicaciones, se agarran a un clavo ardiendo. Ayer, porque fue 23 de febrero, pero ¿y mañana, y pasado y al otro?

Evidentemente, de todos es sabido el mal trago que supone para el jefe del Ejecutivo estatal tener que dar la cara cada semana en la Cámara Baja. No le gusta a nadie de su gabinete tener que estar presente en las sesiones de control, pero especialmente los titulares de Interior, Economía, Trabajo, Sanidad, Industria o Exteriores, amén del propio ZP, que suelen acabar con unos berrinches tremendos ante las aceradas cuestiones a las que son sometidos por parte de las fuerzas de la oposición, pero sobre todo el trío conformado por Mariano Rajoy, Soraya Sáenz de Santamaría y Álvaro Gil Lázaro. Cuando los ven levantarse, supongo yo, a más de uno le gustaría que tal vez se produjese un nuevo golpe, más que nada para no tener que responder al interrogatorio.  

Mamarrachadas Balletbó

20110224185224-anna-balletbo.jpg

Hace falta ser mamarracha para soltar, 30 años después, que el golpe del 23 de febrero era conocido por el embajador de los Estados Unidos en España y por el Vaticano. ¡Tócate los pies! La ideóloga, la madre que parió la frasecita de marras responde al nombre de Anna Balletbó, ex diputada del PSOE, y que no tuvo mejor ocurrencia que soltar esa parida en el programa Hormigas Blancas, en Telecinco.

La también periodista, como ya no tiene mucho de que hablar y no es noticia por nada, buscó el protagonismo morboso y más recalcitrante con una afirmación de tal calado. Hay que echarle jeta al asunto y encima quedarse con la misma cara marmolada con la que lo dijo, además cuando fue la primera diputada que, una vez fuera del Congreso, habló directamente con el Rey para informarle de cómo estaba el estado de las cosas en el interior del hemiciclo.

La mamarrachada, insisto, no tiene ni pies ni cabeza. De haber sido tal y como reza la señora Balletbó, estaríamos ante un escándalo de dimensiones desproporcionadas. No es que dude, es que resulta materialmente imposible que los Estados Unidos y que el Vaticano tuvieran constancia de este golpe. El resultado chapucero del mismo ya habla por sí mismo de que fue un movimiento sin el apoyo suficiente, producto de la mente calenturienta de cuatro acólitos de épocas pretéritas que querían volver a ese pasado oscurantista.

Pero, claro está, 30 años dan para mucho, incluso para intentar retorcer la Historia y la historia (en mayúscula y minúscula) de los hechos. Balletbó pretende jugar con la falta de contexto de las nuevas generaciones, pero no cuenta con que su absurdo razonamiento hace aguas por todos los lados. Geopolíticamente, a los Estados Unidos no le interesaba que España volviese a ser un régimen dictatorial y el Vaticano, evidentemente, mucho menos. Los servicios de inteligencia yanqui no hubieran permitido jamás una intentona así de haber tenido la información. Por eso se refuerza la tesis de que el golpe fue improvisado.

Sin embargo, siempre hay quien hace seguidismo de los argumentos más absurdos y la periodista María Antonia Iglesias, pese a ser consciente de la idiotez supina que estaba soltando la señora Balletbó, lanzó una pregunta al aire sobre la posibilidad de que la CIA tuviera constancia de estos hechos. Menos mal que personas de esta calaña ya están más fuera que dentro de la órbita pública, aunque a veces las sacan de paseo como a las máscaras del Carnaval.

En defensa de Ketty Garat

20110225185513-ketty.jpg

No tengo el gusto de conocer personalmente a Ketty Garat. Sólo tengo referencias de ella a través de Es Radio, Libertad Digital, alguna que otra columna en La Gaceta e Intereconomía, pero de lo poco que conozco de ella, sinceramente, me resulta una periodista brillante y con un futuro prometedor. Lo sé, es mi criterio, tan subjetivo como el de todos ustedes, pero entiendo que estamos ante una profesional de los medios de comunicación que se viste por los pies.

Por eso, no ha dejado de llamarme la atención la columna redactada por ella este viernes 25 de febrero en las páginas del rotativo La Gaceta y ver como por el simple hecho de llevar impreso el nombre de Libertad Digital en un micrófono recibió poco menos que el desprecio de Alfonso Guerra y de José Bono (bueno, de este último no me extraña nada después de ver como apartó maleducadamente a una redactora de Intereconomía). Lo mejor del caso es que Ketty Garat no pretendía, precisamente, preguntarle a los susodichos por el caso de los fondos de reptiles, Mercasevilla o el Faisán, sino que estaba realizando un reportaje sobre las experiencias de los políticos que vivieron en sus carnes el 23-F.

Desde luego, sorprende, y mucho, que estos mismos socialistas (Guerra y Bono) que presumen de demócratas por los cuatro costados, luego, a la hora de la verdad, sean tan o más dictadores que el que padecimos en España durante casi cuatro décadas o como la marioneta bigotuda que entró profiriendo gritos en el Congreso de los Diputados. A estos señores se les llena la boca de la palabra libertad, pero lo cierto es que acaban sufriendo un atragantamiento, con severos síntomas de ahogarse por completo, cuando asisten a la diversidad de medios informativos que existen en España y que, por suerte, no son todos afines al poder establecido, sea quien sea el presidente de turno. Me da igual el PP, que el PSOE o que Izquierda Unida. Informar en libertad produce urticarias en ciertos politicastros y bien les gustaría cerrar medios críticos.

Y es que, afortunadamente, lo bueno que tenemos en un régimen democrático es la posibilidad de discrepar abiertamente, siempre con respeto y con los datos en la mano. Pero a cierto sector del socialismo no le gusta lo que se ve, se oye y se lee en determinados medios de comunicación. Primero empiezan por ningunearlos y, al final, hasta intentan ponerles el candado. Grandes del periodismo ya saben lo que es tener que empezar de cero en una cadena y, curiosamente, siempre se dan estos comportamientos con gobiernos socialistas.

Si Felipe González fue capaz de cargarse a la Antena 3 de García, Federico Jiménez Losantos, el fenecido Antonio Herrero y Luis Herrero, entre otros, no es de extrañar que quisiese hacer lo mismo ZParo con aquellas empresas mediáticas que no le bailan el agua. Por eso, estimada Ketty, adelante con tu trabajo porque informar en libertad es un privilegio sólo al alcance de muy pocos. Y es que el miedo guarda la viña y muchos son los que prefieren apesebrarse a cambio de la subvención o, peor aún, de que no les cierren el medio para el que trabajan. Sólo nos falta cambiar la Moncloa por el Palacio de Miraflores y a Zapatero por Chávez para lograr la cuadratura del círculo y la fórmula de la Coca Cola. Todo al mismo tiempo y por el mismo precio.

Disparates a 110 por hora

20110226191246-110-velocidad-autovia.jpg

Existe un programa en La Sexta (si no me equivoco) que se llama Tonterías las justas. Pues bien, si algún día se quedan sin componentes en el espacio de marras podrían, perfectamente, contratar a los miembros del gabinete de Zapatero, un elenco de ministros, encabezados por su presidente, que son la inutilidad personificada. No es que improvisen, que lo hacen, sino que además se les ocurren los mayores disparates que la mente humana pueda imaginar. Si uno cree que se ha podido llegar a la cima del surrealismo más lacerante, desengáñese amigo mío. Estos sociatas de trapillo son capaces de llegar más alto en su carrera de despropósitos.

Imagínense ustedes la escena. Consejo de Ministros, a pocos minutos de tener que salir el vicepresidente primero, ministro del Interior y portavoz del Gobierno (¿los tres? No, es que es la misma persona, como la Santísima Trinidad, pero al revés, obviamente) y el salón donde están reunidos es una jaula de grillos insufrible. Que si 90, que si 100, que si 130, no, mejor 110, ¡adjudicado para el caballero! ¿Estaban rifando algo? No, en absoluto, es que como medida de urgencia, para que los españoles ahorremos en gasolina, nos van a bajar el límite de la velocidad máxima a los 110 kilómetros a la hora. Es una medida de urgencia, pensando en el bien de los españoles y de la Dirección General de Tráfico, Ministerio del Interior, Gobierno de España. Porque, ya lo dice el slogan, no podemos conducir por ti, pero sí sablearte el bolsillo, que no veas la de multas que te van a caer.

Porque, a todas éstas, esa es otra muy gorda. Sale RuGALcaba con esa mirada de Rasputín y dice muy hierático que, dado que el cambio de señales de 120 sería muy costoso, se van a encargar pegatinas para poner encima de ese límite original el nuevo, el de 110. Desconozco cuánto supone el ahorro, pero lo que no dice el muy ladino y hábil ministro es que el Ejecutivo se gastará una pasta gansa en radares móviles y fijos, precisamente, en esos puntos donde hasta el 1 de marzo se podrá ir a 120 por hora.

Millones son lo que piensa recaudar cual corsario este Gobierno porque se va a sorprender a más de uno, de diez, de cien y de 100.000 conductores pisando a fondo en esas grandes rectas. Ya verás tú la gracia que nos hará que lleguemos a casa, abramos el buzón y nos encontremos con un sobre de la DGT y la foto de nuestro coche a 115-125 por hora, dos-tres puntos menos del carné y quizá 500-600 euros de multa. Pero todo esto, por favor, es para que los conductores ahorren en gasolina.

¡Ah, y no me resisto a la última gracieta publicitaria de la Dirección General de Tráfico! Ahora resulta que las bicicletas (bueno los ciclistas) tienen más prioridades y derechos que los peatones. No, si esto tiene una deriva clara. Nos están conduciendo a un régimen comunistoide, tipo China. ¿Alguien ha pensado que los chinos le tienen realmente amor a las bicis? No, es que no pueden permitirse otro medio de locomoción. Aquí vamos a marchas forzadas a esa estampa de todos sobre dos ruedas (sin motor) y no se pase usted de 110 o de 30 en vías de un solo carril. Ya saben, no podemos conducir por ti, pero sí que pensamos por ti, bueno, por tu dinero…para pagarle el sueldo al Consejo de Ministros entero y al inepto de Zapatero.

Operación Candidato

20110227192332-zapatero-rubalcaba-y-chacon-en-la-pascua-militar.jpg

El PSOE no está preocupado por la crisis económica, ni por el paro que roza los cinco millones de personas, ni por quienes no pueden llegar a fin de mes, ni por aquellos que están en riesgo de quedarse sin cobertura sanitaria. Los socialistas tampoco están por la labor de preocuparse excesivamente por los conflictos que se han producido en el Magreb. A los súbditos españoles que les ha cogido el follón de Libia por medio les han dejado a la buena de Dios. Menos mal que entre la compañía Repsol, con Antonio Brufau a la cabeza y las delegaciones de Portugal y Bulgaria, entre otras, se ha conseguido lo que la inútil de Trinidad Jiménez ha sido incapaz de conseguir, que es mover los hilos para que un avión de las Fuerzas Armadas se desplazase hasta Trípoli. Eso sí, mira como ZP se hizo con un Falcon para desplazarse hasta Asturias.

Está más que claro que a pesar de todos los problemas que acucian a este Gobierno, al PSOE no le interesa resolver las dificultades creadas por el inquilino de la Moncloa, sino directamente ‘apuñalar’ al presidente del Ejecutivo para llegar a ser candidato (o candidata) en marzo de 2012. Ahora que Telecinco se ha cargado Operación Triunfo, alguna cadena podría poner en marcha el showbusiness Operación Candidato, con varios aspirantes a hacerse con el cetro de reina por un día.

A saber, el primero en la lista de favoritos de la audiencia es Alfredo Pérez Rubalcaba (alias, dinero tiene que haber, genial la imitación de José Mota). El ministro del Interior, el vicepresidente primero, el portavoz del Gobierno y lo que ustedes quieran añadirle era hasta hace algunas semanas el hombre fuerte del gabinete zapateril. Sin embargo, las nuevas revelaciones en torno al caso del chivatazo del Faisán le han reducido ligeramente las opciones de ser ese number one, pero vamos, aún queda mucha tela que cortar.

La alternativa a Rubalcaba es la niña bonita de ZP, la pacifista, antimilitarista y antiespañola Carmen Chacón, la amiga de Pepe Rubianes (el de que se metan la puta España por el culo y que ojalá les explote). Esta señora se despachó a gusto en un desayuno informativo asegurando que España estaba preparada para tener una mujer presidenta y además catalana. Claro que sí, lo que no creo que estemos preparados para tener en el Gobierno de España a alguien que no cree en la unidad del Estado, aunque bueno, visto lo visto con su antimilitarismo y que ejerce de ministra de Defensa, pues tampoco me extrañaría que se incurriese en una nueva contradicción.

El tercero en liza es Guillermo Fernández Vara. El presidente extremeño, sin embargo, no deja de ser un submarino de Rubalcaba. No hay que ser muy listo para no recordar las palabras proféticas de este socialista, que él tenía tres candidatos, Alfredo, Pérez y Rubalcaba. Además, pese a los supuestos chanchullos que le acucian en la Junta, el titular de Interior le estuvo apoyando y respaldando en su proclamación como candidato.

El resto de outsiders son los de siempre, José ‘liante’ Bono, Javier Solana (buscando en el baúl de los recuerdos). Pero, por supuesto, no descarten ni mucho menos que todo este follón de la sucesión haya sido alentado por el propio Zapatero para ‘quemar’ precisamente todos estos nombres. No descarten que en 2012 acabe siendo él quien vuelva a encabezar el cartel electoral. Todo esto es muy de ZP, sobre todo para que no se hable de lo que importa, del paro, de la sanidad, de la educación, de nuestra nulidad diplomática y así un largo etcétera.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris