Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Marzo de 2011.

Excusas 'a luso'

20110301014321-jose-mourinho.jpg

¿A quién le ha empatado Mourinho? No, no se trata de una pregunta retórica, sino hecha con toda la mala leche del mundo, si ustedes me lo permiten. Este portugués ha aterrizado por segunda vez en España, pero ahora con más conchas que un galápago, para hacernos creer que a su equipo, el Real Madrid, le están haciendo una persecución ladina, soterrada, de carácter casi invisible. Los siete puntos de diferencia no se deben a haber perdido 5-0 en el clásico contra el Barcelona, el 1-0 en el Reino de Navarra, los 0-0 en Mallorca, Levante, Almería o La Coruña, sino a que le están poniendo los encuentros de tal manera que saben cuando le cogen más cansados a sus jugadores. Y encima el señor se queda tan ancho.

Entrar en un análisis sobre si el Real Madrid ha tenido más o menos días de descanso en determinados momentos del campeonato no deja de ser una excusa de mal pagador, sobre todo porque ese mismo argumento debía de haberse empleado desde el minuto 1, pero Mourinho ha preferido ir tirando de diferentes excusas hasta quedarse sin más argumentos que el del día en el que le ha tocado comparecer en el terreno de juego. Paupérrimo, deplorable, pero encima pone ese rictus de seriedad como si fuese una cuestión de estado.

Evidentemente, nadie le va a negar a Mourinho su palmarés como técnico. Ha ganado dos Champions, una Copa de la UEFA, varias ligas y otras tantas copas en Portugal, Inglaterra o Italia, pero no podemos esconder otro hecho trascendental, que casi todos sus entorchados se han basado en un juego cicatero, defensivo y con mucha dureza (dentro de los límites que permite el reglamento). En el país transalpino ese estilo tiene muchos adeptos y allí, en la escuadra del Inter de Milán, se sintió más que a gusto. Pero no todo el monte es orégano.

Y eso es lo que le ha pasado en España, que aquí lo del juego subterráneo vale para un Levante, un Hércules o un Osasuna que, por supuesto, optan a la eterna permanecia en Primera División, pero jugar al cerrojazo, al 1-0, a esperar a que sea el otro equipo el que falle no es digno de un club que aspira a lo máximo. Por eso, el Real Madrid se ha convertido en cierta medida en un equipo vulgar. Es segundo, sí, porque atesora una gran plantilla, pero en cambio no siempre se le saca el máximo partido. La pasada semana dos empates, en Europa y en La Coruña, porque, sinceramente, Mourinho sólo fue a por el partido en la segunda parte, pero cuando se sestea 45 minutos…a veces el esfuerzo masivo no llega siquiera para el aprobado, aunque bueno, el luso es especialista en echarle la culpa al empedrado de sus desdichas.

Ministerio de Improvisaciones. Gobierno de España

20110302011524-blanco.jpg

El Gobierno de España está perdiendo dinero con tantos ministerios. No, no sólo es un sarcasmo nocturno, sino que además responde a una verdad intangible. Al Ejecutivo de Zapatero le sobran prácticamente todos los departamentos y, en cambio, carece de la especialidad de la casa, el Ministerio de Improvisaciones, al frente del cual podrían estar dos candidatos idóneos, José Blanco, fomentando esas ocurrencias, y Miguel Sebastián, fabricando industrialmente los disparates que se le pasan por la cabeza al primero.

Si la Dirección General de Tráfico está forrándose a poner multas por los excesos de velocidad, a estos dos individuos también tendrían que tomarles la matrícula por la rapidez en pasar de una tontería a otra en cuestión de segundos. Blanco matiza que el ahorro de combustible por la reducción del límite de la velocidad, no será el 15% anunciado por Rubalcaba, sino que estará en una horquilla del 5-12% y lo remata con otro descuento Sebastián, que lo fija en un 3%. Y encima todos se quedan con la jeta más marmórea que el mineral de Macael.

El problema que tenemos con estos desahogados de la política es que sueltan una tras otra y encima se creen que están en posesión de la verdad. Por ejemplo, escuchar a José Blanco decir que esta decisión (la de reducir la velocidad) será buena porque se ahorrará en gasto energético, contribuirá a mejorar la mortalidad en la carretera y que, al fin y al cabo, no deja de ser una medida transitoria, supone algo más que una tomadura de pelo a nuestra inteligencia. Vamos a ver, si según usted sostiene vamos a gastarnos menos dinero en gasolina y encima reduciremos las muertes, ¿para qué demonios habla usted de medida transitoria? Es obvio que cuando no se tienen las ideas claras se sale al Consejo de Ministros y se suelta la primera patujada que se te viene a la cabeza.

Pero, como el nivel de tonterías es directamente proporcional a la ineptitud de estos elementos, el propio Blanco, en su intento de lograr la cuadratura del círculo, anunció también que procedería a una reducción de la iluminación en las carreteras, túneles y demás infraestructuras viarias. Eso sí, después de generar el lío verbal, ahora le echa la culpa al mensajero y dice que él nunca afirmó eso, sino que colocaría luminarias de bajo coste (las que le sobraron a Sebastián, le faltó decir).

Es evidente que estamos ante un Gobierno friqui, desnortado, incapaz de dar una a derechas y que sabe que está disputando los últimos minutos del partido. Lejos de replegarse, al menos para evitar una derrota aún más humillante, todos los acólitos del presidente se han lanzado al ataque, pero son tantos los huecos dejados en la retaguardia que no hay experto que pueda ya frenar las fugas de votos hacia otras opciones políticas.

Censura invisible (o no)

20110303004504-estudio-de-radio-370.jpg

Pongamos por caso que usted cuenta con una emisora de radio. Pongamos a su vez que esa misma estación no es de las grandes, sino más bien una empresa pequeñita, apañadita, pero que con una gestión eficiente está logrando penetrar en el mercado y año tras año sube en audiencia y, evidentemente, en cuñas publicitarias para poder mantener en nómina a una serie de empleados y que usted no tenga que ser el hombre orquesta. Imaginemos también que usted tiene todos los permisos reglamentarios, pasa las inspecciones pertinentes con nota y jamás ha recibido una sola queja por meterse en el espacio de otras radios o interferir espacios radioeléctricos que impidan determinadas operaciones aéreas.

Ahora, mis queridos lectores, sitúense en el siguiente escenario. Lleva ese director de la emisora alrededor de tres años emitiendo. Jamás, insisto, ha tenido quejas o sanciones administrativas, pero, por arte de birlibirloque, le llega una carta certificada en el que se le pide que, automáticamente, cese las emisiones porque puede ser que esté perjudicando el normal desarrollo de las operaciones de un aeropuerto cercano a la emisora y a la antena repetidora que sirve para difundir las ondas a importantes núcleos.

Usted comprueba que ese mismo ente administrativo ya mete el remo de inicio porque le sitúa sus equipos en una zona donde usted no los tiene, pero eso no es óbice para desoír o rebelarse contra el poder establecido. Le toca bajar la palanca y dejar la emisora uno, dos, tres y así hasta una semana ya sin poder llegar al núcleo más importante de oyentes que tiene, con la consiguiente brecha que eso supone en las cuentas de la empresa, puesto que los anunciantes, lógicamente, no son una ONG y empiezan a reclamar daños y perjuicios por no emitirse los anuncios que previamente han pagado.

Usted sabe que ha cumplido la ley a rajatabla, que no está actuando al margen de las normas establecidas, algo que otros del gremio se saltan a la torera, emitiendo ilegalmente o ocupando la frecuencia que a usted normativamente le corresponde. Sin embargo, a pesar de tener todas las pruebas a su favor, la Administración se empeña en actuar lentamente porque, esa es otra, a uno le hacen cesar su actividad, pero luego no tiene el burócrata la misma celeridad para realizar las comprobaciones pertinentes. Total, los encargados en detectar los fallos cobran del dinero de todos los contribuyentes, lo hagan rápido o tarden un decenio. Es igual.

Lo cierto es que, a día de hoy, existe una voz secuestrada, al menos en una parte del territorio y, aunque oficialmente te cuentan una milonga, los que tenemos un poco más de recorrido, sabemos por donde silban (nunca mejor dicho) las balas o los tiros. Sin embargo, tal y como cuenta la Biblia, igual a Goliath le vuelven a derribar de una pedrada monumental gracias a la maestría de David. Al tiempo.

Mou: Haciendo amigos

20110303192441-jose-mourinho-embajador.jpg

El club Haciendo amigos ha fichado como socio honorario y numerario al entrenador del Real Madrid, el ínclito José Mourinho, alias no tengo abuela ni falta que me hace. El técnico luso parecía haber llegado a la cima de las barbaridades cuando se descolgó con el absurdo argumento de la programación de los partidos, del calendario y de que si la tía Antonio fuma en pipa. Todos esos ¿argumentos? para ocultar la ineptitud de un cuadro merengue que se puede volver a ver superado por el Barcelona en todas las competiciones, especialmente en la Liga. The special one no deja de ser en España un subproducto tóxico, alguien que rápidamente ha cogido el acervo propio, echarle las culpas al sembrado, pero jamás asumir los errores propios.

Sin embargo, las quejas (o las verdades, según este semidiós del balompié) por los horarios de los encuentros se han convertido en una mera anécdota después de la rueda de prensa previa al encuentro contra el Málaga. El luso se despachó a gusto contra todo el que se moviese. A un periodista de Público lo trató de humillar y de despreciar hasta límites insospechados, pero con lo que nunca contó es que el compañero de las tareas informativas no iba a arredrarse tan fácilmente a las bravatas de un personaje chulesco, malencarado y hasta maleducado, puesto que él podrá saber mucho de fútbol (sobre todo defensivo, cerrojazo, conservar el 0-0 y esperar una contra para lograr un triunfo por la mínima), pero él no está para juzgar las cuestiones que le lance la prensa. Igual en Inglaterra o Italia le bailaban el agua y hasta en España cierto sector mediático. Pero todo tiene un límite.

Eso sí, cuando el ‘valiente’ de Mou (no confundir con el tabernero de los Simpsons) observa que su presa no se deja comer, entonces busca otros objetivos, por ejemplo los que no se pueden defender. Le dio hasta en el cielo de la boca a su antecesor en el banquillo, a Pellegrini, por decir únicamente éste que había conseguido un récord de puntos con el Real Madrid en el campeonato liguero. Los hechos así lo demuestran, aunque lo malo para el chileno es que hubo un equipo, el Barcelona, que estaba intratable. Pese a todo, comparando solamente la competición regular, el Madrid de Pellegrini tenía un punto más que el de Mourinho y encima era líder. Estaba eliminado de la Copa del Rey tras el espanto del alcorconazo y también fuera de Europa con el Olimpyque de Lyon, algo que el actual entrenador ha conseguido enderezar metiéndose en la final copera y teniendo medio muerto a los franceses, pero el caso es que toca rematar la faena.

El caso es que Mou se lanzó a la yugular de Pellegrini cuando le preguntaron si temía que calcase la pretérita temporada, es decir quedarse a cero en el cómputo de entorchados. La respuesta del portugués no sólo fue insolente, sino que ha provocado que en Málaga no le vayan a hacer, precisamente, hijo predilecto. Afirmó sin asomo de reflexión que el no teme calcar la misma campaña porque, a diferencia del chileno, a él no le va a tocar ir a entrenar al Málaga, sino que tendrá abiertas de par en par las puertas de los grandes clubes de Inglaterra e Italia, por poner dos ejemplos.

Como señalaba Juan Antonio Alcalá en El Partido de las 12, en Cope, toda esta deriva lenguaraz del luso viene desde que se le negase el permiso para ir a entrenar a Portugal durante dos partidos de la fase de clasificación para la Eurocopa. Mou se ha hecho peligrosamente con el control de la entidad blanca, ha roto cualquier libro de estilo, con la caballerosidad que caracterizaba a la entidad de Chamartín y el presidente, Florentino Pérez, ya no sabe como detener al ‘monstruo’ que ha ido creciendo en el banquillo. Lo que es seguro a estas alturas es que a Mou no lo elegirán jamás embajador de buena voluntad de las Naciones Unidas ni mediador en el conflicto entre Israel y Palestina. Las razones son obvias.

Franquismo sociata

20110304192428-miguel-sebastian.jpg

Una de Franco, pero 36 años después. Lo del ministro de las ocurrencias industriales, turísticas y comerciales, Miguel Sebastián, tiene visos de verdadera gravedad. Ahora, pásmense ustedes, la imagen de España en el exterior la encarnará el Real Madrid. Así como lo leen. Lo que le criticaban, dicho sea con todos los respetos, a Paquito El Chocolatero, Paquito El Garbancero o Paquito Pantanos, el hacer del cuadro merengue el reflejo de nuestro país por donde quiera que fuera la entidad que presidía Santiago Bernabéu, ahora llegan el partido de los pijoprogres y escoge a un solo club como pegatina promocional de nuestra nación. ¡Tócate los pies!

Pero, señores míos, ¿dónde vamos a ir a parar? Dice el señor de las ocurrencias chorras que también se intentó el mismo acuerdo con el Fútbol Club Barcelona, pero que al final fue imposible llegar a un acuerdo con Laporta, lógico por otra parte cuando estamos hablando de un secesionista de tomo y lomo. Pero vamos, que me parece igual de indigno que la imagen de España esté representada por el Real Madrid y/o el Barcelona porque, entre otras razones, no sólo de fútbol vive el turismo y, ya puestos, quien realmente nos representaría con todos los argumentos del mundo sería la Selección Española, que para eso acaba de alzarse con su primer Mundial. Pero, claro, eso es complicado hacérselo entender a Sebastián.

Lo triste del caso es que mal vamos, turísticamente hablando, si quienes tienen que hacer la promoción de España son Casillas, Sergio Ramos, Cristiano Ronaldo o Xabi Alonso. Tenemos gran diversidad cultural, símbolos que se venden solos y que son ampliamente reconocidos por cualquier extranjero con un mínimo de cultura. Desde el Teide, a la Alhambra, pasando por el Toledo de las tres culturas, la gran Barcelona cosmopolita, una Castilla y León plena de historia o nuestra rica gastronomía de cualquiera de las diecisiete autonomías. La variedad de aspectos que tenemos para enganchar y para atraer a los visitantes son infinitos y no hace falta gastarse las perras en campañas absurdas y menos representadas por un club privado porque, que yo sepa, el Real Madrid no es el equipo del Gobierno (¿o habrá que empezar a pensar que si rascamos un poco les sale franquismo por los poros?).

España tiene valor en sí misma y no precisa de inventos cocinados al amparo de la improvisación. Pero, evidentemente, no podemos esperar mucho de un ministro al que se le ocurren cosas como potenciar la marca España y, en cambio ‘regalarnos’ bombillas de bajo coste hechas por los chinos o que, para evitar poner el aire acondicionado en las oficinas de los ejecutivos, estos se aflojen el nudo de las corbatas. Así nos va y menos mal que ahora la velocidad se reduce en 10 kilómetros, porque si no íbamos a llegar a la deriva mucho antes de lo que imaginábamos. Sólo les ha faltado recuperar la imagen de Alfredo Landa en aquella genial serie, Lleno, por favor, donde encarnaba a ese franquista tan entrañable que sólo creía en Dios, en Franco y en Don Santiago Bernabéu.

Blanco: La ineptitud nevada

20110305185144-ministrofomentojoseblanco2.jpg

El Gobierno de las improvisaciones es incapaz de dotarse de los medios suficientes para evitar que el viernes en la tarde, una de las principales vías de acceso a Madrid, la A-6, conocida tradicionalmente como la carretera de La Coruña, sufriese uno de los mayores atascos conocidos por mor de una nevada que, pásmense ustedes, llevaba tres días anunciada por los meteorólogos. Pero así funciona el Ejecutivo. Es capaz de tener preparadas las pegatinas del todo a 110 (kilómetros a la hora, claro), pero no tiene la previsión logística de poner las máquinas quitanieves o llenar la vía de sal para evitar, precisamente, el caos que se generó por espacio de horas.

El Ministerio de Fomento, competente en este aspecto, afirma lacónicamente que no pudo actuar ante la rapidez con la que se produjo el hecho. Pero, vamos a ver, ¿de qué celeridad habla usted si este fenómeno climatológico estaba ya anunciado? Es de risa lo de este departamento, con Pepiño ‘combustibles’ Blanco a la cabeza. Una vez más, y no será la última, a esta área del Ejecutivo de Zapatero la han cogido en ropa interior o directamente sin ella.

Hace varias décadas, cuando los medios de comunicación eran los que eran, dos mal contados y todos controlados por el mismo, posiblemente podíamos hacer pasar desapercibido un incidente de estas características. Total, ¿quién se iba a enteras? Sin embargo, no sólo es que hoy existan más plataformas mediáticas (aunque ZP quisiera tenerlas también todas en su puño), sino que los propios ciudadanos, con esos teléfonos de ultimísima generación, con Ipads y cacharros similares pueden hacer llegar hasta el último rincón del planeta (y hasta La Luna si me apuran) el acontecimiento que están viviendo o padeciendo en esos mismos momentos y en cuestión de milésimas de segundo.

La imagen de que debemos dar de cara al exterior puede tener muchos calificativos y ninguno de ellos positivo (échenle hilo a la cometa y salen unas decenas de ellos). Solamente me pongo en la piel de un estadounidense que resida en Chicago o en el estado de Illinois. Allí están habituados a temperaturas invernales de no sé cuantísimos grados bajo cero, a nevadas para aburrir al mismísimo Papá Noel y su corte de renos. Sólo sufren colapsos cuando la situación ya se pone imposible, con varios metros de espesor.

Aquí, en cambio, bastan dos copos de nieve para que se organice la de San Quintín, algo lógico además porque, dicho sea de paso, entre la inutilidad de Fomento, y las campañas de la Dirección General del Peatón (el último anuncio radiofónico es para tirar cohetes) aquí no hay quien vele por los derechos del conductor. Sólo interesa recaudar, recaudar y recaudar. Eso sí, Blanco aún no ha llegado al absurdo de Maleni (Barajas es muy grande y eso pasa porque los ciudadanos quieren salir en vacaciones), pero todo se andará (nunca mejor dicho y a no más de 110 por hora).

¡Anda ya!

20110306134601-rubalcaba-y-pere-navarro-2d.jpg

Con los socialistas en el poder, todo cambia en España, además, por regla general a peor. Los siete años de Zapatero en la Moncloa han sido un ejemplo de contradicciones y de chapuzas que cada vez se han ido superando a sí mismas. La fonoteca, la videoteca y la hemeroteca ponen de relieve que cada vez que ZP abre la boca para anunciar algo, sucede justamente todo lo contrario. El presidente que jamás tocaría un solo derecho social, se ha convertido en el terminator de los más desfavorecidos. Ni cheque bebé, ni prestaciones, congelación de pensiones, recortes a las nóminas de los funcionarios, prohibiciones por doquier. Y aún así este elemento sigue tan pacho en su sillón, como si no costara y la verdad es que nos cuesta bastante…dinero y sufrimiento a los españoles.

Precisamente, una de las cosas que funcionaba en este país aún llamado España era la Dirección General de Tráfico. Un ente, dependiente del Ministerio del Interior, que iba como la seda hasta que llegó este Ejecutivo sociata y pusieron como máximo responsable a un sujeto abyecto que responde al nombre de Pere Navarro. La intención de este individuo ha sido, es y será (mientras le dejen) fastidiar por activa y por pasiva a los conductores. Aquí, sacarte el carné es sinónimo de convertirte en sospechoso habitual y como se te ocurra comprarte un coche, para qué te cuento. Ya estás a la altura de un talibán o del mismísimo Osama Bin Laden.

Este Gobierno de las libertades…restringidas, no hace otra cosa que tutelarnos día tras día y noche tras noche. Cualquier día nos salen con el mensaje infantil de “Esto no se hace, esto no se dice, esto no se coge”. Estos señores se creen que somos bobos, que no estamos instruidos y que tenemos que ir cogidos de la manita. Todo lo relacionado con el automóvil es digno de ejemplo. Primero nos machacan vía estadísticas con el carné por puntos, después meten radares a punta pala y, sobre la marcha, retuercen la legislación para prohibir los aparatos que detectan esos controles y, ya de cachondeo, te dicen aquello de “No podemos conducir por ti”.

Ahora, transitoriamente, te cambian las señales de 120 a 110 kilómetros por horas, se dejan un cuarto de millón de euros en las pegatinas que, según ellos mismos reconocen, en julio ya puede ser que no tengan vigencia, casi te prohíben que saques el coche a ni ser que haga un día resplandeciente y, como el cachondeo con el contribuyente no es suficiente, ahora los nuevos anuncios de la Dirección General de Tráfico apuestan por el uso de la bicicleta o, directamente, que te procures un buen calzado y a caminar al trabajo se ha dicho. ¡¡¡Ole!!!

Desde luego, que la DGT se ponga ahora a decirle a los ciudadanos que tienen que ir andando a sus puestos de trabajo resulta, en el mejor de los casos, una broma de mal gusto. ¿Para eso necesitamos que siga un ente de estas características? Mejor haríamos en reconvertirlo y llamarlo la DGP, la Dirección General del Peatón. Al menos nos ahorraríamos las multas y las campañas absurdas que en los últimos años han puesto en marcha, spots que, por otra parte, luego este sujeto, Navarro, se ha saltado a la torera y encima reconociendo en entrevistas que él, ahora mismo, desconoce normas del código de la circulación. De risa.

El País del pensamiento único

20110307143519-elpais.jpg

El periódico independiente de la mañana, El País, se descuelga una vez más contra las voces discrepantes del pensamiento único que los televidentes pueden encontrar en la Televisión Digital Terrestre. Al periódico del Grupo Prisa le resulta poco menos que intolerable que existan medios como Intereconomía o Veo7, a los que califica al estilo de José Blanco, es decir de friquis.

Hay un nerviosismo exacerbado en el rotativo y que se hace extensible a todo el grupo mediático prisaico. Saben que, a tenor de las encuestas, el signo político en España está a pocos meses de cambiar. Que a Zapatero le quedan dos telediarios (pero bien cocinados y de autobombo) eso es algo que lo sabe hasta un recién nacido, pero en la zurda no se resignan a ese tránsito hacia posiciones más conservadoras y lanzan sus últimos ataques para intentar hacer algo más que unos rasguños superficiales.

No fueron pocos los que pensaron que el ministro de Industria, Miguel Sebastián, iba a echar el candado a Intereconomía. Creo que es escuchar el maullido de El Gato al Agua y los pelos se le ponen a más de progresista como escarpias. Ver a Xavier Horcajo, Antonio Jiménez o Javier Algarra les produce peores y más destructivos efectos que a Drácula la luz del sol o la visión de un crucifijo (aunque este símbolo también está generando jaquecas a más de un sociata que ahora se inventa lo de que somos un país laico).

Por eso, no sólo la bilis que destila El País se limita a atacar las televisiones de TDT no afectas al régimen, sino que de paso que le zurra a la piñata le da también al ministro de Industria por haber permitido tamaño desliz, que no es otro sino que pueda haber diversidad de opiniones y que luego sea el consumidor el que decida comprar los discursos de Intereconomía, los Telediarios de la Primera o las soplapolleces de Belén Esteban y demás fauna paleozoica que rumia en Telecinco.

El aspecto positivo para esas cadenas que no tienen que seguir la voz del amo de la Moncloa es que ya no existe un Jesús de Polanco que pueda colgarse del Felipe González o Zapatero de turno para forzar a una expropiación (encubierta de compra legal) de aquellos medios que no se adaptan al menú informativo único. Antena 3 tuvo la desgracia de caer en manos de estos pillos, con la connivencia del reconvertido Mario Conde, todo hay que decirlo. Lo cierto fue que el canal privado que daba al Gobierno de Míster X por la izquierda, por la derecha y por el centro acabó en las manos de Prisa y con la libertad hecha trizas, aunque años después la Justicia (¡¡¡qué lenta!!!) dictaminase que el mangoneo había sido ilegal…como todos los robos, claro está.

Vividores (¿o bebedores?) blanquiazules

20110308171202-cdtenerife-golfos.jpg

Sergio Aragoneses; Juanlu Hens, Pablo Sicilia, Ezequiel Luna, Beranger; Antonio Hidalgo, Kitoko; Natalio, Julio Álvarez, Dubarbier y Nino. También jugaron Omar, Kome e Igor. Estos 14 futbolistas de la plantilla del CD Tenerife están en el ojo de huracán ante la más que hipotética salida nocturna los pasados viernes 4 y sábado 5 de marzo al Carnaval chicharrero. La denuncia, aunque sin dar nombres, la hizo en Radio Club Tenerife el ex futbolista Juan Carlos Hernández, El Gomero, quien literalmente destacó que varios jugadores alineados con Tapia para el partido frente al Barcelona B debían haber sido excluidos de la convocatoria directamente por un acto de indisciplina.

Lo cierto es que el mensaje lanzado por Hernández fue inmediatamente corroborado por otros oyentes que, rápidamente, se pusieron en contacto con la emisora para respaldar esta acusación. Lo curioso del caso es que todo el mundo en la isla conoce estos hechos y otros similares, pero los dirigentes del Club Deportivo Tenerife pasan olímpicamente de todo, como si en la entidad fuesen inmunes a estos comentarios.

Las palabras de Juan Carlos Hernández encierran, además, un hecho más grave puesto que se da a entender que no solamente bajaron a la fiesta, sino que alguno subió más perjudicado de lo que ya había bajado a la zona del cuadrilátero carnavalero. Independientemente del resultado del lunes, lo que sí es verdad es que la irresponsabilidad campa a sus anchas en el vestuario y en el Callejón del Combate. Es La casa de los líos rediviva, pero ni Miguel Concepción es Arturo Fernández, ni tampoco creo que esté para canear a nadie, haciendo bueno el apelativo de Pachorra Man.

De todas maneras, tampoco hay que escandalizarse en demasía por un episodio más de juerga nocturna. Si es que en la historia contemporánea del CD Tenerife las deserciones en las concentraciones eran moneda de uso común. Cuando el poder del malogrado Javier Pérez y Pérez llegaba a todas las redacciones de Tenerife, no había voz que se levantase en contra de las correrías de Ojeda y el clan argentino del once blanquiazul. Las trompadas del guardamete en El Granero eran de órdago a la grande, pero entonces el pacto entre medios de comunicación y club era el de mantener un más que sospechoso silencio. Era la época de vinos y rosas, de viajar por Europa y era necesario estar a bien con ‘Perezone’, no fuera a ser que te quedases sin respaldo del club cuando hubiese que hacer coberturas en Alemania, Francia, Dinamarca o Italia.

Por supuesto, superada la era del miedo a informar, ahora estos hechos no se tapan. También es verdad que la expansión de la multimedia nos permite que lleguen hasta nuestro teléfono fotos incalculables de la juerga del Natalio de turno o las bravuconadas de Kome y eso hace también que las radios, las televisiones o los periódicos no puedan ocultar los hechos. De todas maneras, hubiese estado ideal que Hernández diese nombre por nombre la identidad de los insurrectos blanquiazules, de esta panda de holgazanes, caraduras y vividores que merecerían llevar por patrocinador en su camiseta a Ron Cocal, Cerveza Dorada o Vino Tenderete (ideal para sobrellevar a un Tenerife en Segunda B).

Parásito mutante

20110309231530-ignaciogonzalez-ccn-cc.jpg

Quienes tenemos la fortuna de seguir día a día la política (da igual el ámbito, nacional o local), nos topamos con personajes variopintos, gentes que llevan la cabeza encima de los hombros, pero que perfectamente podían llevar un melón, una calabaza o una sandía en lugar de esa cosa redonda con ojos, nariz, orejas y cerebro. Bueno, lo único que sí llevarían incorporado es la boca y si ésta no la tuvieran, se la pintarían. El caso es que no conozco a político alguno que se precie que no suelte por la cavidad bucal una sarta de sandeces de las que, curiosamente, suele arrepentirse (las menos veces) o sufre un repentino ataque de amnesia y cuales Steve Urkel preguntan ¿lo he dicho yo?

Evidentemente, cada cual en su especie tiene lo que se dice vulgarmente lo suyo, pero en este caso me quiero referir a un político en concreto que pulula por nuestra fauna canaria y que responde al nombre de Ignacio González Santiago, líder hasta ahora del Centro Canario Nacionalista, que pasa a abrazar las tesis de Paulino Rivero, al que, curiosamente, no hace muchos meses que denostaba, al igual que todo lo que representaba Coalición Canaria.

Sin embargo, poco o nada me sorprende del señor González, una persona acostumbrada al travestismo político. Se marchó del Partido Popular porque no le dejaron mangonear a su antojo, intentó imponer su criterio y en Génova le dieron el pasaporte. Después se arrimó a CC, pero de allí salió echando muchas más pestes, que si con Paulino Rivero era imposible entenderse, que así era imposible la unificación del nacionalismo y un largo etcétera de acusaciones que, a la vista de los hechos, tiene que comerse con papas.

Y es que Ignacio González ve con temor, bastante fundado por cierto, que estas elecciones vienen bipolarizadas por el duelo PP-PSOE, que los partidos pequeños tienen poco o nada que rascar y, en este supuesto, Coalición Canaria, sabedora de que no puede perder un solo voto del llamado nacionalismo se cuelga de González, al que no le importa llevar tal compañía, desertor de la tiza incluido (que es así como una vez denominó a Rivero Baute), con tal de conseguir el echadero en el Parlamento de Canarias.

Ahora la unidad del nacionalismo con CC es el invento del siglo, oye, pero le recomendaría fervientemente a mis lectores que busque en Google el ejemplar de La Opinión del 21 de agosto de 2010 y lean el artículo que Ignacio González publicaba sobre el  nuevo nacionalismo y un pacto con Nueva Canarias donde sacarían, según sus cálculos, hasta 12 diputados, lo que motivaría que CC quedase fuera del juego gubernamental. De todas maneras, conociendo también al otro personaje, Román Rodríguez, no es de extrañar que también el líder de Nueva Canarias se hubiese aprestado al apuñalamiento por la espalda. Hoy es nacionalista, mañana comunista y pasado progresista.

Este es el nivel que tenemos en esta bendita tierra canaria, feriantes, vendedores de crecepelo, charlatanes sin ideas conexas que cada cuatro años depuran su verborrea para engañar a los ciudadanos. Evidentemente, no voy a decir que no se pueda evolucionar, nada más lejos de la realidad, pero lo cierto es que en el caso del señor González sus cambios de ideas son sospechosamente cíclicos. Cada cuatro años cambia el discurso a conveniencia. Hoy es el más ferviente admirador de las prospecciones de petróleo, mañana se pone el traje de ecologista nacionalista y es capaz de montarse en un barco de Greenpace para evitar que se monte una plataforma petrolífera. En fin, en ustedes está respaldar a esta especie parasitaria, a un jeta y un aprovechado de la política y de los votos que ustedes depositen en las urnas.

Tranquilo majete

20110310182005-parot3.jpg

Hace casi 20 años, el grupo Celtas Cortos cantaba a voz en grito el ‘Tranquilo majete’, una crítica ácida de lo mal que estaba la sociedad española y el mundo en líneas generales. Pues bien, en dos décadas no sólo es que esa canción no haya perdido vigencia, sino que se ha quedado corta para definir el período que estamos sufriendo los españoles.

Por eso, con permiso (o sin él) de la Sociedad General de Autores, la SGAE, me he permitido el lujo de hacer unos someros retoques para adaptarla a la actualidad. Busque, oigan y comparen. No hallarán muchas diferencias, pero las que encuentren son mucho más dolorosas (paro, aborto, analfabetismo funcional) y todo gracias al inepto que vive desde hace siete años en la Moncloa. Pero nada, colega, tú, tranquilo en tu sillón.

Si en la tierra de los sociatas
a hostia limpia está el mogollón.
Si en Ferraz huyen como ratas
como ves en televisión.
Si en España el aumento de paro
ya va por el quinto millón.
Y si el campo se va a la mierda

y el poder huele a corrupción.
Tranquilo, no te pongas nervioso, tranquilo.
Tranquilo, ZP, en tu sillón.
Tranquilo, ZP, en tu sillón.

Si hoy Rubalcaba es un primo hermano
que hace muy dudosa la sucesión.
Si las misiones humanitarias acaban con todos
y es delito la religión.
Si en Cataluña matan
a los castellano hablantes sin compasión.
Si los bebés estiran la pata

y si aumentan las clínicas anticoncepción. 

Tranquilo, no te pongas nervioso, tranquilo.
Tranquilo, ZP, en tu sillón.
Tranquilo, ZP, en tu sillón.

Si estudiar vale para poco
al buscar tu colocación.
Si los bares los cierran pronto
porque hay que ser europeos.
Si para alquilar una casa
tienes que empeñar un riñón.
Si no hay parques ni carril-bici
y sólo hay contaminación.

Tranquilo, no te pongas nervioso, tranquilo.
Tranquilo, ZP, en tu sillón.
Tranquilo, ZP, en tu sillón.

11/03/2011 23:18 Juan Antonio Alonso Velarde Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

¿Por qué no quieren investigar?

20110311233730-11-m-ocultacion-tedax.jpg

¿Qué miedo tiene la señora Pilar Manjón a que se investiguen los nuevos indicios relacionados con la mayor masacre terrorista que ha conocido la historia de España? ¿Por qué esta representante de sí misma (porque no tiene siquiera la categoría de poder representar siquiera a los vecinos de planta de su comunidad) alza el cuello para expresar a gritos que dejen ya a los muertos en paz? ¿Por qué este personaje se cree el ombligo del mundo y no respeta las ansias de otras familias que desean conocer la verdad y nada más que la verdad? ¿Quién está o estaba detrás de la señora Manjón? ¿Tal vez fue el parapeto utilizado hábilmente por la propaganda pijaprogre y titiriceja mientras había una causa que juzgar y después fue desechada cual residuo orgánico?

Son muchas las cuestiones que subyacen en el séptimo aniversario de la matanza de Madrid, donde 192 personas vieron truncadas sus vidas por la acción de unos asesinos (lo de que si fue o no fue la ETA me da exactamente igual, son unos terroristas que no entienden de otra cosa que no sea activar unos explosivos) que, a día de hoy, no son todos los que están entalegados. Hubo cómplices necesarios, tontos útiles que sirvieran a la causa de algún que otro sanguinario que está riéndose a mandíbula batiente viendo como cuatro pringados han sido los que han ido a parar a la celda.

Independientemente de las teorías de la conspiración, aún no sabemos, según la sentencia del 11-M, quiénes fueron los autores intelectuales de esta masacre en la capital de España. Cuatro moritos (dicho sea sin ningún sesgo racista) y dos aldeanos asturianos (también expresado con todo el respeto) no tienen ni por asomo la capacidad organizativa suficiente para montar el mayor atentado que ha conocido nuestro país en toda su vida. No es creíble, lo diga Gómez Bermúdez o el Santo Padre.

Por eso, choca bastante ver al Gobierno de España, al Rubalcaba de turno, ponerse de los nervios cada vez que sale una pequeña prueba, un mínimo indicio, por nimio que parezca, que pudiera motivar la reapertura de las investigaciones y de que, finalmente, tuviese lugar otro juicio. Es que, señores míos, no lo entiendo ni creo que tampoco nadie con dos neuronas de frente. Si tenemos la ocasión de poder tener sobre la mesa todos los cabos que ahora están sueltos, al contrario de lo que piensa (o le hacen pensar) a Manjón, no me resigno a quedarme con la versión oficial.

Qué mejor ocasión que ésta, ahora que han surgido nuevas pistas, que enterarnos de todos los aspectos que han rodeado a la matanza más grave que ha habido en España. Lo que pasa es que estamos rodeados de personajes (y personajas) abyectos, que piensan que la vida de sus hijos valía más que la de los demás, amén, por supuesto, de dejarse comprar por un encantador de serpientes que es capaz de saltarse la ley, incluso, con su propia empleada del hogar.

Si hubiera pasado en España...

20110313014547-tsunami.jpg

¿Estaríamos preparados en España para poder afrontar una rebelión de la naturaleza como la que está sufriendo Japón? ¿Cuál sería la respuesta de nuestras autoridades ante un terremoto de prácticamente nueve grados en la escala de Ritcher y un posterior tsunami que han provocado, amén de varios centenares de muertos y miles de desaparecidos, fugas radioactivas en centrales nucleares? Aquí tendemos a reírnos (entiéndase la ironía) de cómo otros países más avanzados se las ven y se las desean para sacar adelante a la población ante una crisis de la naturaleza.

Poco más de un lustro habrá pasado desde el Katrina, que asoló a buena parte del centro de los Estados Unidos, y en nuestro santo país tenías que escuchar a supuestos expertos sobre lo mal que George Bush había gestionado todas las operaciones. Lo calificaron de inútil hacia arriba. Claro, es que en España las cosas se hacen que no veas…pero de mal a peor, por supuesto.

No nos tenemos que remontar mucho en el tiempo. Vayamos simplemente al fin de semana pasado. Autopista A-6, La Coruña-Madrid, fuertes nevadas en la Comunidad de Madrid y un atasco kilométrico y retenciones de varias horas entre los puntos 22 y 36. Conductores completamente atrapados y un sistema operativo de máquinas quitanieves que no dio avío, entre otras cosas porque, a pesar de estar avisado por los partes del tiempo, nadie del Gobierno, del Ministerio de Fomento concretamente, movió un solo dedo. Igual pensaban que el problema se solucionaría solo.

Año 2005, Canarias y Cataluña. Las Islas, pese a estar prevenidas de la llegada de los restos de la tormenta tropical Delta, sufren la ineptitud de sus autoridades y varios núcleos de Tenerife, el lugar más afectado por el fenómeno meteorológico, se quedan sin luz por espacio de más de una semana. Por su parte, en la comunidad catalana, exactamente en Barcelona, las obras de la ampliación de la red de Metro y del AVE se cargan parte del barrio del Carmel, así como provocar daños estructurales al monumento de La Sagrada Familia. Muchos estudios, muchas prospecciones, muchos planos, pero cero protocolos de evacuación.

Deseando que las autoridades japonesas puedan restablecer, con la inestimable colaboración de la comunidad internacional, el desastre que se ha cernido sobre su próspera nación, hoy tenemos que reconocer que en España, simplemente con la cuarta parte del mal que se ha cebado con los nipones hoy seríamos ya pura historia. Si cuatro copos de nieve, unos vientos o unas prospecciones perfectamente planificadas pueden provocar retenciones de horas, dejar sin luz a decenas de miles de familias durante varios días o cargarse sin mayor miramiento viviendas y negocios, ¿qué podemos esperar frente a una catástrofe de tamañas dimensiones como la vivida en Japón? La respuesta sólo hay que imaginarla. Mejor no la cristalicemos.

Bodrios no subvencionados

20110313185921-segura.jpg

No he ido a verla y dudo bastante que vaya a acudir a las salas de cine a visionarla, pero si algo he de alabar de Santiago Segura es su independencia con relación al clan de los titiricejas a la hora de producir sus películas. No se trata de un director de cine subvencionado ni apesebrado. Reconoce que sus producciones son más bien rancias, sin fuste, sin argumento, que cada vez se decanta más por los cameos. La gente, pese a la mala publicidad que el propio autor hace, va a verla al cine, se echa unas risas y luego cae en la cuenta de que se ha tragado un bodrio de hora y media, pero bueno, al menos lo ha hecho consciente de que no lo ha hecho forzada, sino por propia voluntad.

Normalmente, acudir al cine a ver una producción de Santiago Segura es como cuando uno acude al campo del Vicente Calderón, sabe que el Atlético de Madrid puede pegar un petardazo, que es lo que tradicionalmente suele ocurrir, pero no va a estar un minuto quieto en su asiento.

Torrente 4 será una de las cintas que en las dos próximas semanas estará en el top ten de las más vistas en España, dejando claro que nuestro gusto cinematográfico no ha evolucionado mucho más allá de aquellas películas del dúo Esteso y Pajares. Tramas sencillas, argumentos inexistentes, desfiles de famosos, desnudos y, sobre todo, mucho vocabulario soez. Lo que sucede, insisto, es que al menos no están subvencionadas. Santiago Segura, eso le honra, nada tiene que ver que el clan titiriceja ni tiene necesidad de hacer el moñas como Concha Velasco, Miguel Bosé, Joan Manuel Serrat, Víctor Manuel y Ana Belén o Pedro Almodóvar. Más que el símbolo de la ceja, parece el signo de la caja…de caudales, o me subvencionas o te quedas sin poltrona.

Lo que sí tengo claro es que películas del clan de la subvención las va a ir ver quien yo me sé. Con mi dinero estos señores no se van a hacer ricos, ni mucho menos. Un tipejo como Pedro Almodóvar, capaz de decir en público que el Partido Popular quería haber perpetrado un golpe de Estado tras los atentados del 11 de marzo de 2004, no es digno de que siga pululando por la vida sin haberse arrepentido de ello.

Es más, cree que aquello le permitió tener un cheque en blanco y vitalicio con el Ministerio de Cultura y poco después comprobó como siendo una de sus últimas producciones galardonadas en todos los certámenes internacionales, Hollywood incluido, se quedó sin el Premio Goya. Y es que la cultura cinematográfica de España, desde hace algunos años, funciona sólo a base de amiguismos y del culto al inquilino de la Moncloa. El que rechiste…palo y si no que se lo digan a Álex de la Iglesia.

Tonterías espolvoreadas

20110314153248-pedrocastro.jpg

El alcalde de Getafe, el socialista Pedro Castro, ha vuelto a armarla con una de sus supuestamente ocurrentes e ingeniosas frases. Después de que si todavía había tontos de los cojones que votaban al PP, ahora al regidor no se la ha pasado mejor cosa por la cabeza que afirmar que “el polvo, como bien sabéis, es cosa de un hombre con una mujer”. La sentencia, en sí, no tendría mayor trascendencia si lo descontextualizásemos de lo que ha venido siendo tradicionalmente la política de igualdad de los socialistas, muy tiquismiquis a la hora de medir sus expresiones, no fuera ser que alguien se pueda sentir ofendido por cuestión de sexo, religión, raza, etcétera.

Y es que, curiosamente, en el seno de los pijoprogres, en el reino de Pedro Zerolo, al que su marido le provoca orgasmos físicos y Zapatero orgasmos democráticos, se descuelga el graciosote de Castro con la ‘bromita’ de que los polvos son sólo entre un hombre con una mujer…para luego remachar que son los de las cortinas, así que no sé bien a qué demontres se refiere este alcalde lenguaraz.

Es que, ya puestos, aún no sé a qué vino soltar esta bobada en medio del homenaje que tradicionalmente se le da a los castellanoleoneses residentes en Getafe. Un evento sencillo, sin, entiendo yo, sesgo político, acaba derivando en frases picantonas, en barbaridades lingüísticas que nada tienen que ver con el acto en sí. Una payasada más de un edil acostumbrado a estar en boca de todos porque, sin querer ofender a los habitantes de esta ciudad madrileña, posiblemente Castro no pasase por ser más que el alcalde de un municipio llamado menor, totalmente parapetado y anulado por la dinámica que ejerce Madrid capital. Su único recurso para salir en los papeles es, precisamente, ese, el de dar la nota al precio que sea

Esperemos que ahora salga alguien de su partido, especialmente las ‘señoritas de la igualdad’, ya sea de género, de sexo o de tonterías diversas, a enmendarle la plana al regidor de Getafe. Me imagino que Pedro Zerolo habrá puesto el grito en el cielo y habrá exclamado a voz en cuello: “¿Cómo es eso de que los polvos sólo son entre un hombre y una mujer? Pues a mí, mi marido me pega unos que para qué”.

Ahora, a mí me da la sensación de que el señor Castro tiene un problema de impotencia o de trama sexual severo, porque primero la cogió con los cojones y ahora con los polvos. Pues nada, que se vaya a un sexólogo (o sexóloga) y que se lo haga mirar. Igual su carencia tiene cura y sólo a cambio de tomarse unos sobres…en polvo.

Los pájaros contra las escopetas

20110316004227-otegi.jpg

Los pájaros disparando contra las escopetas. De otra manera, amigos lectores, no se me ocurre definir el chusco episodio por el cual a un alcalde, en este caso el de Puerto Real, tiene que pagar más de 6.000 euros por llamar crápula al Rey y, en cambio, el brazo político de los etarras, Arnaldo Otegi, recibirá una cuantiosa indemnización de 20.000 euracos porque, según el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, España le coartó su legítimo derecho a la libertad de expresión cuando le acusaron de haber injuriado a Don Juan Carlos por llamarle “responsable de los torturadores”.

Es decir, José Antonio Barroso (IU) fue condenado a una multa de 6.480 euros por, según dictaminó la Audiencia Nacional llamar al Monarca "corrupto", "hijo de crápula" y "deleznable" además de hacer referencia a sus costumbres sexuales y a su supuesta "vinculación etílica", entre otras expresiones, puesto que superaban "la crítica política" y caen en el "insulto personal" y que eran “innecesarias” para defender los argumentos que el edil exponía. Sin embargo, llamar torturador al Rey no sólo sale gratis, sino que encima te pagan 20.000 euros si el Estado te calla la boca.

Esto, dicho sea con todos los respetos, es como si además de puta, pones la cama y encima no sólo el cliente se echa un polvo gratis, sino que además se lleva 100 euros por la patilla. No tengo otra definición para esbozar lo que ha sucedido en el caso de Arnaldo Otegi, aunque lamentablemente estamos asistiendo a precedentes sumamente peligrosos donde, qué curioso, hay un cierto miedo judicial a grupúsculos independentistas y sólo se hace cumplir las leyes a quienes no va a ir con la goma 2 o el cóctel molotov en la mano.

Aún está fresco en mi memoria la estampa de aquellos muchachotes, muy valientes ellos, que quemaron banderas de España y la imagen de Don Juan Carlos. Un delito perfectamente tipificado que acabó, pásmense ustedes, con la absolución de los autores que, encima, se permitieron el lujo de presentarse en el juicio con una camiseta que llevaba un lema en catalán perfectamente traducible al castellano: “Yo también quemo la Corona”.

Dicen que estamos en un Estado de derecho, pero cuando observo estas diferencias de trato en los juzgados, ya sea a nivel de una nación o de la UE, me da pie a pensar que tienes que ser un violento para poder escabullirte de la pena a la que te has hecho acreedor. Aquí el asesino de 25 personas, De Juana Chaos, pasea tranquilamente por Irlanda y por San Sebastián y, por ejemplo, un pobre desgraciado con necesidad de llevarse dos barras de pan puede pasar tres años en el talego por apropiación indebida.

Si esta es la Justicia en la que tengo que creer, directamente abdico de mis creencias y me hago un perfecto ateo, al menos desde la perspectiva judicial.

Los 'sinpa' carnavaleros

20110316183224-tranviadetenerife.jpg

De coña. Les reproduzco literalmente varios pasajes de la información que la compañera Eloísa Reverón publica en La Opinión de Tenerife sobre las personas que han viajado de gorra en el tranvía durante los pasados carnavales. Puede parecer una broma más propia del 28 de diciembre, día de los inocentes, pero no. Es una verdad como una casa. Eso sí, en días normales, rara es la vez que no se encuentra uno con los revisores de turno en el tranvía, ¿será para intentar recuperar las pérdidas de los carotas a base de trancar a algún jeta que ahora ya no tiene ‘bula melchoriana’ para colarse?

A lo que iba: “Tras resolverse el problema de inseguridad en el tranvía durante los Carnavales chicharreros, gracias al operativo especial que Metropolitano y la Policía han puesto en marcha, ya sólo existe "un punto negro" para este transporte en la fiesta chicharrera, el fraude. La empresa que gestiona el metro ligero reconoció que casi nadie paga el viaje, aunque no tiene todavía cuantificadas las pérdidas.

Además, admite que se ve imposibilitada para perseguir a los defraudadores, dado el uso masivo que los ciudadanos hacen de este transporte público durante las fiestas.

Ante esta situación, Metropolitano considera que la única baza que le queda es apelar a la conciencia ciudadana. Por eso, pide a la población que entienda que el tranvía no es gratis y que hay que pagar, como se hace con la guagua y con el taxi.

Durante el Carnaval el número de personas que no abonan el ticket es bastante superior al resto del año, pero no tenemos un ejército de revisores para controlar a los miles de pasajeros que utilizan el tranvía durante la fiesta. Lo único que nos queda es pedir responsabilidad a los ciudadanos y multar a los que los revisores localicen”. 

Claro, después de estos hechos perfectamente relatados por la compañera periodista, me cabe preguntar algo muy sencillo; ¿tendremos que ser el resto de ciudadanos los que le costeemos el vicio de no pagar a esos cuatro, cuarenta o cuatrocientos personajes? A mí me parece muy grave que una corporación como el Cabildo de Tenerife, aunque sea a través de la empresa Metropolitano, asuma como un hecho inherente que se te están colando en el tranvía, que aquí no paga ni Dios, pero luego, cuando sólo vamos 20 personas, concretamente en la estación de El Cardonal, se suban tres inspectores a pedirnos con premura el billete, ¿a qué jugamos?

Madrid, por ejemplo, dispone de un sistema similar de metro ligero, que además discurre por la superficie, y todas las estaciones disponen de un sistema de tornos o elementos similares para validar el bono o el billete sencillo. No voy a llamar a la rebelión de que ahora la gente no pague. No, no se trata de eso y yo soy el primero que cumple con el religioso acto de pagar hasta el último céntimo, pero me revienta enormemente que los políticos de turno se descuelguen con declaraciones de este cariz.

Posiblemente, habrá personas con estrecheces económicas que tengan que debatirse entre coger el tranvía o ahorrar el euro o euro treinta céntimos para comprar el pan. Al final, aunque suene triste decirlo, sale más a cuenta ser un jeta que ir de honrado por la vida, aunque también espero que esto cambie y que no siempre el mundo sea de los pillos y de los desahogados.

Derroche preelectoral

20110317193749-carteleslectorales.jpg

¿Cuánto cuesta la precampaña electoral que están desplegando los partidos políticos, todos sin excepción? Ya sé que el dinero que ahora están gastando en decorar las vallas de nuestras ciudades y nuestras carreteras se pagan de su bolsillo o, mejor dicho, de la propia formación, bien por donaciones ¿desinteresadas? o con las perras de los propios afiliados. El caso es que no sale nada barato, alrededor de los 1.000-1.500 euros el alquiler mensual de una valla y teniendo en cuenta lo que algunos candidatos están acaparando, la cuenta sale nutridita.

Precisamente, en una época de crisis como la que estamos viviendo y al socaire de las nuevas tecnologías, concretamente con la abundancia de las redes sociales, los partidos políticos deberían de haber hecho un ejercicio de reflexión sobre la austeridad. No es lógico que nos tengan las calles empantanadas de retratos electorales, algunos incluso donde hay que hacer un sobreesfuerzo para distinguir al candidato o, en este caso, candidata (porque hay que ver que estropicio le han hecho a la pobre de Cristina Tavío, que parece más cercana a un casting de la serie V que a una aspirante al Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, además con la belleza natural que atesora y sin necesidad de photoshop).

Me cuentan, por ejemplo, que el book que se ha hecho el candidato del PSOE al Ayuntamiento de La Laguna, Gustavo Matos, ha salido por un pico. Posiblemente, salvo que la memoria me falle, fue el primero de los líderes políticos que arrancó con su precampaña y lo hizo copiando el estilo del popular Ángel Llanos, es decir una presencia masiva por todos los rincones de Aguere para darse a conocer ante el electorado. Los eslóganes, que han ido cambiando a medida que se acerca la cita con las urnas, discutiendo su idoneidad o inconveniencia, no han dejado indiferentes a nadie. Pero, precisamente, el excesivo protagonismo puede llevar a pensar que son muchas las perras invertidas y aún queda la campaña oficial, donde los partidos se dejan siempre el todo por el todo.

Y en Coalición Canaria, por ejemplo, me ha sorprendido el trasvase de carteles entre candidatos, especialmente en el caso de José Manuel Bermúdez, al que lo podemos encontrar en distintos puntos de La Laguna. No pasa así con Fernando Clavijo, el aspirante y casi seguro alcalde (ahora sí elegido en las urnas), cuya presencia sí que se ha limitado a la Ciudad de los Adelantados, posiblemente también porque su nivel de conocimiento es lo suficientemente enorme como para tener que publicitarse en la capital insular. Eso sí, volviendo a Bermúdez, también ha sorprendido el hecho de que aparezca con dos rostros diferentes, es decir, más manteca…

En definitiva, esperemos que pase lo más rápido posible esta precampaña y su posterior campaña y, puestos a pedir, que no duren más allá del 23 de mayo los carteles electorales. Sé que es una utopía, como también esperar que los partidos hubiesen tenido una pizca de concienciación con la situación de estrechez económica de muchas familias y se hubiesen limitado a una precampaña más virtual. Pero no, aquí se ha gastado hasta la saciedad…y eso que aún nos quedan dos meses para ir a depositar el voto.

Pornografía alimentaria

20110318180531-pornfood.jpg

Medio planeta se muere de hambre y una parte del otro medio se dedica a juguetear con los alimentos. Sí, llámenme demagogo o lo que quieran, pero lo cierto es que esta semana que ya termina hemos asistido en el municipio tinerfeño de La Laguna a una astracanada de muestra titulada Del bodegón al porn food y que venía a complementar el festival cinematográfico Cine es Cena. Jugar con la comida cuando hay decenas de miles de personas, solo a nuestro alrededor, sin necesidad de tener que salir de la isla, que no pueden acceder siquiera a un triste mendrugo de pan me resulta criminal, producto de una falsa realidad, como si aquí nos sobrasen las viandas.

La comisaria de la muestra, la señora o señorita Yanet Acosta, defiende estas creaciones esgrimiendo el siempre falaz argumento de que esto es arte, de que nadie puede ponerle o quitarle etiquetas a algo que es producto de la imaginación. Y, claro, no se les ha ocurrido a los pergeñadotes de este chiringuito artístico que disponer de la comida como si fuesen elementos sexuales. Es más, creo que los mendigos que campan a sus anchas por la avenida Reyes Católicos, en Santa Cruz de Tenerife, no ven un rico alimento sobre el plato, sino una maravillosa obra de arte que, por supuesto, hay que saber respetar.

A mí me da la sensación, no sé si a ustedes les sucede igual, que últimamente estamos asistiendo a una especie de tergiversación de la normalidad. La llegada de esta hornada de cocineros de mucho fuego de artificio, escasa sustancia, pero sustanciosa cuenta, ha motivado que no estemos delante de un plato como Dios manda, sino ante una especie de no sé qué montaje gastronómico que, salvo los paladares más exquisitos, nadie sabe exactamente qué nos estamos llevando a la boca.

Lo peor de todo es que estos pseudoartistas (¿desde cuándo la gastronomía es un arte?) se creen sus propias palabras. Cito literalmente, “se trata de seducir, de comer con los ojos, y si de seducir hablamos, resulta imposible no recurrir a lo erótico. Gastronomía es sabor, y los sabores son sugerentes. La alta cocina actual induce al placer y sublima los sentidos del comensal causando mil sensaciones. Pasa exactamente lo mismo cuando exploramos y sentimos en nuestras relaciones. Al igual que a estas las potencia el amor, a los platos de nuestros más exquisitos y atrevidos cocineros los productos de calidad y un acabado perfecto los encumbra y aproxima a la obra de arte”.

Insisto, aun a riesgo de que me tilden de demagogo, la verdadera obra…de caridad la harían proporcionando alimento al pobre de la esquina que han tenido estos días frente a la muestra. Pero no, estos señores están muy por encima de la realidad (yo diría que fuera de ella) e igual su reduccionismo alimentario no les alcanza para comprender que hay personas que no disfrutan viendo un plato, sino que gozarían dejándolo más limpio que usando un bote de Fairy.

Se trata de seducir, de comer con los ojos, y si de seducir hablamos, resulta imposible no recurrir a lo erótico. Gastronomía es sabor, y los sabores son sugerentes. La alta cocina actual induce al placer y sublima los sentidos del comensal causando mil sensaciones. Pasa exactamente lo mismo cuando exploramos y sentimos en nuestras relaciones. Al igual que a estas las potencia el amor, a los platos de nuestros más exquisitos y atrevidos cocineros los productos de calidad y un acabado perfecto los encumbra y aproxima a la obra de arte.

Calidad educativa a la deriva

20110319012316-milagrosluismpinto1.jpg

¿De qué calidad educativa habla la señora Milagros Luis Brito? ¿La de esos alumnos que pasan de curso aunque les haya quedado un carro de asignaturas pendientes? ¿Tal vez la de estudiantes que no tienen que esforzarse, sino que con dos trabajos chorras, seguramente además plagiados de internet, para poder obtener una buena calificación? ¿O tal vez la consejera de Educación se refiere a esas casi 3.500 bajas de profesores que se han venido produciendo desde 2009 y que, pásmense ustedes, no se han cubierto porque el departamento de Doña Milagritos no consideraba necesario poner a un sustituto? Para nada, reparto de alumnos por el centro (los más pequeños) y si no a la calle o al patio a jugar (los más creciditos).

Este es el verdadero problema de la educación en Canarias, que no va, que falla desde la base y los burócratas, perfectamente acuartelados en su castillo de cristal, son inmunes a la crítica, les resbalan los informes, los estudios perfectamente acreditados sobre lo que hay que hacer y, en último término, si desde Europa te meten un ‘Pisotón’, entonces la culpa la tienen, cómo no, los solícitos padres, que ahora, sin ellos saberlo, ejercen de profesores a tiempo parcial, rebuscando minutos entre lo que les queda de desplazarse al trabajo, volver del mismo, currar ocho horas, alimentarse y dormir.

Los padres están, en todo caso, señora consejera y señor presidente del Gobierno canario, Don Paulino Rivero, para intentar guiar a sus hijos por la buena senda, inculcarles lo importante que es la cultura del esfuerzo, el sacrificio, las ganas de luchar por ser el número uno o al menos estar en el pelotón de los destacados, pero no todos pueden echar una mano a sus hijos con los deberes porque, sencillamente, no tuvieron la fortuna de contar con estudios. El padre o la madre, insisto, pueden ser perfectos motivadores, pero no unos Espasa Calpe o Larousse con piernas.

Pero claro, ¿qué esfuerzo le podemos exigir a los docentes si te enteras, por ejemplo, de que al profesor de inglés le ponen a suplir al de matemáticas y éste, a su vez, acaba dando literatura porque a este último se ha roto la pierna y tiene que estar dos meses de baja? Las aulas están rematadamente saturadas, los maestros no dan avío y encima de bregar con sus 25-30 alumnos, por ejemplo, les meten diez o quince más que, en el mejor de los casos, acaban pasando la hora dibujando o haciendo una serie de problemas o análisis sintácticos que el profe sustituto ha buscado deprisa y corriendo.

Esta es la calidad educativa que proclama y esgrime como un logro la señora Milagros Luis Brito, una estafa de marca mayor que no hay quien se crea. Si incluso, para lograr la cuadratura del círculo, hay denuncias de sindicatos que revelan instrucciones precisas para que los docentes no abran en exceso el grifo de las cucurbitáceas. Dicho de otra manera, de cara a Pisa, quieren trampear los resultados, pero no les va a valer. En Europa, afortunadamente, los tests de calidad se hacen de otra manera porque ya conocen las pillerías que se aplican en determinadas comunidades.

Inoperancia acreditada

20110320132931-javierarmaspadilla.jpg

¿Habrá que acreditarse la temporada que viene para asistir a los partidos del CD Tenerife? ¿O tal vez en Segunda División B no sea preciso pelearte con el director de comunicación de turno? Cuando a comienzos de temporada me espetan indirectamente por parte de alguno de los correveidiles del señor Armas Padilla de que no me acreditaban porque, al margen de no cubrir los partidos que el Tete jugaba fuera de casa, los periodistas de los medios digitales éramos unos carotas que sólo pretendíamos acudir de gorra al estadio y colocar posteriormente en la web la crónica de Efe, no sabe bien el favor que personalmente me ha hecho este personaje iletrado.

No sólo estoy disfrutando de unos maravillosos fines de semana en compañía de los míos, de mis actividades, de ver y escuchar los partidos in situ sin tener que inclinarme ante el esbirro de Decepción y titular las informaciones de los partidos como a mí me sale de ahí mismo, de donde ustedes piensan y se imaginan, sino que también me he ahorrado el tener que presenciar obligatoriamente, cada 15 días, un funesto espectáculo en el césped del Heliodoro, el último, sin ir más lejos, esta misma jornada ante el Córdoba (1-2).

Va a ser una pena que el Tenerife, salvo que alguien lo remedie, descienda a las catacumbas del balompié español, pero desde junio de 2009 al señor de Islas Airways, Canal 4 y Traysesa se le ha ido literalmente la perola. Cual pequeño gran Napoleón palmero se puso el mundo por montera y se creyó que la Primera División era lo mismo que la Segunda y, aunque ahí si le doy la razón por mor de la deuda, buscó gastar muy poco, prácticamente nada, el equipo bajó a la misma velocidad con la que subió. Sin embargo, en la vuelta a la división de plata se gastó más de lo invertido hacía justo un año y, en verdad, para hacer el más absoluto de los ridículos.

El problema es que la tontería, la ineptitud, la estupidez y las actitudes déspotas deben de contagiarse en la sede del Callejón del Combate cual virus de la gripe A y si el presidente agarró tremendo trancazo, el resto de empleados, empezando por su director de comunicación, han sufrido unas secuelas, unas réplicas aun mayores. Este señor, Concepción-Decepción, se ha cargado en dos años un proyecto ilusionante que el mismo inició en 2006.

No sé quién es el asesor áulico del mandamal blanquiazul, pero está claro que en materia de relación con los medios de comunicación le han colado a un pufo, un personaje incapaz de hilar dos frases seguidas y que, permítanme ustedes, se ha comportado como un verdadero sectario, aunque conociendo al individuo, también sé que no ha sido por iniciativa suya, sino que, dada su falta de personalidad, también se ha dejado llevar por tres o cuatro adláteres de marca mayor y con menos seso que espíritu democrático en la cabeza de Gadafi.

Falacias bélicas

20110322000824-muammar-al-gaddafi.jpg

“En Libia no hay foto de las Azores e intervenimos porque se están masacrando los derechos humanos de los ciudadanos de ese país”. El autor de la frase, José Blanco, ministro de Fomento, y uno de los arietes principales en 2003 cuando el Gobierno de José María Aznar apoyó a los Estados Unidos en la invasión de Irak por las ¿inexistentes? Armas de destrucción masiva, amén de atrapar a sátrapa de Sadam Hussein. Claro, en aquellos momentos era políticamente incorrecto ir en contra de un dictador de izquierdas y en España se montó la de Dios es Cristo con un Zapatero en plan pancartero y el clan de los titiricejas con el No a la guerra por bandera. Pero el cuento, cuando son otros los encargados de escribirlo y de rematarlo, cambia con una facilidad pasmosa.

Y es que, planteo yo, ¿acaso Sadam Hussein era el presidente de alguna organización no gubernamental, un alma caritativa que repartía caramelos a las puertas de los colegios o preparaba comidas para las personas con menos recursos? En absoluto, era un criminal absoluto, un amante de las técnicas hitlerianas que no tenía mejor cosa que hacer que gasear a sus enemigos o a quien se le pusiera por medio. Hay quien dice que durante su etapa al frente de Irak pudo haber matado a más de un millón de personas entre civiles, gente de confianza o enemigos acreditados. Da lo mismo, lo cierto es que estábamos ante otro destructor de la dignidad humana. Pero, claro, no era de los nuestros. Como bien dice mi buen amigo y responsable de ABC Canarias, Bernardo Sagastume, aquí cada cual defiende a su ‘hijo de…’ y mientras sea el tuyo el que comete las barrabasadas, pues bien cometidas están, añado yo.

Total, que muerto el sarnoso de Hussein a través de la horca, ahora el Gobierno pacifista de ZP se revela como un Ejecutivo que, curiosamente, se pone al frente de la guerra para invadir Libia. ¿Y las pancartas? ¿Y las algaradas de los titiriteros? Nada, no existen. Ahora, fíjate tú, han descubierto los pijoprogres que hay dictadores buenos y dictadores malos, lo que les decía antes, lo de que cada tendencia tiene un hijo de las cuatro letras al que reírle la gracia, pero también es verdad que con los giros, vueltas, revueltas y rotondas que ha dado el PSOE no es de extrañar que ya no sepan qué causa defender…pero si lo apoya Obama, yes, we can, nosotros nos ponemos al servicio de su majestad el presidente yanqui, qué menos.

Y así nos va en este santo país. ZP y sus pancarteros llamaban asesinos a los populares que, a lo sumo, se habían tragado el cuento de las armas de destrucción masiva (Hussein, en sí mismo, ya era un ser letal, independientemente de que hubiese munición química escondida), pero ahora reclaman el apoyo del principal grupo de la oposición, el PP, para darle carta de naturaleza y de legalidad a esta participación bélica. Contrariamente a su comportamiento, Rajoy y los suyos respaldan la decisión porque, antes que defender a hijos de tal, lo que toca es preservar el orden democrático, aunque ya puestos a invadir y a ir de pacificadores tenemos otros tantos países de África donde se vulneran todos los derechos del mundo, pero no cuentan ni para la geopolítica ni para los informativos occidentales.

Planteamiento coherente

20110323000019-felipecampos.jpg

Lo del Plan General de Ordenación del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife expide un olor peor que el de cualquier túmulo que hubiese sido descubierto después de 2000 años. Reconozco mi supina ignorancia sobre urbanismo, sobre alturas, zonas verdes que por ley haya que deja o sobre si nos conviene o no que la refinería se mande a mudar. Sin embargo, lo que sí tengo claro es que en la aprobación de este documento llevan enfrascados demasiados años unos políticos de medio pelo, incapaces de ver la realidad, salvo que esté recubierta de oro. Entonces, qué duda cabe, enseguida se aprestan a preparar un informe técnico y una pila documental para, a ver si cuela, tratar de conseguir la aprobación de la Comisión de Ordenación Territorial y Medio Ambiente de Canarias, la Cotmac.

Sin embargo, el Ejecutivo regional ha sido hasta la fecha sumamente riguroso con la cuestión del planeamiento urbanístico de Santa Cruz de Tenerife y una y otra vez le han tumbado a Zerolo, Reverón y comparsa el intento de sacar adelante el PGO, que, conociendo a determinados personajes, personajillos y personajotes que anidan en la Casa de los Dragos, apostaría doble contra sencillo (como bien dice mi amigo Gonzalo Castañeda) a que para ellos esas siglas no significan Plan General de Ordenación, sino Podemos Ganar (dinero) Onerosamente.

La desgracia de estos concejalillos, salvando honrosas excepciones, se llama Felipe Campos, un letrado que, hasta la fecha, se había mantenido al margen de cualquier filia o fobia política. Su misión como letrado ha sido la de impedir un atropello masivo, evitar que decenas de miles de viviendas en la capital tinerfeña se quedasen fuera de ordenación que, dicho en cristiano, significa que la vivienda va a perder un valor más que importante, por mucho que la señora responsable de Urbanismo Miss Gusiluz Reverón trate de negar la mayor.

Lo que pasa es que al final el señor Campos ha sucumbido a las veleidades de la política y ahora se pega un resbalón digno de una película humorística cuando adelanta en Es Radio Pulso Tenerife que va a alinearse con Socialistas por Tenerife porque ha encontrado un apoyo en José Manuel Corrales. Menos mal que al quite o, mejor dicho, a la escucha estaba Guillermo Guigou, de Ciudadanos de Santa Cruz, para recordarle al abogado que si en esta legislatura ha habido un partido bregador en serio contra este PGO que se pretendía aprobar por las bravas el pasado lunes ha sido justamente el suyo. Y no le falta razón al líder de esta formación.

Quizá, desde luego, no sea para sacralizar ahora a Campos, ya que ha realizado un ímprobo trabajo, pero sería lastimoso que ahora pretendan adueñarse de la honestidad o pretendan monopolizar la verdad un solo partido político que, dicho sea de paso, aún no tiene representación en el Consistorio y un medio de comunicación, San Subvención San Borondón. Que CC, PP o PSOE estén de acuerdo en sacar el documento, no le da carta de naturaleza al señor Campos para desechar a una opción política como Ciudadanos que, con sus luces y sus sombras, se ha mantenido constante a la hora de decir no a un PGO pornográfico.

Vota a Zapatero: Y trabajo que te quita

20110323220516-lolesleon.jpg

Fuentes generalmente bien informadas me chivan que en el entorno de José Luis Rodríguez están pensando seriamente en dos alternativas; bien fichar como asesora culinaria a la titiriceja Loles León o bien demandarla por plagio de eslogan. Lo raro es que la Sociedad General de Autores aún no haya entrado en el fondo de la cuestión. Ya saben, reproducir la obra original sin permiso podría llevar aparejado hasta una pena de cárcel.

Si nos colocamos en el primero de los escenarios, la esposa de ZParo, Sonsoles, harta de las quejas de sus cocineras de palacio (¿estarán contratadas y dadas de alta en la Seguridad Social o les pasará como a la chacha que tenían en su anterior residencia, a la que tenían sin los papeles en regla?) de tener que limpiar, pelar y cortar un montón de verdura para conseguir las salsas que tanto gustan al matrimonio Zapatero-Espinosa, está planteándose la posibilidad de contratar a la actriz para que dé las pautas necesarias en la cocina de la Moncloa y así evitar que sus empleadas sigan con un discurso plañidero.

Sin embargo, más bien me creo que a la señora Loles León le van a aplicar el segundo de los supuestos, el de la demanda. Y es que, me cuentan mis confidentes, a Zapatero le ha sentado como un tiro el anuncio que realiza la titiriceja, en especial la última frase del spot: “Y trabajo que te quito”. El presidente del Gobierno la quiere acusar de plagio manifiesto y fehaciente porque afirma muy solemnemente que el único que se puede cargar empleo en España es el mismo y verbigracia el Partido Socialista, concretamente cinco millones de personas y subiendo.

Desde luego, si el anuncio lo hubiese interpretado Zapatero, pero sin tener que decir todo el diálogo anterior, sino solamente la parte final, el choteo en este país hubiese sido de traca, sobre todo porque desde que está este leonés postizo (en realidad es originario de Valladolid) en la Moncloa lo único que se ha dedicado es a quitar puestos de trabajo (a destruirlos). Por supuesto, no es para reírse de la situación de esas personas que ni siquiera, en muchos casos, perciben un solo euro de prestación, pero de alguna manera quería hacerles sacar a ustedes, amigos (y amigas…que viene el ministerio y me sanciona), una sonrisa dentro de un panorama tenebroso que ni siquiera coge saborcillo con el dichoso sofrito y trabajo que te quito de las narices.

En defensa del crucifijo

20110324203708-crucifijo.jpg

De piedra. Los sectarios religiosos de España, esos que van por ahí presumiendo de la igualdad de sexos, pero luego se pirran por las confesiones más machistas del planeta, han tenido que quedarse completamente petrificados cuando desde el Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo se ha sentenciado sin ambages que el crucifijo en las escuelas de Italia es un signo de expresión cultural y con un valor religioso en aquellos países de tradición cristiana. Por tanto, nadie tiene porque ir contra los símbolos que son de una mayoría, al igual que cuando nosotros viajamos a países del entorno islámico no nos metemos en reordenarles sus creencias o retirarles por la fueza sus imágenes.

La España actual, la de Zapatero, se ha puesto a jugar peligrosamente con una revisión de la religión. Se ha manifestado desde distintos ámbitos que aquí tenemos que respetar las creencias de los demás a fuerza, eso sí, de erradicar nuestros símbolos. Se ha llegado al punto de rogar en determinados centros que no se celebre la Navidad al estilo cristiano porque se puede herir la sensibilidad de personas provenientes de creencias islámicas, mahometanas o cirílicas.

En Extremadura, por ejemplo, al hijo de un concejal, socialista para más señas, le molestaba la presencia del Señor en la Cruz y, pese a que el 99% de los padres y de los alumnos estaba conforme con su presencia en las paredes del aula, hubo que quitarlo porque, sencillamente, le causaba no sé que trastornos al elemento en cuestión, seguramente azuzado por su padre, porque estoy convencido de que un menor, por mucho desarrollo intelectual que tenga, no es capaz de discernir sobre estas cuestiones teológicas. Es más, hasta la fecha nadie se las había planteado en nuestro país hasta que llegó el revisionista de casi todo, es decir don ZParo.

Ahora, una vez más, nos saldrán estos pijoprogres a recordarnos que España es un Estado laico, algo totalmente falso. Lo cierto e irrebatible es que, lo dice la Constitución Española en su artículo 16.3, ninguna confesión tendrá carácter estatal. Los poderes públicos tendrán en cuenta las creencias religiosas de la sociedad española y mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia Católica y las demás confesiones.

¿Dónde está la laicidad tan cacareada por estos amigos del velo y de la mezquita? En ninguna parte, simple y llanamente porque es muy fácil criticar la religión católica o verter falacias sobre ella, pero mira como no se atreven, ni de lejos, a cuestionar las lapidaciones de mujeres o que éstas sean tratadas peor que la defecación más maloliente en esos países tan ‘majos’ del Islam. Ya lo decía el refrán, lo que la naturaleza no te da, Salamanca no te lo presta..aunque seas de Valladolid y presumas de leonés.

Izquierda fragmentada

20110325180039-ramontrujilloycompis.jpg

La izquierda en Canarias no es que esté dividida. Su unidad se ha ido degradando hasta tal punto que parece un jarrón de la dinastía Ming hecho auténticos pedazos, tan pequeños además, que parecen los Frosties de Kellogs del desayuno de cualquier colegial. Ni usando pegamento Imedio se recompone el tema, pero lo peor es que las partes que encima pudieran salvarse acaban aliándose con los pedazos totalmente putrefactos, auténticos parásitos del panorama político regional, que lo único que van a provocas (si es que no lo están provocando ya) es una desmovilización atroz del electorado progresista que acabará por quedarse en casa, irse al monte o marcharse a la playa el 22 de mayo, a cualquier sitio menos a un colegio electoral.

Uno de los grandes baluartes de la izquierda en las Islas venía conformada por el flemático Ramón Trujillo, de IUC. Independientemente de que no comulgue con una formación que Frutos, Llamazares y Lara han ido desprestigiando a marchas forzadas, lo cierto es que este político afincado en Tenerife tenía (y creo que aún las tiene) buenas ideas, unas propuestas acordes a la situación de crisis por la que atravesamos desde hace tres años. Su discurso, claro, coherente, difícilmente rebatible y hasta con posibilidad de ser comprado por un electorado de centro-derecha hacía de Trujillo un valor en alza, aunque dentro de unas siglas, repito, devaluadas.

Sin embargo, toda su panoplia reivindicativa puede quedar en agua de borrajas al meterse en una alianza que no deja de ser una ensaladilla rusa (nunca mejor dicho) de afectos a la poltrona, de políticos de medio pelo con una querencia de poder exacerbada, verdaderas rémoras de la política canaria que sólo buscan la notoriedad, no resolver los problemas de la gente. Y es que a Trujillo, Dios mediante, me da que le han engañado al aceptar ir en comandita con esa gran sábana llena de ácaros que se llama Socialistas por Tenerife.

Para empezar, y se lo digo con todo el cariño del mundo al señor Trujillo, mal empezamos cuando, por ejemplo, de cara al Cabildo, le cambiamos el nombre al engendro y lo rebautizamos como Coalición por Tenerife (con el riesgo además de que CC haya podido presentar un recurso por un equívoco evidente en el tema de la marca electoral). Y luego, para rematar la faene, una vez el coordinador de IUC en la isla tinerfeña se percata del truco de Socialistas por Tenerife para ir en comandita con Nueva Canarias y el PIL al Parlamento, entonces dice que el acuerdo sólo atañe a unos ayuntamientos y al Cabildo porque entiende, con toda la razón del mundo, que no se puede junto a los corruptos del PIL, cuya piel está más que atomizada por toda la porquería que emana de los herederos políticos de Dimas Martín, verdadero artífice de los mayores pelotazos en Lanzarote y que, guste o no, sigue mangoneando a gusto desde su celda de Tahíche.

Sin embargo, por muchos esfuerzos que trate de hacer el señor Trujillo, lo cierto es que muchos votantes no tienen el don de discernir donde la marca electoral está libre de los corruptos y donde no. Ahora bien, ¿alguien puede explicarme cómo se acepta en este conglomerado a otro tipo como Román Rodríguez? Un elemento que ayer pactó con la derecha, mañana con los nacionalistas y hoy va de Lenin redivivo (aunque al auténtico lo van a tener liderando la candidatura en breve) tiene menos criterio que Mauricio haciendo un test de circulación. Pero bueno, esto es la política que tenemos y mejor no torzamos la jeta para la derecha porque como se confirme lo de Guigou al PP…

Rubamaral

20110326003359-amaral-rubalcaba.jpg

El Partido Socialista ¿Obrero Español? ha llegado a tal extremo de confundir el culo con las témporas que se cree que en las instituciones puede actuar impunemente como si estuviese en su sede de Ferraz. A determinados dirigentes les da lo mismo ocho que ochenta. Piensan que son los dueños de todo, que pueden mangonear a su antojo, al libre albedrío y que las normas están para cambiarlas o, directamente, para no cumplirlas. Y, lejos del cachondeo, del espectáculo del hit parade o de las paridas compactas a las que estamos asistiendo en estos días, lo grave es que le estamos dando (o mejor dicho le están confiriendo) carácter de broma, de club de la comedia a la supuesta gracieta de Rubalcaba y su ‘Sin ti no soy nada’, que le espetó al diputado del PP Gil Lázaro a cuenta del chivatazo del Faisán.

 El Congreso, como el Senado, los parlamentos autonómicos, las diputaciones, cabildos y ayuntamientos no son unos recintos donde uno va echar la partidita, tomarse unos chatos con los amigos o empezar a tener conversaciones de chulo de taberna y a ver quién la tiene más grande. No. Cualquiera de estas instituciones merece el máximo de los respetos democráticos y cuando alguien realiza una pregunta, por muy machacona que sea, debe responder adecuadamente a lo cuestionado, no irse por los cerros de Úbeda o por los acordes de Amaral.

Pero claro, puestos a exigir responsabilidades, no toda la culpa puede recaer en el titular de la cartera de Interior, alias Rubamaral. El primero que consiente y jalea la broma es el presidente del Congreso, el ínclito y sinpar José Bono, el mayor liante que ha parido España, capaz de decir blanco, negro y amarillo en la misma conversación y además sin inmutarse un ápice. Si el máximo responsable de la Cámara Baja se ve completamente inútil para llamar a capítulo a Rubalcaba, es normal que nadie le tome en consideración, como le pasó esta misma semana con dos chiquilicuatres, uno vasco y el otro catalán que se pusieron a soltar su infumable perorata en su lengua autonómica.

Puestos, desde luego, a hacer comparaciones artísticas, a mí se me ocurre que el PSOE ha convertido el Congreso en (elijan ustedes): La casa de los líos, El camarote de los Hermanos Marx, Esta casa es una ruina o en Las normas de la Casa de la Sidra, este último por el nivel de coma etílico intelectual con el que llegan algunos ministros que evitan contestar a lo que se les pregunta, bien porque no saben de qué va el tema o bien, directamente, porque tienen tal colocón de poder que les trae al pairo las normas más básicas de la democracia.

Los caraduras futboleros

20110327162412-astiazaran-lfp.jpg

Villarreal, Sevilla, Athletic, Zaragoza, Espanyol, Real Sociedad son los seis equipos de Primera División que se niegan a la huelga que la Liga de Fútbol Profesional plantea para esa semana y que provocaría un completo cataclismo en el fútbol español. Y miren, estoy completamente de acuerdo con los mandatarios de esa media docena de escuadras porque, sinceramente, no es de recibo que la LFP, con el señor Astiazarán de gran pope, firme un documento y luego, como ve que no saca una cantidad de dinero mayor, ahora exige romper las reglas del juego, crear otras a su imagen y semejanza y si no se cumplen sus pretensiones, entonces echa el freno a la competición y lía la mundial para que le den lo que le corresponde por ley.

Sin embargo, este señor y los presidentes de los otros 14 equipos que sí quieren ir a la huelga no engañan a nadie. Aquí lo que se sustancia, les cuenten lo que les cuenten, es que quieren estos ‘amigos’ del euro es sablear a los aficionados hasta la extenuación y no se les cae la cara de vergüenza, por ejemplo, por compararse ahora con la Premier League. Sí, ya sabemos que en Inglaterra no se dan partidos en abierto, pero primero que su coste no es tan elevado para el gran público, que la cultura futbolística funciona de otra manera, sobre todo porque los partidos más trascendentes se colocan en días especiales y que, pásmense ustedes, los seguidores de cualquier equipo saben exactamente día y hora a la que jugará su equipo desde la primera a la jornada trigésimo octava.

Es decir, aquí pretendemos equiparnos a los conjuntos ingleses, pero pretender seguir con actitudes decimonónicas como no saber a cuatro días vista si mi equipo juega el sábado o el domingo, a qué hora, si podré reservar el viaje para llevar a los niños a disfrutar del encuentro. Vamos, que irradia todo una profesionalidad que te quedas tieso hermano. Y eso por no hablar de que las competiciones de Copa, que en Inglaterra son dos, sólo se juegan a partido único (salvo en caso de empate) y además se habilitan fines de semana para su disputa…también igualito que en España, donde tendremos una final del torneo del K.O en plena Semana Santa, respetando el acervo religioso-cultural. De milagro no llevaron el partido a Sevilla, aunque Valencia también tiene una tradición, quizá no tan conocida, en procesiones y actos litúrgicos.

En definitiva, que esta semana acudiremos a una nueva pamema de los clubes, que al final, como insinuaba la pasada semana Juan Antonio Alcalá en la Cope, habrá Liga y sólo se demostrará que la LFP ha caído en el más absoluto de los ridículos, y todo por el empeño en querer reventar la gallina de los huevos de oro. Los contratos, señor Astiazarán, son para cumplirlos. Esto no es una película de los Hermanos Marx y su famoso estos son mis principios y si no le gustan, tengo otros. Pues eso.

Payasada municipal

20110329020108-pgo.jpg

Payasada en Santa Cruz de Tenerife. El pleno de la aprobación del Plan General de Ordenación acabó como el rosario de la aurora. Entre la astracanada interior y lo que aconteció posteriormente en el exterior, los que acudíamos para presenciar los hechos que allí se desarrollaron sólo pudimos llevarnos, al menos en mi caso, una conclusión palpable, que ni los unos, la mayoría de los políticos que conforman el Ayuntamiento, y los otros, gran parte de los manifestantes que estaban soltando soflamas poco educadas contra el alcalde y la concejal de Urbanismo, Miguel Zerolo y Luz Reverón, respectivamente, sabían exactamente de que iba la historia.

Por la parte institucional, la responsable del área urbanística se descolgó con frases del estilo de que los que se oponían al plan no tenían argumentos y que por eso tenían que sacar a colación lo de Enmasa (como si encima la venta de la empresa de aguas se hubiese hecho conforme a la legalidad, que está claro que no ha sido así, tal y como demostró la Justicia) o hablar de que los pisos iban a quedar en una situación de ilegalidad, cuando lo único que va a pasar es que pierdan valor (claro, el sueño de cualquier propietario inmobiliario, que su vivienda o local pase de valer 250.000 euros a 160.000).

Pero bueno, ¡qué le vamos a pedir a Luz Reverón, si no tiene más ídems que las necesarias para articular cuatro frases inconexas y tragarse enteritas las tesis de Zerolo y Parejo! Mi niña, parecen espetarle, tú lee lo que te pongamos delante y como los burros, no mires atrás, sino sigue adelante. Y eso es lo que sucedió, que pese a todas las recomendaciones de Ciudadanos y PSOE, la señora Reverón hizo suyas las tesis que le colocaron sobre su mesa.

Ahora, si demencial fue lo de dentro, no menos fue lo del exterior. La coja manteca que llevaba la voz cantante tuvo que evitar a voz en cuello, con ayuda del megáfono, que al concejal socialista Ramiro Cuende le agrediese un descerebrado que, creyendo que era alguien del grupo de Gobierno, es decir de los que aprobaron el PGO (aunque ahora debe ir a la Cotmac), fue directo a por él. Este acto puso de relieve que ni siquiera los más interesados en que no se dé luz verde al documento conocen a sus representantes. De milagro no le dieron salvas y aplausos al señor alcalde.

Y bueno, mejor no hablar de la presencia de afectados. Ni dos centenares (y eso cuando ya el pleno acabó y había que montar la escandalera), El problema es que el abogado que encabeza el movimiento anti PGO, Felipe Campos, ya se ha decantado por una determinada fuerza política, Comisionistas, digo Socialistas, por Tenerife y no todos los afectados por este plan están por la labor de dejarse atrapar por una determinada filiación ideológica. El PGO no entiende ni de izquierdas, ni de derechas ni de centro, sólo de salvar lo que es suyo.

El País...de Rubalcaba

20110330094707-rubalcaba.jpg

¡Qué curioso! El diario independiente de la mañana, pero dependiente del Gobierno socialista de turno, ¿o tal vez habría que decir del ministro del Interior de siempre, el sinpar Alfredo Pérez Rubalcaba? resulta que se descuelga de golpe y porrazo con las famosas actas de las negociaciones mantenidas entre el Ejecutivo de Zapatero y el entorno de la banda terrorista. No es que haya hecho lo de El Mundo, quien anticipó una pequeña parte del pastel, sino que ha soltado la tarta entera, bien con el objetivo de conseguir que nos empachemos de una vez por todas y caigamos en una verdadera indigestión o bien con el fin avieso, y me creo más esta segunda opción, la de lograr desactivar el interés por la información adelantada por el diario de Pedro J. Ramírez, concretamente por su redactora Ángeles Escrivá.

Conociendo el percal del periódico de Prisa, evidentemente no ha publicado esos datos sin haber un trasfondo, una intención claramente definida. El País lleva tiempo apostando con claridad por Rubalcaba como candidato del PSOE y no duda un solo instante en apuñalar vilmente a Zapatero. Al falso leonés lo tiene más que amortizado, ya no sirve para la causa, sobre todo desde que ZP optó por aliarse mediáticamente con el emporio empresarial de Jaume Roures. Los favores al editor de Público, dueño de La Sexta, de Mediapro y un largo etcétera de ramificaciones comunicativas, sumado a los problemas de financiación del imperio polanquista, han provocado que en Gran Vía 32 y, especialmente, en Miguel Yuste 49 se apueste por el titular de Interior, a ver si de nuevo las partidas económicas vuelven a sus fueros tradicionales.

Evidentemente, a Prisa, a El País se la trae al pairo si las actas son o no verdad. Al rotativo lo que realmente le preocupa seriamente es, por un lado, que siga Zapatero al frente de las operaciones porque eso conlleva un descrédito electoral para la marca PSOE de cara a las elecciones generales de 2012, y por el otro que el PP pueda obtener una mayoría tan aplastante que acabe por hacer con los medios afines lo mismo que el PSOE ha hecho en estos ocho años de mandato, que no es otra cosa que favorecer abiertamente a los amigos.

De todas maneras, lecturas y debates interesados aparte, lo que se sustancia realmente es conocer hasta qué punto ha sido capaz de llegar el Gobierno de Zapatero de negociar con los terroristas y qué concesiones estaba dispuesto a hacer el entorno de ZP a cambio de la paz definitiva. Por mucha dignidad que quiera aparentar ahora Alfredo Pérez Rubalcaba, los hechos demuestran que se empezaron las conversaciones antes de la autorización del Congreso de los Diputados. Pero, ¿nos podemos fiar los españoles de un abyecto individuo que ha sido capaz de ocultar las cartas de extorsión de la ETA en pleno proceso de ‘paz`? Está claro que no.

Ex alcalde abyecto y vil

20110330213849-girbau.jpg

Pere Girbau, un personaje vil y abyecto donde los haya, una porquería con patas, que tiene cabeza porque, lamentablemente, la naturaleza dicta que las personas lleven una pieza anatómica esférica encima de los hombros, pero desde luego su parte terminal por arriba está totalmente hueca, vacía, no hay masa cerebral, siquiera serrín. Este sujeto merecería tener por cabeza un melón, una sandía o una calabaza, pero es que tildarlo de burro únicamente sería demasiado suave para la salida de tono de este ex alcalde de Vic que, en el veinte aniversario de la matanza que ejecutó ETA en la casa cuartel de la Guardia Civil, con nueve muertos, seis de ellos unos imberbes infantes, se le ha ocurrido decir que aún no entiende como los vascos habían ido a matar a Cataluña, si tienen el mismo sentimiento nacionalista y además no hablan la lengua castellana.

A mí, qué quieren que les diga, me la sopla directamente que me ponga este señor o sus acólitos una querella. Me la refanfinfla por activa, por pasiva y por perifrástica. Una basura inmoral como es este pseudopolítico no merece el más mínimo de los aprecios, sino todo el desprecio del mundo y, por mi parte, lo coloco a la misma altura que aquellos que jalean a los terroristas o a los hijos de puta que colocan bombas o pegan el tiro en la nuca. Me la suda lo que pueda pensar este elemento sobre el artículo. Seguro que aun así no es ni la mitad de lo que yo pienso sobre su persona.

Y es que, conviene no olvidarlo, es bastante perverso el encontrarte con gentuza de esta calaña que, haciendo juegos verbales, se creen que están contribuyendo al bien de la Humanidad. Este individuo, esta rata de cloaca está en el mismo pensamiento ideológico que otro impresentable, Carod Rovira, un político independentista que se marchó sin permiso de nadie a Perpignan a pedirle a la banda terrorista ETA que no asesinase en Cataluña. Pero, ¿nos hemos vuelto locos o qué?

Menos mal que al final el electorado es lo suficientemente inteligente para mandar al ostracismo a esta escoria, políticos que sólo saben medrar y que tienen una visión de las cosas más pueblerina y limitada que la anciana de la Fabada Litoral o de aquel entrañable viejecito que preguntaba por Franco y si el Madrid había ganado otra vez la Copa de Europa.

Por mi parte, propondría a las asociaciones de víctimas del terrorismo que un fin de semana viajasen en masa hasta Vic y se pusieran delante de la casa de Pere Girbau para ‘agradecerle’ sus palabras y sus recomendaciones a la ETA. Además, si yo fuese vasco, también me sentiría agredido, pues equiparar, mezclar o asemejar el hecho de ser de Euskadi con ser etarra es una falacia demasiado manida y demasiado peligrosa. Pero, claro, ¿qué vamos a esperar de semejante elemento residual?



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris